Argentina no da marcha atrás con China

Glaciar Perito Moreno, en la Patagonia argentina, donde se construyera un complejo hidroeléctrico (imagem: C_Leger)

Argentina no da marcha atrás con China

La relación de tipo estratégica e integral entre Argentina y China  no está mostrando signos de desintegración bajo el nuevo gobierno de Mauricio Macri. Los dos países planean anunciar una mayor inversión en los proyectos existentes, incluyendo el polémico complejo hidroeléctrico Kirchner y Cepernic, que ha sido criticado por los grupos ecologistas y que se encuentra actualmente en pleno proceso de revisión por parte del ejecutivo.

Durante el gobierno de Cristina Kirchner, Macri fue un fuerte crítico de los más de 20 acuerdos sobre energía, educación e infraestructura  firmados entre Argentina y China. El presidente anunció su intención de revisar e incluso cancelar los contratos en los casos de observar alguna irregularidad y escribió  a Yang Wanming, el embajador de China en Argentina, expresando su “preocupación”.

Sin embargo, el complejo hidroeléctrico Kirchner y Cepernic en la región de Santa Cruz parece que seguirá adelante a pesar de las quejas acerca de los impactos ambientales del proyecto en Upsala, Spegazzini y los glaciares Perito Moreno, todos sitios  declarados como Patrimonio de la Humanidad por UNESCO.

La ONG ambiental FARN escribió  recientemente, al nuevo ministro de Energía y Minería de Argentina, Juan José Aranguren,  instando a una revisión general de todo el proceso de evaluación de impacto ambiental del proyecto. La evaluación inicial se desarrolló sin una adecuada consulta pública sobre los impactos de la represa, dijo Andrés Napoli, director ejecutivo de la FARN.

Las represas tendrán un costo de US$4.7 mil millones, financiado por tres bancos chinos: Banco de Desarrollo de China (BDC), el Banco Industrial y Comercial de China (ICBC), y el Banco de China (COB). Represas Patagonia, un consorcio  formado por las empresas argentinas HidroCuyo y Electroingenería y  por el grupo chino  Gezhouba Group, llevarán a cabo las obras cuya finalización está prevista para dentro de 5 años.

Sin embargo, la obra principal todavía no ha empezado pero fuentes de Electroingenería aseguraron a Diálogo Chino que la aprobación llegaría en los próximos meses y el trabajo será autorizado a continuar con algunos cambios al plan inicial.

El gobierno argentino ya descartó cualquier tipo de impacto ambiental del proyecto, pero eso no quita que no haya preocupación de China por las demoras en la aprobación final del proyecto.

Representantes del CDB estuvieron en Buenos Aires hace unas semanas y se reunieron con autoridades argentinas como el Ministro de Hacienda,  Alfonso Prat-Gay,  en busca de una confirmación sobre el futuro de las represas.

“El gobierno va a avanzar con las represas. Es el proyecto más grande de infraestructura en Argentina e involucra a muchos trabajadores” dijo Gustavo Girado, economista y coordinador del Observatorio Asia Pacífico en la Matanza. “Frenarlo sería un problema económico para el gobierno. Ya estamos en un punto de no retorno. Otros acuerdos podrían analizarse pero este seguro sigue”, agregó.

Al igual que las represas, el acuerdo firmado entre los dos gobiernos para renovar la flota de  trenes y la red de la empresa estatal Belgrano Cargas también se encuentra frenado pero sería autorizado próximamente. Este proyecto se sustenta en un préstamo de US$2.47 mil millones de los bancos CDBC e ICBC y esperaba el futuro transporte de la producción agropecuaria hasta puertos chilenos en el océano Pacífico.

El acuerdo también estipulaba  que los trenes se construyan en la  Argentina pero  recientemente Macri despidió a gran parte de los empleados de Fabricaciones Militares, la empresa estatal responsable de llevar a cabo el trabajo.

“El plan inicial era que los trenes se terminen de construir en Argentina. Pero Macri está desmantelando las áreas del estado responsables de la construcción. . Era el único sector en el que Argentina podía tener un componente nacional para que todo no sea importado. Pero a  pesar de eso, el acuerdo sigue”, aseguró Ernesto Fernández Taboada, Director Ejecutivo de la Cámara de Comercio Argentina-China.

Otros proyectos entre ambos países en un estado menos avanzado no tendrían la misma suerte. En noviembre de 2015 se acordó  la construcción de dos centrales nucleares en Argentina con una inversión de US$15 mil millones, de los cuales  China financiaría en un 85 por ciento. La iniciativa se encuentra actualmente en revisión.

Sin mirar hacia atrás 

El escenario con respecto a China cambió notablemente después de las elecciones presidenciales disputadas en noviembre del año pasado. Macri eligió a Diego Guelar, considerado un importante motor de la alianza entre los dos países, como su embajador en Beijing. Por otra parte, Macri ha utilizado un acuerdo de swap (intercambio de divisas entre los bancos centrales) con China para aumentar las reservas del Banco Central.

“No estoy yendo a administrar una ruptura con la República Popular China, eso sería una locura”,  afirmó Guelar en una exposición en el Congreso. “Es nuestro principal banquero, nuestro principal inversor  y nuestro principal mercado. Los pactos internacionales hay que respetarlos. El que incumple con unos incumple con los otros. Es necesaria una Argentina previsible,”, dijo.

La mirada de Guelar es compartida por Yang, quien recientemente habló del “desarrollo acelerado” de la relación entre ambos países, durante un evento en Buenos Aires. Yang recordó que Macri visitará a su par chino Xi Jinping en septiembre, en el marco de la cumbre presidencial del Grupo de los 20.

Es el paso de una relación política a una pragmática, afirmaron diversos expertos a Diálogo Chino. Pero eso no significa que China no tendrá que enfrentar desafíos ya que Macri también buscará una relación más cercana con los socios tradicionales de Argentina como Estados Unidos y Europa.

Mantener buenas relaciones con China  no será nada nuevo para Macri, quien durante sus dos mandatos como alcalde de  Buenos Aires visitó el país asiático en varias ocasiones. Por otra parte, el presidente optó por comprar los trenes para la red de subtes de la ciudad de CITIC, una estatal china, y apoyó la candidatura del nativo chino y ahora legislador Fernando Yuan Jian Ping, de la Cámara de  Comercio China-Argentina.

“Todo apunta a una continuación y profundización de la relación”, dijo Nestor Rivero, co-autor del libro Todo lo que necesitas saber sobre China. “El nuevo gobierno propuso  revisar algunos aspectos de las ofertas que se firmaron con el fin de mejorarlas, pero no para volver sobre ellas”, dijo.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.