Critican al EIA del canal de Nicaragua por su debilidad científica e inadecuación técnica

Una falla en la evaluación del impacto ambiental en el Canal de Nicaragua es la que marca una consideración insuficiente para la vida marina en la costa del Pacífico de Nicaragua, según los expertos (imagen: SeraShutterbug/ Flickr)

Critican al EIA del canal de Nicaragua por su debilidad científica e inadecuación técnica

En la noche del domingo 31 de mayo, ejecutivos de Environmental Resources Management, una consultora de investigación británica, se reunieron con el HKND Group –un grupo de desarrolladores con sede en Hong Kong determinado a construir un canal a lo largo de Nicaragua– en una ceremonia privada en Managua. El evento se llevó a cabo para presentar formalmente un estudio de 14 tomos a las autoridades nicaragüenses sobre las consecuencias medioambientales y sociales de la construcción de un nuevo y gigantesco corredor de transporte a través de América Central.

Al día siguiente, en un evento para la televisión, se mostró una copia del Estudio de Impacto Ambiental y Social para el canal de Nicaragua propuesto: sus 14 tomos fueron colocados sobre una pequeña mesa para los fotógrafos de prensa. Aunque el estudio no está disponible al público para su revisión, los ejecutivos de ERM y HKND junto con las autoridades gubernamentales afirmaron que la construcción del canal es segura y factible, y defendieron la calidad de la evaluación ambiental, que el gobierno y HKND mencionan como fundamental para justificar el inicio de las excavaciones, tal vez antes de fines de este año.

“El propósito del estudio es proporcionar una evaluación objetiva y actual con base científica”, dijo a los periodistas Manuel Coronel Kautz, presidente de la Autoridad del Gran Canal de Nicaragua.

Edwin Castro, un funcionario sandinista de alto rango, agregó que «este trabajo representa más de dos años de esfuerzos de ERM, con todos los medios científicos y la seriedad empresarial que la caracterizan”.

La calidad de los datos de ERM, sin embargo, y la precisión de sus conclusiones sobre los posibles daños derivados de la construcción y el funcionamiento del canal distan de ser tan indiscutibles como afirman las autoridades nicaragüenses y HKND. En marzo, ERM invitó a 15 científicos medioambientales y expertos en proyectos a Miami, para que revisaran durante dos días cuatro capítulos de la evaluación ambiental. En una evaluación de 11 páginas obtenida por Circle of Blue, los miembros del panel concluyeron esta primavera que el estudio ambiental de ERM está plagado de fallas significativas.

Los miembros del panel expresaron su frustración por la insuficiente obtención de datos sobre la calidad del agua, la geología, los sedimentos, las especies, la erosión y la pesca; y se quejaron de la calidad pedestre del análisis de ERM sobre los datos que sí recabó. En varios puntos de su informe, el panel criticó severamente a ERM por lo que llamó conclusiones científicas “indefendibles”, “inverosímiles”, “equivocadas” y “poco realistas”.

Los miembros del panel especial, provenientes en su mayoría de universidades estadounidenses, también plantearon profundas cuestiones que llegan a poner en duda la propia factibilidad de la construcción y el funcionamiento del canal de 278 km, una obra que requerirá US$ 50 mil millones. Las áreas más preocupantes, dijeron los miembros del panel, están relacionadas con la comprensión de la geología bajo el lago Nicaragua; la disposición de 1,1 miles de millones de toneladas métricas de cieno que tendrían que ser dragadas del lago para construir los canales de navegación de casi 28 metros de profundidad y hasta 520 metros de ancho; y si habría suficiente disponibilidad de agua para que funcionen dos conjuntos de exclusas en caso de las sequías importantes y prolongadas que se esperan para la región debido al cambio climático.

“Me dio la sensación de que el proceso de evaluación de impacto ambiental se implementó para crear una ilusión de cientificidad”, dijo Michael T. Brett, profesor del Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental en la Universidad de Washington, en Seattle, durante una entrevista con Circle of Blue. “Tuve la impresión de que la calidad de la mayoría de las secciones que nos presentaron era similar a la que puede tener una tesis de maestría endeble en cualquier universidad de investigación importante. Una y otra vez nos preguntamos, “¿No se hubiera podido hacer mejor?” No es un trabajo muy bueno”.

Los miembros del panel también comentaron en entrevistas que se preguntaban si las debilidades del estudio no pondrían en riesgo la reputación mundial de ERM como proveedora de estudios exhaustivos y de primera calidad.

Al ser consultado por esa preocupación, David Blaha, un socio principal de ERM, empresa con sede en Londres, envió esta respuesta por correo electrónico a Circle of Blue:

“Como probablemente saben, ERM patrocinó el panel de expertos. No teníamos que hacerlo, pero creímos que un proyecto de esta magnitud merece este nivel de revisión. ERM agradece mucho los comentarios que recibimos del panel, a todos los cuales respondimos en el Estudio de Impacto Ambiental y Social (EIAS). Creemos que el EIAS es un documento robusto y que evalúa objetivamente los efectos del proyecto. Los aliento a revisarlo (o, al menos, su resumen ejecutivo) una vez que esté disponible, antes de sacar conclusiones sobre él”.

ERM responde

Circle of Blue obtuvo también una copia de la respuesta de 16 páginas de ERM al panel especial, que es la única porción del estudio de 14 tomos que se ha hecho pública. En su respuesta, ERM coincidió en general con las debilidades del trabajo manifestadas por el panel y dijo que algunos de los análisis fueron revisados.

En la mayoría de los casos, afirmó ERM, el ajustado plazo de dos años para completar la evaluación para HKND significó que a menudo sus investigadores no tuvieron tiempo suficiente para llevar a cabo recopilaciones de datos más exhaustivas. ERM recomendó que HKND y las autoridades nicaragüenses prosigan con investigaciones que respondan a las preocupaciones planteadas por el panel especial y muchas otras organizaciones científicas y medioambientales que han presentado evaluaciones críticas de las consecuencias potencialmente graves derivadas de la construcción del canal para el agua, los bosques, las regiones costeras, la vida salvaje y las comunidades humanas.

Según lo propuesto por HKND, el canal de Nicaragua será más de tres veces más largo que el de Panamá; incluirá dos conjuntos de monumentales exclusas, mayores que las que se están construyendo actualmente en el canal de Panamá; requerirá la construcción de un lago artificial de 395 km2 ; y obligará a miles de personas a abandonar sus hogares.

Cómo se indicó en el informe del panel especial, la totalidad del corredor cuya construcción se ha propuesto – y los entornos marinos costeros próximos a las entradas del canal en el Pacífico y el Caribe – permite la existencia de pujantes pesquerías, es un almacén de flora y fauna tropical exótica, y hogar de docenas de comunidades indígenas.

La propuesta ruta del canal. Para ver el mapa en pantalla completa, haga click aquí

La seguridad del proyecto del canal dista de estar garantizada

Para el panel, los cuatro capítulos del estudio ambiental que revisó contenían lo que sus miembros llamaron datos “limitados” sobre el hábitat boscoso y otros recursos esenciales que se verían afectados por el canal.

“Nos preocupó mucho la falta de información obtenida y presentada”, dijo Sudeep Chandra, profesor adjunto de biología en la Universidad de Nevada, en Reno, durante una entrevista con Circle of Blue. “No es solo una cuestión de impacto ambiental, también tiene que ver con la factibilidad del proyecto. No parece haberse llevado a cabo la suficiente debida diligencia para evaluar incluso si el proyecto es factible. Nos sorprendió muchísimo la falta de respuesta a cada uno de nuestros puntos. Diría que es una de las revisiones ambientales peor gestionadas que he leído”.

Una de las mayores preocupaciones del panel es la seguridad del lago Nicaragua, el mayor en Centroamérica y una fuente relativamente poco profunda, limpia y rica en oxígeno de agua potable para miles de personas y una próspera industria pesquera. HKND propone cavar un canal de 105 km (40 millas) a lo largo del lago, tan profundo y ancho que requeriría un proyecto de excavación húmeda de cieno y lodo cinco veces mayor que el de la construcción del aeropuerto costa afuera de Hong Kong, que es el mayor proyecto de este tipo de excavación en húmedo que jamás se haya realizado.

HKND propone construir tres islas en el lago para la disposición de una parte de lo obtenido en el dragado. El resto se echará al lago para que se asiente en el fondo, en bermas de 3 metros de altura todo a lo largo de ambos lados del canal.

Para el panel, los datos para comprender las consecuencias sobre la pesca y la calidad del agua del vertido de una cantidad tal de lodo fino en el lago era “limitada”, aunque eso no impidió a los investigadores de ERM argumentar en su borrador de la evaluación ambiental que “se considera que la magnitud del impacto será pequeña”.

El panel de 15 miembros consideró que esa conclusión es absurda:

“Este hallazgo de significación moderada del impacto del dragado sencillamente es indefendible desde un punto de vista científico”, concluyó el panel en su informe. El vertido de tal cantidad de lodo fino en un largo poco profundo enturbiaría el agua, generaría condiciones de falta de oxígeno, introduciría nutrientes que tendrían como resultado densas floraciones de algas, dañaría dramáticamente las importantes pesquerías y degradaría seriamente al lago como fuente de agua potable.

“Esta arcilla de grano fino probablemente tendría un gran impacto sobre el plan de disposición de sedimentos en el lago y daría como resultado graves problemas de calidad del agua», dice el informe del panel.

Tortugas marinas en riesgo

El panel también criticó los relevamientos de flora y fauna existente llevados a cabo por ERM en el corredor del canal y calificó la obtención de datos de la consultora como «escueta e incompleta». Los miembros del panel notaron que los investigadores de ERM prestaron poca atención al efecto que el canal tendría sobre la capacidad de los animales para migrar libremente, porque el canal propuesto formaría una nueva barrera terrestre.

Otra de las preocupaciones del panel fueron las grandes brechas en los temas ambientales que los investigadores de ERM decidieron estudiar. Por ejemplo, ERM no consideró el potencial efecto del canal sobre la costa nicaragüense del Pacífico, uno de los hábitats y playas de anidamiento más importantes del mundo para cuatro de las siete especies de tortugas marinas que existen.

El gobierno nicaragüense no difundió al público el estudio de ERM, ni ha indicado cuando lo hará. Los miembros del panel dijeron que es fundamental que el estudio de 14 tomos esté a disposición del público para su revisión.

“Es la preocupación más urgente que tenemos sobre el proceso para el corto plazo”, dijo Ryan Stoa, abogado y académico superior en la Florida International University, que ayudó a organizar el panel de revisión independiente. “El gobierno lo está reteniendo. Es difícil que alguien pueda evaluar los méritos del estudio sin tener acceso a la investigación completa. Nos preocupa que el gobierno no haya difundido públicamente el informe, o siquiera indicado cuándo lo hará. Aunque los aportes científicos de lo que revisamos son problemáticos, creo que el EIAS dará lugar a graves preocupaciones sobre los impactos del canal. Es imprescindible que el público tenga acceso a esa información lo antes posible”.

“Se puede decir que todos nosotros estamos muy preocupados por los posibles impactos ambientales de un proyecto de esta escala”, agregó Adam Henson, miembro del panel y director técnico de Fauna & Flora International, una respetada organización conservacionista internacional que trabaja en Nicaragua desde 1998. “Nos interesa mucho un proceso de evaluación ambiental científicamente robusto y transparente para el público. En esta etapa, esperamos que el EIAS se difunda para que se manifieste la opinión pública y se garantice una revisión científica robusta y una consulta amplia con la comunidad científica y la sociedad civil de Nicaragua en general”.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.