Economía amenaza cooperación científica China-Brasil

Aldo Rebelo, Ministro de Ciencia y Tecnología de Brasil da la bienvenida a su homólogo chino, Wan Gang a Brasilia, el mes pasado (image: Fabio Rodrigues Pozzebom/ Agência Brasil)

Economía amenaza cooperación científica China-Brasil

El colapso del precio mundial del petróleo afectó gravemente a Brasil. La mayor economía sudamericana, actualmente en recesión, ha visto caer en picada sus ingresos por exportaciones debido a la reducción de los precios del petróleo a la mitad de lo que eran hace un año. Mientras tanto, la demanda de materias primas se redujo en China, el mayor socio comercial importador de Brasil, que también experimentó un golpe cuando recientemente el índice de su mercado de valores –el Shanghai Composite Index– perdió un tercio de su valor en tan solo tres semanas.

Sin embargo y  a pesar de sus problemas económicos, China y Brasil, junto con otros países miembros de los BRICS, mantienen una actitud desafiante. Esta semana lanzaron formalmente en Shanghái el Nuevo Banco de Desarrollo (NBD, llamado banco de los BRICS), creado en la sexta cumbre en Fortaleza, Brasil, el año pasado.

El banco, que contará con una inyección inicial de US$ 50 mil millones, ya podría comenzar a invertir en abril de 2016,  sostienen los líderes, quienes además declararon su deseo de invertir en tecnologías destinadas a energías renovables. Brasil planea contribuir con US$ 18 mil millones al NBD y China ha comprometido US$ 41 mil millones, que le otorgarán la participación mayoritaria en los votos para la asignación de los fondos.

Pero la sostenibilidad que busca el NBD dependerá de la capacidad de los países miembros para comprometer recursos al nuevo pacto de cooperación y transferencia de conocimientos, firmado en marzo por los ministros de Ciencia y Tecnología de los BRICS en Brasilia. Y las plataformas bilaterales existentes –como la que comparten China y Brasil– pueden proporcionar algunas lecciones y advertencias útiles sobre compromisos y paridades.

Cooperación bilateral

Después del encuentro de ciencia y tecnología de los BRICS, en Brasilia, durante marzo y la reciente visita del primer ministro chino, Li Keqiang a Brasil, el ministro chino de Ciencia y Tecnología, Wan Gang, encabezó una delegación a la capital brasileña para un segundo intercambio de alto nivel. La contraparte y anfitrión de la reunión, Aldo Rebelo, anunció la profundización en la cooperación científica bilateral en las áreas de ciencias agrícolas, biotecnología, nanotecnología y nuevas energías. Además,  los expertos presentaron algunos avances interesantes.

Un ejemplo es el instituto de investigación agrícola brasileño EMBRAPA y la CAAS (Academia China de Ciencias Agrícolas) que cooperaron en intercambios de germoplasma, que implican compartir el material genético de semillas de cultivos como maíz, soja y arroz, y almacenar numerosas variedades en “bancos genéticos”. El almacenamiento de las semillas tiene como objetivo experimentar e identificar a las más eficientes –en términos de rendimiento y uso del agua– y a las más resistentes al cambio climático y las pestes. La asociación EMBRAPA-CAAS ya obtiene beneficios gracias a un laboratorio virtual y un representante permanente de EMBRAPA en Pekín.

En el área de nanotecnología, el director brasileño del Centro de Nanotecnología Chino-Brasileño, Fernando Galembeck, destacó el enorme potencial brasileño en términos de biomasa. El afirma que convertir la materia vegetal en combustible con nano partículas –catalizadores eficaces debido a su gran superficie respecto de su volumen, que las hace reaccionar más rápidamente– puede llevar a una mayor eficiencia bioenergética.

Dehua Liu y Luiz Pinguelli Rosa, directores del Centro Chino-Brasileño de Cambio Climático e Innovación en Tecnologías Energéticas también presentaron su trabajo, que incluye la producción de biodiesel a partir de aceite de cocina usado, mediante enzimas naturales. Y Li Xuguang, vicepresidente de Tsinghua Solar, una empresa creada y controlada por la Universidad de Tsinghua, que ha instalado una gran cantidad de paneles termo solares,  manifestó el interés de la empresa en proveer a Brasil tanto con energía termo solar como fotovoltaica.

Desafíos en el corto plazo

A pesar de los prometedores resultados en laboratorio, la ausencia de empresas brasileñas en la reunión habla por sí misma de la falta de coordinación en el financiamiento entre los sectores público y privado al interior de las estructuras nacionales que gobiernan la tecnología y la innovación. Es probable que la inversión continúe siendo externa debido a que la recesión brasileña pone en duda el futuro de los proyectos bilaterales.

Algunas de las mayores empresas chinas, como el fabricante de equipos de informática, automotores y energías renovables, BYD, y los fabricantes de equipos para telecomunicaciones ZTE y Huawei, manifestaron su intención de inyectar financiamiento para las investigaciones y el desarrollo en Brasil.

Si bien la necesidad brasileña de inversiones puede constituir una oportunidad para China, es necesario que ambos países se beneficien sin comprometer sus roles equivalentes en su asociación. Las empresas chinas de energía solar, por ejemplo, están interesadas en expandirse en Brasil dado el potencial de su mercado. Markus Vlasitis, director ejecutivo de Yingli Brazil, que cuenta con 20 MW instalados en el país, solicitó en la reunión mejoras en la regulación, los esquemas de financiamiento y los programas de capacitación. Vlasitis también identificó como un cuello de botella para las inversiones adicionales en Brasil a la falta de trabajadores capacitados para diseñar, instalar y mantener los proyectos solares.

Debido a la escasa influencia de la presidenta brasileña Dilma Rousseff sobre el Congreso en su país, lograr el compromiso de los legisladores para apoyar proyectos de energías renovables liderados por el gobierno resulta difícil. De hecho, el Congreso promulgó una ley recientemente que permite a la empresa petrolera estatal Petrobras recibir asistencia extranjera para extraer las gigantescas reservas en el pre-sal, en la costa sudeste del país. Más allá de cuestiones legítimas sobre la limitada capacidad financiera y técnica de Petrobras para extraer el petróleo a tanta profundidad, esto muestra un debilitamiento del compromiso con el desarrollo de fuentes de energía renovables en épocas de dificultades económicas.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.