Ecosistemas marinos de Antigua amenazados

El pato silbador de las Indias Orientales es una de la serie de especies cuyo hábitat se encuentra bajo una real amenaza debido a la nueva Zona económica especial de Antigua, dicen los conservacionistas (imagem: Mike’s birds/ Flickr)

Ecosistemas marinos de Antigua amenazados

¿Jadeando para escapar del sofocante smog de Beijing? Entonces considere las prístinas costas de la Isla Guiana, la mayor de un conjunto de pintorescos islotes en dirección noreste de las costas de Antigua, el lugar principal del nuevo e impresionante complejo turístico y Zona económica especial de 647 hectáreas del Grupo de inversiones internacionales Yida.

El grupo Yida de China está comercializando lo que podría ser el mayor proyecto de construcción del Caribe, como el lugar ideal en donde disfrutar de bellezas naturales impecablemente conservadas con una lujosa comodidad. La ironía es que para crear dicho lugar idílico, destruirán el medio ambiente local y contravendrán la legislación diseñada para protegerlo, según los conservacionistas.

Yida y el gobierno de Antigua y Barbuda están tratando de atraer a inversionistas, hombres de negocios y turistas a una nueva Zona económica especial que consiste en un complejo con un Hard Rock Hotel y casino de 300 habitaciones y otros numerosos desarrollos comerciales. Se señala que Yida está invirtiendo alrededor de 2.000 millones de dólares del Caribe Oriental (equivalentes a US$ 750 millones) en el desarrollo que tiene previsto culminarse para fines de 2017.

Pero la Zona económica especial, que ya tuvo una ceremonia de colocación de la primera piedra el 30 de abril sin haber presentado una evaluación válida de impacto ambiental, está sacando de quicio a los ambientalistas. Ellos señalan que el gobierno de Antigua y Barbuda está infringiendo su propia ley, prohibiendo el desarrollo del Área de gestión marina del noreste (NEMMA), un estrecho protegido de línea costera que es el hogar de frágiles ecosistemas de manglares.

El actual gobierno del Partido laboral de Antigua y Barbuda anunció sus planes de desarrollar la Isla Guiana en asociación con Yida justo horas después de derrotar al Partido progresivo unido en las elecciones nacionales de junio de 2014. El gobierno dice que el proyecto creará “miles” de trabajos, pero todavía debe proporcionar un número exacto o decir cuántos trabajos irán a la población local, a diferencia de a los trabajadores chinos.

En años recientes, importantes desarrollos turísticos financiados por los chinos han surgido en el Caribe, pero las disputas entre inversionistas y contratistas han hecho que el trabajo se desacelere y se detenga en lugares como el inmenso complejo turístico de US$ 3.500 millones de Baha Mar en las Bahamas.

Patos silbadores, tortugas marinas

Los manglares de Guiana son casi el último ecosistema intacto de su tipo en Antigua, según Fiona Wilmot, una especialista caribeña del grupo de conservación Proyecto acción manglares.  Wilmot teme que si se desarrolla de acuerdo a los planes de Yida, las especies amenazadas como los patos silbadores y las tortugas marinas “desaparecerán de su último refugio”.

El gobierno de Antigua refuta los reclamos de que la Zona económica especial vaya a dañar irreparablemente los ecosistemas de los manglares. El ministro de turismo, Asot Michael, sostiene que los opositores al proyecto son culpables de “generar malicia” y “una mentalidad negativa” y que menos de 25 manglares serán sacados de raíz para construir un puente de pontones que se requiere para conectar Guiana a Antigua en sí.

Pero es la indiferencia hacia el estatus protegido del NEMMA lo que está en el centro del asunto, dice Wilmot.

“Que muchos [manglares] puedan desaparecer en una tormenta de tamaño decente”, explica Wilmot, señalando en vez los impactos en la ecología de la isla, que ella considera que serán “vastos”.

Según Eli Fuller, un operador turístico local y presidente de la Sociedad de conservación de Antigua, la isla es un área importante de cría para especies ictícolas como por ejemplo el pargo cubera, un pez que abunda en las aguas caribeñas, pero que depende de las raíces de los manglares para proteger a sus crías de los depredadores.

Bajo la Ley de pesquería de 2006de Antigua, la División de pesquería solo puede otorgar permiso para que se “pode” un manglar, para que beneficie al medio ambiente. Sin embargo, han surgido informes desde Antigua indicando que los desarrolladores del proyecto ya han empezado a trabajar con las retroexcavadoras en los manglares sin el permiso necesario de la División de pesquería o la Autoridad de control de desarrollo de Antigua (CDA).

Y, según Fuller, el único desastre no solamente será el agotamiento de las reservas de peces causado por la creación de la Zona económica especial. Los turistas que vienen a explorar los hábitats naturales de la Isla Guiana desaparecerían con la creación de la Zona económica especial, dice Fuller.

Según Fuller, a los ministros y políticos no les importa las islas de alta mar ni los medio ambientes costeros porque nunca interactúan con ellos.

“Su interacción consiste en bajarse del auto e ir a nadar hasta la altura del pecho”, señala Fuller, quien llevó al Primer Ministro Gaston Browne en un recorrido por la Isla Guiana el año pasado.

Diálogo Chino intentó contactar el gobierno de Antigua y Barbuda para que comentara al respecto, pero no recibió respuesta alguna.

Ambiente político

Fundado en 2011, Yida, con sede en Beijing, se enfoca principalmente en las inversiones comerciales en bienes inmuebles, minería y metales, energía renovable y la industria equina, y solo hace poco empezó a invertir en el extranjero. El presidente de Yida, Zhang Yida, es el hermano menor de Zhang Hongwei, un multimillonario de la construcción con influencias e inversionista con lazos cercanos a los altos mandos del partido comunista chino.

Zhang Hongwei ha conseguido contratos lucrativos para construir edificios del gobierno en China y organizado y participado en un festival de caballos donde asistió el presidente Xi Jinping el año pasado.

“En China, hacer negocios es diferente que hacer negocios en otros países; solo tienes que dedicar el 30% de tu esfuerzo en el negocio, el otro 70% se dedica a todo tipo de relaciones interpersonales”. Zhang Hongwei fue citado diciendo esto en un artículo de 2013 del diario británico The Telegraph

Según el profesor R. Evan Ellis, un experto en relaciones China-Latinoamérica y Caribe, la facilidad del acceso a los gobiernos “personalísticos” y “maleables” del Caribe se adapta a la preferencia de los ejecutivos chinos para negociar con las élites.

Los contactos en el gobierno pueden eliminar cualquier obstáculo para los desarrollos, tales como la legislación que designa y protege al NEMMA.

Asot Michael declaró en abril que se aprobaría una Ley económica especial para “mantener una drástica simplificación de los procedimientos, aprobaciones, autorizaciones y documentación de asuntos relacionados a las inversiones”.

El multimillonario chino Xiao Jianhua, quien ha sido recientemente nombrado Enviado especial por parte del primer ministro Browne, solicitará más inversiones para el proyecto.

El ambiente en torno a la Zona económica especial está politizado y conflictivo. Según R. Evan Ellis, los partidos opositores en el Caribe ocasionalmente intercambian información con grupos ambientalistas para intentar y exhibir resentimiento hacia los inversionistas chinos sobre temas medioambientales.

No obstante, surgió un video publicado en Internet del vicepresidente de Yida, Kenneth Kwok, en un evento patrocinado por el inversionista sosteniendo que quienes se oponen a la Zona económica especial “serán dejados atrás en las cenizas de la gestión anterior, mientras que nosotros como país, emergemos como un fénix hacia la verdadera prosperidad económica”.

Posteriormente, Kwok fue despedido.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.