Apertura de los Juegos Olímpicos en Brasil se centró en el medio ambiente

Imagen del Cristo, en la ciudad de Rio de Janeiro, Brasil (imagen: swiftjetsum626 )

Apertura de los Juegos Olímpicos en Brasil se centró en el medio ambiente

La fiesta de inauguración de los Juegos Olímpicos de 2016, realizada el pasado 5 de agosto en la ciudad brasileña de Río de Janeiro, casi que pudo compensar la falta de compromiso del gobierno con el medio ambiente. Por primera vez en la historia de los Juegos, el evento de apertura se centró exclusivamente en la necesidad de preservar el medio ambiente y alertar sobre el cambio climático y el calentamiento global. Una película proyectada durante la ceremonia mostró cómo el dióxido de carbono (CO2) emitido por el hombre se acumula en la atmósfera, provocando la suba  de la temperatura global, el derretimiento de los casquetes polares y el aumento del nivel del mar.

El guión fue escrito y dirigido por el cineasta Fernando Meirelles y su producción contó con el asesoramiento de los investigadores Tasso Azevedo, coordinador del Sistema de Estimación de Emisiones de Gases del Efecto Invernadero del Observatorio del Clima  (SEEG) y director ejecutivo de Imaflora y Paul Artaxo, profesor en el Instituto de Física de la Universidad de San Pablo (IF-USP), miembro del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) y coordinador del Programa FAPESP sobre Investigación del Cambio climático Global (PFPMCG).

Desde el principio, cuando fue presentado descubrimiento de Brasil, ya se había mostrado la “huella ecológica”, que fue aumentando con la colonización portuguesa, la llegada de inmigrantes, para llegar al país agrícola y  a la gran cantidad de la deforestación de la actualidad. Al entrar en el estadio Maracaná, 11.000 atletas recibieron y plantaron semillas de árboles nativos brasileños. Ellos serán replantados para formar el Bosque de los Atletas y compensar los gases emitidos durante la construcción del Parque y la Villa Olímpica.

Pero los juegos comienzan sin haber cumplido con la totalidad de los compromisos asumidos con el Comité Olímpico Internacional (COI). De todos ellos, el incumplimiento más grave sea quizá el no haber descontaminado las aguas de la Bahía de Guanabara y de la Laguna Rodrigo de Freitas donde se jugarán algunas de las pruebas acuáticas como la vela, el remo y canoa. El compromiso había sido limpiar el 80% del agua, pero ni siquiera lo hicieron en un 40%, advirtieron fuentes de información extra oficiales.

Aguas residuales no tratadas en residencias irregulares en los 15 municipios que rodean la ciudad de Río de Janeiro, impactan de forma directa sobre la superficie del agua de los 400 kilómetros cuadrados que conforman la Bahía de Guanabara. Aunque el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) había otorgado un préstamo para realizar el saneamiento en las ciudades que conforman el entorno de Río de Janeiro, las obras no se terminaron. Además, 55 son los ríos que desembocan en la bahía llevando consigo residuos domésticos y desechos de los 15 municipios,  por los que pasan antes de llegar a Río de Janeiro.

La situación de la Laguna Rodrigo de Freitas no es muy diferente. Situada en una zona urbana densamente poblada, las aguas reciben y transportan los desechos de las conexiones clandestinas  de alcantarillado que depositan sus restos en las alcantarillas. Especialmente cuando llueve estos desechos desembocan en el estanque. Afortunadamente, se prevé que el clima será seco durante los días en los que se desarrollan los juegos, del  5 al 21 de agosto. Con la ayuda del clima y el famoso “estilo brasileño”, se instalaron eco barreras y eco barcos para reducir la cantidad de aguas residuales y los desechos con los que los atletas entrarán en contacto.

“La no contaminación de las aguas por virus nunca fue prevista por cualquier organización mundial de la salud, o por el Comité Olímpico Internacional, ni tampoco se había previsto en Juegos Olímpicos anteriores, ya sea en Barcelona, Seúl, Londres o Beijing”,  afirmó  a Diálogo Chino el Director de producción de la gran operación, Sociedad Estatal de Aguas y Alcantarillado de Río, Edes Fernandes de Oliveira, quien agregó que una cosa es el virus y otra diferente son las  bacterias.

En tierra

Varios de los 10.500 atletas de los 205 países que competirán en una de las 306 pruebas, que se llevarán a cabo durante los próximos 17 días, se enfrentarán a  otro problema incluso antes de que comience el juego. La Villa Olímpica, construida para albergar a los atletas, no estaba lista. Varias delegaciones tuvieron  que instalarse en hoteles de emergencia hasta que las empresas contratadas terminaran las instalaciones con el fin que estos sitios estuvieran aptos para el alojamiento de estos jóvenes, que entrenaron durante cuatro años  para competir en los Juegos Olímpicos. La delegación de Australia, fue la primera que tuvo que trasladarse a un hotel cuando en la Villa Olímpica ocurrió una falsa alarma de incendio y además, padecieron el robo de las habitaciones donde se alojaban.

“Si es necesario,  pondremos un canguro en la puerta de su edificio para que sean felices”, bromeó el alcalde de Río, Eduardo Paes, sin tener la más mínima noción de la gravedad del problema. En respuesta,  terminó recibiendo un canguro de peluche por parte jefe de la delegación australiana, Kitty Chiller.

Además, los atletas están muy incómodos por las extensas filas que deben atravesar para entrar al Parque Olímpico. Los equipos que chequean cualquiera que entre al sitio no estaban bien entrenados y por lo tanto, necesitan mucho tiempo para chequear el material transportado por razones de seguridad. Los atletas estarían estresados por la pérdida de tiempo en estas largas filas, cuando en realidad  podrían estar entrenando y preparándose para las pruebas del día siguiente.

El otro reclamo es sobre el transporte, el cual tampoco estaba funcionando de manera satisfactoria, a pesar de la determinación de la Prefectura para algunas líneas de metro, Veículo Leve sobre Trilho (VLT) y algunos carriles de bus exclusivamente destinados al ingreso de los atletas y con entrada directa a los Juegos Olímpicos o para la Ciudad Olimpica. Los carriles exclusivos aún generan un nudo en el tráfico urbano provocando atascos de tráfico. La solución encontrada por el alcalde fue decretar como feriados a los días a los que considera más críticos.

Los atletas parecen preparados para enfrentar el virus Zika durante sus días de estadía en Brasil. El equipo de China, por ejemplo, dormirá en una especie de iglú de tul para protegerse contra el mosquito (Aedes aegypti) que transmite la enfermedad. La temperatura también está ayudando. No ha superado los 32 grados centígrados, temperatura que para la ciudad de Río de Janeiro es muy leve. Además, se registró una marcada reducción del número de casos de Zika, chikungunya y dengue en los últimos meses a causa del invierno.

“Vamos a hacer los Juegos Olímpicos al estilo Brasil”, dijo el presidente del COI, Thomas Bach, después de haber oído numerosas críticas por parte de los miembros de la comisión acerca de la contaminación del agua, las extensas filas, el transporte, el tráfico y la falta de la decoración de las arenas. Al ser consultado por la prensa brasileña sobre lo que a querido decir el alemán se vio obligado a “bambolear”: con alegría brasileña.

El gobierno brasileño, sin embargo, no está apostando a la alegría mientras el país se encuentra atravesado por una agria crisis política y económica. La determinación es para que se aumente el sonido de la música cuando el presidente interino de Brasil, Michel Temer, declare abierto los juegos, ya que se espera una lluvia de abucheos. Al contrario de lo que ocurrió en Londres en 2012, sólo 40 jefes de estado estarán presentes en Río 2016 durante la ceremonia de apertura de esta noche.

En el aire

El pueblo brasileño es célebre por su alegría. Sin embargo, en los últimos tiempos, esta alegría se ha convertido en amargura, debido a la crisis política y económica que está atravesando el país. Desde el 12 de mayo, Brasil está sin presidente. Dilma Rousseff se ha retirado mientras el Congreso decide si ha cometido o no  el crimen de defraudación fiscal. Desde entonces, el gobierno se encuentra encabezado por el presidente interino Michel Temer. Es decir, no se sabe quién realmente va a gobernar el país hasta que haya una decisión entre fines  de agosto y  principios de septiembre sobre el juicio político.

El desempleo alcanza a 11,5 millones de personas y la producción industrial del país cayó un 9,1% en la primera mitad del año; la inflación está en el orden del 5,64% anual, mientras que los ingresos cayeron al nivel de 2013, y además, se prevé que el Producto Interno Bruto (PIB) sea de 1,2% para este año. Es decir: en este escenario nada es emocionante para una población que por ese entonces creía en lo que decía el presidente Luiz Inacio Lula da Silva en el 2009, cuando el país ganó el derecho a organizar los Juegos Olímpicos, y afirmó que Brasil estaría entre las grandes potencias. Las personas se están dando cuenta de que, una vez más, tendrán que creer que Brasil es el país del futuro y no del presente.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.