La contradicción climática de California

Image: Amazon Watch

La contradicción climática de California

Considerada la quinta economía a nivel global, el estado de California en Estados Unidos es visto por muchos como el modelo a seguir en cambio climático – habiendo implementado desde 2005 un paquete de políticas en reducción de emisiones, impulso a las energías renovables y desarrollo de tecnologías limpias.

A pesar de ello, cientos de manifestantes se han congregado en San Francisco para protestar contra el gobernador Jerry Brown en el marco de la Cumbre Global de Acción Climática (GCAS), un evento organizado por California para demostrar su liderazgo climático junto con el de otras ciudades y regiones del mundo.

“Somos 40 millones de personas con un alto poder consumo y capacidad para crear un mercado de inversión e innovación. Desarrollamos mucha tecnología y políticas que hicieron una diferencia en el mundo”, sostuvo Fran Pavley, exsenadora estatal. “Pero California debería hacer todavía más, especialmente ahora.”

El GCAS consistió en tres días de reuniones y anuncios de representantes de todo el mundo, pero sobre todo fue visto como una celebración del legado climático de Brown, quien terminará su mandato este año luego de una larga carrera en la política de Estados Unidos.

El gobernador continuó el camino iniciado por su antecesor Arnold Schwarzenegger en materia climática, impulsando diversas legislaciones. California se comprometió a reducir sus emisiones 40% sus emisiones para 2030 e implementó un programa de incentivos financieros para que las empresas contaminen menos.

Además, a través de una reciente legislación, el estado deberá tener una matriz eléctrica descarbonizada para 2045, sumado a una orden ejecutiva para descarbonizar la por completo la economía para la misma fecha.

Es un gran desafío, considerando que entre 2006 y 2016 la economía creció 16%, la población se expandió 9% y las emisiones sólo se redujeron 11%%, de acuerdo con un reciente informe de la consultora ambiental Next 10.

“Descarbonizar la economía será una gran revolución para California. Es ambicioso, pero hemos logrado metas más importantes en el pasado”, sostuvo Noel Perry, fundador de Next 10. “Somos líderes en energías renovables, eficiencia energética, tecnología limpia y políticas ambientales.”

Para más de la mitad de los californianos es muy importante que el estado sea un líder mundial en cambio climático, de acuerdo con una reciente encuesta del Instituto de Políticas Públicas de California. Dos de cada tres consideran que los efectos del cambio climático ya están ocurriendo y el 80% lo considera como un problema serio.

A pesar de ello, California todavía enfrenta grandes desafíos y uno de los principales es el sector de transporte, el cual significa 41% de las emisiones del estado. Actualmente existen 32 millones de vehículos en operación para una población de 40 millones, de los cuales solamente 400.000 son eléctricos, de acuerdo con estadísticas oficiales.

Las emisiones del transporte han aumentado en los últimos cuatro años, al viajar distancias más largas por el aumento de los precios de las viviendas en las principales ciudades. Además, la cantidad de usuarios del transporte público ha caído en cuatro de las cinco áreas metropolitanas más grandes del estado.

“Manejamos 555 mil millones de kilómetros por año en California. No hicimos mucho progreso en el sector transporte y necesitamos avanzar. Para ello, tenemos que volver más verde al sector energético e impulsar los autos eléctricos”, afirmó Ken Alex, asesor en políticas ambientales del gobernador Brown.

“California logró muchas cosas en clima y ambiente, pero estamos lejos de ser perfectos. Queremos transformar nuestra economía para que el resto del mundo siga nuestro camino”, agregó.

China, petróleo y Amazonas
Los combustibles fósiles estuvieron en el foco de las protestas contra Brown durante el GCAS. California es el sexto estado productor de petróleo y gas natural en los Estados Unidos, habiendo autorizado 53.825 nuevos pozos en tierra y 238 en agua entre 2012 y 2016, de acuerdo con un reciente informe de Fracktracker Alliance.

Al mismo tiempo, el estado es el tercero más grande del país en capacidad de refinería e importa combustible para ser procesado. De acuerdo con Amazon Watch, 50% de las exportaciones de petróleo desde la cuenca amazónica occidental son compradas por refinerías de California.

La extracción de petróleo del Amazonas es impulsada por empresas estatales y bancos de desarrollo de China, de acuerdo con Amazon Watch. Los mismos han otorgado US$15.2 mil millones en préstamos desde 2010, los cuales deben ser repagados con la venta de petróleo.

“La gran mayoría del petróleo exportado desde el Amazonas viene a las refinerías de California, vinculando al estado directamente con la destrucción de los bosques tropicales”, sostuvo Moira Birss, coordinadora de asuntos públicos de Amazon Watch. “Son las comunidades cerca de los sitios explotados las más afectadas”.

Los impactos de la extracción de petróleo en el Amazonas son significativos tanto para la biodiversidad, siendo uno de los sitios más diversos a nivel global, como para los pueblos indígenas, muchos de los cuales han rechazado los proyectos de explotación en sus tierras.

Es por lo que durante el GCAS representantes indígenas reclamaron a Brown en repetidas oportunidades frenar el uso de combustibles fósiles en California y comprometerse a una economía completamente libre de combustibles fósiles – algo que los expertos consultados no creen que todavía sea posible.

Al mismo tiempo, un grupo de ganadores de Premios Nobel y más de 800 representantes de movimientos sociales y ambientales han enviado una carta a Brown, felicitándolo por su liderazgo en materia climática, pero resaltando la “responsabilidad moral” de California en frenar la explotación de combustibles fósiles.

“Estoy en esta gran manifestación con mis hermanos y hermanas de todo el planeta porque entendemos que hay que dejar a los combustibles fósiles debajo de la Tierra, tanto en la Amazonas como en todo el mundo”, afirmó Mirian Cisneros, presidenta del pueblo Kichwa de Sarayaku en la Amazonía ecuatoriana.

Impactos climáticos
Al igual que todas las estados a nivel global, California también se ha visto expuesta a los impactos de cambio climático en los últimos años, los cuales han sido resaltados en diversas investigaciones.

La temperatura del estado ya ha subido entre 1 y 2 grados centígrados desde el comienzo del siglo XX como resultado de las emisiones de efecto invernadero, de acuerdo con el cuarto y más reciente análisis de cambio climático realizado por el gobierno de California.

Al mismo tiempo, la temperatura podría alcanzar una suba de entre 5.6 y 8.8 grados centígrados en 2100, dependiendo de la cantidad y velocidad de las acciones implementadas. Ello vendría acompañado de una suba del nivel del mar y el doble de incendios forestales.

Dichos pronósticos podrían ser por lo menos reducidos con los planes de Brown para lograr una economía totalmente descarbonizada. Para lograrlo, será clave avanzar sobre la industria del petróleo y del transporte, promoviendo el uso de autos eléctricos tanto para pasajeros como para carga, de acuerdo con los expertos consultados.

De acuerdo a Julie Cart, periodista ambiental de Calmatters, sitio de noticias focalizado en California, los cambios en las industrias de petróleo y transporte y el uso de autos eléctricos tanto para pasajeros como para carga será clave.

“La industria de petróleo es muy poderosa en California. Emplea a muchas personas y solía empujar mucho la economía, pero ya nos estamos alejando de eso”, sostuvo.

No Comments

Post A Comment

Captcha: *