La cumbre “Un planeta” aumenta las aspiraciones sobre el financiamiento climático

El presidente francés, Emmanuel Macron, comemora el sucesso de la cumbre climática (imagen: twitter )

La cumbre “Un planeta” aumenta las aspiraciones sobre el financiamiento climático

El 12 de diciembre, jefes de estado, alcaldes y líderes empresariales se reunieron en París para celebrar el segundo aniversario del Acuerdo Climático de París. La cumbre “Un planeta” (One Planet Summit) dio a conocer una serie de anuncios de alto perfil sobre finanzas climáticas a cargo de los gobiernos, bancos, empresas e inversores.

Estados Unidos es el único país que no ha aceptado el Acuerdo de París, razón por la cual el presidente Trump no fue invitado. Pero la cumbre ha exhibido que la posición de Trump no ha disminuido la acción climática global. En un contexto en el cual los riesgos del cambio climático crecen en la agenda global, el impulso sigue creciendo en las finanzas y los negocios, así como también en los gobiernos.

Cambiando el carbón por energía limpia

Uno de los principales anuncios estuvo a cargo del Grupo del Banco Mundial, que dejará de invertir en la producción de petróleo y gas a partir del 2019. Esto es importante porque según revelan datos recientes, después del Acuerdo de París continuaron con el gasto en petróleo y gas, invirtiendo alrededor de mil millones de dólares en la exploración de combustibles fósiles en 2016.

El ímpetu por eliminar el carbón también recibió un nuevo impulso. La alianza “Powering Past Coal” liderada por el Reino Unido y Canadá sumó a Suecia y California a su membresía, además de a 24 nuevos negocios. Sin embargo, una prueba fundamental será si puede suscribirse en el marco de una economía emergente en Asia, donde se están realizando una gran cantidad de nuevas inversiones en carbón.

Otro anuncio importante fue el compromiso de los 23 bancos nacionales y regionales de mayor importancia, que acordaron alinear sus finanzas con el Acuerdo de París. El Club Internacional de Financiamiento para el Desarrollo (IDFC) representa a más de 69 países y posee activos de más de USD $ 4 billones (26,5 billones de yuanes). Su mayor miembro es el Banco de Desarrollo Chino, que había adquirido compromisos por un valor de USD$130 mil millones (860 billones de yuanes) en 2015.

Garantizar que las finanzas de los grandes bancos públicos estén en línea con París es esencial porque de esta manera, las instituciones públicas pueden contribuir al impulso de la inversión privada en proyectos sostenibles mediante la reducción de riesgos. Por ejemplo, el Banco Estatal de India se destacó por una nueva asociación con el Banco Mundial para proporcionar nuevas líneas de crédito para la energía solar en la azotea, una iniciativa que debería dar impulso a una mayor inversión en el sector.

El Banco Mundial también anunció que aplicará un precio virtual al carbono en todos los proyectos correspondientes a los sectores de alta emisión para tomar  conciencia sobre los costos de la contaminación. El exsecretario de Estado de EE. UU. John Kerry describió la fijación de precios del carbono como “una de las mejores cosas que podemos hacer” sobre el cambio climático.

China también estuvo en el foco de la cumbre. El máximo funcionario de finanzas verdes, Ma Jun, dijo que para el 2020 “todas las empresas cotizadas en China deben publicar información sobre los impactos ambientales”. China reúne el tercio de la capacidad de la energía limpia instalada en el mundo, pero los impactos climáticos de sus inversiones en el extranjero a través de su iniciativa Un Cinturón, Una Ruta, está generando preocupación. Ma Jun reconoció que, si nada se hace, las emisiones de Un Cinturón, Una Ruta “podrían constituir unas tres veces las emisiones totales de China”.

Acciones del sector privado

Desde el sector privado hubo numerosas propuestas para retirar los fondos de los combustibles fósiles. El gigante francés de seguros AXA eliminará los seguros para nuevos proyectos de construcción de carbón y el Banco Holandés ING terminará con los préstamos destinados al carbón para el 2025.

Los inversores globales también lanzaron Climate Action 100+, por un período de cinco años, con el fin de frenar sus emisiones. Sorprendentemente, se han registrado inversiones por más de USD $26.3 billones (174 billones de yuanes) en activos.

El 2017 ha sido un año de oportunidades para el financiamiento verde, con un nivel de emisión global de bonos verdes que alcanzó los USD $ 100 mil millones (662 mil millones de yuanes) y recientemente, HSBC lanzó el primer bono de desarrollo sostenible por un valor de $ 1 mil millones de dólares estadounidenses (6.62 mil millones de yuanes).

Mark Carney, gobernador del Banco de Inglaterra, reveló que más de 230 compañías se han comprometido con el Grupo de Trabajo sobre Divulgaciones Financieras Relacionadas con el Clima, lo que representa una capitalización bursátil de más de USD $ 6,3 billones (41,7 mil millones de yuanes). El Grupo de Trabajo recomienda que las compañías revelen información sobre las inversiones perjudiciales, que según Carney están “entrando ahora en la corriente principal”.

El fondo de pensiones de Japón GPIF, el mayor fondo de pensiones del mundo anunció un “objetivo basado en la ciencia” para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Japón apunta a que 100 empresas se alineen bajo este objetivo para el 2020, asegurando una reducción en las inversiones fósiles.

Oportunidades para las ciudades

Las nuevas iniciativas representan oportunidades para las ciudades de rápido crecimiento en Asia. Los signatarios del Pacto Mundial de Alcaldes, que incluyen 34 ciudades en el este y el sur de Asia, representan más del 10% de la población mundial. Este grupo anunció una nueva asociación climática con el Banco Mundial para invertir S $ 4.500 millones de dólares estadounidenses (30.000 millones de yuanes) en 150 ciudades de todo el mundo. El Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo también invertirá fuertemente en las ciudades, luego del lanzamiento de su Acelerador de Financiamiento del Clima para Ciudades Verdes.

Con huracanes sin precedentes que han devastado varias islas del Caribe este año, sus líderes crearán ahora la primera “zona climáticamente inteligente” del mundo para llevar a cabo un ambicioso plan de USD $ 8 mil millones (53 mil millones de yuanes), que incluye energía renovable en un 100%. Proyectando a largo plazo, Costa Rica, Etiopía, Alemania y Suecia estuvieron entre los 14 países que se comprometieron a desarrollar planes para ser países neutrales al carbono para el 2050.

Finalmente, se espera que China presente en breve su esquema de comercio de emisiones. Como el principal financiador de energía del mundo, China es fundamental para alcanzar el Acuerdo de París. Después de estos anuncios de alto perfil por parte de los bancos de desarrollo, los inversores y las aseguradoras, la atención se dirigirá ahora a China y a sus esfuerzos por proteger tanto su sistema financiero como sus inversiones en el extranjero.

Ese artículo se publicó originalmente en chinadialogue.net

No Comments

Post A Comment

Captcha: *