La incautación de tiburones en Ecuador expone redes de pesca ilegal

La incautación de tiburones en Ecuador expone redes de pesca ilegal

Las autoridades de Ecuador han detenido a un barco pesquero chino cerca de las Islas Galápagos, el cual contenía un cargamento colmado de miles de tiburones muertos, incluyendo especies amenazadas, como tiburones martillo y el atún protegido.

El Fu Yuan Leng 999 fue detenido por la Armada ecuatoriana el domingo 20 en la reserva marina del archipiélago de Galápagos con 300 toneladas de peces muertos, principalmente tiburones.

El presidente de Ecuador, Lenin Moreno, dijo el lunes que no permitiría la violación de la soberanía marítima del país por parte de “ninguna flota pesquera extranjera”, refiriéndose a los doscientos buques de bandera china que operan actualmente dentro de la zona económica exclusiva de las Islas Galápagos.

Las Islas Galápagos constituyen un sitio que forma parte del patrimonio mundial de la UNESCO debido a su rica biodiversidad marina. En 2007, las islas fueron incluidas en la lista de Sitios en Peligro de la ONU, debido a las amenazas generadas por el turismo y la sobrepesca, pero posteriormente fue eliminada en respuesta a los esfuerzos de las autoridades ecuatorianas para resolver estos problemas.

Tarsicio Granizo, ministro de Medio Ambiente de Ecuador, dijo que se había emitido una orden para detener a la tripulación en la isla de San Cristóbal. La tripulación, conformada por 20 personas, enfrenta hasta tres años de prisión por tráfico de animales protegidos.

Si bien no es seguro que la totalidad de la carga provenga de la reserva marina, la presencia de tiburones jóvenes y pequeños indica que podrían haber sido capturados dentro de la reserva. El gran número de tiburones encontrados confirma que no fueron pescados accidentalmente como producto de la captura incidental.

Walter Bustos, director del Parque Nacional de Galápagos, declaró al periódico ecuatoriano El Universo que el barco era el buque más grande alguna vez capturado dentro de la reserva marina. En 2015, la policía ecuatoriana incautó alrededor de 200.000 aletas de tiburón que iban a ser exportadas a Asia.

Complicidad estatal

La incautación ha sido noticia a nivel mundial y ha planteado interrogantes sobre la impunidad de las flotas pesqueras que operan en las afueras de la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de Ecuador, (una zona marítima prescrita por la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, que establece que unos estados tienen derechos especiales en la exploración y el uso de los recursos marinos), particularmente en el ecosistema de Galápagos.

Fy Yuan Leng 999 es uno de los cientos de buques internacionales que rastrean las aguas que rodean a Ecuador, Chile y Perú, impactando sobre los recursos marinos internacionales, los ecosistemas locales y las economías. Se cree que China posee la flota más grande de la zona.

“Desafortunadamente, los buques chinos que entran ilegalmente en las aguas de los países en desarrollo para recolectar sus recursos son a menudo autorizados por algunos estados para  pescar o” blanquear “legalmente sus capturas”, asegura Milko Schvartzman, un especialista en conservación marina que trabajó como coordinador de campañas internacionales por 16 años para Greenpeace.

Ecuador es miembro de la Organización Regional de Pesca del Pacífico Sur (SPRFMO), un organismo multilateral integrado por 15 miembros encargados de la gestión de las actividades pesqueras de ciertas especies en las aguas del Pacífico Sur. Tiene el poder de autorizar cuáles son los buques que pueden acceder al agua.

“Muchos de los buques autorizados a operar en el Pacífico Sur se les permite este otorgamiento a pesar de no cumplir con los mínimos  requisitos sanitarios, las normas de seguridad y la sostenibilidad ambiental. Sin embargo, el SPRFMO sigue autorizándolos a agotar los recursos que son comunes a toda la humanidad “, dice Schvartzman.

Lu Huan Yuan Yu 106 también pesca en el Atlántico Sur, al borde de la ZEE argentina, junto con una flota de más de 400 embarcaciones INDNR (ilegales, no reportadas, no declaradas), muchas de las cuales tienen autorización de SPRFMO.

El Fu Yuan Yu Leng 999 no estaba pescando dentro de las Galápagos, ni en aguas ecuatorianas, sino que se encontraba en tránsito a través de las aguas de Galápagos. -El buque incautado no se trataba de un buque pesquero, sino un de un “reefer”, un buque de carga frigorífica utilizado por otros buques pesqueros como depósito para almacenar o transportar sus pescas- La captura resultante de la pesca fue cargada mediante transbordo, una práctica a través de la cual tanto los peces capturados legalmente como ilegalmente se transfieren a los buques estacionarios para su almacenamiento, haciendo imposible rastrear su verdadera fuente.

La incautación del barco es la última de una serie de detenciones de barcos con bandera china. El buque pesquero chino Hua Li 8 fue encontrado pescando de manera ilegal en el mar argentino. Su detención condujo a la participación de buques de guerra y helicópteros argentinos, y un buque de guerra y un avión uruguayo. Luego fue capturado en Indonesia, ante la solicitud de la organización internacional de seguridad, Interpol. El fugitivo Hua Li 8 sigue pescando “legalmente” autorizado por el South Pacific ORP, según Schvartzman.

Lamentablemente, la RFO del Pacífico Sur no tiene constancia de los registros de los buques que autoriza a la pesca en alta mar, una región que es un bien común de toda la humanidad.

El transbordo en alta mar no sólo oculta actividades ambientales dañinas, sino que se encuentra relacionada con la trata de personas y crea distorsiones en el mercado abierto, imposibilitando la competencia leal.

¿Dónde estaba la Marina?

Según han reportado los informes, el buque había estado en aguas territoriales de Ecuador desde julio de 2017. La incautación ha suscitado preocupación sobre la capacidad de Ecuador para vigilar su propio territorio marítimo.

La Marina Ecuatoriana ha sufrido una subinversión desde la asunción de Rafael Correa en 2007, bajo cuyo liderazgo se ha recortado el presupuesto naval y se han desviado recursos hacia las patrullas terrestres. Cesar Cedano, Estudiante de doctorado en la Universidad de Pittsburgh, escribió en Gkillcity.com:

“El gran desafío naval de Ecuador es controlar un área marítima cinco veces más grande que su territorio. Para llevar a cabo esta tarea, era vital hacer las adquisiciones correctas, invertir en capacitación, dejar de usar personal naval para misiones subsidiarias -esto es, fines no militares- y diseñar un buen presupuesto. Pero ha ocurrido todo lo contrario: ha habido tal nivel de ineptitud hasta el punto de que las modernizaciones e inversiones que se habían hecho fueron gastadas”.

Algunos de los buques de la flota naval tienen más de 30 años de antigüedad y requieren de mejoras. Además, la soberanía marítima del Ecuador sobre los recursos naturales no se extiende al tránsito de buques, especialmente en el control y la vigilancia descentralizada de  la actividad ilegal de pequeños grupos de buques.

Tensiones en aumento

Tras la incautación, el presidente Moreno advirtió que reforzará la capacidad de su fuerza naval para impedir la incursión de buques chinos en el espacio marítimo ecuatoriano.

“No vamos a permitir que violen nuestra soberanía marítima. He encabezado gestiones para que el Canciller realice todos los esfuerzos legales y diplomáticos para que ni esta ni ninguna otra flota pesquera vaya en contra de nuestro patrimonio “, sostuvo.

En el año anterior, la propia flota pesquera nacional de Ecuador ha estado involucrada en varios casos de aleteo de tiburón, en la exportación de aletas de tiburón y en la pesca de tiburones dentro de la Reserva Marina de Galápagos, en la Zona Económica Exclusiva de Ecuador (EEZ) o en alta mar; por ejemplo en los últimos 3 años, 17 buques ecuatorianos han sido capturados por pesca ilegal.

No Comments

Post A Comment

Captcha: *