Uruguay busca alianza con China y desafía al Mercosur

Acuerdo de comercio con China se mantiene alto en la agenda de Uruguay

Compartir

Tabaré Vázquez uruguay

Presidente de Uruguai Tabaré Vázquez (imagen:© WTO/ Cuika Foto)

Si hay algo que resalta en las relaciones internacionales de Uruguay en los últimos años, es su marcado deseo de un acercamiento comercial con China, ahora potenciado desde su presidencia pro-tempore del Mercosur, bloque que comparte con Brasil, Argentina y Paraguay.

La relación mostró su buen momento en la reciente cumbre Mercosur-China en Montevideo, impulsada por Uruguay luego de más de 10 años sin encuentros entre el bloque regional y el país asiático.

El eje central del encuentro fue la discusión de un acuerdo comercial, algo deseado por el presidente uruguayo Tabaré Vázquez, pero no visto con los mismos ojos por sus socios regionales ante el impacto que podría tener en sus economías.

Vázquez viene afirmando desde su asunción en 2015 el deseo de una alianza con China a través del Mercosur o un acuerdo bilateral entre ambos países, algo actualmente no autorizado por las reglas del bloque que permite sólo alianzas regionales.

“Uruguay puso el tema sobre la mesa, ya que no estamos avanzando con la agenda que quiere China en América Latina, que son los acuerdos de libre comercio”, sostuvo Ignacio Bartesaghi, decano de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad Católica del Uruguay.

China publicó en 2016 un documento marco sobre su política hacia América Latina y el Caribe donde expresa su deseo de “explorar el potencial comercial bilateral” y menciona específicamente la suscripción de tratados de libre comercio (TLC) con los países de la región para lograr relaciones comerciales estables.

Sin embargo, el plan de China se ha materializado sólo parcialmente, al haber firmado TLC con Chile, Perú y Costa Rica y al haber mantenido acuerdos de menos escala con el resto de los países latinoamericanos, limitados en algunos casos por las reglas rígidas del Mercosur.

Países productores de alimentos como Uruguay necesitan de acuerdos con los países asiáticos como China

“Los intereses de política comercial de los países del Mercosur son radicalmente distintos. No tienen los mismos incentivos por acuerdos”, sostuvo Marcel Vaillant, profesor en comercio internacional en la Universidad de la República de Uruguay.

“Países productores de alimentos como Uruguay necesitan de acuerdos con los países asiáticos como China, ya que sus rivales exportan a Asia en condiciones preferenciales”, agregó.

En Argentina, el presidente Mauricio Macri mostró idas y vueltas en la relación con China e incluso llamó a revisar todos los acuerdos firmados por sus antecesores. Al mismo tiempo, en Brasil, el reciente electo Jair Bolsonaro ha tenido una retórica anti-China, criticando las inversiones del país asiático.

Por estas razones, Uruguay no ha avanzado en llegar a un acuerdo a nivel Mercosur y tiene limitadas posibilidades de cara al futuro, los expertos afirman. Sin embargo, un acuerdo bilateral podría tener más suerte, especialmente a partir del deseo compartido de Vázquez, Macri y Bolsonaro de flexibilizar las reglas del bloque.

“El Mercosur está en un impasse hace largo tiempo y sus avances han sido limitados, lo que explica el apuro de Uruguay”, afirmó Sergio Cesarin, coordinador del Centro de Estudios Asia del Pacífico e India de la Universidad de Tres de Febrero (UNTREF).

“China ya dejó de pensar en una alianza con el bloque y apunta a tener una relación bilateral con los países de la región”, agregó.

Deseos vs realidad

Los vicecancilleres del Mercosur recibieron a fin de octubre en Montevideo a su par de China, Qin Gang, quien viajó con la intención de avanzar en un entendimiento comercial, objetivo compartido con Uruguay como organizador de la cumbre del bloque.

Sin embargo, como el encuentro fue a pocos días de las elecciones en Brasil, los avances fueron limitados. Realizaron un análisis del intercambio regional con China y las potencialidades, comprometiéndose a analizar las posibilidades de cooperación económica entre China y el conjunto de países sudamericanos.

“Uruguay eligió impulsar el diálogo Mercosur-China, pero no existen posibilidades de avance reales porque la agenda está bilateralizada. El Mercosur de por sí no puede cerrar otras negociaciones complejas en curso y a eso Uruguay le quiere agregar un TLC con China”, sostuvo Bartesaghi.

En el acta de la reunión, se resaltó que los países decidieron “mantener el mecanismo de diálogo y acordaron darle continuidad para construir una agenda positiva, con el objetivo de promover la cooperación en las áreas de mutuo interés y que promuevan el comercio y las inversiones respectivas”.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Uruguay emitió un comunicado en el que consideró la reunión como “un hito trascendente en sí mismo ya que en presidencia pro témpore uruguaya se logró reunir a este mecanismo de diálogo tras 14 años de inactividad”.

Relaciones comerciales

En octubre de 2016, el presidente de China, Xi Jinping, y el de Uruguay, Tabaré Vázquez, sellaron un acuerdo de asociación estratégica entre los dos países. Desde entonces, muchos han sido los avances y los acercamientos en distintas áreas a nivel bilateral.

El canciller de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa, firmó en agosto en China un memorando de entendimientopara incorporar a su país a la iniciativa de la Nueva Ruta de la Seda de China. Así, Uruguay pasó a ser el primer país del Mercosur en formar parte de la iniciativa china.

La producción uruguaya paga anualmente 130 millones de dólares de aranceles de importación en China y la del Mercosur, 1.500 millones, más de lo que abonan países competidores en ese mercado, ha sostenido Nin Novoa, al abogar por la necesidad de un acuerdo de acceso preferencial entre las partes.

“Uruguay empuja acuerdos con China al ser un exportador de productos primarios, muchos de los cuales son comprados por China. Es al que más le interesa la relación bilateral en la región”, afirmó Marcelo Elizondo, experto en comercio internacional y director de la consultora DNI.

En septiembre del año pasado, China fue, al igual que en todo el año, el principal destino de las exportaciones uruguayas que llegaron a US$119 millones, y representaron 23% del total exportado. China es el principal destino de la carne vacuna y la soja uruguayas.

Dentro del ranking de destinos de exportación de Uruguay, China ocupó el primer lugar en año pasado, con ventas que alcanzaron los US$2.549 millones (incluyendo Zonas Francas). Las exportaciones hacia el mercado chino aumentaron un 12% anual en promedio entre 2012 y 2017.

“China sabe que operando diplomáticamente a través de Uruguay tiene mayor atención que a través de Argentina y Brasil. Son economías diversificadas industrialmente y China es jugador global competitivo y hay sectores industriales que están preocupados por China”, sostuvo Cesarin.

El saldo comercial de Uruguay con China fue positivo en el primer semestre de 2018. Si bien las exportaciones de bienes cayeron 9% y las importaciones crecieron 2% respecto al primer semestre de 2017, el saldo comercial continúa siendo favorable a Uruguay como ocurrió en el primer semestre de 2017

El total de exportaciones alcanzó a US$ 840 millones durante los primeros seis meses del año. Carne, semillas y frutos oleaginosos y madera fueron los tres principales rubros exportados. Las exportaciones uruguayas de carne en China representaron un 46,8% del total.

Al mismo tiempo, las importaciones alcanzaron a US$ 804 millones en el primer semestre del año. Vehículos automóviles, productos químicos orgánicos y plástico y sus manufacturas fueron los principales rubros adquiridos, representando el 65% del total importado.