Lejos de ser una amenaza a Argentina, China es una oportunidad

El director de la Agencia de Inversión y Comercio de Argentina analiza la relación del país con China

Compartir

Los trenes eléctricos llegan desde China a Argentina. La relación comercial entre los dos países ha crecido significativamente en los últimos años (imagen: Juan Enrique Gilardi)

Con decenas de acuerdos firmados en los últimos años, Argentina y China comparten una asociación estratégica y una extensa relación comercial, con exportaciones e importaciones de ambos lados y grandes inversiones de China en diversos sectores de Argentina.

Sin embargo, la balanza comercial entre ambos países es estructuralmente deficitaria. Argentina exporta principalmente commodities como granos y carne, mientras que importa de China manufacturas de alto valor agregado. Además, los envíos argentinos no han podido crecer al mismo nivel que los de China.

Es allí donde aparece la Agencia de Inversión y Comercio Internacional de Argentina, un ente autárquico de gobierno creado bajo la administración de Mauricio Macri con el objetivo de atraer inversión extranjera y fomentar las exportaciones, las cuales han vuelto a crecer en los últimos tres años.

Uno de los ejes de trabajo de la agencia ha sido China, el segundo destino de exportaciones de Argentina. En una entrevista con Diálogo Chino, Alejandro Wagner, director general de comercio internacional, analiza la relación comercial entre Argentina y China y el trabajo realizado desde la asunción de Macri.

Diálogo Chino [DC]: ¿Es China una oportunidad comercial para Argentina?
Alejandro Wagner [AW]: Estamos lejos en distancia y culturalmente por hablar otro idioma. Pero China es una gran oportunidad para Argentina. No hacemos el mismo esfuerzo con otros países que el que hacemos con China. Le damos a las empresas un paquete completo de asistencia para que se animen y empiecen a vender sus productos en China.

DC: ¿Se puede resolver el déficit en la balanza comercial entre los dos países?
AW: Sí, eventualmente. China suele ser todos los años nuestro segundo o tercer destino de exportación, pero el 98% de lo que exportamos son commodities. Queremos seguir exportando cada vez más commodities pero el empleo en Argentina lo generan las pequeñas y medianas empresas, sobre todo las que vienen valor agregado. Por eso queremos que esas empresas empiecen a exportar a China.

DC: ¿Cuáles son las áreas que han sido más exitosas comercialmente en los últimos años?
AW: Tenemos un camino recorrido con la carne: China es nuestro principal destino de exportación. Del mismo modo nos va muy bien con los langostinos. Tenemos trabajo pendiente con el vino, pero ya hay empresas que están exportando, al igual con el pollo. Queremos que los casos de éxito sirvan para que otros empresarios vean a China como una oportunidad.

Alejandro Wagner (imagen: Santiago Trusso)

DC: ¿Qué es lo que le dificulta al empresario argentino para empezar a exportar a China?
AW: El mayor desafío es persuadir a las empresas para que exporten a China. El empresario tiene varios miedos. La desinformación es importante, no sabe a través de qué canales ir y vender y cómo encontrar a la contraparte. A eso se le suma la parte logística y la necesidad de financiamiento para exportar. Argentina está atrasada en eso. Queremos abrirles los ojos a los empresarios y que vean a China como una oportunidad y no como una amenaza.

DC: ¿Existen oportunidades de mercado para exportar productos sustentables como carne con menores emisiones o soja no transgénica?
AW: Tenemos la obligación de proveer esos productos. En algunos casos Argentina está preparada y en otros no tanto. Tenemos en agenda exportar productos con menor huella de carbono y que no afecten al medio ambiente. Comercializar alimentos en el mundo implica hacerlo de manera sustentable y responsable. La discusión es con qué velocidad lo podemos lograr.

DC: ¿Cambió la importancia de China para Argentina ante la relación más fluida del país con Estados Unidos y Europa en los últimos años?
AW: Argentina tiene que estar bien con todos y eso es lo que esta ocurriendo. Se vio en el G20 eso perfectamente. Ya firmamos muchos acuerdos con China y empezamos a exportar nuevos productos como los arándanos. No haríamos todos estos esfuerzos comerciales si no hubiera apoyo del lado político. No cambió la prioridad, China sigue siendo importante.

DC: ¿Qué interés existe de los inversores chinos para estar presentes en Argentina?
AW: Argentina tiene oportunidades de inversión en todos los sectores, con diferentes necesidades. En infraestructura China está muy presente y es jugador importante. Del mismo modo en energía como es el caso [del yacimiento] de Vaca Muerta o en energías renovables. Hicimos varios viajes y recibimos delegaciones de China y el interés es creciente.

DC: ¿Se puede concretar un acuerdo de libre comercio entre Argentina y China?
AW: Hoy no es un tema prioritario. Lo más importante es empezar a exportar nuevos productos. Argentina está negociando actualmente un tratado de libre comercio con Europa y eso requiere muchos esfuerzos. Primero se trabajará en ese acuerdo, mientras buscamos cumplir con la agenda con China en términos sanitarios.

DC: Argentina es uno de los países de América Latina que todavía no firmó la iniciativa La Franja y la Ruta de China. ¿Ocurrirá esto en el corto plazo?
AW: Deberíamos firmarlo en algún momento, es lo que está esperando China. Es un plan de largo plazo que tiene China para su relación con el mundo y si Argentina se suma le daría un buen mensaje a China. Permitiría formalizar la relación comercial entre los dos países, que es cada vez más fluida.