Se desacelera la inversión extranjera directa china hacia América Latina

Datos muestran tercer año de bajas de la IED china en la región y cambios hacia nuevos países y sectores

Compartir

En 2017 la empresa china CMPorts invirtió USD16 mil millones en expandir el puerto Paranaguá en Brasil (image: PXhere)

Con un crecimiento económico lento durante el año pasado y con solo el 1.2%, América Latina creció más lentamente que el promedio global que estuvo en el orden del 3.6%.

De acuerdo con la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, los flujos internacionales de inversión extranjera directa (IED) se vieron afectados por una mayor aversión al riesgo por parte de los inversionistas, la incertidumbre política y económica en general, la baja probabilidad y los incentivos para los inversionistas en los Estados Unidos.

Aunque las proyecciones de la IED pueden variar, los nuevos datos compilados por la Red Académica China-América Latina (RED-ALC China) exhibieron que sus flujos a América Latina se redujeron en el 2018 por tercer año consecutivo.

La IED china a América Latina, la cual se disparó durante los años de los altos precios de las commodities, disminuyó en casi un tercio el año pasado. De $ 12 mil millones de dólares pasó a $ 8,4 mil millones de dólares. En 2016, la cifra fue de casi $ 16 mil millones.


Los últimos datos de la Red ALC-China también exhiben un cambio en los países y sectores que atraen a la IED china. Históricamente, Brasil y Argentina obtuvieron la mayor parte, pero esto ha disminuido a medida que sus economías comenzaron a tener dificultades.

Chile y Perú se beneficiaron de un aumento en la IED china. La IED china también está comenzando a fluir más hacia los sectores de manufactura y servicios.

La gran mayoría de las inversiones chinas se ha destinado a materias primas.

Enrique Dussel Peters, coordinador de la Red ALC-China, dijo que estos nuevos patrones representan oportunidades para América Latina que sus países no están capitalizando.

“Las empresas chinas pueden proporcionar un proyecto con mano de obra china o cualquier otro número de servicios que tengan para ofrecer”, dijo a Diálogo Chino. “A menudo, los chinos suelen ser pragmáticos en estos tratos y por lo tanto, no se trata de “los chinos malvados” que quieren hacerse cargo de cualquier cosa, sino que es la forma en la cual trabajan”, afirmó.

Dussel Peters motivó a los investigadores y otros a que observaran la relación China-LAC y a repensar sus conclusiones para construir una imagen más clara de las tendencias sobre como el capital chino fluye en la región y cuales son sus impactos.