En Baja California escogen entre agua y cerveza

Mientras que la exportación de cerveza a China se duplica surgen conflictos por los recursos

Compartir

Ciudadanos mexicanos se unen a las protestas en contra de la cervecera Constellation Brands . Foto: Mauricio Villa

Constellation Brands—una cervecera que está en construcción hace más de dos años al norte de México—parece el terreno de un masivo festival de música a punto de ocurrir en el desierto. La propiedad, que está completamente cercada y se extiende por más de 350 hectáreas, podría llegar a albergar una de las cerveceras más grandes de México—si los residentes de Mexicali no la detienen antes. 

Constellation Brands Foto: Alejandra Cuéllar

Cuando me acerco a tomar una foto de la planta, un hombre cuidando la reja metálica salta de su silla y detrás de él se materializa una van de seguridad privada. De otro lado, aparece un tercer cuidador con un pastor alemán que saca su celular y me toma una foto a mí y a la placa del carro en el que vengo, mandándome un mensaje claro: este lugar está protegido y estamos vigilando a quien nos vigila.

La empresa estadounidense Constellation Brands compró en el 2006 los derechos de Grupo Modelo para producir las icónicas marcas mexicanas Corona, Victoria, Pacífico y Modelo. En el 2015 llegó a la ciudad de Mexicali, exactamente en la frontera con Estados Unidos, desatando un conflicto violento por el agua. Los opositores declaran que la empresa no ha tramitado los permisos del agua, poniendo en peligro la salud ambiental de esta  zona desértica, mientras la  cervecera asegura que cumple con los requisitos para comenzar sus operaciones. 

“Que Constellation Brands se vaya sería malo por el mensaje que manda para los inversionistas”, expresa José Sánchez Díaz, un arquitecto de la zona, haciendo eco al temor de muchos residentes: que expulsar a una empresa que ha invertido 1,500 millones de dólares fije el precedente de que en Mexicali no se puede hacer negocios.

“Pero si no hacen las cosas bien desde el principio, es mejor que no se queden”, añade.

El problema del agua en Mexicali

La ciudad de Mexicali se abastece con agua del Río Colorado, que comienza en las Montañas Rocosas en Estados Unidos. Por el tratado que existe entre estos dos países, México recibe 1,850 millones de metros cúbicos anuales. Pero en las últimas décadas este recurso ha ido decayendo.

“Por el fenómeno del cambio climático hay una tendencia a disminución de los volúmenes y de sequía que se ve de una manera marcada desde el año 1999”, explica  Alfonso Cortez Lara, doctor en Desarrollo en Recursos, de la Universidad de Michigan State.

A principios de este año el presidente Donald Trump reconoció este conflicto y firmó una ley para formalizar planes de contingencia por la sequía del río, declarando que habrá una reducción en las entregas de agua para todos los estados receptores en Estados Unidos. 

Fue en ese contexto de estrés hídrico  que llegó Constellation Brands, una empresa que requiere por lo menos 20 millones cúbicos de agua al año para la producción de cerveza. Esta cifra viene de un documento firmado por oficiales del estado de Baja California, al que pertenece Mexicali, que le aseguraron a la empresa esta cantidad de agua al año, aunque este pacto se hizo en privado y sin notificar a la ciudadanía.

La resistencia a la cerveza

Constellation Brands saltó al escenario público cuando el gobernador de Baja California Francisco Vega aprobó la Ley del Agua a puertas cerradas en el 2016. Esta ley permitía, entre otras cosas, la privatización del agua potable, facilitando el acceso del agua que Constellation Brands requería. 

Yo nunca había visto a tanta gente fuera en las calles

La indignación de la gente por esta ley y el descontento social llevó a las protestas más grandes que Mexicali había visto en muchos años.

Las protestas se tornan violentas Foto: Mauricio Villa

“Yo salía a las calles y por esos días me encontraba a fulano de tal y decía, ¡A ese sí nunca pensé encontrármelo en estas!”, cuenta Martha Fernanda Vildosola, profesora universitaria de Mexicali. “Yo nunca había visto a tanta gente fuera en las calles”, agrega. La protesta callejera no es común en esta zona, pero ese día salieron más de 40 mil personas a protestar por el agua.

El gobernador echó atrás la ley, pero eso sería solo el principio de los enfrentamientos entre el estado, los ciudadanos y Constellation Brands. 

La cervecera ya tiene 45 por ciento de su construcción avanzada y ha intentado modificar sus planes para demostrar que sí puede ser sostenible. Diálogo Chino recibió los reportes de impacto ambiental de la empresa, que incluyen un estudio del impacto del abastecimiento del agua de Mexicali realizado por el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua, que declara que hay suficiente agua para abastecerse hasta el 2050.

Pero, en un contra-estudio solicitado por el Concejo Nacional de Ciencia y Tecnología, (Conacyt) realizado por Alfonso Cortez Lara, se hace evidente que este y otros informes manejan información imprecisa. 

“Por ejemplo, el informe de impacto ambiental que la empresa presenta establece que la demanda de agua en Mexicali es de 1,12 % y se mantendrá constante hasta el 2050”, explica Cortez Lara, experto en temas hídricos. “Pero con el aumento de la población, la demanda crece. Y con la oferta, no puedes tener 100% de seguridad, porque siempre hay un factor de riesgo. Si asumes esto te das cuenta que la crisis de agua real va a llegar en 10 años o 15 años”. 

La cervecera declara  que la mayoría del agua que utilizará no vendrá del río Colorado, sino de pozos que originalmente eran de uso agrícola, los cuales ya compró y sobre los cuales quiere declarar pozos urbanos. Esto, para que en caso de que se declare un estado de sequía, no se le quiten sus derechos sobre el agua, ya que según la Ley de Aguas Nacionales la preferencia del agua la deben tener los usuarios urbanos, después los agrícolas y finalmente la industria. Un abogado mexicalense, que prefirió mantener su identidad anónima por miedo a las represalias y la sensibilidad del caso, está demandando a la empresa por este punto que –argumenta- es ilegal. 

En el 2018, cuando la empresa intentó construir un acueducto en la propiedad privada de residentes de la zona, muchos ciudadanos se enfurecieron y hubo un enfrentamiento donde se lanzaron piedras entre policías y habitantes locales.

“Yo miraba a mis amigos llenos de sangre y miraba a la policía resguardando las máquinas”,  relata Diana Gabriela Aranguré, una manifestante activa del grupo de oposición Mexicali Resiste. “Era bien claro lo que todos esos años habíamos dicho. Los gobiernos actúan para el bien de las empresas y dejan de lado el bien de las personas”.

Los manifestantes han salido a detener los camiones de la cervecera, se tomaron el congreso de Baja California varias veces y crearon su propio medio de comunicación para concientizar a la población sobre lo que ocurre con la empresa. 

Manifestantes duermen afuera del Congreso en forma de protesta Foto: Mauricio Villa

“En este momento las manifestaciones en la calle se han apagado y la oposición está a la espera”, explica Mauricio Villa, también integrante de Mexicali Resiste. Actualmente, grupos de oposición están promoviendo un plebiscito que podría detener las operaciones y solicitar una investigación de impacto ambiental desde el nivel federal. Mientras tanto, la construcción continúa.

“Ahora necesitamos que la gente vuelva a las calles, para que no lo olviden”, agrega Villa.

México exporta su cerveza a China

El año pasado las exportaciones de cerveza mexicana a China duplicaron su volumen, al pasar de 770 mil a 1,7 millones de hectolitros, según la Cámara de la Cerveza, Cerveceros de México, generando preguntas sobre la sostenibilidad de este negocio. 

China alberga el mercado de cervezas más grande del mundo, tanto en consumo como en exportación. Los chinos toman 45 mil millones de litros al año, según cifras del 2018 de la firma de mercadotecnia Euromonitor International. El mercado está dominado por la cerveza local, entre la cual se encuentra la Snow, y la Tsingtao, pero cervezas como Corona han ganado popularidad en los últimos años.

La producción de cerveza en México es de las actividades económicas más importantes para el país

Constellation Brands no exporta a China directamente: tiene derechos para exportar a Estados Unidos únicamente. Anheuser-Busch InBev, otra empresa Belga y multinacional, tiene los derechos para exportar las cervezas de Grupo Modelo a otros países. Sin embargo, Constellation Brands es parte de la red de cerveceras que se encuentran en pleitos ambientales en México en medio de un crecimiento exponencial de producción. 

1,7

Millones de hectolitros de cerveza exportó México a China

Para responder a la alta demanda, en los últimos dos años se han construido cuatro plantas nuevas en los estados de Chihuahua, Yucatán e Hidalgo. Seis plantas más tienen planes de expansión en la misma zona donde se encuentra Constellation Brands.

“La producción de cerveza en México es de las actividades económicas más importantes para el país”, explica Ernesto Granados, profesor en medio ambiente de la Universidad Iberoamericana.

“Pero estamos en un país en donde existe una corrupción generalizada y acá se ve a las cerveceras como parte de esa corrupción”, dice Granados. “Aunque se habla mucho de la consulta, no se incluye a la gente en las decisiones que se toman y el consumo de agua no es transparente, entonces eso genera graves problemas”.

Con un crecimiento del mercado que crece a pasos agigantados, está por verse de qué manera afectará al medio ambiente, pero las consecuencias de escasez de agua seguramente se manifestarán en la próxima década de manera más pronunciada.