¿Cómo el mundo puede frenar la pérdida global de biodiversidad?

Un nuevo informe advirtió sobre las amenazas para los seres humanos por la pérdida de biodiversidad

Compartir

biodiversity

América Latina y el Caribe incluyen a varios de los países más “megadiversos” del mundo (imagen: Santiago Ron)

Estamos siendo testigos de la pérdida de biodiversidad a tasas nunca antes vistas en la historia de la humanidad. Casi un millón de especies se enfrentan a la extinción si fundamentalmente no cambiamos nuestra relación con el mundo natural, de acuerdo con la mayor evaluación mundial sobre el ecosistema a escala global publicada esta semana.

1 millón

especies actualmente se enfrentan a la extinción.

La Evaluación Global de la Plataforma Intergubernamental Científico-Normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (IPBES, por sus siglas en inglés) proporciona evidencia inequívoca sobre la biodiversidad como la clave para la supervivencia y el bienestar humanos. El estudio involucró a más de 500 expertos en biodiversidad de más de 50 países y fue aprobado por más de 130 gobiernos.

Se espera que estos hallazgos influyan sobre los líderes mundiales que se reunirán en China el próximo año y, asimismo consigan arribar a un nuevo acuerdo global sobre biodiversidad.

Actualmente, el mundo se encuentra en vías de perder la mayoría de los objetivos globales (conocidos como los objetivos de Aichi) establecidos en el Convenio de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica (CDB, por sus siglas en inglés).

Diálogo Chino consultó a los principales expertos y autores del informe y les preguntó por qué hasta ahora han fracasado los esfuerzos globales para salvar la biodiversidad y cuáles son los nuevos enfoques radicales que se necesitan.

Wang Huo, subsecretario de la Fundación China para la Conservación de la Biodiversidad y el Desarrollo Verde
Somos la última generación capaz de salvar la biodiversidad, y aún no es demasiado tarde para actuar. La acción debe centrarse en la biodiversidad en áreas pobladas, y en formas innovadoras de reservas naturales. En lugar de focalizarnos sobre el tamaño, teniendo un cierto porcentaje de tierra bajo protección, deberíamos considerar la calidad, que es lo que está protegido y con qué nivel de eficacia. La conservación de la biodiversidad no puede consistir únicamente en crear reservas en áreas remotas y escasamente pobladas y en separar a las personas de la naturaleza.

Mientras tanto, debemos tomar medidas sistemáticas para garantizar el cumplimiento de los objetivos en materia de diversidad en próximos diez años. El marco de la biodiversidad posterior al 2020 no es solo una cuestión exclusiva del Convenio sobre la Diversidad Biológica. Requerirá coordinación y sinergia entre varios organismos y tratados internacionales, incluida la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

Ana di Pangracio, directora ejecutiva adjunta de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN) en Argentina y presidenta del Comité Sudamericano de la UICN
Tras las Metas de Aichi, existieron avances importantes como la entrada en vigor de un protocolo sobre el acceso a los recursos genéticos, el aumento del porcentaje de áreas terrestres y marinas bajo protección, una mayor toma de conciencia sobre la crisis de la biodiversidad y el hecho de que casi todos los países han adoptado estrategias nacionales de biodiversidad. Pero estos avances no han sido suficientes para cumplir con todos los objetivos y abordar las amenazas.

Esto se debe a la falta de compromiso político, la insuficiencia en el financiamiento y la falta de atención sobre las causas estructurales que generan la pérdida de la biodiversidad: poder corporativo, megaproyectos de infraestructura, agricultura y ganadería industrial, consumismo exacerbado, entre otros.

Debe existir un compromiso político de todos los países, con acciones efectivas y oportunas para abordar una situación urgente, una movilización de los recursos financieros necesarios para lograr los objetivos establecidos, el establecimiento de procesos participativos e informados sobre el tema y la creación de mecanismos de cumplimiento que responsabilicen a los países.

China debe adoptar salvaguardas socioambientales para proyectos e inversiones realizadas en otros países, muchos de ellos muy diversos en términos de biodiversidad. [China debería] también debería cumplir con los derechos humanos y comprometer recursos en efectivo para que los países en desarrollo puedan tomar medidas para proteger la biodiversidad.

Lu Zhi, profesor de biología de la conservación en la Universidad de Pekín, director ejecutivo del Centro para la Naturaleza y la Sociedad de la Universidad de Pekín
Todos estamos algo decepcionados por la implementación del Convenio sobre la Diversidad Biológica. Por un lado, muchos de sus objetivos no se pueden cuantificar, lo que hace que la convención sea más difícil de implementar; por otro lado, la conservación de la biodiversidad no ha sido “incorporada”. En este marco, todos esperan que la evaluación de IPBES utilice más datos cuantitativos, incluso si algunos de estos datos siguen siendo imprecisos.

Además, el informe destaca la amenaza del cambio climático para la biodiversidad. Actualmente existe una mayor conciencia del cambio climático que de la biodiversidad. Pero en última instancia, gran parte del impacto del cambio climático en la humanidad será a través de su impacto en la biodiversidad.

El informe también destaca que la biodiversidad está disminuyendo más lentamente en áreas habitadas por pueblos indígenas, y eso es muy importante para nuestra comprensión del valor del conocimiento y los valores locales en la conservación. La curva ambiental “de Kuznets” indica que la protección del medio ambiente solo se convierte en un motivo de preocupación una vez que las personas se encuentran en una buena posición. Pero en áreas de minorías étnicas como el Tíbet, las personas tienen altos niveles de conciencia y participación en la conservación, incluso cuando las condiciones de vida son bajas. La cultura es clave para la conservación.

Kathy Willis, profesora de biodiversidad global en la Universidad de Oxford y autora principal del Capítulo 5 del informe de Evaluación Global de IPBES
Necesitamos ir más allá de [el enfoque en] las áreas protegidas. En teoría los objetivos de las áreas protegidas son enormes, pero en realidad no empezaron a establecer los vínculos entre la naturaleza y los beneficios para los humanos. Todavía están muy enfocados en un estado de referencia que necesitamos para mantener la estática.

Ojalá pudiéramos proponer objetivos realmente significativos que puedan ser cumplidos. Por ejemplo, la importancia de conservar nuestros cultivos silvestres afines, los antepasados de los cultivos que tenemos, es absolutamente vital. Algunos de estos han sobrevivido a múltiples cambios de régimen climático y poseen genes resistentes.

[Otra] área sobre la cual muchas personas están avanzando, particularmente los economistas, establece que, si eliminamos la naturaleza, tendremos que reemplazar sus beneficios con soluciones tecnológicas que son mucho más costosas y menos efectivas. Las personas detestan cuando le aportas un valor a la biodiversidad, pero tienes que hacerlo. Si no tienes árboles en esta calle, la incidencia del asma aumentará considerablemente. Es una realidad muy dura y hay una evidencia muy fuerte de esto.

En las ciudades se ha hecho un muy buen trabajo sobre las plantas que pueden capturar la contaminación, una tarea que se ha llevado a cabo en China. Además, China tiene un increíble conocimiento de la medicina basada en plantas que debe ser intensificado.

Obdulio Menghi, director de la Fundación Biodiversidad y ex coordinador científico de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES)
La crisis es muy grave. La forma ridícula en la cual los seres humanos tratan a nuestro único hogar deja perplejos a aquellos pocos que todavía luchan por ello. América Latina y el Caribe es una región que alberga a varios de los países más “megadiversos” del mundo. La pérdida y degradación de nuestro patrimonio natural y cultural genera un daño, y la inexplicable incapacidad de aquellos que deben cumplir sus compromisos [para proteger la biodiversidad] tiene implicaciones mundiales.

La extinción de algunas especies en peligro de extinción ocurrirá en el 2020. Algunas medidas exitosas han evitado la extinción de algunas especies de aves y mamíferos.

El rol de China no es muy diferente al de los otros países que forman parte del CDB. Todos ellos poseen la gran responsabilidad de comunicar los objetivos de biodiversidad a la población en general, junto con el plan estratégico del CDB, el Acuerdo de París, las políticas públicas y los materiales desarrollados en virtud del Convenio.

Existe una falta considerable de conocimiento del CDB y del Acuerdo de París y de sus contenidos, y esto va en contra de su eficacia y [posibilidades de] cumplimiento. Por lo tanto, es absolutamente necesario fortalecer la comunicación interna del CDB y lograr que el Acuerdo de París sea más conocido como el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB).

Xie Yan, investigadora adjunta del Instituto de Zoología de la Academia China de Ciencias
La evaluación de IPBES exhibe la urgencia de la crisis ecológica global y el enorme impacto que la degradación de la naturaleza tiene sobre el bienestar humano. Se necesitan cambios revolucionarios para prevenir una mayor degradación ecológica.

Creo que la mayoría de los países no reconocen la importancia de la biodiversidad para la supervivencia de sus poblaciones a largo plazo. El CDB hace hincapié en los deberes internacionales de todas las naciones, pero tenemos que concientizar a los líderes nacionales de que la conservación de la diversidad biológica garantiza la seguridad ecológica de sus propios pueblos si queremos crear voluntad política a nivel nacional.

China ha visto avances importantes desde el 2017, tanto en el desarrollo del sistema de reservas naturales como en la protección de especies en peligro de extinción. Se ha creado el Ministerio de Recursos Naturales, se han establecido varios tipos de reservas naturales en un solo sistema, se han establecido límites ecológicos provinciales, la supervisión de las reservas naturales es más estricta que nunca y se ha adquirido mucha experiencia y con gran éxito en la conservación de la biodiversidad.

China debe utilizar esos logros para impulsar la voluntad política en otros países, en particular a través de la Alianza para el Desarrollo Verde de Una Franja y Una Ruta y compartir sus experiencias en la conferencia del CDB en el 2020.