China mira hacia América Latina en medio de la crisis de la peste porcina

La región busca incrementar sus exportaciones de cerdo, mientras surgen preguntas sobre sus estándares y capacidad

Compartir

swine flu

Una granja de cerdos en Chile es inspeccionada, uno de los países de la región que se vería beneficiado con mayores exportaciones (imagen: Ministerio de Agricultura de Chile)

En el calendario lunar chino, el 2019 es el año del cerdo. Se supone que es un año propicio. Pero para la industria porcina de China, esto parece ser todo lo contrario.

La Peste Porcina Africana (ASF, por sus siglas en inglés) está diezmando la industria porcina de China, que es por lejos, la más grande del mundo. Este año la población de cerdos a nivel nacional podría reducirse en un tercio, o hasta 200 millones de animales, debido a enfermedades y sacrificios.

Si bien esto se traduce en dificultades para China, representa una oportunidad comercial para América Latina, ya que países como Brasil, Argentina y Chile se preparan para aumentar o establecer sus exportaciones.

“Enviaremos nuestros primeros envíos en julio y seguiremos cerrando nuevas ofertas continuamente. Tenemos tres empresas autorizadas para exportar a China y queremos que ese número crezca “, dijo Guillermo Proieto, jefe de Argenpork, un consorcio de empresas exportadoras de carne de cerdo en Argentina.

Sin embargo, existe preocupación por la ampliación de la producción en una industria que tiene estándares ambientales deficientes y un historial poco impresionante sobre el bienestar animal.

Imagen sombría

China produce y consume dos tercios de la carne de cerdo en el mundo. Sin embargo, la producción se está desplomando a medida que Pekín destruye los rebaños y bloquea los envíos para detener la peste porcina africana.

Es ahí donde aparecen los importadores. Se proyecta un aumento del 40 por ciento tanto en los precios como en las importaciones de este año.

1,000,000

de cerdos en China han muerto por la Peste Porcina Africana

La enfermedad se reportó por primera vez en agosto del año pasado en el noreste de China. Desde entonces, alrededor de un millón de cerdos han muerto y la enfermedad se ha extendido a 31 de las 34 provincias de China, según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

El virus, que no es transmisible a los seres humanos, puede propagarse a través de cerdos vivos o muertos, y a través de productos de cerdo. La muerte puede suceder durante el transcurso de una semana desde la infección. No hay tratamiento ni vacuna.

La única forma de detener la enfermedad es a partir de la eliminación de todos los cerdos afectados o expuestos. Si esto sucede, no habrá suficiente excedente de cerdo en el mundo para cubrir el déficit previsto en la producción.

Desde 1970, el consumo per cápita de carne de cerdo en China aumentó más de cuatro veces, de 25 gramos por día a más de 100.

De acuerdo con Wanqing Zhou, socio de la ONG Brighter Green, la mitad de todos los cerdos en China son criados en granjas de pequeña y mediana escala.

Estas granjas han sido las más difíciles de regular en términos de manejo de desechos, uso de antibióticos y bienestar animal.

El incremento de las importaciones genera un costo sobre los numerosos criadores de cerdos domésticos más pequeños y potencialmente más amigables con el clima

La carne de cerdo importada aún es poca en China, alrededor del 2-3%, en comparación con la producción propia. Estados Unidos solía la fuente principal, pero en los últimos años ha sido reemplazado por países europeos como Alemania y España.

Ahora, América Latina podría desempeñar un rol más importante. Pero habrá consecuencias.

“El incremento de las importaciones genera un costo sobre los numerosos criadores de cerdos domésticos más pequeños y potencialmente más amigables con el clima, un problema que el gobierno ha estado tratando de resolver”, dijo Zhou.

En marzo, el gobierno chino dijo que tenía un “buen control” de la epidemia. En una conferencia de prensa realizada el mes pasado, Beijing dijo que la ASF no se estaba propagando tan rápido como antes. Según FAO, las autoridades centrales de China han tomado las medidas correctas para controlar el virus.

Sin embargo, las complicaciones persisten.

La industria porcina china está fragmentada. Hay muchas granjas pequeñas que pueden no pueden tener las medidas correctas de seguridad necesarias para controlar la propagación de la enfermedad. Además, el virus puede sobrevivir en los productos de carne de cerdo durante meses.

China: el principal objetivo

Para muchos países latinoamericanos productores de carne de cerdo, el mercado chino ha sido su objetivo final debido a su tamaño y nivel de consumo. En los últimos años han estado trabajando para obtener la autorización para comenzar a exportar o para ampliar el número de empresas autorizadas para hacerlo.

La crisis de la ASF significa una oportunidad para que ese trabajo rinda sus frutos, pero también es un desafío. Los mismos países con aspiraciones de exportación podrían disminuir sus envíos de soja y maíz, cuando en China declina el stock de cerdos y, por lo tanto, requieren menos alimentos.

Hay temas pendientes de resolver como disminuir el uso de antibióticos y un mejor manejo de los efluentes

En Brasil, la industria proyecta pérdidas por US$ 2 mil millones este año debido a esto. Pero si la cría de cerdos puede compensarse un poco, el resultado será positivo, ya que genera más empleos que la soja.

Mientras tanto, Argentina, que recientemente recibió una autorización para comenzar a exportar carne de cerdo a China, exportará hasta tres millones de toneladas menos de soja el próximo año, según un informe de la Bolsa de Granos de Buenos Aires. Esto en parte sería compensado por las más de 18,000 toneladas de carne de cerdo que esperan enviarse.

“Hasta el 70% de nuestras exportaciones actuales de carne de cerdo ahora van a Rusia. Tenemos niveles de producción comparables a los de los principales países, pero hay problemas pendientes que todavía hay que resolver, como reducir el uso de antibióticos y un mejor manejo de los efluentes”, dijo Jorge Brunori, un experto en cerdos del Instituto de Tecnología Agropecuaria (INTA).

Aunque la Argentina no está expuesta a enfermedades como la ASF, todavía está lejos de un uso racional de los antibióticos y no considera el bienestar animal adecuadamente en sus prácticas, según Soledad Barruti, autora de Malcomidos, una investigación sobre la producción de alimentos.

Es por ello que elevar la producción de forma segura para exportar a China podría ser un desafío.

“Argentina está exportando carne de cerdo de baja calidad que está sujeta a estándares ambientales deficientes”, dijo Barruti. “Es carne barata, pero no contempla los costos que implica que todos nos enfermemos por la combinación tóxica a la que están expuestos los cerdos”.

En los últimos siete años, Argentina duplicó su producción de carne de cerdo de 280,000 a 565,000 toneladas debido al crecimiento del consumo interno. Sin embargo, en la actualidad las exportaciones desempeñan un rol más importante, con un aumento del 53% durante los primeros cuatro meses del año, según el Ministerio de Agricultura.

Hay más de 100,000 granjas porcinas en Argentina, la mayoría de las cuales están ubicadas en el centro del país. A pesar de su expansión, la producción sigue siendo insuficiente para satisfacer la demanda nacional y así es como, el país importa carne de cerdo de Brasil. Los productores esperan eliminar la necesidad de importaciones.

“Hemos visto una gran expansión en los últimos 15 años, pero todos enfocados en el mercado interno. Ahora es el momento de mirar a otros países y China está en lo más alto de nuestra lista “, dijo Proietto.

Chile expande su producción

Chile es el quinto exportador mundial de carne de cerdo. Los exportadores de carne de cerdo del país están agrupados bajo la asociación ChilePork, que ha implementado con éxito estrategias de marketing en ferias comerciales en Asia para impulsar el reconocimiento de sus productos.

La producción porcina en Chile ha aumentado de 59,000 toneladas en 1984 a las 534,000 en la actualidad. Hoy la carne de cerdo es el cuarto producto más exportado en el país. Más del 60% de la producción se exporta, incluyendo a China, que recibió 73.000 toneladas el año pasado, convirtiéndose en el principal mercado.

“Los países productores como nosotros podrían beneficiarse de una mayor demanda de carne de cerdo. Pero si la situación es más grave de lo que se informa, no habrá un suministro suficiente para cubrir la demanda de China. Los precios del cerdo y otras carnes aumentarán “, dijo Juan Carlos Domínguez, jefe de ChilePork.

Las exportaciones también han aumentado desde Brasil. Solo en mayo, aumentaron un 41% en comparación con el 2018, de 47,700 toneladas a 67,200.

Luizinho Caron, investigador de la Corporación Brasileña de Investigación Agrícola, Embrapa, dice que una mayor demanda significa que los precios y las ganancias son más altos. Sin embargo, los productores saben que la subida es temporal y, por lo tanto, no quieren invertir para aumentar la capacidad.

Con las puertas abiertas de China, muchos están adaptando sus plantas para cumplir con los estándares de los importadores chinos.

“No todas las plantas están listas para exportar”, dijo Caron. “Esto posiblemente los estimulará a obtener el know-how”.