Uruguay explora el océano, con la ayuda de China

China está equipando un viejo barco de la armada uruguaya con un laboratorio para estudiar el océano, en medio de cuestionamientos

Compartir

Oceanography uruguay

El barco «ROU 04» de la armada uruguaya se construyó en 1965 y está siendo actualmente adaptado con un laboratorio para explorar el océano. Imagen: María Paz Sartori

Hace siete años, Juan Cristina, de la Universidad de la República (Udelar) de Uruguay, recibió una oferta para comprar un viejo buque de investigación del Instituto de Oceanografía en Sao Paulo, Brasil. Él rechazó a regañadientes, citando escasos recursos.

A principios de este año, sin embargo, las cosas comenzaron a mejorar. La armada uruguaya le ofreció a Udelar un barco diferente y China intervino con un acuerdo para equiparlo con un laboratorio a bordo.

Académicos y representantes de la Secretaría Nacional de Ciencia y Tecnología viajaron a China hace dos meses para firmar un acuerdo sobre cooperación oceanográfica. La medida ha generado incertumbre dado el impacto de las flotas pesqueras chinas de larga distancia en las aguas del Atlántico sur.

Papel de China

Con más océano que tierra, después de que la ONU designara una extensión de 300 millas a su plataforma continental en 2016, Uruguay enfrenta enormes desafíos para estudiar su territorio marino. Según Cristina, necesita una investigación más rigurosa para establecer políticas sobre la regulación de la pesca.

El interés de China no es sólo sobre la pesca. Es geopolítico

Hasta ahora, los oceanógrafos uruguayos han tenido que adquirir embarcaciones de la marina o contratar embarcaciones pesqueras que no tienen laboratorios a bordo y están mal equipadas para la oceanografía de la plataforma continental o de las profundidades del mar, explicó el biólogo marino Dr. Ernesto Brugnoli.

Sin embargo, el interés de China en suministrar equipos a Uruguay para comprender mejor sus recursos marinos ha suscitado sospechas. Fuentes involucradas en el acuerdo aseguraron que puede haber una expectativa de favores políticos que se brinden «a cambio».

«La flota pesquera de China es considerada una de las más depredadoras del mundo», dijo Carlos Mazal, del Centro Uruguayo de Relaciones Internacionales, refiriéndose a sus prácticas ilegales, no declaradas o no reguladas. Mazal agregó que China está tratando de establecer una base de pesca en el Atlántico Sur desde la cual repostar.

Las compañías pesqueras chinas ya están tratando de construir un puerto controvertido en Montevideo, que incluiría una zona de libre comercio y una planta de procesamiento de pescado. Los conservacionistas temen que el proyecto facilite la sobreexplotación de los recursos marinos del Atlántico sur.

«El interés de China no es sólo de pesca. Es geopolítico «, dijo.

El buque en cuestión

El barco «ROU 04» de la armada uruguaya se construyó en 1965. Hasta ahora, su propósito ha sido transportar suministros a una base antártica en la Isla Rey Jorge.

El contraalmirante Manuel Burgos, presidente del Instituto Antártico Uruguayo, dijo que entre los meses de verano del hemisferio sur (diciembre a abril) el barco continuará navegando entre Uruguay y la Antártida, pero los científicos realizarán investigaciones oceanográficas a bordo.

Dedicar ROU 04 a la ciencia «es un gran cambio», dijo Burgos. Además, sostuvo que la embarcación apoyará la investigación en la plataforma continental y otras áreas territoriales uruguayas, así como en la Antártida, permitiendo la «ciencia de calidad a flote».

14

el número de meses necesarios para adaptar el ROU 04 con un laboratorio abordo

El barco actualmennte es sujeto a una renovación de 14 meses para que la marina haga mejoras y se construya el laboratorio.

La marina está interesada en ejecutar el proyecto lo más rápido posible y considera que la cooperación y los recursos financieros chinos son clave.

«Lo mejor que puede pasar es que el barco sea manejado por la marina … y ellos [China] pueden colaborar», dijo Cristina.

El laboratorio final, ya sea una estación móvil en un contenedor en la cubierta o una más permanente en un área restaurada debajo de la cubierta, no se ha finalizado.

Si el dinero lo permite, los investigadores también esperan que el equipo tome muestras de sedimentos y agua a grandes profundidades.

Las conversaciones entre Udelar y la marina para avanzar en el proyecto tendrán lugar en los próximos meses. Burgos dijo que el trabajo puede completarse a tiempo para los viajes antárticos 2020-2021.

Firmantes del Tratado Antártico de 1980, Uruguay y China tienen bases en la Isla Rey Jorge, en el extremo más septentrional del continente blanco. Los dos países también han firmado un acuerdo para colaborar en misiones de investigación en sus bases, ubicadas a solo 15 minutos de distancia por tierra.

Laboratorios conjuntos

En abril, Uruguay y China acordaron el desarrollo de un primer laboratorio conjunto, sobre temas agrícolas.

Este segundo laboratorio oceanográfico funcionará a través de Udelar. Para avanzar, esperan que China designe qué universidad será la interlocutora. Lo más probable es que sea la Universidad Oceanográfica de Qingdao, con la que Uruguay ya ha cooperado.

“Lo veo como una gran posibilidad para el país. Es una oportunidad para quienes han dedicado sus vidas al estudio de los océanos «, dijo Álvaro Mombrú, secretario de ciencia y tecnología de Uruguay.