CITES se reúne para dar respuestas a la vida silvestre en peligro de extinción

Gobiernos debatirán durante las próximas dos semanas cómo regular mejor el comercio de animales y plantas

Compartir

CITES conference in Geneva will address the illicit wildlife trade in endangered animals such as lions

La conferencia de CITES en Ginebra buscará lidiar con el comercio ilegal de grandes felinos (imagen: Mario Micklisch)

La comercialización de vida silvestre en torno a elefantes, los grandes felinos y los rinocerontes son los titulares típicos en los debates internacionales de alto nivel, pero el comercio online, la utilización de tecnología para el rastreo de partes de animales y los métodos para la reducción de la demanda de los consumidores también están en la agenda.

La reunión trienal de los 183 países suscritos a la Convención sobre Comercio Internacional de Especies (CITES) comienza este fin de semana en Ginebra, que asumió como la ciudad anfitriona de Colombo tras los bombardeos en Sri Lanka en el mes de abril.

1975

el año en que CITES entró en vigencia

La CITES entró en vigor en 1975 y su tarea es regular el comercio internacional de más de 35,000 especies de plantas y animales, incluidos sus productos y derivados. El objetivo de la convención es garantizar la supervivencia de las especies en la naturaleza asegurando que el comercio internacional de las especies incluidas en la lista sea sostenible, legal y localizable.

La reunión de este año fue anunciada como un hecho como particularmente importante, tras la publicación en mayo de un informe histórico sobre el estado de la naturaleza a nivel global y antes de la realización de la Convención sobre Diversidad Biológica (CDB) del próximo año en Kunming, China.

El informe, de la Plataforma Intergubernamental de Ciencia-Política sobre Biodiversidad y Servicios de Ecosistemas (IPBES), contenía evidencia abrumadora de la disminución de la naturaleza a nivel mundial y a tasas sin precedentes en la historia humana, perjudicando a las economías, la seguridad alimentaria y la salud.

Potencialmente podría ser una herramienta muy poderosa para garantizar un suministro legal y sostenible en el comercio de vida silvestre. Sólo necesita voluntad política para implementarla

La reunión del CDB del próximo año encontrará a los gobiernos negociando una estrategia global para poner un fin a esta tendencia, reemplazando el plan actual, acordado en Aichi, Japón, en el 2010. Una actualización del CDB en noviembre pasado informó que estaba “profundamente preocupado de que, a pesar de muchas acciones positivas … la mayoría de los objetivos de biodiversidad de Aichi no están en camino de alcanzarse, lo que puede poner en peligro … los sistemas de soporte vital del planeta “.

Sin embargo, los objetivos de Aichi no incluyen un objetivo específico sobre el comercio de vida silvestre, a pesar de ser reconocido por el informe IPBES como el segundo mayor impulsor de la pérdida de biodiversidad, después del cambio en el uso de la tierra y el mar.

Los activistas reclaman la existencia de una relación entre la sobreexplotación de la naturaleza y el comercio internacional en el marco de la estrategia de biodiversidad posterior al 2020.

“Necesitamos un enfoque integrado en todos estos acuerdos intergubernamentales, debemos asegurarnos de que trabajen juntos y que los problemas del comercio de vida silvestre se incorporen a los objetivos posteriores al 2020”, dijo el Dr. Richard Thomas, coordinador de comunicaciones globales de campaña de la organización Traffic.

Nuevas discusiones

La última reunión de la CITES en el 2016 abrió nuevos caminos en algunos temas, y estos continuarán en las discusiones de este año. Un ejemplo es cuál es la mejor manera de utilizar la tecnología a partir del uso de etiquetas electrónicas para mejorar la trazabilidad de los sectores de la vida silvestre, de modo que solo se comercialicen las especies que son autorizadas legalmente.

“Potencialmente podría ser una herramienta muy poderosa para garantizar un suministro legal y sostenible en el comercio de vida silvestre. La tecnología hoy es factible y, por lo tanto, solo necesita voluntad política para implementarla “, dijo Thomas.

También estarán bajo el foco de atención los métodos para terminar con el comercio online de vida silvestre, incluida la forma en la cual los gobiernos cooperan con plataformas en línea y redes sociales, motores de búsqueda y sitios de comercio electrónico.

El comercio online se ha vuelto más difícil de monitorear ya que los traficantes se han desplazado hacia plataformas de redes sociales “cerradas”. Los conservacionistas reclaman que la vigilancia de los mercados subterráneos en línea se convierta en una prioridad de aplicación.

También se discutirán ideas para apoyar a los gobiernos con capacitación y financiamiento para cambiar el comportamiento del consumidor en la reducción de la demanda de productos ilegales de vida silvestre.

Preocupación por las especies

En la CITES también se debatirá sobre cómo mejorar la protección de especies individuales amenazadas por el comercio. En este contexto, se presentaron para la discusión varios temas relacionados con los grandes felinos, particularmente leones, tigres, leopardos y jaguares.

Las granjas de tigres se han convertido en una preocupación en el sudeste asiático, en particular en China, Vietnam, Laos y Tailandia. A los conservacionistas les preocupa que estas granjas estén estimulando la demanda de partes de tigre, lo que dificulta la protección de los tigres en la naturaleza.

Realmente queremos ver el cierre de estos establecimientos para que no contribuyan con la demanda de productos de tigre que están ejerciendo presión sobre los tigres salvajes

En la última reunión de la CITES en 2016, se acordó que los funcionarios de la convención deberían auditar las granjas para asegurarse de que no estuvieran vinculadas al comercio ilegal. Pero esto no ha sucedido, según Paul De Ornellas, director de vida silvestre de WWF.

“Realmente queremos ver el cierre de estos establecimientos para que no contribuyan con la demanda de productos de tigre que están ejerciendo presión sobre los tigres salvajes”, dijo. CITES discutirá la prohibición de criar tigres para el comercio, en el marco de una propuesta presentada por India.

Otro gran felino que se encuentra bajo amenaza por la cría en cautiverio es el león, cuyos huesos se utilizan cada vez más en la medicina tradicional china en lugar de los de los tigres. La mayoría de los huesos provienen de granjas de “leones empaquetados” en Sudáfrica, en donde se estima que poseen una población de alrededor de 8,000 animales, aproximadamente tres veces sobre la población de leones salvajes de todo el país.

En estas granjas, los cachorros son separados de sus madres una vez que tienen unos días de edad, y finalmente son atrapados por los cazadores de trofeos.

La CITES permite a Sudáfrica exportar legalmente una cierta cantidad de huesos de león de la cría en cautiverio, generando que los conservacionistas teman una mayor demanda de poblaciones silvestres. Los huesos de leopardos y jaguares también se han encontrado etiquetados como productos de tigre en el sudeste asiático.

Usted sabía que..?


China prohibió el comercio doméstico de marfil en enero de 2018

Níger y Togo han presentado una propuesta para que los signatarios de la CITES eliminen el uso de huesos de león. La secretaría de la CITES ha propuesto crear un grupo de trabajo específico sobre los grandes felinos, para investigar la aplicación de la ley sobre el comercio de grandes felinos de Asia, África y América Latina.

Mientras tanto, los datos analizados por Traffic parecen exhibir una desaceleración del comercio ilegal de marfil desde que China ha cerrado el mercado interno de marfil en el 2017.

Sin embargo, la organización ha advertido que, aunque el mercado se vio interrumpido, un retraso en la obtención de datos significa que aún no existe claridad sobre si esto se ha realizado de manera sostenida. Recientemente, se incautaron algunas cantidades excepcionalmente grandes de marfil en China y Vietnam, lo que podría indicar movimientos de marfil a gran escala de África a Asia, dijo.

Nuevo centro de comercio

De hecho, Vietnam se ha apoderado de China como el principal destino para el marfil ilegal, según la base de datos de CITES sobre la captura de especímenes de elefante. Varias organizaciones benéficas de conservación han señalado el creciente rol del país como centro de comercio ilegal de vida silvestre, incluidos rinocerontes, tigres y pangolines.

En mayo, se incautaron en Vietnam cinco toneladas de escamas de pangolín en un envío desde Nigeria. “Vietnam es identificado como uno de los principales países bajo esta problemática y es uno de los sitios que nosotros como WWF nos gustaría ver realmente tomando medidas mucho más fuertes para abordar el tráfico de vida silvestre y hacer cumplir sus compromisos CITES”, dijo De Ornellas.

La CITES puede castigar a los países que no cumplan con la convención al prohibir todo comercio legal de vida silvestre y plantas. Algunos grupos conservacionistas como la Agencia de Investigación Ambiental están pidiendo que CITES comience el proceso para nivelar las sanciones contra Vietnam. Laos ya está atravesando este proceso, con varios grupos que piden que se prohíba el comercio comercial de vida silvestre en el país hasta que se restrinja el comercio abierto de productos de tigre, marfil de elefante y cuerno de rinoceronte.

Listado de preguntas

La CITES también considerará 56 nuevas propuestas presentadas por los gobiernos para cambiar los niveles de protección que la CITES brinda a las especies de animales y plantas silvestres. Las especies enumeradas en el Apéndice II son reconocidas en carácter de riesgo y requieren permisos para su comercio, mientras que la que se encuentran bajo amenaza de extinción se enumeran en el Apéndice I y no se pueden comercializar.

Las especies en debate incluyen la jirafa, que actualmente no figura en la CITES, pero que ha experimentado una disminución de su población en hasta el 40% en los últimos 30 años. Un grupo de países africanos, incluidos Kenia, Malí y Senegal, desean que la especie se agregue al Apéndice II.

Estados Unidos y Sri Lanka quieren que CITES considere la inclusión de algunos pájaros cantores, que se extraen cada vez más de la naturaleza en algunas partes del sudeste asiático. Una de las especies más novedosas que se discutirán es el mamut lanudo, extinto en la naturaleza durante unos 4.000 años. Israel considera que el comercio no regulado de marfil de mamut ofrece una forma encubierta para la comercialización ilegal de marfil de elefante.