El NBD prometió revolucionar la financiación del desarrollo ¿Qué pasó?

Cinco años después de su creación, el Nuevo Banco de Desarrollo, o el banco de los BRICS, no ha cumplido con su gran promesa inicial

Compartir

BRICS leaders launched the New Development Bank (NDB) in 2014

Mucho ha cambiado en el grupo de los Brics desde que sus líderes lanzaron el Nuevo Banco de Desarrollo (NBD) en la cumbre de 2014 en Fortaleza (imagen: Roberto Stuckert Filho)

Cuando se creó en el 2014, el Nuevo Banco de Desarrollo (NBD) albergaba sueños de finalmente romper con la hegemonía de las estructuras financieras creadas por los países desarrollados y expresadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial.

El NDB en resumen:

  • Creado en 2014
  • Primeros préstamos aprobados en 2016
  • Ha aprobado 42 préstamos en 5 países Brics
  • 16 son para proyectos catalogados como "energía limpia"
  • Un porfolio de US$12 mil millones
  • Pero sólo US$1 mil millones fueron desembolsados hasta hoy
  • Elige su nuevo jefe en 2020

El NBD es el banco Brics, originario del grupo de las llamadas economías "emergentes" - Brasil, Rusia, India y China, y más tarde Sudáfrica - que esta semana celebra su décimo aniversario en Brasilia.

El NBD había sido creado por y para el mundo en desarrollo. El banco se destacaría en innovación y transparencia como no lo había hecho ningún otro. Prometió favorecer proyectos sostenibles por sobre cualquier otro.

Sin embargo, hasta ahora los únicos miembros son sus fundadores; los observadores destacan que poseen criterios indefinidos para la elección de inversiones; e incluso la controvertida pavimentación de rutas en el Amazonas puede obtener el sello "sostenible" de NBD.

Concretamente, son pocas las personas que saben realmente sobre el NBD. Entonces, ¿qué pasó?

¿Por qué se creó el NBD?

Inicialmente, el NBD fue una idea que India compartió con otros miembros de los Brics en el 2012. Después de dos años de negociaciones, el banco fue creado durante la cumbre de los Brics de 2014 en Fortaleza, Brasil.
Para entonces, los Brics se habían convertido en mucho más que un grupo de países con un acrónimo conveniente y pegadizo.

Brics era el grupo más importante de naciones en desarrollo a nivel global porque involucraba a cinco grandes países emergentes con algunas de las poblaciones, superficies y economías más grandes del mundo.
Aunque es cuestionable si Sudáfrica se posiciona en alguna de estas categorías, es una de las economías más grandes de África.

El banco tenía como objetivo resolver la necesidad de dinero de las naciones en desarrollo para construir infraestructura y desarrollar sus economías en un momento en el cual no había suficiente crédito, según Paulo Nogueira Batista Jr., el primer director brasileño del NBD.

Tal como Nogueira escribió en su libro, Brasil no cabe en el patio trasero de nadie, la idea del NBD era audaz: crear un banco de desarrollo que desafiara la arquitectura global de financiamiento del desarrollo que los países desarrollados crearon después de la Segunda Guerra Mundial, conocido como el sistema de Bretton Woods.
Crucialmente, también aprendería de todos los errores que cometieron.

New perspectives on the New Development Bank, or Brics bank
Lea nuestro informe especial de 2017: Nuevas perspectivas del banco de los Brics

“Decidimos allanar nuestro propio camino. Nunca lo hubiéramos hecho si estas instituciones fueran más maleables”, dijo Nogueira a Diálogo Chino, en referencia a Bretton Woods.

Brics lanzó el banco unos años después de expresar abiertamente su descontento con la elección de otro líder europeo, Chrstine Lagarde, para el FMI. Cuando lanzaron el NBD en el 2014, los Brics fueron claros en su mensaje de cuestionar al FMI por no implementar reformas que le brindarían a los países en desarrollo un mayor poder de decisión.

"Seguimos decepcionados y seriamente preocupados por la actual falta de implementación de las reformas del Fondo Monetario Internacional de 2010, que impactan negativamente sobre la legitimidad, credibilidad y efectividad del FMI", dijo en su declaración.

Los países desarrollados podían unirse al NBD, pero no podían tomar préstamos, ni contar con poderes de voto que superaran el 20%.

En el 2014, estas ideas eran muy poderosas y algunos observadores más radicales pensaron que el NDB podría desafiar el poder del Banco Mundial, e incluso la hegemonía del dólar estadounidense.

¿Qué ha logrado?

En primer lugar, el hecho de que el NBD exista no es una hazaña menor para un grupo de naciones que son muy diferentes entre sí y geográficamente distantes. Decenas de naciones desean convertirse en miembros del banco, aunque ninguna se haya unido todavía.

"Como banco de desarrollo, su impacto no es trivial", dijo Paulo Esteves, director del Centro de Política Brics. "Estamos hablando de financiar a países que no tenían líneas de crédito hasta entonces, y este cuello de botella ha sido resuelto por este y otros bancos".

El NBD también ha logrado innovar en algunas áreas, como los préstamos en monedas locales para proteger a los países prestatarios de un dólar más fuerte, que fue una de sus características fundacionales.

Otra innovación es que el banco acepta parámetros para el cumplimiento de las normas ambientales y sociales diseñadas por los prestatarios, respetando las propias políticas de sus miembros.

"Este impacto es importante, para mejor o para peor", dijo Esteves, explicando que, si bien esto significa que los recursos son más fáciles para su acceso, también puede traducirse en que los estándares sociales y ambientales en los proyectos apoyados por el NBD pueden ser muy bajos.

El banco ha instalado con éxito su primer centro regional en Sudáfrica, y debería abrir otro en San Pablo a finales de año. Ha establecido alianzas con importantes bancos de desarrollo, como el banco de desarrollo regional latinoamericano CAF, el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura liderado por China y el grupo del Banco Mundial.

La calificación crediticia del NBD es AA +, uno por debajo del máximo, que tienen otros bancos de desarrollo como el AIIB. Esto sucede a pesar de que muchos de sus miembros, especialmente Brasil y Sudáfrica, enfrentan contextos económicos difíciles a nivel nacional.

El banco ha emitido con éxito una serie de bonos, incluidos los 'bonos verdes' en el 2016, y ahora ha aprobado 42 proyectos en los países miembros por un total de más de US$12 mil millones, siendo más alto que la cartera de aproximadamente US$8 mil millones del AIIB.

¿Qué tiene de malo?

Quizás su audacia inicial generó que muchas personas hayan observado a los Brics decepcionarse por los logros limitados del NBD hasta el momento, especialmente en términos de su atracción de nuevos miembros y el incremento de su perfil internacional.

Para nombrar una personalidad prominente, Jim O'Neill, el ejecutivo de Goldman Sachs que acuñó el término Bric (antes de que Sudáfrica se uniera), dijo a un periódico sudafricano que el banco ha sido "bastante decepcionante hasta ahora, prácticamente anónimo".

Nogueira señala que, aunque el banco haya aprobado más de USD $ 12 mil millones en calidad de préstamos, hasta ahora solo ha desembolsado menos de USD $ 1 mil millones, una cifra que se considera baja.

También asegura que el banco carece de una buena gestión. La mayoría de las personas elegidas para iniciar la gestión del banco no estaban completamente preparadas para algunos de los desafíos que se avecinaban, dice. Incluso él se incluye entre estas personas.

La agitación política dentro y entre países miembros tampoco ayudó. Las relaciones entre China e India se deterioraron, las sanciones contra Rusia dificultaron la concesión de préstamos a compañías rusas, y luego hubo inestabilidad política y crisis económicas tanto en Sudáfrica como en Brasil.

Según los críticos, continuar avanzando en los intereses del mundo en desarrollo en un clima político complejo resultó ser una tarea difícil en la cual los países miembros no se habrían destacado.

El banco también ha sido acusado de fallar en algunas de las mismas áreas de aquellas instituciones tradicionales que critican como la falta de transparencia básica en sus proyectos, por ejemplo.

La sostenibilidad también ha sido un tema complicado. Si bien el NBD aprobó recientemente préstamos para la mitigación y la adaptación al cambio climático en Brasil y las energías renovables en la India, ha calificado varios proyectos que son ambientalmente cuestionables como sostenibles, sin explicar los criterios que utiliza.

Uno de sus proyectos sostenibles es la pavimentación de la carretera trans-amazónica en Brasil, un camino altamente controvertido que muchos ecologistas responsabilizan en la exacerbación la deforestación en la selva tropical más grande del mundo.

El proyecto de la carretera es apoyado principalmente por la agroindustria brasileña, que se está expandiendo hacia el Amazonas, un fenómeno que hasta ahora ha tenido enormes repercusiones ambientales.

¿Podrían seguir cambiando las cosas?

La respuesta corta es sí. El banco es muy joven e ingresará en un nuevo ciclo en el 2020 cuando renuncia el actual presidente de la India, K. V. Kamath.

"El problema con las personas que piensan que el NBD es un fracaso es que tal vez esperaban demasiado", dice Esteves.

Es incierto si los países miembros aún valoran a los Brics y a su banco de la misma forma al momento que fue creado. Brasil, por ejemplo, tiene un nuevo gobierno liderado por escépticos climáticos, que favorecen a la relación con los EE. UU y se ha convertido en un crítico feroz de la globalización y el multilateralismo, que hoy China promueve.

Sin embargo, China aún valora profundamente a los Brics. En junio, cuando los líderes de los Brics se reunieron durante la Cumbre del G20 en Japón, el presidente Xi Jinping convocó a los países miembros de los Brics a mejorar su "asociación estratégica".

A pesar de todos los problemas que Nogueira presenció personalmente, todavía sigue siendo un creyente del NBD. La necesidad del NBD en un mundo donde las naciones en desarrollo aún carecen de infraestructura básica es evidente, dice.

Y hay tiempo para que prospere. Nogueira recuerda que una de las principales lecciones que aprendió de los chinos fue tener lo que él llama "paciencia estratégica".

“Para mí fue difícil. Como brasileño, soy impaciente ", dijo, riendo. “Pero necesitamos tener una visión estratégica. Las cosas suceden poco a poco.