Los BRICS cumplen diez años ¿Ahora qué pasa?

Los líderes del grupo BRICS prometen una mayor integración a través de los préstamos del Nuevo Banco de Desarrollo en la Cumbre de Brasilia, mientras persisten las dudas sobre la sostenibilidad

Compartir

Jair Bolsonaro welcomes China's Xi Jinping to the 11th Brics summit in Brasilia

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, da la bienvenida a su homólogo chino, Xi Jinping, a la 11ª cumbre de los Brics en Brasilia (imagen: Alex Santos / PR)

Durante esta semana, los líderes de Brasil, Rusia, China, India y Sudáfrica discutieron en Brasilia cuáles serán los caminos para el futuro de los BRICS. Los líderes entienden que los préstamos concedidos por el Nuevo Banco de Desarrollo (NDB) son un estímulo inevitable para fortalecer el bloque.

En varios momentos, los líderes se refirieron a la importancia de invertir en proyectos que prioricen el desarrollo sostenible. K. V. Kamath, presidente del NDB, afirmó que el banco debe aumentar la oferta para inversores privados y estimular los préstamos en monedas locales. 

“Estamos satisfechos con el papel que desempeña el Nuevo Banco de Desarrollo (NDB) en la financiación de proyectos de infraestructura y en el desarrollo sostenible”, escribieron los jefes de los BRICS en la declaración conjunta que se publicó al finalizar la Cumbre.

El documento fue firmado por los presidentes Jair Bolsonaro (Brasil), Xi Jinping (China) Vladimir Putin (Rusia) y Cyril Ramaphosa (Sudáfrica), y por el primer ministro Narendra Modi (India). “Expresamos nuestro compromiso con el desarrollo sostenible en sus tres dimensiones: económica, social y ambiental, de manera equilibrada e integrada”, dice el texto.

Welber Barral, ex secretario de comercio exterior de Brasil y socio de la consultora Barral M Jorge, destaca que, entre los proyectos que está financiando el banco, los de infraestructura son mayoría, pero que la opción por proyectos sostenibles es una decisión política que le cabe a cada gobierno. 

Construyendo BRICS

Diez años después de la creación del bloque, los BRICS ya no son la sensación mundial que solían ser. Si inicialmente parecían una nueva y poderosa voz del mundo en desarrollo, en la actualidad están más cerca de ser comparados con una desaliñada colección de países un tanto diferentes entre sí. 

A pesar de todo, es innegable que el grupo todavía posee una gran importancia geopolítica: se trata de cinco de las mayores economías, poblaciones y territorios del mundo. Lo que los BRICS hacen sigue siendo importante y mucho. 

“Los BRICS son grandes potencias, muy desarrolladas y ricas que se asociaron para constituirse en una fuerza alternativa a las que existían hasta ese momento”, dice Marcio Azambuja, ex secretario general de la Cancillería brasilera.  “Pero necesitan encontrar su camino y su vocación, se trata de una idea que todavía está en la búsqueda de una agenda en común.”

Para Oliver Stuenkel, profesor de relaciones internacionales de la Fundación Getulio Vargas, el bloque BRICS actualmente está mucho más institucionalizado, realiza más de 100 reuniones por año y ayudó a Brasil a tener una percepción del mundo más centrada en Asia: “La importancia [del bloque] es altamente significativa”, escribió en Twitter. 

La primera cumbre de los BRICS se llevó a cabo en 2009, en Rusia, luego de que sus miembros iniciales hubieran realizado reuniones informales durante varios años. El nombre del grupo había sido creado por el economista Jim O’Neill, de Goldman Sachs, a comienzos de aquella década.

A partir de ese momento, se transformaron en un bloque de importancia geopolítica de magnitud, como cuando realizaron una negociación en conjunto e hicieron posible tratados sobre el clima que antes generalmente solían enfrentar barreras de naciones en desarrollo que no aceptaban pagar la misma cuenta que los contaminadores históricos.

Los BRICS nacían entonces como una potente voz del mundo en desarrollo. Una de sus primeras agendas tenía que ver con la reforma de los mecanismos de financiación internacional, según cuenta Paulo Nogueira Batista Jr., que formó parte del proceso de los BRICS como representante brasileño en el Fondo Monetario Internacional y fue uno de los fundadores del banco de los BRICS, banco creado como resultado de esa agenda [link hacia la nota del NDB]. 

“Inicialmente nuestro proyecto era reformar las instituciones de Washington,” relata Batista Jr.

Pero luego de algunos años dominando los titulares, los BRICS implosionaron. La promesa de Brasil, de transformarse en un gigante, no se concretó, y tampoco la del nuevo miembro, Sudáfrica. La relación entre India y China se deterioró, mientras que Rusia pasó a ser blanco de diversas sanciones. La coordinación entre naciones tan diferentes, que ya de por sí era ardua, se hizo más difícil.

Azambuja explica que, justamente, el mayor desafío de los BRICS siempre fue la cuestión de la coordinación. Históricamente los bloques formados por países diferentes se construyen por cercanía geográfica, alrededor de los que ganaron una guerra, o de un poder hegemónico. Pero los BRICS no se podían relacionar con ninguna de esas opciones.

“Son cinco países de los cuales ninguno acepta la hegemonía del otro, lo que genera un problema operativo,” explica. “¿Cómo transformar grandes ideas en planes operativos? Es muy complicado.”

Además, en pocos años, los BRICS dejaron de ser un grupo de países en desarrollo y pasaron a ser un grupo de economías emergentes, lo que transformó su papel a nivel mundial.  China se volvió una superpotencia, India está cada vez más cerca de transformarse en una y Rusia gana cada vez mayor importancia en cuestiones de seguridad internacional. 

Pero eso no significa que cualquiera de los países vaya a desistir del bloque, porque, al fin y al cabo, formar parte del bloque significa prestigio para todos. Especialmente para Brasil y Sudáfrica, que ya no tienen la importancia geopolítica que solían tener.

Pero, según explica Paulo Esteves, coordinador del BRICS Policy Center, el mundo también cambió.

“El mundo de hoy en día se parece mucho más a un mundo construido a imagen y semejanza de los BRICS, más que propiamente a la imagen de occidente, es decir, se trata de un mundo con múltiples polos de poder”, dice.

11ra Cumbre

En la reunión de esta semana, durante la 11ra Cumbre, los líderes reiteraban los compromisos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y la implementación del Acuerdo de París. 

En la declaración, los líderes también afirman que esperan que la primera reposición del Fondo Verde para el Clima (GCF) “hacia fines del 2019, sea significativamente superior a los movimientos iniciales de recursos”, y afirman estar comprometidos para trabajar por el éxito de la COP 25. 

En su discurso final, Xi Jinping se refirió a la importancia de cuidar a los menos privilegiados y de desarrollar economías teniendo en mente una baja utilización del carbono. Del mismo modo, Modi y Putin también destacaron la importancia de invertir en proyectos sostenibles.

Durante el primer día del evento, Jair Bolsonaro y Xi Jinping hicieron una reunión en la cual cerraron acuerdos bilaterales, tales como protocolos sanitarios para exportación de peras y melones, entre otros. En un momento en el que China enfrenta una guerra comercial con los Estados Unidos, Xi Jinping y Vladimir Putin criticaron las barreras proteccionistas.

Paulo Guedes, ministro de Economía de Brasil, afirmó que el gobierno brasileño negocia con China un área de libre comercio entre ambos países. Las reglas del Mercosur impiden a los miembros negociar en forma individual acuerdos bilaterales relativos a la eliminación de tarifas. Según el periódico O Estadao de São Paulo, las conversaciones todavía no incluyen la idea del área de libre comercio, pero tiende a aumentar el número de artículos que están en la pauta de exportación.