La cumbre climática COP25 termina en fracaso en Madrid

Las negociaciones climáticas en la COP25 en Madrid fracasan en financiamiento, pérdidas y daños y mercados de carbono

Compartir

Protests at COP25 in Madrid

Jóvenes activistas climáticos expresan su frustración por la falta de progreso en la COP25 de Madrid (image: UNclimatechange)

El cambio climático impactó al mundo con una ferocidad sin precedentes en el 2019: a través de olas de calor, tormentas, inundaciones, sequías, incendios forestales y avalanchas. A finales del mismo año, todos los progresos en la lucha contra la crisis climática bajo el marco de la ONU, que ha encabezado conversaciones en Madrid conocidas como COP25 durante la semana pasada, se vieron paralizados por los gobiernos que insistieron, como siempre, en hacer negocios.

A principios de este año, la activista climática Greta Thunberg le advirtió a los gobiernos: "Los estamos mirando". Hacia el final de la sesión plenaria de la cumbre climática anual COP25 de la ONU, un activista de derechos indígenas de Nueva Zelanda exigió que los gobiernos que "se quiten del medio del camino” de la acción climática.

Fue un final sin gloria para una cumbre que comenzó con el hashtag "tiempo para la acción", y finalmente no pudo concretar ninguna acción a pesar de las negociaciones a puerta cerrada que retrasaron la sesión plenaria final en unas 40 horas, otro registro dudoso.

Esta 25ª cumbre climática de la ONU tenía cinco objetivos principales: reiniciar el mercado internacional del carbono; encontrar los fondos para lidiar con las pérdidas y daños causados por el cambio climático en la actualidad; elaborar una hoja de ruta para el financiamiento a largo plazo de países desarrollados a países en desarrollo; responsabilizar a los países desarrollados por las acciones climáticas que deben realizarse antes de que entre en vigor el Acuerdo de París e integrar los componentes de género, derechos humanos y derechos indígenas en todas las acciones climáticas.

El fracaso fue rotundo en los primeros cuatro objetivos. Se aprobó un plan de acción de género, pero en general no hubo acuerdo sobre los derechos humanos o en los derechos de los pueblos indígenas en particular, aunque ambos grupos son los más afectados por los impactos climáticos.

Esta cumbre se trasladó de Santiago a Madrid debido a los disturbios sociales en Chile, pero Carolina Schmidt, ministra de medio ambiente de Chile, siguió manteniendo la presidencia de la COP25. Hacia el final de la sesión plenaria, incluso ella expresó su "profunda decepción". Nunca desde el 2009 en Copenhague, una cumbre climática de la ONU había terminado en tal fracaso.

¿Qué es lo que significa?

El fracaso significa que el Acuerdo de París 2015 entrará en vigor según lo previsto el 1 de enero de 2020, impedido por la falta de dinero. Los compromisos de París de la mayoría de los países en desarrollo para el control de las emisiones de carbono y adaptarse a los impactos climáticos dependen del dinero de los países industrializados. Hoy no tienen idea de dónde provendrá ese dinero.

El mercado internacional del carbono no puede iniciarse porque los 195 gobiernos, más la UE, reunidos en Madrid no pudieron ponerse de acuerdo sobre sus modalidades. Los delegados de los países desarrollados y en desarrollo tuvieron muchas palabras duras hacia el otro grupo en el marco de conversaciones extraoficiales.

Algunos acusaron a las economías emergentes de China e India de "arrinconar" al mercado con proyectos "dudosos" y mediante el "doble recuento" de créditos. Otros acusaron a la UE de bloquear el progreso con el fin de proteger su mercado interno de carbono.

Ahora que la administración T rump ha notificado oficialmente su intención de abandonar el acuerdo de París, la delegación de EE. UU bloqueó todas las discusiones sobre finanzas a largo plazo para ayudar a los países en desarrollo. Sin embargo, fue Hillary Clinton, entonces Secretaria de Estado de EE. UU., quien en el 2009 prometió que el mundo desarrollado proporcionaría al mundo en desarrollo unos USD $ 100 mil millones por año a partir del 2020.

Yendo más allá, la delegación de Estados Unidos en Madrid vetó la supervisión del mecanismo de la ONU para lidiar con pérdidas y daños tanto por su órgano climático (CMNUCC) como por los países que han ratificado el acuerdo de París.

Estados Unidos pretendía que este mecanismo estuviera solo bajo el acuerdo de París. De esta forma, la mayor economía del mundo no tendría que proporcionar dinero una vez que abandonara el acuerdo. En la sesión plenaria, el delegado de Nicaragua describió la acción de los Estados Unidos como un "crimen de lesa humanidad".

India ha liderado la insistencia de los países en desarrollo para que el mundo desarrollado cumpla con sus propios compromisos antes de pedirle a todo el mundo que tome medidas, conocidas como acciones anteriores al 2020. Esto ha recibido una mención pasajera en algunas resoluciones de la cumbre, pero es muy difícil aplicar.

En respuesta a las reiteradas demandas de las naciones desarrolladas, especialmente de la UE, para que todos los países "eleven sus ambiciones" en términos de acción climática, el delegado de China dijo en la sesión plenaria: "Necesitamos acciones concretas en lugar de consignas vacías". Él habló en nombre de BASIC, el grupo de Brasil, Sudáfrica, India y China, que conforman un bloque en las negociaciones climáticas mundiales.

¿Qué pasa ahora?

El colapso de la cumbre de 2019 ha ejercido mucha más presión sobre todo el sistema de la ONU, especialmente para el Reino Unido, que acogerá la cumbre del próximo año en Glasgow. Con las promesas nacionales realizadas para el acuerdo de París estableciéndose muy lejos de la meta declarada de mantener el aumento promedio de la temperatura global dentro de los 2° C para el final del siglo, se suponía que la cumbre de 2020 tendría como objetivo elevar estos compromisos.

Ahora primero tendrá que ocuparse de la agenda inacabada del 2019, y de manera más urgente en los mercados de carbono, la gestión del mecanismo de pérdidas y daños, la acción anterior al 2020 y las finanzas a largo plazo. Dado el historial de países como Estados Unidos para bloquear el progreso, será una tarea desalentadora.

Diplomáticos y observadores sugieren que el Reino Unido comience con estas conversaciones de inmediato, yendo de capital en capital como lo hicieron los franceses antes de la cumbre de París del 2015. De esa forma, al menos habrá algunos acuerdos preliminares antes de una nueva reunión de miles de delegados en un entorno que sea más y que, en el mejor de los casos, pueda conducir a un juego de suma cero. El hecho de que Chile no lo haya hecho es en parte responsable de que el último resultado sea negativo, peor que cero.

El gobierno español trató de solucionar los problemas en el momento en que la COP25 se trasladó a Madrid, y alentó a las grandes protestas de la sociedad civil en la ciudad y en la sede, pero ya era demasiado tarde. Aun así, las autoridades de Madrid recibieron elogios unánimes por la logística casi perfecta en el lugar, lograda en tan solo cuatro semanas.

Las reacciones

Desde el Secretario General de la ONU hasta el pequeño agricultor, expresaron en su totalidad su consternación por el resultado de la cumbre climática de la ONU de este año.

Harjeet Singh, líder mundial de ActionAid en el área de cambio climático y miembro del comité ejecutivo del mecanismo de pérdidas y daños, dijo: "Una vez más, los Estados Unidos han logrado superar el acoso y los trucos. Vinieron aquí de mala fe, actuando solo para proteger sus intereses y los de las industrias contaminantes que causaron la emergencia climática”.

Aarti Khosla, director del organismo de control Climate Trends, dijo: “La COP muestra que la voluntad política de acción está absolutamente ausente en todos los gobiernos. La UE anunció una ambición para el 2050 excluyendo lo que puede hacer en el 2030. China, como el mayor emisor global no ha sentido la necesidad de asumir el liderazgo. India, con el mayor programa de energías renovables que cualquier otro país, tiene la oportunidad de alejarse del carbón, pero no lo ha aprovechado. La salida de los EE. UU. del acuerdo de París se suma a la mala salud del único acuerdo global que el mundo tiene para abordar una cuestión definitoria de nuestro tiempo ".

Jennifer Morgan de Greenpeace International dijo: "Los gobiernos deben repensar completamente cómo están haciendo esta tarea, porque el resultado de la COP25 es totalmente inaceptable. Esta COP expuso el rol de los contaminadores en la política y la profunda desconfianza de los jóvenes en el gobierno, como bloqueadores del clima como el caso de Brasil y Arabia Saudita, habilitada por un liderazgo chileno irresponsablemente débil, que vendió acuerdos de carbono y arrasó con los científicos y la sociedad civil ".

Jonathan Pershing, ex enviado especial de los Estados Unidos para el Cambio Climático, dijo: “El esfuerzo global colectivo aún está muy por debajo de lo que se necesita. Si bien Madrid se centró en cuestiones técnicas limitadas, ya es hora de ir más allá. Todos los gobiernos deberán intensificar sus acciones ".

Alden Meyer, director de política y estrategia de la Unión de Científicos Preocupados, dijo: "He asistido a estas negociaciones climáticas desde que comenzaron en 1991. Pero nunca he visto la desconexión casi total que hemos visto aquí en la COP25 en Madrid entre lo que la ciencia requiere y lo que las negociaciones climáticas están brindando en términos de acción significativa”.

Helen Mountford, vicepresidenta del clima y economía del Instituto de Recursos Mundiales, dijo: "Esto refleja cuán desconectados están muchos líderes nacionales de la urgencia de la ciencia y las demandas de sus ciudadanos".

May Boeve, director ejecutivo de 350.org, dijo: “La COP25 fue un éxito para la industria de los combustibles fósiles. Los activistas juveniles y los líderes indígenas en las negociaciones climáticas tuvieron la claridad moral de que el proceso era insuficiente. Vamos a llevar nuestro activismo a casa, a las capitales, los ministerios, las oficinas bancarias”.

Este artículo fue originalmente publicado en India Climate Dialogue