Soluciones basadas en la naturaleza pueden reducir las emisiones globales

El liderazgo de China en las conversaciones globales de biodiversidad ha enfatizado la implementación de soluciones basadas en la naturaleza

Compartir

Un guardaparque inspecciona manglares en una reserva natural en la ciudad de Danzhou, provincia de Hainan. Los manglares son una de las soluciones basadas en la naturaleza para la crisis climática (imagen: Alamy).

Las soluciones basadas en la naturaleza (NBS, por sus siglas en inglés) son acciones destinadas a proteger y gestionar de manera sostenible los ecosistemas naturales, un elemento crucial para enfrentar numerosos desafíos sociales y ambientales, especialmente la crisis climática. Son esenciales para ayudar a los países a cumplir con el Acuerdo de París de 2015, descarbonizar sus economías y desarrollar resiliencia.

Las NBS puede mitigar unas 12 giga toneladas de CO2 al año, contribuyendo con un tercio de los recortes de emisiones necesarios para el 2030 para mantener el aumento de la temperatura global en curso en menos de 2 ° C, según lo establecido por el Pacto Mundial de la ONU.

Sabías que…?


...las soluciones basadas en la naturaleza tendrán un rol central en las metas para proteger la biodiversidad

“Muchos países y regiones sufren el impacto del cambio climático y necesitamos tomar medidas para mejorar la cooperación para fomentar la aspiración y la transparencia”, dijo a A Main, subdirectora general del Centro Nacional de Estrategia Climática y Cooperación Internacional (NCSC, por sus siglas en inglés) de China, durante la conferencia climática de la ONU en Madrid, en diciembre pasado.

China está intentando generar apoyo para las NBS, a partir de la organización de conversaciones cruciales para proteger la biodiversidad, conocidas como COP15, en Kunming a finales de este año. El primer borrador de un nuevo conjunto de 20 objetivos de conservación, para reemplazar los objetivos no cumplidos de Aichi, fue publicado hoy y señala: “La biodiversidad y los beneficios que proporciona son fundamentales para el bienestar humano y un planeta saludable”.

Las soluciones basadas en la naturaleza aparecen en muchos de los objetivos. Además de mitigar el 30% del dióxido de carbono emitido a la atmósfera, la naturaleza beneficia a todas las personas al mejorar su nutrición, proveer agua potable y contribuir a una mayor resiliencia contra desastres naturales, de acuerdo al borrador.

“[China] ha apoyado el flujo de trabajo [de las NBS] con gran éxito”, dijo Manuel-Pulgar-Vidal, líder del programa global de Clima y Energía en WWF. “Espero que podamos definir objetivos nuevos y más efectivos en la COP15 en Kunming”, dijo a Diálogo Chino.

Soluciones basadas en la naturaleza en China

Los gobiernos, las ONG y la sociedad civil están trabajando de manera conjunta para elevar los objetivos y los compromisos sobre el clima, pero todavía hay más por hacer, según Ma.

“Necesitamos ampliar las contribuciones determinadas a nivel nacional [los planes climáticos nacionales de los países] para la mitigación, la resiliencia y la adaptación en áreas clave como la restauración de los bosques, la agricultura, la seguridad alimentaria y la protección de la biodiversidad. También necesitamos gobernanza climática y promover incentivos financieros verdes”, dijo.

Un ejemplo de las NBS en China es la conservación de los manglares, que capturan carbono y protegen las costas de la erosión y de los graves impactos climáticos. Siendo una de una serie de soluciones marinas naturales para un planeta en calentamiento. La mayoría de los manglares de China se aferran a las costas de las provincias del sur de Guandgong, Guangxi y Hainan.

Las restauraciones de manglares se han llevado a cabo "espontáneamente" desde la década de 1950 por las comunidades locales en el sur de China, según Chen Guangcheng, del Ministerio de Recursos Naturales de China. Desde que se creó la primera reserva nacional de manglares en Hainan en la década de 1980, China tiene hoy 52 áreas protegidas, que cubren 15.944 manglares.

Wang Yi, vicepresidente del Instituto de Ciencia y Desarrollo de la Academia de Ciencias de China, dijo que un enfoque de abajo hacia arriba es crucial para compartir y desarrollar las mejores prácticas sobre soluciones climáticas naturales.

Wang también aboga por lo que él llama una "cadena de valor más verde", disminuyendo los impactos de los alimentos y los productos forestales, incluidas sus huellas de procesamiento y transporte.

Pulgar-Vidal dijo que la administración indígena de los recursos naturales es vital para el avance de las NBS. "Ahora está claro que las áreas protegidas son un elemento clave, y el manejo de los bosques por parte de los pueblos indígenas [está] mostrando cuán fuerte puede ser el aporte de soluciones climáticas basadas en la naturaleza".

Dijo que estaba seguro de que China está priorizando a las NBS y, además, le gustaría ver iniciativas relacionadas en el próximo plan de desarrollo quinquenal (2021-2025), junto con consideraciones climáticas y de biodiversidad en el comercio a lo largo de la Iniciativa de la Franja y la Ruta.

“No queremos ver a China exportando tecnología obsoleta sino tecnología limpia y verde”, dijo.

Comercio sostenible

Las autoridades y empresas chinas también son conscientes de la necesidad de mejorar la sostenibilidad al importar madera de bosques tropicales.

Su Haiyin, secretario general del Centro para el Comercio Internacional de Productos Forestales, perteneciente a la Administración Nacional Forestal y de Pastizales de China, dijo que el país puede desempeñar “un rol activo en la gobernanza forestal global y en el abordaje de la tala ilegal”.

Las compañías chinas se encuentran bajo presión para "ajustar y reestructurar" al comercio de madera legal y sostenible con nuevos requisitos presentados por el gobierno y ante las nuevas demandas del público, dijo.

La demanda china de carne de vaa sudamericana está aumentando y está relacionada con la deforestación. Algunos productores están adoptando métodos de cultivo más sostenibles que integran la ganadería y la conservación, como la silvicultura, y están comercializando sus productos a los chinos con conciencia ecológica.

André Guimarães, director ejecutivo del Instituto de Investigación Ambiental del Amazonas (IPAM) de Brasil, dijo que su país tiene un gran potencial para una agricultura más respetuosa con el medio ambiente para proteger la selva amazónica, que alberga el 15% de la biodiversidad del planeta.

“Brasil desempeña un rol importante en la seguridad mundial de alimentos, clima y agua. Nuestra agricultura representa más del 20% del PBI del país (principalmente en ganadería, soja y cereales). Brasil es el segundo mayor exportador de alimentos, alimentando a 1.200 millones de personas cada día”, dijo Guimarães.

Sin embargo, el cambio en el uso de la tierra y los agronegocios son responsables del 70% de las emisiones de GEI en Brasil, el séptimo mayor emisor del mundo. En promedio, Brasil produce menos de una cabeza de ganado por hectárea de pasto.

“Esto es extremadamente bajo, tenemos un gran espacio para la intensificación de los pastizales y la industria de la carne. El código forestal aún no está completamente implementado y es fundamental para nuestra legislación mantener los bosques en tierras privadas”, dijo.

90%

de la deforestación en Brasil es ilegal

Este año deforestación ha aumentado en un 29,5% y más del 90% de la deforestación de Brasil es ilegal, según el Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE).

“Es un desafío importante que tendremos que enfrentar en los próximos años. En el 2018, aproximadamente el 40% de la deforestación sucedió en tierras públicas y esto es un delito”, dijo Guimarães y señaló una correlación entre la protección de los bosques tropicales y la creciente competitividad en el suministro de alimentos amigables con los bosques al mundo.

“Creemos que el diálogo es el camino a seguir para promover la armonización del uso de la tierra en Brasil. Creemos que es posible producir y exportar más y, al mismo tiempo, conservar y proteger los recursos naturales, particularmente los bosques tropicales”, dijo.

Además de las señales del mercado, se requiere de voluntad política para mejorar la conservación del comercio, según Pulgar-Vidal, quien señaló los beneficios de la reciente prohibición de marfil de China. “Ese es el tipo de señal política que estamos buscando [para] ser efectivos en el manejo de la naturaleza. No solo para fines climáticos sino también para la naturaleza misma ".