¿A los ciudadanos chinos les importa el cambio climático?

image: Paul Gonzalez

¿A los ciudadanos chinos les importa el cambio climático?

Este verano, China experimentó olas de calor récord, inundaciones mortales y tifones. Los impactos del cambio climático se han sentido en las ciudades y en el campo, y parecen haber generado un mayor interés a nivel público en el cambio climático. Pero ¿cuánto tiempo durará esta curiosidad? En otras palabras, ¿a los ciudadanos chinos les importa realmente el cambio climático?

Sí, les importa. A medida que el gobierno intenta posicionarse como un líder internacional en respuesta al calentamiento global, encuestas recientes han revelado que la opinión pública apoya las acciones gubernamentales. Un abrumador 94,4% de los encuestados, en el marco de una encuesta nacional realizada el año pasado, sostuvo que el cambio climático está ocurriendo y un 66% consideró que se debe principalmente a las actividades humanas.

Dos encuestas distintas sobre este mismo tema, una realizada por el Centro de Comunicación para el Cambio Climático de China (China 4C) en 2017, y la otra por el Programa de Desarrollo Verde Innovador (iGDP, por sus siglas en inglés) en 2018, exhiben que las actitudes de los chinos hacia el cambio climático están siendo impulsadas por campañas gubernamentales de alto perfil y por la preocupación pública sobre la contaminación del aire.

Gobierno frontal y de centro

Después de la cumbre climática de Copenhague de 2009 se lanzaron una serie de políticas y campañas nacionales en China para disociar el crecimiento económico de las emisiones de gases de efecto invernadero. En esta época se había perdido la esperanza de un régimen climático internacional vinculante y las cuestiones ambientales internas como la contaminación del aire, se hicieron más apremiantes.

Las campañas destinadas a promover la conservación de la energía y el desarrollo y un modelo de estilo de vida bajos en carbono dirigidas por el gobierno han sido ampliamente publicitadas en los medios de comunicación. Al igual que el papel que jugó China para forjar el Acuerdo Climático de París en 2015, este ha sido un evento político muy aclamado a nivel nacional

Por lo tanto, no es sorprendente que cuando son consultados sobre quién debe desempeñar un rol más importante en la lucha contra el cambio climático, los encuestados en el sondeo del iGDP hayan manifestado de manera abrumadora que este papel debería ser desempeñado por el gobierno. En una escala de 1 a 5, el gobierno recibió un 4.11 puntos, seguido por los medios de comunicación, los grupos ambientales, los individuos y las empresas.

Esta visión también ha asegurado el apoyo público al gobierno para limitar las emisiones de gases de efecto invernadero (97%) y garantizar la permanencia en el Acuerdo de París (94%), según iGDP.

Sin embargo, al analizar estas respuestas, se destaca una salvedad de suma importancia: es posible que el público no comprenda completamente qué es lo que se le está preguntando. Jia Hepeng, ex editor en jefe de Science News, señaló, por ejemplo, que las personas pueden tener dificultades para diferenciar los objetivos de reducción de carbono de los objetivos de intensidad de carbono (esta última es la cantidad de carbono emitido por unidad de producto interno bruto).

Las políticas pueden tener impactos socioeconómicos radicalmente diferentes. La encuesta del iGDP de las percepciones públicas sobre las ciudades con bajas emisiones de carbono parece confirmar este malentendido: mientras que el 83% de los encuestados dice “conocer” el concepto de reducción de las emisiones de carbono, solo el 29% tiene la suficiente confianza como para sostener que “lo conocen muy bien”.

Vinculación con la contaminación del aire.

Según la visión de la opinión pública el cambio climático está estrechamente relacionado con la contaminación del aire. El 72,6% de los encuestados sostuvo que ambos problemas están relacionados, según la encuesta de China 4C.

Los encuestados también dijeron que el empeoramiento de la calidad del aire constituye el riesgo climático que más les preocupa, seguido por un mayor riesgo de enfermedades, sequías, inundaciones, derretimiento de glaciares, hambruna y escasez de alimentos. Esta percepción podría provenir de la conciencia de la opinión pública sobre la dependencia de China al carbón como fuente principal de energía, y la creciente preocupación por los riesgos para la salud asociados con la contaminación del aire.

En la encuesta del iGDP, la calidad del aire también se consideró como uno de los puntos más importantes en el desarrollo de una ciudad con bajos niveles en carbono, en comparación con el transporte público, los niveles de consumo de agua y el manejo de los desechos. Los residentes en ciudades más grandes, como Pekín y Guangzhou, están menos satisfechos con el status quo.

Los pequeños pasos más populares.

La encuesta del iGDP también preguntó a los entrevistados chinos sobre la clasificación de las acciones que tenían mayores probabilidades abordaje en torno al cambio climático. Si bien la sociedad china es receptiva a tareas sencillas, como desplazarse en transporte público y clasificar la basura, se perciben con mayor entusiasmo cambios sustanciales en el comportamiento, como comprar automóviles con bajas emisiones y modificar su dieta.

Pero cuando se trata de hacer una diferencia con su dinero, el público chino está dispuesto a gastar dinero para compensar las emisiones de carbono, más de la mitad de los encuestados están dispuestos a gastar más de 100 yuanes (USD $ 15) al año para poder concretarlo.

Esta acción corresponde con los resultados de encuestas anteriores, las cuales determinaron que los consumidores urbanos chinos están dispuestos a pagar más por la electricidad de fuentes renovables, permitiendo un espacio para las iniciativas con bajas emisiones de carbono que aprovechan el creciente poder adquisitivo de los consumidores chinos.

 

Sobre las encuestas

La encuesta sobre el Cambio Climático en la Mentalidad China 2017 fue realizada por el Centro de Comunicación para el Cambio Climático de China (China 4C) a través de una encuesta telefónica asistida por computadora en el 2017. Un total de 4025 personas, de entre 18 y 70 años, fueron encuestadas por teléfono celular (84.6%) y fijo (15.4%). Los encuestados eran de 336 ciudades chinas.

La Encuesta de Percepciones Públicas sobre Ciudades con Bajas Emisiones de Carbono fue realizada en el 2018 por el Programa de Desarrollo Verde Innovador (iGDP), un centro de análisis chino, como parte de su investigación sobre el Índice Verde y de Bajas Emisiones de Carbono de China (LOGIC, por sus siglas en inglés).

LOGIC calificó a 115 ciudades chinas en su desempeño. Un total de 2,000 residentes de 20 ciudades con la calificación más alta de LOGIC fueron seleccionados para la encuesta. Los encuestados, con una franja etaria entre 18 y 55 años, fueron encuestados en línea, mientras que el resto de la muestra con edades de entre 56 y 70 años fueron entrevistados offline.

 

Este artículo fue publicado originalmente por chinadialogue.

No Comments

Post A Comment

Captcha: *