China teme una crisis de imagen tras cuestionamientos en Galápagos

La atención mundial sobre los cientos de buques de aguas distantes que se encuentran fuera de la ZEE de Ecuador ha amplificado los llamados para que China controle mejor su flota

Compartir

Ecuadorean naval officer monitors

Un oficial naval ecuatoriano monitorea una flota que pesca cerca de las Islas Galápagos (imagen: Alamy)

La atención de los medios de comunicación mundiales sobre los 340 buques pesqueros, muchos de ellos chinos, que rodean las Islas Galápagos, de abundante biodiversidad, podría ser un momento decisivo en la reglamentación de la pesca en alta mar.

Si bien la flota no es nueva y no hay pruebas de actividad ilegal, el creciente escrutinio internacional de la pesca china, mientras Kunming se prepara para ser anfitrión de la reprogramada conferencia sobre biodiversidad de las Naciones Unidas (COP15) en mayo de 2021, podría agudizar la supervisión de Beijing de su flota de pesca en aguas distantes (DWF).

Hoy en día, cinco naciones, China, Japón, Corea del Sur, Taiwán y España, representan el 80% de la captura total de las aguas internacionales. Las naciones costeras han introducido cuotas de captura y han mejorado la vigilancia y la administración de las pesquerías en sus Zonas Económicas Exclusivas (ZEE), que se extienden a 200 millas náuticas de sus costas. Sin embargo, las aguas que se encuentran más allá siguen estando en gran medida sin regular.

"La agresividad de la industria pesquera de aguas lejanas amenaza el delicado equilibrio de los ecosistemas en todo el mundo", dice Yolanda Kakabadse, ex Ministra de Medio Ambiente del Ecuador, que ahora está a cargo de la estrategia de protección marina de las Galápagos.

Es posible que la flota frente a las costas de las Islas Galápagos no haya entrado en la ZEE de Ecuador y la gran mayoría de los buques utilizaban equipos "jigger" para pescar calamares, una técnica que da lugar a menos capturas incidentales que la pesca con palangre. Sin embargo, incluso esta actividad tiene un impacto en las zonas vecinas, ya que el calamar es una parte vital de las redes alimentarias marinas.

"Los peces no respetan las barreras de la ZEE, migran a través de ellas", dice Kakabadse. "Las Islas Galápagos albergan uno de los ecosistemas oceánicos más ricos del planeta, pero hemos visto una disminución de las poblaciones de tiburones, mantarrayas y tortugas, lo que a su vez afecta a las especies de aves y terrestres".

Anteriormente, los barcos chinos que pescaban en la región estaban dispuestos a hacer alarde de las leyes. En 2017, la guardia costera de Ecuador detuvo un barco chino que contenía grandes cantidades de carne de tiburón, incluidas especies de tiburón martillo en peligro de extinción.

Al no haber observadores a bordo para vigilar el tamaño de la captura y la existencia de capturas incidentales, DWF tiene un gran problema con la trazabilidad. El uso de buques frigoríficos, que trasladan a puerto el producto de docenas de embarcaciones, dificulta la identificación de lo que los buques han capturado.

"DWF es el Salvaje Oeste de la industria pesquera", dice Milko Schvartzman, un conservacionista marino que rastrea las flotas. "Nadie sabe cuánto se sacrifica, el único registro proviene de los capitanes y muchos barcos se dedican a actividades INDNR [ilegales, no declaradas y no reguladas]. Es un comportamiento habitual para ellos".

Uno de los buques frente a la costa de Galápagos es el Hong Pu 16, que fue detenido en abril después de invadir la ZEE de Argentina. Según los informes de los pescadores locales, hasta 90 buques habían entrado en la ZEE después de esperar a que los guardacostas abandonaran la zona y apagar sus sistemas de identificación automática (AIS).

"España obliga a su flota de aguas distantes a mantener su AIS encendido", dice Schvartzman, añadiendo que el gobierno chino rara vez sanciona a los buques y sus políticas han apoyado activamente el rápido crecimiento de la flota.

En el marco de la estrategia "Going Out" de China, adoptada en el cambio de milenio para fomentar el establecimiento y desarrollo de nuevos mercados de ultramar y líneas de suministro de recursos naturales, la pesca se identifica como una industria estratégica.

40%

de los buques pesqueros de aguas distantes del mundo son propiedad de empresas chinas

Se introdujeron subvenciones para el combustible de DWF y se crearon buques cada vez más grandes para "construir China en un país marítimo fuerte". En 2020, las empresas chinas poseían más de 2.900 buques DWF, el 40% del total de la flota mundial de DWF.

Sin embargo, el ritmo de expansión se ha reducido en los últimos años. El 13º Plan Quinquenal de China, lanzado en 2016, introdujo un tope de 3.000 buques DWF.

"El gobierno chino está bajo presión en todo el mundo como resultado de la pesca INDNR", dice Wei Zhou, defensor de los océanos para Greenpeace. "Esto tiene un impacto real en la reputación de China. Desde 2017 hemos visto un cambio en la política hacia los DWFs y este año se han hecho revisiones a las regulaciones que resultan en fuertes castigos para las actividades IUU".

Tras la atención de los medios de comunicación en agosto, China anunció una moratoria de tres meses para la captura de calamares alrededor de las Islas Galápagos. Sin embargo, esto podría ser visto como una especie de gesto vacío ya que los calamares ya han migrado fuera de la región. De todos modos, el movimiento sugiere que al menos China quiere limpiar la imagen internacional de su flota.

Protests against Chinese fishing vessels near the Galápagos
Un manifestante frente a la embajada de China en Quito, Ecuador, sostiene un cartel que dice: "Chinos, salgan de Galápagos" (imagen: Alamy)

"Hay sabiduría en las autoridades chinas", dice Kakabadse. "Forman parte de acuerdos multilaterales y se preocupan por su reputación y por convertirse en un modelo para la pesca y otros temas. Creo que cuando entiendan lo perjudicial que se ha vuelto DWF actuarán en consecuencia".

Hay señales de que China ya está tomando medidas concretas para controlar mejor su flota. A principios de 2020, China introdujo una serie de revisiones en su reglamento de ordenación de la pesca en aguas distantes.

Entre ellas figuran una lista negra para los capitanes de buques que participan en actividades de pesca ilegal, no declarada y no reglamentada; una mejor presentación de informes; la introducción de observadores a bordo para los buques de transbordo; y el requisito legal de hacer grabaciones por transpondedor cada hora.

Por primera vez, los reglamentos se refieren al "desarrollo sostenible" y a un mejor control del tamaño de la flota.

Sin embargo, la aplicación sigue siendo un desafío. "Existe un gran desequilibrio entre la capacidad de pesca de las empresas chinas y la capacidad de gestionar y supervisarlas", dice Wei.

Una reglamentación mundial eficaz de la industria de la pesca de altura requeriría mayores esfuerzos multilaterales. Sin embargo, cualquier esperanza de que DWF fuera incluida en el acuerdo de las Naciones Unidas sobre la biodiversidad marina fuera de la jurisdicción nacional parece haberse frustrado, según Schvartzman.

China tampoco es signataria del Acuerdo sobre las medidas del Estado rector del puerto (PSMA), el marco internacional para hacer frente a la pesca ilegal administrado por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación. El tratado obliga a los países a verificar los registros de los buques y a cerrar sus puertos a los sospechosos de participar en actividades ilegales, impidiendo la descarga de las capturas ilícitas.

Quizás la vía más prometedora para proteger la pesca fuera de las ZEE sean las Áreas Marinas Protegidas (AMP), que son "un nido de peces con capacidad de protección y reposición", según Kakabadse.

El presidente de Ecuador, Lenin Moreno, ha anunciado su plan de crear una AMP que cubriría la zona entre las Islas Galápagos y la Isla del Coco de Costa Rica, al noreste.

"La creación de este corredor al norte de las Galápagos obstaculizaría a los buques de DWF que viajan por la costa y esperamos que Colombia y Panamá se unan y amplíen esta reserva alrededor de sus propias islas, para garantizar una reserva marina multinacional", dice Kakabadse.