Uruguay busca trabajar con la región para proteger peces migratorios

El gobierno quiere formar un frente regional para hacer frente a la sobrepesca de flotas extranjeras en las fronteras de las aguas nacionales

Compartir

El puerto de Montevideo en Uruguay (imagen: Alamy)

El Océano Atlántico suroeste atrae a flotas pesqueras de todo el mundo debido a la rica vida marina que nada más allá de las aguas nacionales. Pero a pesar de las preocupaciones por la sobrepesca, la región carece del tipo de organización de gestión pesquera o sistema de gobernanza presente en muchas otras regiones del mundo.

Uruguay, con un nuevo gobierno desde el año pasado, busca cambiar esto.

Las flotas pesqueras de China, Taiwán, Corea del Sur y España se concentran en aguas cercanas al límite exterior de las Zonas Económicas Exclusivas (ZEE) de Uruguay, Argentina y Brasil. Están en busca de calamares y otras especies y, a menudo, se detienen en el puerto uruguayo de Montevideo.

Pesca comercial en el Atlántico suroeste (2013-2019)

Pulsa play para ver cómo se concentran las flotas de aguas distantes a lo largo de los límites de las ZEE de Brasil, Argentina y Uruguay (Fuente: Global Fishing Watch)

 

El número de embarcaciones en ambos lados del continente sudamericano ha crecido de manera constante durante las últimas dos décadas, lo que ha provocado disputas con las autoridades. En Ecuador, los barcos chinos fueron acusados de pesca ilegal el año pasado. Mientras que el gobierno de Argentina capturó tres embarcaciones que pescaban ilegalmente en sus aguas.

Esto ha alimentado el argumento de una iniciativa regional para regular la actividad pesquera en áreas más allá de las ZEE, lo que podría ayudar a establecer límites de captura, vedas de pesca y reservas, y permitir llevar un registro adecuado de la actividad pesquera y su legalidad.

A medida que avanza hacia el segundo año de la administración del presidente Luis Lacalle Pou, Uruguay busca impulsar esa iniciativa. Esto encaja con el anuncio del gobierno el año pasado de nuevas áreas marinas protegidas que cubrirían el 10% de las aguas del país.

Organizaciones regionales de pesca

Jaime Coronel, director nacional de recursos acuáticos de Uruguay, dijo a Diálogo Chino que el país ha estado en conversaciones con Brasil desde el año pasado sobre la creación de una organización regional de ordenación pesquera (OROP). “Es fundamental tener un sistema de control en la región, como los que existen en otras partes del mundo”, argumentó.

Las OROP existen en la mayoría de las áreas de alta mar con grandes pesquerías o ecosistemas complejos. Facilitan la cooperación entre gobiernos y ayudan a mejorar las perspectivas de especies sometidas a una presión pesquera continua, como el atún y el pez espada. Son los encargados de evaluar los recursos, monitorear las embarcaciones y adoptar medidas de conservación, entre otras cosas. Muchos tienen poderes para gestionar los recursos de acuerdo con un "enfoque por ecosistemas". Hay dos OROP específicamente para el atún que cubren el Océano Atlántico. Pero no existe una OROP para otras especies que supervisan el Atlántico suroeste.

Según la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (UNCLOS, por sus siglas en inglés), los países tienen la obligación de cooperar para conservar la vida marina en alta mar y desarrollar medidas de gestión si están explotando los mismos recursos que otros países. Incluso se solicita a los Estados que creen organizaciones regionales de pesca.

Es fundamental tener un sistema de control en la región, como los que existen en otras partes del mundo

Esto es especialmente relevante dado que las OROP tienen el potencial de proteger la biodiversidad, y los países han estado negociando un acuerdo global histórico conocido como BBNJ por sus siglas en inglés (biodiversidad más allá de la jurisdicción nacional), aunque la última sesión de BBNJ, en 2020, se retrasó por la pandemia.

Los estados costeros del Atlántico suroeste no han acordado ninguna fórmula de gestión y gobernanza para las aguas internacionales, ni se han organizado para evitar que las flotas extranjeras en aguas adyacentes a jurisdicciones nacionales se aprovechen de los peces y calamares allí.

Coronel dijo que el Ministerio de Relaciones Exteriores de Uruguay ha estado en conversaciones con Brasil sobre la creación de una OROP del Atlántico Suroccidental, lo que a su vez planteó la idea dentro del Mercosur, la unión aduanera que comprende Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay. Sin embargo, Coronel advirtió que todos los países tendrían que estar de acuerdo si la idea es seguir adelante.

Según Coronel, en la última reunión del Comité de Pesca de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), en febrero, Argentina dijo que no estaba dispuesta a negociar sobre la OROP, pero que lo estaría si el modelo fuera diferente. El país aún no ha propuesto un sistema de gobernanza alternativo para áreas fuera de la jurisdicción nacional.

Coronel explicó que Uruguay no mantendrá conversaciones con Argentina hasta dentro de un mes más o menos. Esto es en parte para darle a Argentina la oportunidad de proponer alternativas a la OROP.

Una red de intercambio de información

El jefe de la Armada de Uruguay, el contralmirante José Luis Elizondo, dijo a Diálogo Chino que el país también está avanzando con un grupo de trabajo en la Red Regional de Cooperación Operativa de Autoridades Marítimas de las Américas (ROCRAM).

El objetivo es crear una plataforma digital donde los estados puedan reunir información sobre todos los barcos, incluidos aquellos que realizan o apoyan la pesca no declarada y no reglamentada.

Elizondo explicó que los esfuerzos para abordar esta actividad actualmente solo los realizan países individuales. Una vez operativa, la plataforma proporcionará información sobre el tráfico marítimo, especialmente aquellos barcos que transportan pescado, combustible u otras cargas de un barco a otro.

El grupo de trabajo de ROCRAM intentará concienciar, buscar soluciones y ver cómo influir en la pesca no declarada y no reglamentada, ya que “amenaza la seguridad alimentaria de nuestros países”, agregó Elizondo.

La pesca INDNR y la mala gestión en alta mar ponen en peligro la renovación natural de las poblaciones de peces y, de hecho, de especies enteras. Si bien la pesca declarada, legítima y regulada proporciona proteínas y seguridad alimentaria a tres mil millones de personas en el mundo, según la ONU.

Recursos pesqueros de Uruguay

En 2018 se capturaron 45 especies de valor comercial en Uruguay, según el biólogo marino Andrés Milessi, coordinador de la Organización para la Conservación de los Cetáceos (OCC) y el proyecto Oceanosanos, quien se basó en estadísticas oficiales. En 2019, los cinco principales fueron lubina, merluza, merluza, rouget y merluza azul.

Uruguay, Piriapolis: Situated in the Maldonado Department, it?s one of the main seaside resorts in the country. Traditional fishing boats in the harbo
Barcos de pesca tradicionales amarrados en el puerto de Piriápolis, Uruguay. El volumen de pesca del país ha caído más del 50% en los últimos 40 años (Imagen: Alamy)

La mayoría de estos se capturan con arrastreros que trabajan solos o en pareja, con palangres o, en el caso de las pesquerías más artesanales, con redes de enmalle.

Milessi dijo a Diálogo Chino que las principales especies capturadas frente a las costas de Uruguay migran entre Brasil y Argentina. Ya existe una Comisión Técnica Mixta entre Argentina y Uruguay que estudia y analiza las capturas y establece medidas de ordenación pesquera, además de hacer recomendaciones sobre los niveles de captura. Pero una mayor coordinación entre los países del Atlántico suroeste ayudaría a las especies que migran entre los tres países como la merluza, agregó Milessi.

“Tenemos que pescar a niveles que permitan que las especies crezcan, se reproduzcan y mantengan poblaciones saludables sin llegar al extremo del colapso”, dijo Milessi. “Para ello, los países deben organizarse para regular las capturas, generalmente migratorias, fuera de las aguas nacionales”.