Mercados internacionales pueden impulsar las nueces de Brasil

La nuez es una especie autóctona y fuente de ingresos para las poblaciones tradicionales. Su cultivo causa muy poco impacto pero para lograr una escala la producción requiere incentivos

Compartir

Funcionário em usina de processamento de castanhas

Planta de castaña de Cooperacre en Río Branco, Acre. La Amazonia brasileña produce una media de 40.000 toneladas de la especie autóctona cada año (Imagen: Flávia Milhorance)

A principios de abril escribí a Edivan Kaxarari. Pasaron días sin que el mensaje llegara a su destinatario y me preocupé un poco. Edivan vive en el Territorio Indígena Kaxarari, en la Amazonia brasileña, cerca de la frontera con Bolivia. Aunque es una zona remota, la conexión a Internet funciona. El bosque de la zona protegida ha sido invadido por madereros ilegales. En el pasado ha habido conflictos violentos. ¿Podría haber ocurrido algo?

Afortunadamente, dos semanas después, Edivan respondió con un emotivo mensaje de audio. Dijo que había pasado 23 días acampando en la selva amazónica recogiendo nueces de Brasil, la principal fuente de ingresos de las 170 familias del territorio indígena situado entre los estados de Acre y Rondônia, en la frontera con Bolivia. "Era demasiado bueno acampar allí, había mucha gente recogiendo, rompiendo y llevando nueces", dijo.

La recolección de nueces garantiza la subsistencia de 60.000 familias de la Amazonia brasileña, que venden una media de 40.000 toneladas de la especie autóctona cada año, casi el 60% de toda la producción de los países amazónicos, según la red brasileña Diálogos Pro-Nueces. Esta práctica impregna a varias generaciones de comunidades tradicionales y se ha consolidado como una alternativa sostenible a la agricultura comercial de la región y a sus riesgos de deforestación. Sin embargo, se enfrenta a retos de escasa coordinación y falta de incentivos en la cadena de suministro.

Un estudio reciente muestra que, entre 2017 y 2019, la Amazonia exportó productos de la "bioeconomía" -compatible con la conservación de los bosques- por valor de 298 millones de dólares, entre ellos las nueces de Brasil. La cantidad parece considerable, según Salo Coslovsky, autor del estudio de la Universidad de Nueva York, pero está muy por debajo de su potencial y está lejos de ser comparable con las principales actividades económicas de la región. En el mismo periodo, el monocultivo, la minería y la ganadería, así como el papel y la pasta de papel, produjeron 39.000 millones de dólares en exportaciones.

Las nueces de Brasil llegan a más de 60 países, según un análisis de Diálogo Chino de los datos de comercio exterior de Brasil. Las exportaciones entre enero y julio de 2021 ascienden a 7.702 toneladas -unos 21 millones de dólares en ventas- y aumentan casi un 80% respecto a hace cinco años. Pero Brasil ha perdido oportunidades. Bolivia y Perú, sus mayores clientes, compran la oleaginosa extrayendo las nueces de la cáscara y exportándola de nuevo. Estados Unidos, tercero en la clasificación, también revende parte de lo que importa. Le siguen China continental y Hong Kong, que los expertos esperan que sea un mercado en crecimiento.

"El mayor compromiso de China con el control del cambio climático y la reducción de las emisiones de carbono tendrá importantes consecuencias en su comercio con Brasil", afirma Mauricio Santoro, profesor de relaciones internacionales de la Universidad Estatal de Río de Janeiro. "Habrá más oportunidades para invertir en cadenas de suministro sostenibles en productos como el açaí, la nuez u otros cultivos que permitan la conservación de los bosques".

Las nueces, un símbolo de conservación en Brasil

Mantener la recolección de la nuez es una forma de preservar la cultura de los pueblos tradicionales y reducir la presión sobre los bosques tropicales, aunque pocos consumidores lo saben.

"Hoy en día, la nuez ya se valora por los beneficios que aporta a la salud -es rica en selenio, un mineral antioxidante-, pero todavía no se valora por los beneficios que aporta a la selva", dijo Victoria Mutran, directora de la empresa exportadora de nuez Mutran Exportadora, durante una conferencia sobre la bioeconomía amazónica celebrada en junio.

Árvore da castanheira, de onde é retirada a castanha, castanha-do-pará. Amazônia, Brasil, sustentabilidade, indígenas
Los árboles de nuez de Brasil pueden crecer hasta más de 30 metros y, cuando se conservan, son una fuente de ingresos para las comunidades (Imagen: Flávia Milhorance)

El árbol de la nuez de Brasil es una planta imponente, con un tronco ancho y rugoso, que alcanza fácilmente los 30 metros de altura y los 100 años de edad.  En ocasiones, algunos árboles pueden tener más de un milenio. De su copa caen cáscaras parecidas a las del coco, que contienen una media de 10 nueces, protegidas por otra capa de corteza muy dura. De diciembre a abril, los recolectores de nueces pueden encontrar las cáscaras en el suelo del bosque, cerca del árbol madre.

El trabajo es duro. Requiere ojos entrenados para encontrar las cáscaras escondidas entre otras especies, habilidad con el machete para abrir la cáscara, resistencia para la larga jornada de recolección y fuerza para llevar los sacos llenos de nueces a la espalda.

Pero la actividad merece la pena. Y lo que es mejor, tiene un impacto mínimo o nulo en el medio ambiente. Al contrario, requiere la protección de los bosques para prosperar.

"El árbol de la nuez es un símbolo de la conservación de los bosques y vale más en pie que cortado", afirma Lúcia Wadt, investigadora de la Empresa Brasileña de Investigación Agropecuaria (Embrapa). Especialista en gestión de productos forestales, Wadt calcula que los recolectores de nueces obtienen al menos tres veces más beneficios de la venta de nueces que de la tala ilegal del árbol, lo que supone un fuerte incentivo para la conservación. Además, la producción se realiza cada temporada y el mercado está establecido. "Los recolectores de nueces venden todo lo que tienen".

Aun así, el árbol de la nuez está en la lista de especies vulnerables de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. A pesar de estar protegido por la ley, ha sido el objetivo de los madereros ilegales, según me contaron indígenas y pequeños agricultores durante una visita a Acre y Rondônia en marzo de este año. En junio, la policía realizó la mayor incautación de madera irregular en Rondônia, incluidos troncos de nuez.

 

En 2017, un líder kaxarari fue asesinado a tiros en medio de la sospecha de que el crimen fue cometido por los involucrados en el comercio ilegal de madera. El año pasado, una redada del ejército encontró madera cortada ilegalmente dentro del territorio indígena. La actividad irregular se ha enfriado desde entonces, según Edivan: "Ha habido inspecciones frecuentes, por lo que la situación se ha calmado".

A lo largo de la carretera BR-364, que une las capitales de Río Branco y Porto Velho, los altos árboles de nueces se alzan solitarios entre los pastos bajos. Los ganaderos los mantienen intactos para evitar multas medioambientales. Pero esto sólo alarga su muerte. "El árbol exige un flujo de agua y nutrientes que el entorno deforestado no puede proporcionar", explica Wadt. El castaño languidece, produciendo cada vez menos hojas y frutos. Los rayos caen a menudo sobre los ejemplares sin la protección de la densa selva tropical.

Ha habido intentos ocasionales de domesticarlo, pero no han cuajado. Una de las principales razones es que el árbol tarda unas dos décadas en empezar a producir frutos, una inversión a largo plazo que no resulta atractiva para los agricultores.

"El mercado de los frutos secos no ha hecho más que empeorar, porque el precio está por las nubes, y la oferta no puede satisfacer la demanda. Si no plantan, la situación será cada vez peor", dice el agrónomo Alfredo Homma, también investigador de Embrapa.

Edivan Kaxarari na floresta amazônica
Edivan Kaxarari, un indígena recolector de nueces de Brasil, vive en el territorio indígena de Kaxarari, en la Amazonia brasileña, cerca de la frontera con Bolivia (Imagen: Flávia Milhorance)

Expertos como Wadt y Coslovsky no están de acuerdo. Ven otros obstáculos para la producción a gran escala. Uno de ellos es que las políticas públicas ignoran las actividades económicas tradicionales de la selva amazónica. Para tener una idea, de los 2.000 millones de reales (368 millones de dólares) en créditos rurales entregados por el gobierno federal a los estados amazónicos brasileños entre 2019 y 2020, 55 millones de reales (10 millones de dólares) -es decir, menos del 3%- se invirtieron en actividades sostenibles, según una encuesta del Instituto Conexsus Sostenible, presentada en la conferencia de bioeconomía. De ese total, sólo 8,4 millones de reales (1,5 millones de dólares) se dedicaron a la recolección de nuez.

El resultado es una cadena de suministro desestructurada, según Conexsus. Los intermediarios informales representan más del 70%, y pagan poco a los recolectores. "No tenemos ningún mercado al que vender. Todos los años vendemos nuestra producción a intermediarios que compran muy barato", dice Edivan Kaxarari. Este año, los recolectores indígenas pudieron vender una lata con 13 kilos de nueces por una media de 50 reales (9 dólares).

Edivaldo Kaxarari es profesor de primaria y complementa sus ingresos con una pequeña e improvisada tienda de comestibles en una habitación de su casa de madera (como es habitual en la arquitectura local), situada cerca de la salida de la aldea de Pedreira, en el territorio de Kaxarari. Frente a su casa, también apila bolsas llenas de nueces de Brasil de los recolectores del pueblo. "Aquí hay muchas nueces de Brasil, pero el comprador sólo viene a esta zona cuando hay una gran cantidad, así que las compro y las recojo", dice.

Edivaldo revende su producción a Rosenilson Ferreira, conocido como Louro, quien, durante la cosecha de nueces, suele ir al territorio a cargar su camión. Ferreira es hijo de agricultores que emigraron en los años 70 desde el estado de Mato Grosso a Extrema, una aldea que es el centro urbano más cercano al territorio indígena, a 30 kilómetros de distancia por un camino de tierra. Tiene cuatro hijos, pero no tiene tierras. "No tengo otra opción. No hay trabajo, no tengo educación. El camino es luchar por eso", dice.

A partir de ahí, la producción pasa por varias manos, según Ferreira, cruzando incluso las fronteras nacionales: "Vendo a otros intermediarios. Ellos nos compran, procesan y pasan las nueces, que van a muchas empresas. Varios molinos están en Bolivia".

Nueces para la exportación

La nuez se exporta desde la época de la colonización. A principios de los años 2000, los europeos rechazaron el producto por problemas sanitarios. Desde entonces, otros países se han afianzado en el mercado. Los tres vecinos, Brasil, Bolivia y Perú, han intentado asociarse para promover el producto sostenible en los mercados extranjeros, pero hoy son clientes -y competidores- unos de otros.

La desorganización de la cadena de suministro sigue dando lugar a problemas sanitarios, evidenciados en un brote de salmonela causado por lotes bolivianos comprados por el Reino Unido hace dos años. Pero en lugar de eliminar las nueces de Brasil de la lista de importaciones, el gobierno británico ha anunciado recientemente inversiones en el desarrollo de capacidades de las comunidades para impulsar su exportación a escala. "La bioeconomía es un importante vector de desarrollo económico, social y medioambiental", declaró el embajador británico Peter Wilson al periódico Valor Econômico en julio.

produtores de castanha, castanha-do-para, Amazônia, Brasil
Los empleados pelan y limpian las nueces de Brasil en la planta de procesamiento. Una parte de lo producido se venderá al mercado internacional, como Estados Unidos y Europa (Imagen: Flávia Milhorance)

Los chinos han aumentado su consumo de frutos secos en la última década, pero las nueces de Brasil siguen teniendo una cuota de mercado comparativamente pequeña. Siguen siendo poco conocidas en China y generan altos costes de transporte y conservación. En los sitios de comercio electrónico chinos, a menudo se afirma que la nuez es una especialidad de la árida provincia de Xinjiang, en el oeste de China, y se la denomina "nuez del desierto". Esta procedencia es incierta, incluso improbable, dado el clima enormemente diferente de las regiones tropicales de las que procede la planta.

Pero los chinos han buscado acuerdos con empresas amazónicas. Victoria Mutran, la exportadora de Belém, dijo a Diálogo Chino que existe "un gran interés por las nueces con cáscara para el mercado chino" y que ya ha sido contactada por empresarios chinos.

700%

El aumento del consumo de nueces de Brasil en los últimos 15 años

Manoel Monteiro, que dirige Cooperacre, una gran cooperativa de recolectores de nuez, coincide en que hay apetito chino, aunque hay dificultades para satisfacer la demanda. "Tuvimos la oportunidad de introducir el producto en China, pero querían un volumen muy alto. Sólo si creáramos una cooperativa para toda la Amazonia podríamos abastecerles", dice entre risas desde la sede de la cooperativa en Río Branco, estado de Acre, que ya exporta a Rusia, Italia, España, Estados Unidos, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Dubai y Filipinas. Sin embargo, con inversiones, hay capacidad para ampliar la producción, dicen los expertos.

Monteiro también lamenta que la nuez se venda como un producto agrícola y no como un producto amazónico sostenible. Otro producto básico, la soja, por ejemplo, ha representado el 25% del valor de las exportaciones amazónicas y el 10% de la deforestación en Sudamérica en los últimos 20 años. El fruto seco también ha experimentado un auge a nivel nacional". Su consumo en Brasil ha crecido un 700% en 15 años.

El reconocimiento del exterior llegará, dice Monteiro. "Somos productores del bosque, venimos del bosque. Sólo queríamos vender mejor el producto y mantener el bosque".