Los países del mundo se comprometen a acabar con los residuos plásticos

El proyecto de resolución de la ONU para acabar con la contaminación por plástico ha sido calificado como el acuerdo medioambiental internacional más importante desde el Acuerdo de París

Compartir

Art-installation-depicting-plastic-bottles-flowing-from-a-tap

Una instalación artística que representa botellas de plástico saliendo de un grifo en la sede del PNUMA en Nairobi, Kenia (Imagen: Alamy)

La ONU ha sentado las bases para iniciar las negociaciones del primer tratado jurídicamente vinculante del mundo para acabar con la contaminación por plásticos. En la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEA), celebrada en Nairobi a principios de este mes, se establecieron los parámetros para un futuro tratado, incluidas las disposiciones que tanto costó conseguir para abordar el ciclo de vida completo de los plásticos y abordar los residuos en todos los entornos, no sólo en el océano.

La decisión del 2 de marzo fue recibida con aplausos, vítores y lágrimas por parte de los delegados de los 175 Estados miembros. Se habían reunido para negociar varios acuerdos medioambientales multilaterales, pero sobre todo uno sobre los plásticos. "La conclusión es que eliminaremos la contaminación por plásticos de nuestro entorno", dijo Inger Andersen, directora ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), durante la sesión plenaria de clausura.

"Es un paso realmente importante. Cuando empecé a trabajar en el tema [de los plásticos], no había un amplio consenso sobre la magnitud del problema, ni siquiera un acuerdo sobre la existencia del mismo", afirma Richard Thompson, científico marino de la Universidad de Plymouth que lleva 30 años estudiando la contaminación por plásticos y que acuñó el término "microplásticos".

9 de cada 10

ciudadanos de 28 países creen en la necesidad de un tratado mundial sobre los residuos plásticos

Con una producción de plástico que se ha duplicado de 234 a 460 millones de toneladas en los últimos 20 años, ahora se acepta que la escala de la contaminación resultante significa que ni las acciones voluntarias ni las nacionales son suficientes. En los últimos años se ha impulsado una respuesta global coordinada, respaldada por una Declaración de los Científicos y la opinión popular. Una encuesta publicada el mes pasado por WWF reveló que nueve de cada diez ciudadanos de 28 países creen en la necesidad de un tratado mundial sobre los residuos plásticos, y el mayor apoyo proviene de México, Perú y China. Incluso los productores de plásticos y las marcas que dependen en gran medida de los envases de plástico, como Coca-Cola, Nestlé y Unilever, apoyan la idea.

Este creciente apoyo llegó a su punto álgido durante una semana de negociaciones a finales de febrero, cuando los países utilizaron dos propuestas para abordar la contaminación por plástico, presentadas por Ruanda y Perú y por Japón, como base para una resolución final. Tras varios días de acalorados debates y ajustes, en la madrugada del 28 de febrero, día en que comenzó la UNEA, se presentó un proyecto de resolución para que lo examinaran los ministros de medio ambiente de todo el mundo.

Ambicioso, urgente y de gran alcance

El texto adoptado ha sido calificado como el acuerdo "más importante" desde París. Insiste en que el tratado final sea jurídicamente vinculante, algo que no estaba garantizado al inicio de las negociaciones. Pide el "fin", más que la reducción, de la contaminación por plásticos, y establece un ambicioso plazo para 2024 para finalizar el tratado. "Los países se han unido y han dicho: 'Queremos hacer esto rápidamente, reconociendo la urgencia de los problemas'", afirma Christina Dixon, subdirectora de campañas para los océanos de la ONG Environmental Investigation Agency (EIA), que participó como observadora en las negociaciones.

Los grupos de la sociedad civil celebran el ambicioso alcance de la resolución, que reduce el riesgo de que los negociadores presenten un tratado estrecho y desdentado. El texto afirma que las negociaciones deben centrarse en poner fin a toda la contaminación por plásticos, en todos los ecosistemas, y no sólo en los entornos marinos (donde se centran actualmente la mayoría de los esfuerzos políticos debido a sus impactos a gran escala). Esta disposición es importante, ya que el plástico transportado por los ríos es una de las principales fuentes de contaminación de los océanos.

La industria siempre dice: 'Necesitamos una fregona mejor'. Pero en realidad, necesitamos cerrar el grifo

La resolución también utiliza una interpretación generosa de "impacto". En lugar de limitarse a los residuos plásticos, tiene en cuenta los riesgos bien establecidos que los productos químicos de los plásticos suponen para la salud humana, ya que los microplásticos se encuentran ahora en órganos importantes, como la placenta humana.

Esencialmente, especifica que un futuro tratado debe abordar todo el ciclo de vida del plástico si quiere tener éxito. Esto amplía el alcance más allá de la lucha contra los residuos para reducir potencialmente la producción, especialmente de productos de un solo uso.

"La industria siempre dice: 'Necesitamos una fregona mejor'. Pero en realidad, necesitamos cerrar el grifo", afirma Christopher Chin, experto en legislación sobre plásticos de un solo uso y director ejecutivo del Centro de Concienciación, Investigación y Educación Oceánica, organización sin ánimo de lucro que también participó como observador en las conversaciones. La resolución responde a esa necesidad al "considerar la contaminación por plástico de una manera más holística", afirma.

Espen Barth Eide, presidente de la UNEA y ministro de Medio Ambiente de Noruega, aprueba la resolución sobre los plásticos con un golpe de martillo (Imagen: PNUMA/Flickr, CC BY 2.0

La resolución incluye disposiciones de financiación, señala Dixon, que ayudarán a los países a cumplir sus obligaciones legales una vez que el tratado entre en vigor. Esto es importante porque, como destaca el texto, el establecimiento de nuevas economías circulares será clave para limitar la producción de plástico, aumentar el reciclaje y prolongar su vida útil: estas mejoras requerirán importantes recursos en países que aún no tienen la capacidad.

La resolución también reclama planes de acción nacionales y un mejor seguimiento de la producción de plástico y de los residuos, crucial para medir los avances. También destaca el papel de los conocimientos indígenas y tradicionales en la elaboración de soluciones, y reconoce el papel de los recicladores informales en el reciclaje del plástico a nivel mundial.

"En términos generales, estamos bastante contentos con el contenido de la resolución", dice Dixon. "Hay una referencia a la salud, lo que significa que podemos tener una conversación sobre [las toxinas de los plásticos]", dice. "Habla de la producción y el consumo sostenibles, lo que significa que podemos hablar de informar sobre la producción de plásticos". "Ahora, advierte, "es cuando empieza el trabajo duro".

De la resolución al tratado

La resolución establece un comité de negociación intergubernamental que se encargará de definir los términos del tratado final. Su primera reunión está prevista para mayo de 2022 en Senegal.

Algunos de los debates más duros se centrarán en cómo el tratado permite a todos los países introducir los cambios necesarios en su economía del plástico, como el establecimiento de infraestructuras circulares. La abogada colombiana Mónica de Greiff Lindo, que intervino en la UNEA en nombre del G77 y de China, subrayó que los países en desarrollo necesitarán financiación y tecnología transferida de los países desarrollados para ayudar a su transición hacia sistemas de consumo y producción sostenibles. Es fundamental que los países asuman sus obligaciones en este sentido.

Otro reto es la creación de mercados de apoyo para las alternativas al plástico y los materiales reciclados. "Vemos el tratado como un factor de progreso", dijo Ed Shepherd, director de sostenibilidad global del gigante de los bienes de consumo, Unilever, en un evento paralelo de la UNEA. Pero añadió que el bajo precio de los plásticos vírgenes puede disuadir a las empresas de preparar sus nuevos productos para la economía circular. Una forma de que el tratado corrija la dinámica sesgada del mercado sería introducir sistemas de responsabilidad ampliada del productor que incorporen los costes de los residuos plásticos a la producción, o aplicar un impuesto a los plásticos vírgenes.

Christopher Chin advierte que la redacción abierta del texto de la resolución en torno al "ciclo de vida completo" de los plásticos podría llevar a cuestionar dónde comienza exactamente la "vida" de un plástico y, por tanto, quién tiene la responsabilidad de abordar la producción y los residuos. "Algunas personas te dirán que el ciclo de vida del plástico comienza como producto, o como polímero, o en la extracción", explica. Sobre este punto, Dixon afirma que la EIA estará atenta a las presiones que se produzcan durante las negociaciones, ya que el nuevo enfoque del ciclo de vida podría hacer que las empresas de combustibles fósiles entraran en escena: "La industria petroquímica no ha tenido que preocuparse realmente por esto hasta que se ha cerrado el acuerdo", dice.

Búsqueda de soluciones

Mientras tanto, Thompson afirma que, en la inevitable carrera por las soluciones que desencadenará este acuerdo mundial, se necesita más investigación para determinar lo que realmente funciona. "Tenemos más pruebas de las que necesitamos sobre los daños [de los plásticos]. Lo que no tenemos es tanta evidencia sobre cómo aplicar qué solución en qué contexto, con el fin de obtener la mejor tracción", dice.

Para ello será necesario que científicos medioambientales, economistas, especialistas en materiales, psicólogos del comportamiento y otros se unan para encontrar soluciones holísticas a lo largo de todo el ciclo de vida de los plásticos, afirma. Sin esto, un tratado corre el riesgo de imponer medidas que no se ajustan al desafío.

Mientras tanto, Inger Andersen instó a los países a aprovechar el impulso de las conversaciones para volver a casa, poniendo a Kenia, sede de la UNEA, como ejemplo de un país que ha introducido recientemente prohibiciones decisivas sobre los plásticos de un solo uso. "No os sentéis a esperar a que el tratado sobre el plástico sea ratificado y firmado", dijo. "Hay muchas cosas que se pueden hacer".

 Este artículo fue publicado originalmente en China Dialogue Ocean.