Minería apunta a zona bajo la gigantesca línea de transmisión de Belo Monte

El estado de Pará, rico en minerales, atrae la minería legal e ilegal, lo que podría comprometer la distribución de energía en todo el país.

Compartir

linhão Belo Monte transmission

Trabajadores en un sitio del proyecto Linhão para la transmisión de electricidad de voltaje ultra alto (imagen: Alamy)

Compañías mineras quieren explorar áreas del estado brasileño de Pará bajo la gigantesca línea de transmisión que divide el Amazonas, conocida como el linhão, o "gran línea", que distribuye la electricidad de la planta hidroeléctrica de Belo Monte al sureste de Brasil.

Diálogo Chino encontró 100 solicitudes a la Agencia Nacional de Minería (ANM) de empresas y cooperativas mineras por el derecho a investigar y explotar el eje Pará de la red Xingu-Estreito. De éstas, 37 fueron denegadas porque se superponían con la red de distribución de electricidad, pero otras 63, que tienen el mismo problema, siguen en trámite.

Si los proyectos siguen adelante, podrían desestabilizar el terreno bajo las torres de alta tensión y comprometer el suministro de energía del país.

"Estas peticiones son preocupantes", dice Luiz Pinguelli Rosa, profesor de planificación estratégica en el instituto de ingeniería Coppe de la Universidad Federal de Río de Janeiro. "Si una línea como la de Xingu-Estreito se cae, probablemente tendremos un apagón en varios estados."

La red de 2.076 km conecta la subestación de Xingu en el centro de Pará, pasando por los estados de Tocantins y Goiás, con la subestación de Estreito en Minas Gerais, en la frontera con São Paulo.

Inaugurado en 2017, el linhão, está controlado por Belo Monte Transmissora de Energia, propiedad mayoritaria de la red estatal china en asociación con la estatal brasileña Eletrobras, que pronto será privatizada.

La gigante eléctrica china State Grid, que ha aumentado su presencia en el sector eléctrico brasileño, también opera la línea Xingu-Rio de 2.539 km que conecta Pará con el estado de Río de Janeiro.

La minería cerca del linhão: "Una apariencia de legalidad

Las amenazas al linhão ocurren simultaneamente a la amenaza de la minería ilegal a una gran parte de las áreas de conservación de Brasil. Un informe reciente del Instituto de Recursos Mundiales mostró que la minería ilegal afecta a por lo menos 37 tierras indígenas del país. Hay cientos de concesiones mineras que se superponen, al menos en parte, con territorios indígenas.

Las 63 solicitudes abiertas para explorar la zona donde se encuentra la línea de transmisión de Belo Monte han comenzado a tramitarse durante el último año, y algunas se presentaron en 2020. El 17 de agosto, por ejemplo, la Cooperativa dos Garimpeiros do Norte presentó tres solicitudes de extracción de oro en el marco del linhão entre los municipios de Anapu y Pacajá.

"Cuando se hace una solicitud de minería, el valor de una o diez mil hectáreas es el mismo, por lo que pedimos una mayor superficie", dijo Chester Pedro Gomes, presidente de la cooperativa,.

"Pero cuando el estudio se lleve a cabo, el área que la ANM aprobará será sin duda más pequeña", dijo Gomes, y añadió: "Los que van tras los documentos nunca minarán ilegalmente".

El gigante minero brasileño Vale ya ha hecho seis solicitudes de minería a lo largo de la red en Pará. Una de ellas, para la investigación del manganeso en Parauapebas, fue inicialmente rechazada, pero finalmente fue aprobada por los tribunales en 2018.

La minería o incluso la petición de minería en áreas de energía es algo serio

La empresa dice que busca oportunidades cuando es posible conciliar su actividad con la de otras empresas ya instaladas en un lugar determinado. Pero le dijo a Diálogo Chino que "no tiene actividad operativa" en las áreas objetivo de las seis solicitudes.

El ANM protege un área de 100 metros, 50 a cada lado de la línea de transmisión, con el fin de evitar actividades que amenazan la estabilidad de la red de energía, como la minería. Si se llevan a cabo actividades mineras en esta región, podrían afectar gravemente al linhão y, en una situación extrema, perjudicar la distribución de electricidad en vastas zonas del país.

"El sistema energético interconectado podría sostener el suministro en ciertos momentos", dice Rosa, la profesora de ingeniería, "pero si [un corte de energía] ocurre al final de la tarde, cuando las industrias todavía están operando y hay una alta demanda residencial, habrá un apagón".

La ANM le dijo a Diálogo Chino que el reducido número de funcionarios en su oficina está retrasando la evaluación de las solicitudes. Pero estas solicitudes cerca del linhão serán eventualmente rechazadas.

Hay más de 200.000 solicitudes de minería en todo el país en el sistema de la Agencia Nacional de Minería. De ellas, 448 han sido rechazadas o suspendidas por superposición con las redes de energía. La agencia subrayó que los proyectos, tal como están en el papel, no dañan el medio ambiente.

Sin embargo, el Ministerio Público Federal (MPF) de Pará tiene una opinión diferente. La mera existencia de la solicitud, advierte el organismo, expone el terreno a un riesgo ambiental.

Los mineros ilegales participan en estas solicitudes para dar "la apariencia de legalidad a la actividad", según los documentos de la fiscalía del MPF de noviembre de 2019. La demanda advierte que esto facilita la toma de la zona de extracción, el reclutamiento de personal y la contratación de servicios.

"La minería o incluso la petición de minería en las zonas energéticas es algo serio", dice el profesor Pinguelli Rosa, "Es un problema policial".

Avances en la minería ilegal

Mientras que las solicitudes de minería siguen sin ser resueltas por la ANM, la minería ilegal ya está ocupando la zona bajo la red de transmisión en Pará.

Los mineros ilegales han comenzado a operar bajo la línea Xingu-Estreito desde al menos 2019. Y en julio de este año, el periódico Estado de São Paulo mostró que la propia Belo Monte Transmissora de Energia (BMTE) ha hecho denuncias oficiales.

$815,000

la cantidad en multas que el propio BMTE debe por deforestar o por incumplimiento del permiso ambiental de linhão

Según el informe, la BMTE dice que está preocupada por la seguridad de sus empleados y la degradación del suelo cerca del linhão, lo que podría causar que sus torres se caigan o se hundan.

El organismo de minería es consciente de la actividad ilegal y trabaja con los organismos pertinentes para frenarla en la región. Las denuncias han sido investigadas por el MPF de Pará y la Policía Federal.

El 23 de agosto, la corporación incautó 70.000 toneladas de manganeso en el puerto de Barcarena, Pará. El mineral fue supuestamente extraído ilegalmente en el sur del estado, parte de él en minas ilegales cerca de la línea Xingu-Estreito, según ANM.

El BMTE no hizo comentarios sobre los procesos de minería en curso, pero confirmó a Diálogo Chino que había comunicado a los inspectores la minería ilegal en la línea Xingu-Estreito.

La empresa, que hoy en día es víctima de una actividad que conlleva riesgos ambientales y amenaza a su empresa de 5.600 millones de reales (1.000 millones de dólares de los EE.UU.), que ya ha causado polémica.

En su informe de impacto ambiental de 2016, el grupo estimó que la construcción del linhão causaría la deforestación de un área de vegetación nativa en los biomas del Amazonas y el Cerrado equivalente a más de 1.700 campos de fútbol.

En ese momento, los estudios de impacto ambiental del Xingu-Estreito se aprobaron tres meses más rápido que la media de nueve meses y, de forma inusual, el gobierno no hizo ninguna demanda adicional, según un coordinador de la agencia federal de protección del medio ambiente IBAMA.

No hay información sobre cuánta vegetación nativa fue realmente cortada, pero entre marzo de 2017 y septiembre de 2018, BMTE recibió siete multas de la agencia de inspección ambiental.

La empresa debe un total de 4,5 millones de reales (813.000 dólares de los EE.UU.) por delitos como la deforestación en una zona de preservación y el incumplimiento de las condiciones de los permisos ambientales.