<p>El agricultor Dercílio Pupin explica los métodos agroforestales que ha utilizado desde 2013 para restaurar suelos degradados en su tierra en Piracaia , estado de São Paulo, Brasil (Imagen: Lucas Ninno / Diálogo Chino)</p>
Agricultura

Brasil impulsa la recuperación de tierras degradadas

Pequeñas iniciativas apoyan esfuerzos del gobierno para recuperar 12 millones de hectáreas de tierra para 2030

El agricultor Dercílio Pupin llegó al municipio de Piracaia, estado de São Paulo, en 2013, con la idea de cultivar alimentos orgánicos. Desafortunadamente, el terreno que recién había adquirido de cuatro hectáreas estaba seco, con el suelo compactado y con poca vegetación.

Una de las peores crisis de agua de la historia del estado comenzó ese año. En 2014, la capacidad de los cinco embalses de agua del sistema Cantareira, que abastecen a 8,8 millones de personas en los alrededores, se redujo a casi cero.

El deterioro del entorno natural de la región precedió a esta crisis. El mapeo de la región realizado en ese momento por el Instituto de Investigaciones Ecológicas (IPÊ) reveló 21.000 hectáreas de riberas sin vegetación — áreas que, por ley, deberían haber sido protegidas — y otras 100.000 hectáreas de pasturas degradadas.

¿Qué es la degradación del suelo?

Los suelos clasificados como degradados han perdido sus características saludables, limitando así su capacidad de proporcionar servicios beneficiosos a su ecosistema, como la retención de nutrientes y agua. La degradación del suelo puede ser causada por la explotación humana.

Entre esas pasturas degradadas se encontraba el de Pupin. Cuenta a Diálogo Chino que el ex dueño pastoreaba más de 300 cabezas de ganado “de manera desorganizada”, incluso cerca de manantiales.

Hoy, sin embargo, Pupin ha visto mejoras en la salud de su parcela después de participar en programas de restauración, lanzados en medio de un esfuerzo nacional por recuperar millones de hectáreas de tierra degradada en todo Brasil, una iniciativa que ha cobrado impulso bajo un nuevo presidente, presentando oportunidades y desafíos para el gobierno y los productores por igual.

A person holding soils in his hand
La agrosilvicultura incorpora árboles nativos a los sistemas agrícolas y puede ayudar a mejorar la salud del suelo. Otros beneficios potenciales incluyen el control de la erosión, la retención de nutrientes y humedad y una mayor oxigenación (Imagen: Lucas Ninno / Diálogo Chino)
Aerial view of a reservoir
Vista aérea del embalse de Atibainha, uno de los cinco lagos artificiales que componen el sistema Cantareira, el mayor abastecedor de agua de la ciudad de São Paulo (Imagen: Lucas Ninno / Diálogo Chino)
A reforested area
Un área reforestada (izquierda) y otra en proceso de reforestación (derecha), junto al embalse de Atibainha. Las riberas de los ríos en Brasil están protegidas por ley, pero una investigación realizada en 2017 encontró que vastas áreas alrededor del sistema Cantareira habían sido degradadas (Imagen: Lucas Ninno / Diálogo Chino)

Nueva era para la restauración de tierras

Para darle nueva vida a su terreno, Pupin se sumó a un programa de restauración del ayuntamiento y a otro del IPÊ llamado Semeando Água (Agua de Siembra). Pupin ya puede ver mejoras: “El año que llegamos aquí, todo eran claros, apenas había un árbol… En las áreas agroforestales [recién restauradas], ya hay lugares donde el bosque está un poco más avanzado; hay una mejor infiltración [del agua] en el suelo”.

Agrosilvicultura

La agrosilvicultura o agroforestería es la práctica de incorporar árboles a la agricultura. Esto se puede llevar a cabo de varias maneras, como plantar árboles dentro y alrededor de las pasturas, o cultivar dentro de un bosque. Los árboles secuestran carbono de forma natural y mejoran la salud del suelo y la biodiversidad, por lo que la agrosilvicultura ofrece una alternativa sostenible a la simple tala de bosques para la agricultura.

“La idea es convertir el área alrededor de Cantareira en un centro de producción agroecológica”, dice Alexandre Uezu, un Coordinador de Semeando Água.

Semeando Água es una de las muchas iniciativas independientes en todo Brasil que contribuyen al Plan Nacional para la Recuperación de la Vegetación Nativa (Planaveg) publicado por el gobierno en 2017. Los objetivos del plan incluyen “restaurar, reforestar e inducir la regeneración natural” de 12 millones de hectáreas de tierras forestales y crear 5 millones de hectáreas de “sistemas agrícolas integrados” que combinen tierras de cultivo, pasturas y bosques, ambos para 2030.

Según el mapeo del Observatorio de Restauración y Reforestación, Brasil ha agregado 9,35 millones de hectáreas de plantaciones de árboles hasta ahora, en su mayoría de monocultivo, pero sólo 79.100 hectáreas de tierra han sido clasificadas como restauradas.

Además, la magnitud del problema es mucho mayor de lo que sugieren los objetivos de Brasil: según la red de seguimiento ambiental MapBiomas, el país tiene 95,5 millones de hectáreas de pasturas degradadas, equivalente a la superficie de Venezuela. “Gran parte de la superficie deforestada en el país es para ganadería, y estos pasturas están degradadas”, explica Ane Alencar, investigadora de la red.

A través de políticas nacionales actuales y futuras y programas de estímulo financiero financiados por el estado, Brasil ahora busca impulsar sus esfuerzos de restauración de tierras.

La reutilización de las pasturas degradadas de Brasil es uno de los principales objetivos ambientales del presidente Luiz Inácio Lula da Silva. En su discurso de toma de posesión en enero, Lula mencionó el tema, mientras que en abril afirmó que las inversiones en la restauración de pasturas pueden “duplicar la productividad [agrícola], sin perturbar a las poblaciones indígenas ni a los bosques”.

Un desafío global

Según el informe Global Land Outlook 2 de la ONU, publicado en 2022, la humanidad ya ha “transformado más del 70% de la superficie terrestre de la Tierra desde su estado natural, provocando una degradación ambiental sin precedentes y contribuyendo significativamente al calentamiento global”. En 2018, se estimó que la degradación de la tierra y sus consecuencias para el agua y la seguridad alimentaria afectaron la vida de 3.200 millones de personas.

La degradación de los suelos de la Tierra también está interrelacionada con otras crisis ambientales. Alencar dice que los incendios, la tala y la fragmentación del paisaje son los principales vectores de la degradación del suelo en los bosques húmedos como la Amazonía, mientras que en sabanas como el Cerrado, los monocultivos de cereales y la ganadería extensiva son los principales culpables. Las sequías graves más frecuentes y los vendavales cada vez más fuertes, impulsados por el cambio climático, exacerban la degradación del suelo, añade.

Aerial view of banana trees
Vista aérea de plátanos plantados en un bosque de Nazaré Paulista, estado de São Paulo. Los sistemas agroforestales pueden implicar la plantación de árboles dentro y alrededor de las pasturas, o realizar la agricultura dentro de un bosque (Imagen: Lucas Ninno / Diálogo Chino)

En los últimos años, este problema global ha provocado una respuesta global. En la Declaración de Nueva York sobre los Bosques de 2021, más de 200 actores (incluidos gobiernos nacionales y subnacionales, pueblos indígenas y empresas) se comprometieron a restaurar 350 millones de hectáreas de tierras degradadas para el 2030. A esto le siguió un acuerdo en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Biodiversidad de 2022, la COP15, en la que casi todos los países del mundo se comprometieron a restaurar el 30% de todos los ecosistemas terrestres y marinos dentro de esta década.

En un viaje a Beijing en abril, Marina Silva, ministra de Medio Ambiente y Cambio Climático de Brasil, dijo que el país “puede aprender de la experiencia china” de recuperación de áreas degradadas.

Silva probablemente se refería al programa nacional chino Grain for Green, cuyo objetivo es regenerar el suelo dañado por la agricultura y la ganadería. Desde su creación en 1999, el programa ha restaurado más de 30 millones de hectáreas de bosques, campos, vegetación montañosa y humedales.

Grain for Green es voluntario, pero existen incentivos para unirse. Entre 1999 y 2019, el gobierno invirtió más de 442 mil millones de RMB (60 mil millones de dólares estadounidenses) en el programa, proporcionando semillas, subsidios y asistencia técnica a los propietarios de tierras, entre otros beneficios. En 2019, los subsidios del programa habían beneficiado directamente a más de 41 millones de hogares agrícolas.

Coffee seedlings
Plántulas de café que crecen entre plátanos en una zona agroforestal cerca de Nazaré Paulista, estado de São Paulo (Imagen: Lucas Ninno / Diálogo Chino)

Surge nueva inversión

Con el regreso de Lula al poder, las iniciativas ambientales vuelven a ser una prioridad gubernamental. En mayo, el gobierno creó el Consejo para el Desarrollo Económico Social Sostenible, un organismo formado por representantes de la sociedad civil y del Estado. En agosto, el consejo había creado un grupo de trabajo sobre restauración de tierras.

El ministro de Relaciones Institucionales de Brasil, Alexandre Padilha, dice que el objetivo del grupo de trabajo es presentar a Lula “propuestas concretas” para recuperar áreas degradadas a principios de octubre.

En junio se lanzó una nueva versión del Plan Safra. Con un presupuesto de casi 7 mil millones de reales (1,4 mil millones de dólares), este programa gubernamental apoya a medianos y grandes productores agrícolas en la recuperación de tierras degradadas.

Planaveg también habría recibido financiación: 14 millones de reales (2,8 millones de dólares) de uno de los mayores financiadores medioambientales del mundo, el Fondo para el Medio Ambiente Mundial. “Los recursos están asegurados”, dice Rita de Cássia Mesquita, secretaria de biodiversidad, bosques y derechos de los animales del Ministerio de Medio Ambiente. “Ahora tenemos que discutir y avanzar con las estrategias [de restauración]”.

A bee feeds on nectar
Una abeja se alimenta de néctar en un área reforestada por el Instituto de Investigaciones Ecológicas (IPÊ) cerca del embalse de Atibainha, estado de São Paulo (Imagen: Lucas Ninno / Diálogo Chino)
A female green scissor hummingbird in the forest
Hembra de zafiro golondrina (Thalurania furcata) en una de las áreas reforestadas por el IPÊ. La agrosilvicultura puede mejorar la biodiversidad y la salud del suelo (Imagen: Lucas Ninno / Diálogo Chino)

Mientras tanto, en noviembre, el Banco Mundial donó 25 millones de dólares para recuperar pasturas degradadas en Brasil. Un mes después, la firma de inversión privada Paramis Capital lanzó un fondo para transformar tierras brasileñas degradadas en áreas productivas.

Por otra parte, en abril, la empresa china de materias primas COFCO International — un actor importante en el comercio de granos brasileño — también habría expresado interés en financiar esfuerzos para recuperar tierras agrícolas degradadas en el país, aunque aún no se han anunciado compromisos firmes.

A pesar de las grandes sumas de dinero necesarias, Mesquita dice que la acción sobre la degradación de la tierra y el suelo puede generar beneficios financieros: “La restauración tiene el potencial de impulsar una bioeconomía local”.

La restauración tiene el potencial de impulsar una bioeconomía local
Rita de Cássia Mesquita, secretaria de biodiversidad, bosques y derechos de los animales

Una investigación realizada por la organización brasileña de desarrollo sostenible Instituto Escolhas también sugiere que grandes insumos generarán resultados aún mayores. Por ejemplo, el instituto estima que Brasil todavía necesita 228 mil millones de reales (46 mil millones de dólares) para alcanzar su objetivo de 12 millones de hectáreas de bosques restaurados para 2030, pero también dice que esto podría crear 2,5 millones de empleos y generar ingresos de 776,5 mil millones de reales (157 mil millones de dólares).

Sin embargo, la concesión de crédito rural con financiación pública ha sido duramente criticada. Por ejemplo, el Código Forestal de Brasil de 2012 se adoptó para gestionar la conservación de la vegetación nativa en tierras rurales privadas. La ley dicta que los propietarios de tierras que no hayan conservado esta vegetación ahora deben hacerlo por su cuenta. Sin embargo, según el Observatorio del Código Forestal (OCF), que supervisa la aplicación de esta ley, estos propietarios todavía pueden obtener crédito rural público.

La OCF estima que aún quedan por restaurar hasta 20 millones de hectáreas de vegetación nativa protegida por el Código Forestal. La secretaria ejecutiva de la OCF, Roberta Del Giudice, dijo a Diálogo Chino que no se debe otorgar crédito público “al menos, a quienes no cumplan con esta ley”.

Restaurar entornos y economías

Diez años después de su llegada, las tierras de Dercílio Pupin utilizan ahora un sistema agroforestal. Piracaia se encuentra dentro de la Mata Atlántica, por lo que Pupin integró especies vegetales nativas de este bioma, como los árboles de jacarandá, jequitibá rosa y tamboril. También se han incorporado productos económicamente más fructíferos, como el café en grano.

El agricultor dice que este sistema agroforestal ahora genera ingresos suficientes y que está creando una cooperativa con otros miembros de Semeando Água para ayudar con el acceso a los mercados de alimentos.

a man teaches students techniques for planting banana trees
Gustavo Brichi, ingeniero forestal del IPÊ, enseña a estudiantes técnicas para plantar banano en sistemas agroforestales, en la Escuela Estatal Francisco Derosa, en Nazaré Paulista (Imagen: Lucas Ninno / Diálogo Chino)
Tamboril seedlings
Plántulas de tamboril en el vivero de especies nativas del IPÊ, utilizadas para proyectos de restauración en Nazaré Paulista (Imagen: Lucas Ninno / Diálogo Chino)
An Atlantic titi monkey feeds on fruits
Un mono tití atlántico se alimenta de frutos en una de las zonas reforestadas por el IPÊ, en Nazaré Paulista (Imagen: Lucas Ninno / Diálogo Chino)

En una década, Semeando Água capacitó a 334 productores y técnicos locales, regeneró 100 hectáreas de pasturas degradadas, replantó 70 hectáreas de áreas protegidas y creó 33 hectáreas de sistemas agrícolas sostenibles, según su equipo. Los corredores biológicos se han restablecido, beneficiando a especies de monos en peligro de extinción en el Bosque Atlántico, como el tití de penacho leucocitario y el muriquí del sur.

Sin embargo, Pupin advierte que faltan incentivos para alentar a los pequeños productores. Por ejemplo, recibe sólo 283 reales (57 dólares estadounidenses) de fondos municipales al año para proteger 1,06 hectáreas de bosque en su tierra, cuando salario mínimo en Brasil es de 1.320 reales (265 dólares estadounidenses) al mes. Gustavo Brichi, ingeniero forestal del IPÊ, dice que la institución debe ampliar su estrategia más allá de la restauración de la vegetación, para enfocarse en modelos productivos pero sustentables de propiedades rurales, “sin necesidad de intervenciones abruptas”.

“Hoy, después de diez años de estar aquí, puedo ver que la rueda está empezando a girar”, dice Pupin. “Plantamos el maíz, el maíz va al pollo… agregamos estiércol a las plantas, las plantas crecen, vuelve al pollo. Ya se está cerrando un ciclo… Cuando los pagos por servicios ambientales sean ventajosos, mucha gente se sumará”.

Yedan Li contribuyó con este artículo.

* Kevin Damasio y el fotógrafo Lucas Ninno viajaron a la región de Cantareira por invitación del Instituto de Investigaciones Ecológicas (IPÊ).