China intensifica controles de Covid-19 para la carne sudamericana

Productores de carne vacuna se quejan de los mayores controles de parte de China, que ha encontrado coronavirus en recientes importaciones

Compartir

carne china

Vacas Hereford en el mercado de Liniers en Buenos Aires, Argentina (imagen: Alamy)

La pandemia de coronavirus interrumpió la producción de carne en todo el mundo en 2020, ya que los trabajadores se enfermaron y las plantas se cerraron temporalmente. En América del Sur, se informaron brotes en las instalaciones de procesamiento en Brasil y Argentina, mientras que los trabajadores en Uruguay se declararon en huelga.

Justo cuando las operaciones comenzaron a normalizarse, los productores se encontraron con un nuevo desafío cuando las autoridades chinas comenzaron a detectar el coronavirus en las importaciones de carne. La última ola de informes de este tipo ocurrió en noviembre, cuando varias ciudades chinas dijeron que habían encontrado el virus en carne de res procedente de Brasil, Bolivia y Argentina. Una serie similar de informes durante el verano resultó en la suspensión temporal de las exportaciones de 9 plantas de procesamiento en Brasil y 7 en Argentina.

Además de las prohibiciones, las autoridades chinas también han impuesto estrictos requisitos de prueba que han perturbado el comercio y creado incertidumbre tanto para los proveedores como para los importadores. El problema no se limita a América del Sur, ya que, según se informa, China ha encontrado coronavirus en más de 40 lotes de muestras de carne de más de una docena de países.

58%

de las exportaciones de carne de Brasil van para China

Además de la carne vacuna, China también afirma haber encontrado el virus en camarones de Ecuador, pescado blanco de India y Myanmar, salmón de Noruega, cangrejo de Chile y calamar de Rusia, entre otros.

Recientemente, sin embargo, los socios comerciales de China han comenzado a responderle, alegando que las preocupaciones son infundadas, denunciando el impacto negativo en el comercio y cuestionando la verdadera intención del gobierno.

Creciente preocupación entre los productores sudamericanos

En los últimos años, China se ha convertido en el mayor comprador de carne vacuna de América del Sur, representando aproximadamente el 75% y el 58% de las exportaciones de Argentina y Brasil, respectivamente. Aunque el comercio se ha mantenido sólido durante la pandemia, los productores están comenzando a preocuparse por el mayor escrutinio y análisis de la carne importada por parte de las autoridades chinas.

Las medidas implementadas por China incluyen la "eliminación completa" y la "estricta denegación de entrada" de cualquier producto sospechoso de haber tenido contacto con el virus. Los exportadores cuyos productos dan positivo enfrentan una prohibición de una semana, extendida a un mes para los infractores con tres huelgas o más. Además de esto, a principios de noviembre, el Consejo de Estado estableció un plan que requiere medidas de desinfección integral para los alimentos importados antes de que los trabajadores estén expuestos durante la manipulación.

En los supermercados, algunas carnes importadas ahora tienen una etiqueta que declara que están libres de virus, y otros productos contienen un código QR a través del cual los consumidores pueden acceder a información como el país de origen y los certificados de inspección de cuarentena.

Hasta ahora, estas medidas han resultado en la suspensión de las importaciones de 99 proveedores en 20 países, incluidos los de Argentina y Brasil.

Una de las últimas prohibiciones involucra a Gorina, un procesador de carne de vacuno argentino, cuyas exportaciones a China se han detenido durante 4 semanas, luego de que las autoridades de Nanjing detectaran coronavirus en el empaque de los productos de Gorina. Antes de la prohibición, Gorina era uno de los mayores exportadores de carne de Argentina, enviando entre 2.500 y 3.000 toneladas de carne por mes a China, lo que representaba entre el 55% y el 60% de sus ventas totales.

“Lo ocurrido en 2020 fue muy preocupante, fue prácticamente un año perdido para la industria”, dice Ignacio Harris, Gerente y Director Técnico de la Asociación Argentina de Angus.

Aunque Gorina está cooperando con las autoridades chinas, algunos participantes de la industria argentina son escépticos sobre las acusaciones y especulan que la verdadera intención de los controles es restringir el comercio y bajar los precios.

“Los cambios en el mercado chino han provocado fluctuaciones en los volúmenes de carne exportada por Argentina, pero sin duda el principal cambio ha sido en los precios”, dice Mario Ravettino, presidente del Consorcio de Exportadores de Carne Argentina. “El precio de las carnes congeladas deshuesadas exportados a China disminuyó un 34% si comparamos los precios de octubre con los de fines del año pasado ”.

Implicaciones negativas a largo plazo posteriores a Covid-19

Las sospechas de China sobre las importaciones de alimentos no muestran signos de disminuir, con el último caso de coronavirus relacionado con la carne vacuna brasileña reportado el 3 de enero.

Los requisitos de inspección ya han provocado una caída notable en la disponibilidad de carne, y los supermercados han informado de escasez debido a retrasos logísticos causados ​​por las pruebas. Los importadores también están haciendo menos pedidos debido a los mayores costos para cumplir con los requisitos de aduana y al riesgo de perder envíos completos en caso de una prueba positiva.

Mientras el coronavirus no se elimine por completo en los países productores, es probable que el gobierno chino mantenga requisitos de pruebas más estrictos. Las autoridades incluso encontraron rastros del virus en la carne vacuna importada de Nueva Zelanda, que había eliminado en gran medida la transmisión local.

Una “nueva normalidad” con restricciones prolongadas al comercio podría resultar en volúmenes y precios más bajos para los proveedores sudamericanos, ya que los compradores recurren a fuentes nacionales de proteínas, como la carne de cerdo y aves, que pueden considerarse más seguras. Los países con menor transmisión del coronavirus, como Australia y Nueva Zelanda, también podrían verse favorecidos.

Más allá del efecto inmediato en el comercio, los productores también están preocupados por el impacto a largo plazo en la reputación de la carne vacuna sudamericana. Históricamente, los consumidores chinos han sido muy sensibles a la seguridad alimentaria, luego de una serie de escándalos de alto perfil que involucran desde fórmulas para bebés hasta aceite de cocina.

consumidores chineses atentos à segurança alimentar Los consumidores chinos son conscientes de los problemas de seguridad alimentaria. China ha visto una serie de problemas en ese sentido (imagen: Alamy)

Si bien los productos importados se han considerado tradicionalmente como alternativas más seguras y de mayor calidad que sus contrapartes nacionales, esta percepción ha cambiado en los últimos meses a medida que las autoridades intensificaron su campaña de pruebas de coronavirus. Países como Brasil, Argentina y Uruguay han construido minuciosamente la reputación de su carne durante muchos años, posicionándola como un producto seguro y premium.

“Antes de la pandemia, durante seis años seguidos, fuimos a la exposición internacional anual de la carne que se realiza en Shanghai para promover la carne Angus argentina”, dice Harris. "Es increíble ver cómo el importador y consumidor chino cambió durante esos seis años, al darse cuenta de que existe una verdadera diferencia en la calidad de nuestra carne".

No obstante, Harris tiene la esperanza de que los nuevos controles y restricciones sean solo temporales.

"No creo que el gobierno chino siga implementando estos controles por mucho más tiempo, porque no se basan en evidencia científica real", dice. "China necesita comer, necesita proteínas".

Escepticismo de la comunidad internacional

La evidencia científica detrás de los hallazgos de China ha sido ampliamente cuestionada por expertos y gobiernos extranjeros, y algunos sugieren que las acusaciones son parte de una campaña más amplia para ocultar los orígenes del Covid-19.

Wu Zunyou, epidemiólogo jefe del Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades, dijo recientemente que en lugar de haberse originado en Wuhan, el coronavirus podría haber ingresado a China a través de mariscos o carnes importados y sus empaques.

Esta afirmación tiene cada vez más eco en otros funcionarios y medios de comunicación chinos. The Global Times, un tabloide nacionalista respaldado por el gobierno, publicó recientemente una importante investigación titulada "¿Podrían las importaciones de la cadena de frío haber provocado el brote temprano de Covid-19 en Wuhan?".

No obstante, en un comunicado a The Associated Press, la Organización Mundial de la Salud dijo que los casos de virus vivos que se encuentran en los envases parecen ser "raros y aislados" y que si bien el virus puede "sobrevivir mucho tiempo en condiciones de almacenamiento en frío", hay no hay evidencia de personas que contraigan Covid-19 por consumir alimentos.

El rechazo de los socios comerciales de China también está aumentando. Canadá presentó una queja a la Organización Mundial del Comercio, mientras que la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, cuestionó públicamente los hallazgos de China.

La Organización Mundial de la Salud declaró que no hay evidencia de contaminación de Covid-19 por consumir comida (imagen: Alamy)

En agosto, la ciudad de Shenzhen dijo que encontró rastros del coronavirus en alitas de pollo importadas de Brasil. Sin embargo, el Ministerio de Agricultura de Brasil dijo que las autoridades locales no pudieron proporcionar ninguna evidencia que respalde sus afirmaciones.

La falta de pruebas aportadas por las autoridades chinas es una de las principales fuentes de escepticismo de la comunidad internacional.

“Tengo serias dudas sobre lo que informa China. Hay muchas preguntas técnicas, como qué tipo de kit de prueba están usando, que no han respondido”, dice Gerardo Leotta, bacteriólogo clínico e industrial e investigador del CONICET, el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina.

“Tenemos que recordar que el principal medio de transmisión de este virus es entre humanos. Recientemente hicimos un estudio en el que descubrimos que la probabilidad de que alguien se enferme a través de un virus que se encuentra en alimentos importados o en su empaque es de uno en un billón”.

Mientras tanto, ningún otro importador importante ha informado de resultados similares a los de China.

“Lo que estamos viendo que está sucediendo en China es lo que la OMS llama una infodemia, la difusión de noticias engañosas o inventadas”, dice Leotta. "La forma en que podemos combatir esto es a través de información veraz y basada en la ciencia que llegue a los consumidores”.