"La prioridad absoluta para China sigue siendo la seguridad alimentaria"

Larissa Wachholz, del Ministerio de Agricultura de Brasil, afirma que el 14º Plan Quinquenal de China ofrece oportunidades y no debe dar lugar a restricciones a la carne o la soja

Compartir

China seguridad alimentaria

La soja brasileña tiene su principal comprador en China. Las cláusulas ambientales del país asiático no deberían afectar las relaciones comerciales entre los dos países (imagen: Alamy)

China seguirá teniendo un gran apetito por las materias primas brasileñas, a pesar de los desafíos para garantizar la sostenibilidad de las cadenas de producción de carne y soja, según Larissa Wachholz, responsable del Centro de China del Ministerio de Agricultura de Brasil. La "prioridad absoluta" del país asiático, según ella, es garantizar la seguridad alimentaria.

En extractos de una entrevista con Diálogo Chino, Wachholz afirma que China se está volviendo más exigente en cuanto a los requisitos sanitarios, pero que no debería imponer cláusulas de sostenibilidad, como la mejora de la trazabilidad de la carne producida en el Amazonas. Esto, dice, dificultaría el acceso del país a artículos "absolutamente necesarios" para su población.

China impulsó las exportaciones récord de la agroindustria brasileña en 2020, y para Wachholz, el lanzamiento del 14º Plan Quinquenal de China trae nuevas oportunidades.

agricultura brasileira encontra na China sua principal compradora. Wachholz vê grandes oportunidades para o setor com o novo Plano Quinquenal
A pesar de la pandemia, 2020 fue la segunda mejor década para la agroindustria brasileña (imagen: Alamy)

Diálogo Chino (DC): El 14º Plan Quinquenal de China (14 FYP) es el primero desde que el presidente Xi Jinping anunció el ambicioso objetivo de neutralizar las emisiones de carbono de China para 2060. ¿Qué conversaciones ha iniciado el 14 FYP dentro del Ministerio de Agricultura para que Brasil aproveche las nuevas oportunidades?

Larissa Wachholz (LW): Del documento que hemos visto, hay tres puntos que son muy interesantes para la agricultura y la ganadería brasileñas. En primer lugar, es muy interesante ver que, en el 14º Plan Quinquenal de China, se hizo un gran hincapié en la lucha contra la pobreza y la revitalización rural. Nosotros nos enfrentamos a esta misma cuestión y estamos trabajando para avanzar también en este ámbito. En Brasil es conocida la capacidad de generar empleo y aumentar la renta en las ciudades que se han desarrollado a partir del crecimiento económico del agronegocio. Incluso vemos la mejora de los índices de desarrollo humano (IDH) a partir del agronegocio en ciertas regiones del país.

En segundo lugar, vale la pena reflexionar sobre una de las premisas de nuestro plan de agricultura de bajo carbono, el Plan ABC. Brasil tiene la oportunidad de demostrar la sostenibilidad de su agricultura. Tenemos la capacidad de producir y aumentar la producción de productos neutros en carbono. Embrapa [el instituto de investigación agroindustrial de Brasil] ya ha entregado un protocolo de carne y carbono neutro, que ya está en uso por el sector privado. Actualmente, los consumidores de algunas ciudades brasileñas ya tienen la posibilidad de ir al supermercado y comprar carne neutra en carbono. El gran reto de la producción neutra en carbono es alcanzar la escala. Y quizá tengamos una oportunidad de colaboración entre China y Brasil en la expansión de programas que nos permitan aumentar la producción.

No vemos que el consumidor chino esté dispuesto a exigir el mismo nivel de trazabilidad de la carne que los consumidores europeos

Somos líderes en el uso de biocombustibles y en la producción de biodiésel. Es decir, tenemos una agricultura que contribuye a la reducción de emisiones incluso en otros sectores. Con esto no digo que no tengamos grandes desafíos por delante. Los tenemos. Especialmente la lucha contra la deforestación ilegal. Y tenemos un gran trabajo para aplicar plenamente el Código Forestal.

Por último, la seguridad alimentaria y el estímulo al consumo interno de China son dos aspectos que ya han estado presentes en otros planes y que también ayudan a contar la relación entre Brasil y China en materia de agronegocios. Nuestras exportaciones agrícolas son fundamentales para garantizar la seguridad alimentaria de China, que es un objetivo absolutamente estratégico para la sociedad china. E incluso durante este último período de pandemia, las exportaciones de Brasil, no sólo a China, sino al mundo, se mantuvieron. Todos nuestros contratos se cumplieron.

DC: ¿Cómo están preparados los productores y proveedores brasileños de soja y ganado en términos tecnológicos y financieros para adaptar sus sistemas de producción si China aplica cláusulas de sostenibilidad más estrictas?

LW: Ya lo hemos visto reflejado aquí en Brasil, en el caso de las compras de soja de Cofco International. Desde mi punto de vista, este movimiento tiende a fortalecerse, pero yo tendría mucho cuidado con el momento.

La prioridad absoluta para China sigue siendo la seguridad alimentaria. No veo a China imponiendo cláusulas que dificulten su propio acceso a artículos que son absolutamente necesarios para garantizar su seguridad alimentaria. Lo que creo que puede ocurrir, y creo que es una gran oportunidad para Brasil, es, a partir de este mayor debate sobre cuestiones medioambientales en China, mostrar a los chinos nuestra capacidad para suministrar también productos neutros en carbono.

Tenemos técnicas, tenemos tecnología, sabemos cómo hacerlo, pero, para tener escala, se necesitarán más recursos. Así que creo que hay un área posible de colaboración entre Brasil y China, que es dar escala a las iniciativas que ya tenemos aquí en Brasil.

No veo a China imponiendo cláusulas que no se puedan cumplir, no veo a China creándose dificultades para tener acceso a productos que son esenciales para su seguridad alimentaria. Lo que sí creo que es posible es que China busque mecanismos de incentivo para aumentar los eventuales criterios de los productos que compra.

Larissa Wachholz, chefe do Núcleo China do Ministério da Agricultura
Para Larissa Wachholz, directora del Núcleo de China del Ministerio de Agricultura, las cláusulas de sostenibilidad implementadas por Beijing no deberían afectar las relaciones comerciales entre los dos países (imagen: Comunicado de prensa de Larissa Wachholz - MAP)

DC: ¿Qué le falta a Brasil para atraer más inversiones verdes en el sector agrícola y ganadero?

LW: No creo que a Brasil le falte esa posibilidad [de atraer inversiones verdes]. En el caso del Plan ABC, por ejemplo, ya trabajamos con otros países que nos ayudan a poner en marcha estos planes. Entonces, no creo que haya una carencia, que tengamos dificultades para recibir este capital. Nos estamos estructurando, pero una de las directrices que la ministra [de Agricultura, Tereza Cristina] ha impulsado dentro del ministerio son las opciones de financiación del sector privado.

DC: ¿Qué tipo de cambios prevé el ministerio en la demanda china en las próximas décadas en un escenario post-pandémico?

LW: Las principales tendencias de cambio son dos: una en términos de producto y otra en términos de acceso a estos productos. La primera está relacionada con los productos agrícolas de mayor valor añadido, como la carne, los productos lácteos, los frutos secos y las frutas. Este segmento de productos agrícolas tiene un mayor valor añadido en comparación con los productos básicos tradicionales, como la soja, por ejemplo. Nuestras carnes tienen una gran demanda en China, tanto la de vacuno como la de pollo y cerdo. Por supuesto, esto se produjo en un contexto muy peculiar en China, que fue la peste porcina africana y los problemas comerciales entre Estados Unidos y China.

En este momento post-pandémico, tenemos que aumentar nuestra presencia física en China, pero esto depende mucho más del sector productivo que del ministerio. Nuestro papel es abrir mercados, pero el sector productivo tiene que estar ahí. Me gustaría hacer hincapié en la forma de consumir o comprar estos alimentos por parte del consumidor, que ya era una tendencia previa a la pandemia, pero que se ha fortalecido enormemente: el mercado electrónico. Se calcula que en diez años, entre el 30% y el 35% del comercio internacional de China procederá del comercio electrónico, lo que supone un cambio radical.

El ministerio ha estado siguiendo estas tendencias, hemos estado discutiendo esto internamente, Apex-Brasil [Agencia Brasileña de Promoción del Comercio y la Inversión] tiene iniciativas muy interesantes para capacitar a las empresas brasileñas para exportar sus productos a través del comercio electrónico, con productos como las frutas brasileñas, la miel y el propóleo [una resina hecha por las abejas que se utiliza para tratar una variedad de infecciones y otras afecciones], lo que acaba abriendo una ventana de oportunidades para las pequeñas y medianas empresas de agronegocios, y esto es muy interesante.

DC: En cuanto a la trazabilidad de la carne, vemos que el mercado chino es menos exigente que el europeo. ¿Ve algún cambio en esta tendencia?

LW: Creo que esta fase de la pandemia puso de relieve un aspecto que ya es muy importante para el consumidor chino en general, que es la cuestión de la calidad de los alimentos, la calidad sanitaria. El consumidor chino es uno de los más preocupados del mundo por la seguridad de los alimentos. Y en este punto, Brasil ha demostrado con creces su capacidad de ofrecer una calidad de alimentos muy alta, alimentos adecuados desde el punto de vista sanitario, y los chinos lo saben.

pessoas comprando carne em um mercado na China. Para Larissa Waccholz, a China não deve impor cláusulas ambientais que prejudiquem sua segurança alimentar. Há espaço para mais cooperação com o Plano Quinquenal da China
A pesar de las preocupaciones sobre la sostenibilidad de la agricultura, China no debería imponer cláusulas que socaven la seguridad alimentaria del país, dice Wachholz (imagen: Alamy)

No vemos que el consumidor chino esté dispuesto a exigir el mismo nivel de trazabilidad de la carne que los consumidores europeos, por ejemplo. Vemos a los consumidores chinos mucho más preocupados por la cuestión de la salud. Cuando tienen una preocupación medioambiental con el producto que consumen, tiene más que ver con una experiencia personal en China de intensa contaminación en ciertas regiones que lleva al consumidor chino a asociar la ausencia de contaminación con un producto adecuado desde el punto de vista sanitario. Esto es muy importante para los consumidores chinos, y esta es la imagen que tienen de Brasil.

Todavía no vemos que el consumidor chino esté preparado para hacer estas exigencias de trazabilidad a corto plazo, quizás ni siquiera a medio plazo. Tenemos que pensar si van a estar dispuestos a pagar por un producto que dé estas garantías, porque es un producto más caro. China es un país en desarrollo que tiene una clase media emergente que quiere consumir más carne, pero necesita que esta carne tenga un precio razonable.