San Juan la Noria: la comunidad rodeada por la palma de aceite

El pueblo de Guatemala está rodeado de plantaciones de palma aceitera, pero los residentes no reciben ninguno de los beneficios.

Compartir

Palmas de Aceite en Guatemala

Cerca de 340 personas de San Juan La Noria trabajan para empresas pertenecientes al Grupo HAME, que opera más de 45,000 hectáreas de plantaciones de palma aceitera en Guatemala (Imagen: Marvin del Cid)

Solo hay un camino de entrada y salida de San Juan La Noria. Esta comunidad de 2.600 habitantes, ubicada a 150 kilómetros al sureste de la capital guatemalteca está casi completamente rodeada por hileras e hileras de palmas aceiteras.

En la década de 1970, cuando se fundó el pueblo, San Juan La Noria contaba con alrededor de 20 casas. Sus habitantes trabajaban en agricultura, ganadería y en las fincas bananeras cercanas.

Luego, a fines de la década de 1980, el aceite de palma llegó al Pacífico de Guatemala, y los productores se cambiaron del banano a la palma aceitera porque se consideraba más rentable. San Juan La Noria fue elegido para el cultivo de palma por su suelo fértil, por el terreno disponible y por su abundante suministro de agua.

Todas las plantaciones alrededor del pueblo pertenecen al Grupo HAME, el mayor productor de aceite de palma de Guatemala. Pero la expansión de este cultivo altamente rentable, utilizado en todo el mundo en productos cotidianos, desde jabón hasta helados y combustible, no ha beneficiado a los habitantes del pueblo.

Problemas de salud

En la actualidad San Juan La Noria apenas se ha desarrollado. No hay desagües, la mayoría de las casas están hechas de lajas de metal y madera, y los caminos no están pavimentados. Muchos habitantes aún no tienen acceso a agua potable. Según datos del Instituto Nacional de Estadística , el 29% vive en pobreza y el 8% en pobreza extrema.

San Juan La Noria
La gente en San Juan La Noria siente que las plantaciones de palma aceitera están agotando los ríos de los que dependen para beber y lavarse (Imagen: Marvin del Cid)

Las casas sin agua corriente dependen de dos ríos cercanos: Madre Vieja y La Noria. Su agua se utiliza para regar cultivos y lavar ropa. No hay una planta de tratamiento de desechos local y muchas casas canalizan sus desechos a los ríos. Las aguas contaminadas resultantes se consideran no aptas para el consumo humano, pero muchos habitantes de San Juan La Noria no tienen más remedio que beberlas, ya que no pueden permitirse comprar agua purificada.

Los miembros de la comunidad afirman que las plantaciones de palma aceitera también contaminan el río. Si bien no existen registros públicos locales de esto, a nivel nacional hay casos similares. En 2015, más de 150 km del río La Pasión en Sayaxché, Petén, se vieron afectados por un desbordamiento del efluente de un molino de aceite de palma en la Planta de Reforestación Palmas del Petén (Repsa), lo que provocó una muerte masiva de peces. Una investigación de la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA) encontró que Repsa, otra compañía operada por los propietarios del Grupo HAME, había arrojado sus desechos contaminados al río.

Otro caso de contaminación grave del agua ocurrió en julio de 2019 en otro río local, el San Román. Además de comprometer significativamente una de las principales fuentes de alimentos de las comunidades, el agua contaminada supuestamente provocó un aumento de las enfermedades, especialmente entre los niños y los ancianos.

El consumo de agua contaminada a menudo resulta en enfermedades gastrointestinales entre los residentes. Pero el pueblo no tiene hospital ni centro de salud , por lo que los enfermos deben desplazarse hasta el puesto de salud de Tiquisate, que queda a unos 10 km.

“El alcalde de Tiquisate, lejos de apoyarnos, se burla de nosotros cuando vamos al municipio a pedir obras de urbanización - salud, agua potable y asfalto para calles. A veces nos escuchan, pero nunca hacen nada por el pueblo. Estamos abandonados”, dijo Carlos Abán , presidente del Consejo de Desarrollo Comunitario de San Juan La Noria.

Pero Julia Barrera, vocera del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social dijo que llegaba un puesto de salud temporal para dar consultas básicas una vez por semana.

“No hay puesto de salud, ya que cuando se definieron los servicios en la comunidad había poca población. Actualmente existe un puesto temporal integrado por dos personas [una auxiliar de enfermería y una promotora de salud] que atienden una o dos veces por semana ”, dijo Barrera.  

Agua comunitaria desviada

Además de la contaminación, otra crítica frecuente a la palma aceitera y otros monocultivos es que agotan el agua.

Tres veces a la semana, Elicita Guzmán lava su ropa en el río La Noria, a temperaturas que a veces superan los 35°C. Como más de la mitad de la gente del pueblo, no tiene agua en su casa.

“Por eso dependemos de este río. En varias ocasiones se ha secado, porque la poca agua de este río va a las plantaciones de palma”, explicó.

Frente a Guzmán y sus dos hijas pequeñas, que se bañaban con un balde, se extienden las interminables hileras de palmas aceiteras pertenecientes al Grupo HAME. El caudal del río La Noria era bajo y la plantación estaba siendo regada con agua de río.

Guatemala río
Elicita Guzmán lava su ropa en el río La Noria con sus hijas (Imagen: Marvin del Cid)

Guzmán explicó que cuando el río no se desvía para regar las palmas, el agua le llega a la cintura. En este día, el flujo apenas le llegaba a las rodillas. “El río se está muriendo cuando empiezas a regar las palmas”, dijo.

Lo mismo ocurre con el cercano Río Madre Vieja, cuyas aguas también se desvían hacia plantaciones de palma. Las mujeres ya se ven afectadas de manera desproporcionada por la palma aceitera, y tener que encontrar agua potable para cuidar de sus familias supone una carga adicional para ellas.

Apoyando a la comunidad

La mayoría de los hombres de San Juan La Noria trabajan en las plantaciones de palma aceitera. Los que no lo hacen, trabajan en granjas locales de banano y caña de azúcar. Abán dice que el Grupo HAME no tiene suficientes proyectos para apoyar a la población local.

“Las fincas de palma no apoyan a la comunidad con proyectos. Ellos (el Grupo HAME) nos dicen que debemos estar agradecidos porque le dan trabajo a nuestra gente”, dijo.

Uno de los grandes problemas de la comunidad es que al municipio de Tiquisate no le importa el desarrollo

Edwin Juárez, de 20 años, recolecta fruta en las plantaciones de palma y recibe alrededor de 2.500 quetzales (330 dólares) al mes. “Pagan muy poco, pero por necesidad tengo que hacerlo, porque aquí no hay otra fuente de empleo”, dijo.

En Guatemala, el salario mínimo mensual para las actividades agrícolas es de 2.992 quetzales, menos de 400 dólares. Esto significa que las empresas palmeras no cumplen con el salario mínimo establecido por el Ministerio de Trabajo .

Los sacerdotes José Luis Paiz y Mario Jolón ofrecen misa una vez por semana en la iglesia de San Juan La Noria. Ambos coinciden en que el pueblo está abandonado y que las fincas cercanas explotan a los trabajadores.

“Uno de los grandes problemas de la comunidad es que al municipio [de Tiquisate] no le importa el desarrollo. La alcaldía y el gobierno central no aseguran que las empresas paguen a sus vecinos un salario justo”, dijo Jolón.

El alcalde de Tiquisate, Francisco Carias, no respondió a las solicitudes de entrevista. Su equipo de relaciones públicas envió datos sobre la comunidad, pero no fue posible hacer preguntas específicas sobre las afirmaciones de los residentes de que San Juan La Noria había sido abandonado.

Aceite de palma y sostenibilidad

El aceite de palma, junto con los proyectos mineros e hidroeléctricos, se encuentra entre las industrias de más rápido crecimiento en Guatemala. Su expansión se ha relacionado con el acaparamiento de tierras que desplaza a las comunidades indígenas, las violaciones de los derechos humanos y la muerte de activistas ambientales. La deforestación para dar paso a las plantaciones de palma aceitera está dificultando la agricultura de subsistencia tradicional, lo que lleva a un número cada vez mayor a buscar medios de vida en otros lugares.

En 2018, Jakelin Caal, de siete años, murió de fiebre bajo custodia después de intentar cruzar la frontera sur de Estados Unidos. Jakelin procedía de la aldea guatemalteca de Raxruha, donde muchos agricultores habían vendido sus tierras a empresas de aceite de palma solo para descubrir que no podían ganar lo suficiente trabajando en las plantaciones. Esto ha precipitado la migración en busca de un salario para vivir.  

En los últimos 10 años, las exportaciones de aceite de palma han representado alrededor de US $ 3 mil millones para la economía guatemalteca, según el banco central del país. Casi toda la producción de aceite de palma se destina a la exportación, principalmente a México, España y los Países Bajos. Solo el 7% se deja para el consumo local.

Los últimos datos de la Asociación de Cultivadores de Palma de Guatemala (Grepalma) muestran que, en 2019, el 39% de las plantaciones de palma aceitera fueron certificadas por la Certificación Internacional de Sustentabilidad y Carbono (ISCC) y la Mesa Redonda de Aceite de Palma Sustentable (RSPO), ambas a nivel mundial, iniciativas que certifican el aceite de palma como sostenible.

Según datos de la RSPO , hay siete productores certificados que operan 10 molinos de aceite de palma certificados a nivel nacional, produciendo 496,376 toneladas de aceite de palma certificado en un área de 64,162 hectáreas de tierra. Esto convierte a Guatemala en el principal productor de aceite de palma certificado por RSPO en América Latina.

Según Francisco Naranjo, director técnico de la RSPO, el Grupo HAME no opera ninguna plantación certificada en el país. La investigación muestra que todas las plantaciones alrededor de San Juan La Noria envían su fruto de palma aceitera al molino de aceite de palma Santa Rosa del Grupo HAME, que está certificado por la RSPO y aparece en las listas de molinos públicos de NestléPepsiCo y Unilever. Esta discrepancia, con plantaciones no certificadas que envían aceite a un molino certificado, resalta las debilidades en el sistema de certificación, donde el aceite no certificado se mezcla con aceite certificado.

La producción de aceite de palma continúa expandiéndose en Guatemala. En los últimos 17 años, la superficie plantada aumentó en más de un 400% a 171.451 hectáreas y ha convertido al país en el sexto productor mundial. Las plantaciones de palma aceitera se encuentran en la mitad de las 22 entidades regionales de Guatemala conocidas como departamentos, la mayoría en el norte.

La información de Grepalma indica que hay 235 productores en el país, pero 29 grandes grupos dominan la producción, uno de ellos es el Grupo HAME. El sindicato dijo que la industria genera más de 28.000 empleos directos y aporta el 1.09% del producto interno bruto (PIB) del país.

HAME Group se defiende

HAME son las siglas de Hugo Alberto Molina Espinoza, en honor a la familia que fundó la firma. La familia es una de las mayores terratenientes del país y también es propietaria del Grupo MEME (Milton Enrique Molina Espinoza). Ha estado involucrada en la agroindustria desde la década de 1950, primero con algodón, luego banano y palma aceitera, y en conjunto tiene más de 45.000 hectáreas de palma aceitera plantadas en los departamentos de Petén, Escuintla, San Marcos y Quetzaltenango.

Además de la contaminación del río en 2015, el Grupo HAME y sus empresas asociadas han sido blanco de juicios y acusados ​​de corrupción en los últimos años . Cuando se le preguntó sobre la forma en que trató a la comunidad de San Juan La Noria, HAME dijo que tenía un equipo que trabajaba directamente con la gente de allí. En los últimos años se han priorizado varios proyectos en la comunidad, incluida la reparación de un puente, el mantenimiento de carreteras y la reconstrucción del techo de la escuela.

Unas 340 personas de San Juan La Noria trabajan para empresas del Grupo HAME.

“Cumplimos con las disposiciones de la ley y el Código del Trabajo. Todas las empresas del Grupo HAME garantizan el salario mínimo a sus colaboradores. El Ministerio de Trabajo ha realizado inspecciones en las empresas del Grupo en varias ocasiones, corroborando el correcto pago del salario mínimo a todos los colaboradores”, dijo Xiomara Lima, gerente de comunicación corporativa de HAME.

“En algunos trabajos, se fomenta un salario de productividad donde los trabajadores pueden ganar mucho más que el mínimo. Como empresa cumplimos con el pago de nuestros impuestos y dentro de nuestros planes operativos tenemos recursos asignados a proyectos sociales”, dijo.

Lima desestimó los reclamos de que la firma brindó poco apoyo a los residentes y dijo que actuó de manera responsable con las familias guatemaltecas.

“Buscamos espacios de diálogo y priorización conjunta para establecer relaciones de largo plazo”, agregó Lima.

Lima también negó que el Grupo HAME contamine los ríos y dijo que la empresa promueve el uso responsable de los recursos hídricos.