Una iniciativa busca "ecologizar" el comercio agrícola entre China y Brasil

La ONG china GEI busca apoyar a las regiones brasileñas productoras de alimentos con buenas prácticas para lograr cambios más amplios en el comercio agrícola bilateral

Compartir

soja china brasil overhead view of storage silos

Silos con soja y maíz en una granja de Brasil. Una ONG china coordina una asociación con el estado de Mato Grosso para contribuir a los esfuerzos en busca de un comercio sostenible de soja y carne vacuna. (Imagen: Paralaxis / Alamy)

Desde 2003, cuando China se convirtió en importador neto de alimentos por primera vez, la brecha entre las importaciones y las exportaciones no ha dejado de aumentar. En 2019 se convirtió en el mayor importador mundial de productos agrícolas. Hoy en día, la calidad, disponibilidad y accesibilidad de los productos agrícolas definen cada vez más la situación de la seguridad alimentaria de China.

En este escenario, China tiene el potencial de ejercer el liderazgo para que su comercio agrícola sea más sostenible desde el punto de vista medioambiental, haciéndose eco del discurso de alto nivel de la "civilización ecológica" y de la adhesión de China a la Declaración de los Líderes de Glasgow sobre los Bosques y el Uso de la Tierra, lanzada en la COP26 en noviembre.

También han aumentado las presiones para que los consumidores y compradores de la cadena de suministro mundial asuman una mayor responsabilidad medioambiental. Esto se debe en gran medida a la ineficacia a largo plazo de los países productores para mitigar las huellas medioambientales de los productos agrícolas. Incluso se ha pedido que se boicoteen algunos productos

En los últimos años, actores internacionales, desde gobiernos hasta ONGs, se han puesto en contacto con las organizaciones de la sociedad civil china para conocer la postura y los avances del país asiático en la cuestión de la sostenibilidad de los productos básicos.

A través de la investigación, el análisis y la ejecución de proyectos, el Global Environmental Institute (GEI), una importante ONG china de la que formo parte, ha desarrollado su papel en la unión de fuerzas para hacer frente a la deforestación,

Un patrón en la pérdida de hábitat provocada por la agricultura

El Anuario 2020 de Trase, una iniciativa de transparencia basada en datos, muestra que la mitad del riesgo de deforestación incorporado a la soja y la carne vacuna exportadas desde Brasil se concentra en sólo el 1% y el 2%, respectivamente, de los municipios que producen estos productos.

Trabajamos con Trase en 2021 para sondear si China importa o no de estos municipios y, si lo hace, hasta qué punto depende de ellos. Analizamos los patrones de aprovisionamiento de China en Brasil y Argentina entre 2009 y 2019 y descubrimos que la conversión del hábitat vinculada a la exportación de dos de las principales materias primas blandas -la soja y la carne vacuna- de ambos países a China también está concentrada espacialmente.

Cerrado deforestation
Lee más: Datos de deforestación del Cerrado amenazados por falta de fondos

Tomemos como ejemplo las importaciones chinas de soja brasileña durante la década de 2009. Provienen de tres regiones productoras: la región centro-oriental de Matopiba, que es la parte de los cuatro estados de Maranhão, Tocantins, Piauí y Bahía que se encuentra dentro del bioma del Cerrado; el estado centro-occidental de Mato Grosso; y el sur de Brasil, que incluye los estados de Paraná, Santa Catarina y Rio Grande do Sul.

La conversión del hábitat inducida por la soja fue significativa en Matopiba, la más reciente frontera de la soja en Brasil que representó el 9% -unos 6,1 millones de toneladas- de las exportaciones de soja del país a China en 2018. En particular, seis municipios tuvieron tasas extremadamente altas de conversión de hábitat inducida por la agricultura. 

La compra de productos agrícolas en estos municipios atrapa un mercado de consumo y lo expone al riesgo de la llamada "destrucción medioambiental impulsada por la demanda". China no puede limitarse a ignorar estos focos "problemáticos" y cambiar sus lugares de abastecimiento por otros.

Aunque el sur de Brasil y Mato Grosso tienen grados comparativamente más bajos de conversión de hábitats incorporados a las importaciones de China, siguen enfrentándose a riesgos de sostenibilidad y limitaciones medioambientales.

soja china brasil Aerial view of harvesters in a V formation in soybean field
Cosecha de soja en Mato Grosso. El estado tiene un grado relativamente bajo de conversión del hábitat vinculado a las importaciones de soja a China, pero aún se enfrenta a cuestiones de sostenibilidad. (Imagen: Alf Ribeiro / Alamy)

El sur de Brasil está alejado de los recientes focos de deforestación y ha suministrado a China más de un tercio de las importaciones de soja brasileña desde hace más de una década. Hemos comprobado que sólo tiene cinco municipios con un nivel notable, aunque bajo, de conversión de hábitat. 

Sin embargo, en 2021, su producción se vio significativamente afectada por el clima extremo. La producción en el estado sureño de Rio Grande do Sul, el segundo estado exportador de soja a China, cayó un 46% el año pasado debido a una sequía inusual. El cambio climático provocó fluctuaciones inesperadas y significativas en la productividad local. La región también tiene una capacidad limitada para ampliar la agricultura, dada la erosión y la fragmentación de las tierras agrícolas. 

14%

de las importaciones de soja de China en 2020 provino del estado de Mato Grosso

Hasta ahora, Mato Grosso está relativamente libre de esas limitaciones. En 2020, el estado contribuyó con el 29,27% y el 15,49% de la producción total de soja y carne vacuna de Brasil, respectivamente. Más de la mitad de esos productos básicos producidos en el estado se exportaron a China ese mismo año. Mato Grosso representó el 14% de las importaciones de soja de China en 2020 y el 6,8% de las importaciones de carne vacuna. Por lo tanto, el estado desempeña un papel dominante en el comercio agrícola chino-brasileño.

Nuestro análisis encontró que había un grado comparativamente bajo de conversión de hábitat asociado con las importaciones de soja de China desde Mato Grosso en 2018. De hecho, solo dos municipios presentan niveles moderados de deforestación, a pesar de que el estado está rodeado de tres importantes biomas: la selva amazónica, la sabana del Cerrado y los humedales tropicales del Pantanal. Esto explica en parte por qué en 2015 fue uno de los dos estados amazónicos brasileños que recibió financiación del Reino Unido y Alemania a través de la Estrategia Nacional Brasileña de REDD+.

Hasta cierto punto, Mato Grosso logra una sinergia entre la agricultura y la conservación de la biodiversidad

A través de entrevistas con múltiples partes interesadas y el análisis de documentos políticos, descubrimos que, hasta cierto punto, Mato Grosso logra una sinergia entre la agricultura y la conservación de la biodiversidad de varias maneras. Principalmente, se trata de innovaciones administrativas y normativas como el enfoque jurisdiccional (una forma de gestión del paisaje dentro de límites claramente definidos que cuenta con un alto nivel de implicación gubernamental y la participación de otras partes interesadas), el acceso condicionado al crédito agrícola, la revitalización de las zonas de preservación, y el apoyo a las cadenas alimentarias locales y a la agricultura familiar. Los avances tecnológicos, como la recuperación de tierras degradadas, la integración de la ganadería en los bosques y los piensos digeribles, también desempeñan un papel importante. 

Sin embargo, todavía es necesario reforzar la capacidad de aplicación de la ley del estado para combatir la conversión ilegal del hábitat, especialmente en los municipios de Paranatinga y Feliz Natal.

Sobre la base de estas conclusiones, sostenemos que para promover prácticas agrícolas respetuosas con el clima y la naturaleza y reducir la volatilidad de la cadena de suministro, la atención debe dirigirse a ese pequeño número de zonas de alto riesgo, como los seis municipios productores de soja de Matopiba. Las partes interesadas chinas deben hacer más hincapié en estas zonas de riesgo como parte de sus estrategias de abastecimiento a largo plazo. La deforestación vinculada a la carne vacuna afecta a más municipios, lo que requiere más recursos y coordinación.  

También recomendamos que las empresas chinas adopten un enfoque conservador a la hora de invertir en la agricultura y los sectores relacionados con ella, incluidas las infraestructuras en el sur de Brasil. En cuanto a Mato Grosso, sus innovaciones políticas y tecnológicas hacen que GEI considere constructivo comprometerse con el gobierno local y los actores de la industria, reconociendo sus avances y ayudándoles a mejorar su capacidad de gobernanza.

China y Brasil: una asociación bilateral para las buenas prácticas

GEI es una de las primeras ONGs chinas en "globalizarse". Es la primera ONG china que investigó los impactos medioambientales y sociales del comercio de madera entre empresas privadas chinas y África y el Sudeste Asiático, allá por 2007. Desde entonces, ha trabajado en 11 países de estas dos zonas geográficas para abordar las externalidades medioambientales asociadas al comercio bilateral. 

GEI ha colaborado con éxito con los organismos gubernamentales chinos, entre ellos el Ministerio de Comercio, la Administración Nacional de Bosques y Pastizales y el entonces Ministerio de Protección Ambiental, para introducir una serie de directrices que regulen las actividades de inversión y comercio en el extranjero de las empresas chinas, incluidas las históricas Directrices de 2013 para la Protección Ambiental de las Inversiones y la Cooperación en el Extranjero.

Lectura recomendada: China debe poner de su parte para frenar la pérdida de ecosistemas provocada por la soja

En 2015, GEI firmó un Memorando de Entendimiento (MdE) con el gobierno de Myanmar para combatir el comercio ilegal de madera mediante un plan de verificación legal. A esto le siguió un MdE de alto nivel firmado entre los gobiernos de China y Myanmar en 2017 que llevó a la creación de un grupo de trabajo de alto nivel para la coordinación y la cooperación bilateral que involucró a múltiples partes interesadas.

Ahora, GEI está adoptando este enfoque para promover un comercio agrícola sostenible entre China y Brasil.

A lo largo del último año, hemos trabajado con el gobierno del estado de Mato Grosso para adquirir información para nuestros socios chinos sobre la normativa agrícola brasileña y la relación comercial bilateral. 

GEI descubrió que el gobierno estatal ha estado interesado en conocer las actitudes del gobierno, las empresas y los consumidores chinos hacia la sostenibilidad ambiental y social del comercio entre Brasil y China. Por lo tanto, GEI y tres partes de Mato Grosso, el gobierno estatal incluido, firmaron un MdE el 8 de marzo de 2022.

La iniciativa trazará una hoja de ruta para crear un mercado en China para la carne vacuna de Mato Grosso producida de forma sostenible

Además del gobierno del estado de Mato Grosso, los otros firmantes del Memorando de Entendimiento fueron la Federación de Agricultura y Ganadería del Estado de Mato Grosso (FAMATO), una cámara de comercio de sindicatos de agricultores, cooperativas y comerciantes, y el Instituto de la Carne de Mato Grosso (IMAC), un instituto de investigación y tecnología centrado en la carne vacuna.

La asociación funcionará tanto a nivel bilateral como nacional. A nivel bilateral, las cuatro partes, con la participación de actores privados de ambos países, trazarán una hoja de ruta pragmática para crear un mercado en China para la carne vacuna de Mato Grosso producida de forma sostenible. Para que estos productos sean reconocidos en el mercado chino, las partes explorarán conjuntamente la posibilidad de establecer sistemas de certificación en China para los productos de carne vacuna sostenibles, incluidos los que emiten carbono neto cero en su producción.

Para definir lo que es "sostenible", las partes identificarán las buenas prácticas existentes y lo que puede lograrse de forma realista, incluyendo, pero sin limitarse a ello, la deforestación cero, las bajas emisiones de carbono y la promoción de las prácticas orgánicas y la agricultura familiar. Incorporaremos estas definiciones y criterios a la hoja de ruta mediante un enfoque doble. Una parte es la promoción de la intervención tecnológica ambientalmente positiva en el uso de la tierra, la producción de alimentos para animales y la ganadería en Mato Grosso. La otra es la integración del mercado entre China y Mato Grosso mediante el establecimiento de marcos de certificación compatibles.

Dentro de China, las cuatro partes del MdE se pondrán en contacto con potenciales compradores y desarrollarán mecanismos como la certificación para garantizar la accesibilidad del mercado, así como posibles mecanismos financieros que puedan mejorar la asequibilidad. 

Esperanza de ampliación

GEI cree que reconocer y recompensar la buena gobernanza y las mejores prácticas en los países productores puede conducir a una transformación significativa de la producción y el comercio de productos agrícolas. Anticipamos que la hoja de ruta que estamos trazando para Mato Grosso puede ampliarse y aplicarse a ese pequeño número de municipios de Brasil cuyo comercio con China sigue causando una importante deforestación y pérdida de hábitat.

Pero ahí no acaba la historia. También estamos planeando establecer un proyecto piloto para explorar el potencial de los sistemas agrícolas con bajas emisiones de carbono en China. Se trata de diseñar prácticas agrícolas con bajas emisiones de carbono y establecer normas para orientar y certificar este tipo de agricultura con la ayuda de la experiencia de Brasil en este ámbito, incluidas sus prácticas existentes, la metodología de compensación, la certificación y la gestión de los mercados.

Este Memorando de Entendimiento demuestra que las organizaciones de la sociedad civil china han empezado a prestar seria atención a las cuestiones de sostenibilidad en la cadena de suministro global del país. Demuestra que los países productores y consumidores comparten un interés común en promover prácticas ecológicamente positivas y en trabajar juntos hacia una cadena de suministro más ecológica.