Agro-suicidio: La deforestación del Amazonas golpea a los productores de soja de Brasil

Las pruebas sobre cómo la deforestación afecta a las precipitaciones aumentan a medida que los nuevos estudios muestran períodos secos más frecuentes que exponen a la agroindustria

Compartir

Brazil deforestation rain soy

El corazón de la producción de soja en Brasil está experimentando temporadas de lluvia más cortas, en parte como resultado de la deforestación del Amazonas, según los científicos (imagen: Alamy)

La cosecha de cereales de Brasil en 2020, que según las clasificaciones del gobierno brasileño incluye la soja, superará los 250 millones de toneladas, anunció el Ministerio de Agricultura el 10 de septiembre. Esto significa que la producción de soja del país se ha cuadruplicado desde el cambio de milenio, un récord histórico y el resultado de décadas de trabajo.

Pero, a medida que la soja avanzaba hacia el norte y el este, desplazó el ganado y empujó la frontera ganadera hacia la selva amazónica, donde la agroindustria está poniendo a prueba tanto la capacidad de vigilancia del medio ambiente como los límites de la propia naturaleza, ya que las lluvias de las que depende son cada vez más escasas.

Los grupos de presión del sector describen este obstáculo como un intento de los ambientalistas y competidores de poner la responsabilidad de la salud del planeta sobre los hombros de los productores brasileños. Pero los científicos sostienen que la destrucción del bosque está secando las lluvias que también irrigan el PIB nacional.

En el último decenio, los científicos e incluso los propios representantes de la agroindustria han señalado que los cambios graduales en la estacionalidad de las lluvias en la región representan la mayor amenaza para la agroindustria brasileña.

Los datos del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) de Brasil muestran que las precipitaciones anuales en Brasil han disminuido casi un 17% en el último decenio en comparación con los niveles medios de los últimos 40 años. No hay pruebas científicas de que esta amplia transformación pueda atribuirse únicamente a la deforestación, ya que hasta cierto punto, el aumento de las temperaturas causado por el calentamiento global explica la imprevisibilidad de las lluvias.

Sin embargo, los científicos han ido construyendo constantemente el caso de que las anomalías regionales son el resultado directo de la deforestación.

Los estudiosos del clima están encontrando cada vez más pruebas de que la temporada de lluvias comienza más tarde y es más corta en las regiones productoras de soja y maíz de Brasil. En un país donde sólo una décima parte de las tierras cultivadas son irrigadas, esta noticia es seria.

Las investigaciones muestran, por ejemplo, que la deforestación en el Amazonas ya ha hecho que el estado de Mato Grosso, el mayor productor de soja de Brasil, pierda casi un mes de lluvia, mientras que el vecino estado de Rondônia ha perdido aproximadamente dos semanas.

La selva tropical del Amazonas recicla la humedad traída del Océano Atlántico y genera su propia lluvia. Se sabe que entre el 30% y el 50% de la lluvia que cae en el Amazonas es el resultado del agua transpirada por los propios árboles. La deforestación interrumpe este ciclo de evapotranspiración - la suma de la transpiración de los árboles y la evaporación de la superficie de la tierra y el océano - disminuyendo así la precipitación conocida como lluvia "reciclada", como la llaman los investigadores.

Las regiones alejadas del Amazonas, como los Andes o la cuenca del Río de la Plata que se extiende a ambos lados del sur del Brasil, partes de la Argentina, el Paraguay, el Uruguay y el sudeste de Bolivia, así como las grandes ciudades del sur y el sudeste del Brasil, dependen del movimiento de la humedad del Amazonas.

Estos flujos son conocidos popularmente como "ríos voladores". La tala de árboles corta la fuente de un poderoso río aéreo. Los investigadores de la Universidad Federal de Minas Gerais (UFMG) han denominado a este "agro-suicidio".

La deforestación y la lluvia: Nueva evidencia

Los investigadores del Centro de Teleobservación de la UFMG acuñaron el término "agro-suicidio" en un nuevo artículo, aún no publicado, presentado a la revista científica Nature Communications para ilustrar lo que ya está ocurriendo en algunas partes de la Amazonia y la región del medio oeste del Brasil.

Uno de los autores, el ingeniero forestal e investigador de la UFMG Argemiro Teixeira, explicó en una entrevista que el grupo utilizó datos de precipitaciones anuales centrados en la zona conocida como el "arco de la deforestación", que se curva desde el límite sur al este de la porción brasileña del Amazonas.

Las razones para proteger el Amazonas no son ideológicas: son hidrológicas, climáticas, geoquímicas

La tierra se dividió en celdas cuadriculadas en las que cada píxel representaba 27 kilómetros cuadrados. Algunas de las células han tenido niveles tan altos de deforestación que las lluvias se han visto irreversiblemente afectadas.

Un trabajo anterior de Teixeira mostró que cada punto porcentual de aumento de la deforestación en el sur del Amazonas retrasa la temporada de lluvias entre 0,12 y 0,17 días.

"Lo más preocupante es que gran parte del arco de la deforestación ya ha alcanzado este punto de no retorno", dice Teixeira. Esto significa que sólo regenerando el bosque se puede restaurar la lluvia a sus patrones anteriores.

Agronegocios: Dispararse a sí mismo en el pie

Brasil se ganó su reputación de potencia agrícola porque se pueden obtener dos o incluso tres cosechas durante el mismo año, rotando los cultivos en la misma tierra.

27

el promedio de menos días de lluvia durante la estación lluviosa de Mato Grosso entre 1988 y 2012

Además del estudio de la UFMG, otras publicaciones recientes han llegado a la misma conclusión. En septiembre de 2019, un grupo dirigido por Marcos Costa, de la Universidad de Viçosa, publicó un estudio en el International Journal of Climatology en el que se constató que las estaciones lluviosas en Mato Grosso tuvieron en promedio 27 días menos de lluvia entre 1998 y 2012, un hecho que puede atribuirse directamente a la deforestación en la parte meridional del Amazonas.

En otro artículo de investigadores de la Universidad de Richmond y del Dartmouth College, en los Estados Unidos, publicado en Nature en junio de este año, se simularon los diferentes efectos de la pérdida de vegetación en el Cerrado y en la Amazonia oriental y meridional sobre el rendimiento de los cultivos, encontrando que la producción de maíz cultivado en el Cerrado podría disminuir entre un 6% y un 8%.

Décadas de advertencias sobre la deforestación y la lluvia por parte de la comunidad científica

Estas amenazas ya son bien conocidas por los científicos y los representantes de la agroindustria. La senadora y ex Ministra de Agricultura Katia Abreu dice que conoció el concepto de "ríos voladores" durante su mandato al frente de la Confederación Nacional de Agricultura (2008-2011), que es el mayor grupo de presión del sector.

"Ahora todo está patas arriba", dice, lamentando que el gobierno no esté protegiendo los intereses de la agroindustria mediante una mejor protección del medio ambiente. "No quieren enfrentarse a la realidad, sino que adulan a media docena de productores."

Abreu aprendió sobre los ríos de EMBRAPA, la Corporación Estatal de Investigación Agrícola de Brasil, que fue pionera en los estudios sobre el impacto del cambio climático en la producción de alimentos en Brasil.

Eduardo Assad, un veterano de EMBRAPA, publicó un artículo científico en 2013 que analizaba la duración de los períodos de sequía dentro de las estaciones de lluvia en el sur, sureste y medio oeste y llegó a la misma conclusión que los estudios recientes: que el calentamiento global y la deforestación han provocado una sequía extrema en la región productora de granos.

La investigación de Assad encontró que la duración de los períodos de sequía en las estaciones de lluvia se ha vuelto impredecible en los últimos años. Aunque añade: "¡Hemos estado hablando [de esto] durante veinte años!"

Sin embargo, las primeras advertencias llegaron incluso antes, hace casi 40 años.

Necesitamos regenerar nuestros bosques, remediando las áreas de preservación permanente, porque si esto no sucede no tendremos lluvia

En un artículo titulado "Cuenca del Amazonas: un sistema en equilibrio", publicado en la revista Science en 1984, el físico Eneas Salati, de la Universidad de São Paulo, ya advertía sobre los efectos que las posibles reducciones de las precipitaciones amazónicas tendrían en la producción agrícola del país.

"Es probable que la continua deforestación en gran escala provoque un aumento de la erosión y la escorrentía de agua con la inundación inicial en la parte baja del Amazonas, junto con una reducción de la evapotranspiración y, en última instancia, una reducción de las precipitaciones. La reducción de las precipitaciones en el Amazonas podría aumentar la tendencia a la continentalidad y afectar negativamente al clima y a la agricultura actual en el centro-sur del Brasil".

Salati fue un pionero entre los que examinaron en detalle cómo funciona la lluvia amazónica. En 1979, publicó uno de los artículos fundamentales sobre el sistema de reciclaje de la humedad de la región.

En la década de 1970, el trabajo de Salati había cautivado al climatólogo peruano José Marengo, quien se vio obligado a iniciar una carrera de 25 años como investigador en Brasil. Alrededor de 2005, Marengo fue parte del grupo de investigadores que ayudó a popularizar el concepto de "ríos voladores" — una adaptación del término "ríos atmosféricos" acuñado por investigadores americanos en los años 90. La primera vez que recuerda haber hablado de eso fue quando explicaba el movimiento de la humedad al aviador Gérard Moss.

"Si tomas toda esta humedad que pasa sobre el Amazonas y la traduces en un volumen de agua, este volumen es muy similar al del río Amazonas", dice Marengo. "Puedes sentir esta humedad, pero no puedes verla".

El concepto fue un gran éxito en la comunicación científica. Según Marengo, los representantes del congreso y los senadores fueron capaces de comprenderlo fácilmente. Pero el conocimiento científico, aunque desglosado para ser accesible al público en general, no era suficiente para detener la devastación.

Entre 1988 y 2019, se estima que el 20% de la Amazonia brasileña fue deforestada, unos 796.000 kilómetros cuadrados, el equivalente a la masa terrestre de Francia e Italia juntas. En los últimos años, los datos oficiales muestran que la tasa de deforestación se está acelerando aún más.

Límites y cambios

El mundo nunca ha comprado tantos productos agrícolas del Brasil como lo hace hoy. Y en las próximas décadas este mercado se expandirá aún más. Teniendo en cuenta las pruebas científicas de que la deforestación afecta a las precipitaciones en las regiones que dependen de ella para la producción, la pregunta es: ¿en qué momento la agricultura se vuelve insostenible?

Assad de EMBRAPA dice que la soja, el maíz y el algodón están en peligro. "El modelo de producción de Brasil llegará a un límite. Lo importante no es llegar a un récord tras otro, sino mantenerlo. Necesitamos regenerar nuestros bosques, remediando las áreas de preservación permanente, porque si esto no sucede no tendremos lluvia", dice.

Marcello Brito, presidente de la Asociación Brasileña de Agronegocios (ABAG), está de acuerdo. Dice que se han obtenido ganancias de productividad en las recientes cosechas récord a pesar de los crecientes niveles de riesgo sistémico. "Puedes tener ganancias en una región, pero otra se verá profundamente afectada".

Brito cita las sequías casi constantes de 2020 que afectaron a los estados del sur del Brasil, que también son importantes productores de productos agrícolas.

43%

Entre noviembre de 2019 y marzo de 2020, recibió sólo 350 mm de lluvia, el 43% del promedio histórico esperado de 810 mm.

Este marzo, por ejemplo, el estado de Rio Grande do Sul sólo tuvo 28 milímetros de lluvia, un cuarto del promedio histórico, lo que llevó a los agricultores a pedir ayuda al gobierno. El vecino estado de Paraná sufrió la peor sequía desde que comenzó a llevar registros en 1997, obteniendo sólo dos tercios del volumen de lluvia previsto entre mediados de 2019 y principios de 2020.

Entre esos estados y el Amazonas, se encuentra el Pantanal de Brasil, el mayor humedal del mundo, que está experimentando la peor sequía de su historia. Entre noviembre de 2019 y marzo de 2020, recibió sólo 350 mm de lluvia, el 43% del promedio histórico esperado de 810 mm.

Los investigadores han dudado en relacionar la tragedia - que conmocionó al mundo con imágenes de animales carbonizados y muertos - con la deforestación del Amazonas. Pero la ocurrencia de eventos extremos está en línea con las predicciones de décadas atrás de una distribución más irregular de la lluvia.

Brito señala que los datos históricos sobre las precipitaciones muestran "un cambio completo en el ciclo" y por esta razón el costo de producción ha aumentado. Algunas empresas han buscado variedades de semillas específicas y resistentes a la sequía como medio de adaptación.

El sector agrícola puede dividirse entre los que creen en la ciencia y los que la niegan, dice Brito. "En mi opinión, la mayoría lo cree".

Germán Poveda, climatólogo colombiano que forma parte del recién creado Grupo Científico sobre la Amazonia, sostiene que el argumento para detener la deforestación es objetivamente claro: "las razones para proteger la Amazonia no son ideológicas: son hidrológicas, climáticas, geoquímicas".

Cambiar el modelo de desarrollo es la única salida, según Poveda, quien dice que los países amazónicos deben invertir en una economía basada en la ciencia sólida de cómo utilizar mejor su biodiversidad.

"Esta es la única solución entre el desarrollo y la preservación del medio ambiente, nuestra última esperanza de ser potencias económicas como los países amazónicos".