El auge del agronegocio brasileño aplaca las fricciones políticas de Bolsonaro

Incluso la postura medioambiental del país, que es motivo de crítica por parte de los socios comerciales, se ve minimizada por el favorable clima de mercado

Compartir

Agronegócio brasileiro está em um verdadeiro boom no governo Bolsonaro

El agronegocio brasileño prospera en 2020 a pesar de la pandemia y los frecuentes ataques del liderazgo del gobierno de Bolsonaro, un importante comprador del sector en China (imagen: Hugh Williamson / Alamy)

A lo largo de 2020, el agronegocio brasileño fue testigo de varios desacuerdos políticos entre el gobierno del presidente Jair Bolsonaro e importantes compradores internacionales. En innumerables ocasiones, los discursos poco diplomáticos de las autoridades brasileñas y del propio presidente y las cuestiones medioambientales han cobrado protagonismo en las relaciones comerciales.

Por un lado, China, el mayor socio comercial de Brasil en el sector, es el blanco de las insinuaciones de los ministros y del hijo de la presidenta de que se habría beneficiado de la nueva pandemia de coronavirus. Por otro lado, Francia amenaza la conclusión del acuerdo comercial entre el Mercosur y la Unión Europea, al adoptar constantemente una postura crítica sobre la sostenibilidad de la agricultura brasileña.

Governo Bolsonaro faz ataques constantes à China A pesar de los constantes ataques provenientes de la cumbre del gobierno de Bolsonaro, las relaciones comerciales con China no se han visto afectadas. China encabeza el ranking de importadores del agronegocio brasileño (imagen: ZUMA Press, Inc./Alamy)

En pocos momentos, las fricciones tuvieron consecuencias reales en el bolsillo del agronegocio. A mediados del año pasado, por ejemplo, JBS, el mayor procesador de carne del mundo, salió de la cartera vendida por la empresa finlandesa Nordea Asset Management, que controla un fondo de inversión de 220.000 millones de euros. Entre otros factores, la decisión sopesó la falta de compromiso de la empresa con la sostenibilidad.

2020


Fue la segunda mejor década para el agronegocio brasileño

La crisis llevó al anuncio de programas de sostenibilidad por parte de algunas grandes empresas. Pero los descensos importaron poco al sector. Con unos volúmenes de exportación extraordinarios, el entorno de mercado favorable habló más fuerte. El año 2020 fue el segundo mejor de la década para el agronegocio brasileño.

"El entorno empresarial agrícola es el mejor de la historia. Llevo 32 años trabajando con la soja y nunca he vivido una situación similar", afirma Bartolomeu Braz Pereira, presidente de la Asociación Brasileña de Productores de Soja (Aprosoja). "El presidente siempre nos escucha y tenemos una sintonía muy fuerte, atendiendo todo lo que necesitamos. El Gobierno siempre ha cumplido su palabra con lo prometido".

El Gobierno ha cumplido las expectativas del sector. Tenemos la suerte de contar con la ministra Tereza Cristina como representante

Los números y las cifras demuestran que el sector rural navega en un mar de bonanza. En 2020, la agricultura y la ganadería brasileñas exportaron 100.800 millones de dólares, un 4,1% más que las ventas de 2019. Además, el sector fue responsable de casi la mitad (48%) de las exportaciones totales del país.

La ministra Tereza Cristina es casi unánime en el sector. Al igual que sus antecesores, desde que asumió el cargo a principios de 2019, la ministra ha firmado una agenda proactiva, con numerosos viajes a potenciales países consumidores. Desde entonces, Brasil ha abierto más de 60 nuevos mercados en más de 25 países para la exportación de sus productos agrícolas. Estados Unidos empezó a comprar carne fresca de vacuno, India, carne de pollo y Corea del Sur, pescado.

"El Gobierno ha cumplido las expectativas del sector. Tenemos la suerte de contar con la ministra Tereza Cristina como representante", celebra Teresa Vendramini, presidenta de la Sociedad Rural Brasileña (SRB).

Los analistas señalan que una serie de factores ajenos al gobierno brasileño han favorecido al sector, como el dólar alto y el aumento de las importaciones de carne de China debido a la peste porcina.

A pesar de estar de acuerdo con el diagnóstico, Pereira, de Aprosoja, sostiene que hubo un papel decisivo del gobierno de la Comunidad para garantizar un entorno empresarial positivo. Señala a la vecina Argentina, que con unas condiciones geográficas favorables, amargó una caída de casi el 32% en las exportaciones de soja en 2020, mientras que las de carne de vacuno aumentaron un 8,6%, un comportamiento similar al de Brasil, pero muy inferior en cifras absolutas.

"El agro allí no despega por las limitaciones impuestas por el gobierno", argumenta.

Los representantes del sector también señalan los intereses internos del sector agrícola en los países europeos como la verdadera causa de las quejas por la falta de respeto al medio ambiente en Brasil.

Alceu Moreira vê Brasil como grande produtor mundial no setor do agronegócio. Alceu Moreira, ex presidente del Frente Parlamentario Agrícola, dice que se necesita mucha diplomacia para sortear las declaraciones no deseadas de interlocutores del gobierno federal en relación con China (imagen: AGIF / Alamy)

"Brasil es un gran productor mundial. Es natural que los competidores del agronegocio quieran arrojar cáscaras de plátano en el camino hacia Brasil", dice el ex presidente del Frente Parlamentario Agrario, el diputado federal Alceu Moreira, que permaneció en el cargo hasta enero de este año.

Sin embargo, Moreira admite que, entre bastidores, en numerosas ocasiones, se necesitó mucha charla y diplomacia para sortear las declaraciones de los interlocutores del gobierno federal y minimizar las posibles crisis. Sin dar detalles, el parlamentario dice que fue necesario, por ejemplo, ir a la embajada china para aclarar algunos puntos. "Pensando en nuestros intereses comerciales, quizás este tipo de narrativa, de demostración, no sea la más adecuada", reflexiona.

A pesar de las cuestiones diplomáticas, el diputado sostiene que la fuerza del agronegocio brasileño salva al país de posibles perturbaciones comerciales. Para él, cuando se trata de comercio exterior, "los países no tienen amigos, tienen intereses", incluida China, donde la preocupación por la seguridad alimentaria de 1.400 millones de personas es una constante para un pueblo que históricamente ha sufrido la miseria y el hambre.

"Ningún país preocupado por la seguridad alimentaria de su población puede dejar de tener en cuenta a Brasil", dijo.

Imagen quemada

Daniele Siqueira, analista de mercado de AgRural Commodities Agrícolas, confirma que, en la práctica, el "ruido" causado por el gobierno, o incluso las cuestiones ambientales, no perjudicaron efectivamente al agro brasileño.

"En la práctica, nada ha cambiado. De hecho, las críticas a las cuestiones medioambientales no son nuevas para este Gobierno", afirma el analista. "No digo que no tengamos problemas o que la deforestación no exista. Pero el hecho es que tenemos un problema aún más grave, que es la imagen equivocada de la agricultura brasileña a nivel interno y externo".

Siqueira, experto en el sector de los cereales, afirma que Brasil tiene una de las legislaciones medioambientales más severas del mundo y que las prácticas depredadoras ya han sido suprimidas en su mayoría por los grandes productores.

Desmatamento e queimadas estão associadas à expansão do agronegócio na Amazônia La deforestación y los incendios en la Amazonía están asociados con la expansión del agronegocio. Pese a ello, el sector crece sin mayores problemas (imagen: Claudia Weinmann / Alamy)

Pero las investigaciones oficiales, los periodistas, los académicos y las organizaciones medioambientales han señalado cada vez más las conexiones de la cadena de suministro de los mayores productos de exportación de Brasil con los delitos medioambientales en los últimos años.

Para Siqueira, una acción más incisiva del gobierno en la lucha contra los delitos ambientales -que batió récords en el gobierno de Bolsonaro- sería positiva para el agronegocio.

"El mayor problema actual es garantizar una vigilancia eficaz en un país tan grande como el nuestro", afirma. "Por supuesto, un gobierno menos sensible a las cuestiones medioambientales, como el actual, puede favorecer una sensación de mayor libertad para cometer exageraciones.

China, el principal socio del agronegocio brasileño

En relación con los compradores de productos agrícolas brasileños, China aparece a la cabeza del ranking. El país compra más de la mitad de la carne y la soja que vende Brasil al exterior, incluso con el mal tiempo del clan Bolsonaro y el primer paréntesis del gobierno federal.

Las fricciones con los chinos volvieron a estar a la orden del día cuando se puso de manifiesto en enero que el gobierno brasileño se enfrentaba a obstáculos para acelerar la campaña de vacunación debido a la falta de insumos, en gran parte procedentes de China. En un intento de resolver el problema, el presidente Bolsonaro incluso ofreció elogios a China, mientras que los funcionarios chinos dijeron que el problema era logístico, no político.

Para Vendramini, de la Sociedad Rural Brasileña, la necesidad de comprar insumos para la producción de vacunas contra el Covid-19 puede fortalecer aún más las relaciones entre las dos naciones.

"Brasil y China son dos economías que se complementan", afirma. "Brasil es la fábrica de alimentos y China, con el aumento de la clase media consumidora, necesita estos alimentos. Espero que estas dos economías se entiendan cada vez más, por el bien de Brasil y del productor rural".