COP26: ¿Están los sistemas alimentarios por fin en el menú de los compromisos climáticos?

Las nuevas promesas en la COP26 pueden ayudar a los países latinoamericanos -que buscan lograr economías carbono neutrales para 2050- a enfrentar desafíos en el uso de la tierra y la producción de alimentos

Compartir

COP26 sistemas alimentarios

Un trabajador revisa soja en Campos Lindos, Brasil. La producción de soja se encuentra entre los principales impulsores de la deforestación en América del Sur y crea desafíos para los compromisos climáticos de los países. (Imagen: Ueslei Marcelino / Alamy)

Los sistemas alimentarios y el uso de la tierra son responsables de aproximadamente un tercio de las emisiones de gases de efecto invernadero provocadas por el hombre, pero la necesidad de descarbonizar este sector no ha recibido la misma atención por parte de los gobiernos que otros sectores, como la energía y el transporte. Sin embargo, las promesas y declaraciones realizadas en la COP26, la cumbre del clima de la ONU que se está llevando a cabo en Glasgow, sugieren que esto podría cambiar pronto.

En la primera semana de la conferencia, los gobiernos, entre ellos los de Colombia, Costa Rica, Uruguay, Brasil y Paraguay, llegaron a varios acuerdos importantes sobre acciones e inversiones para proteger la naturaleza y la transición a enfoques más sostenibles de la agricultura. Mientras tanto, las instituciones financieras anunciaron nuevos fondos para programas de agricultura sostenible, y casi 100 empresas de alto nivel se comprometieron a ser "positivas para la naturaleza" para 2030.

La transformación de los sistemas mundiales de alimentación y uso de la tierra es necesaria para cumplir los objetivos climáticos de los países. También es fundamental para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y garantizar una transición justa y equitativa para todos. Pero los esfuerzos en torno a los sistemas alimentarios están en gran medida desviados, como se puso de manifiesto recientemente en la Cumbre de Sistemas Alimentarios de la ONU.

Esto es especialmente relevante para muchos países latinoamericanos, cuyas emisiones en el sector de la tierra y la alimentación son superiores a la media mundial. Desde Argentina hasta México, los países siguen perdiendo bosques debido a la deforestación, tanto legal como ilegal, convertidos para la agricultura, y liberando gases de efecto invernadero, dañando los suelos y destruyendo otros ecosistemas que desempeñan roles clave en el enfriamiento del planeta.

La crisis climática y la de la naturaleza son dos caras de la misma moneda y no podemos cambiar las cosas a menos que transformemos nuestro sistema alimentario

Por ello, destacadas voces han hecho un llamamiento para que se mantenga el debate sobre los sistemas alimentarios en el menú de la COP26. "La crisis climática y la de la naturaleza son dos caras de la misma moneda y no podemos cambiar las cosas a menos que transformemos nuestro sistema alimentario, que está destruyendo bosques y hábitats en algunos de nuestros paisajes más frágiles", dijo Tanya Steele, directora ejecutiva del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), en su intervención en un panel de la cumbre COP26.

Nuevos compromisos en la COP26

En los primeros días de la COP26, 28 gobiernos -que representan el 75% del comercio mundial de productos básicos que pueden amenazar a los bosques- se reunieron en el marco del Diálogo sobre los Bosques, la Agricultura y el Comercio de Productos Básicos (FACT) para dar a conocer la hoja de ruta del FACT, cuyo objetivo es lograr un comercio sostenible. También pretenden reducir la presión sobre los bosques, apoyar a los pequeños agricultores y mejorar la transparencia de las cadenas de suministro.

El comercio internacional de productos básicos como el aceite de palma, la soja y la carne vacuna genera ingresos significativos de exportación para los países productores, y contribuye a la seguridad alimentaria y al crecimiento económico de los países consumidores. Los bosques, por sí solos, dan sustento a 1.600 millones de personas, que dependen de ellos para obtener puestos de trabajo y medios de vida.

Simultáneamente, un grupo de 26 gobiernos suscribió la Agenda de Acción Política para la Transición a la Alimentación y la Agricultura Sostenibles. La agenda describe las acciones y las posibles rutas que los países pueden tomar para mejorar sus políticas públicas y el apoyo a los sectores de la alimentación y la agricultura, y lograr una transición rural justa. Entre ellas se encuentran el aumento del análisis de las políticas anteriores, la inversión en investigación y el desarrollo de estrategias de consulta y de una agricultura más inclusiva.

"Reunir a estos gobiernos -del sur y del norte global- para abordar el problema de la producción de materias primas y la deforestación es un avance muy significativo", dijo Justin Adams, director de la Alianza para los Bosques Tropicales del Foro Económico Mundial, sobre el acuerdo. "La continuación del diálogo después de la COP26 será fundamental para avanzar".

10

mil millones es el compromiso de financiación en dólares previsto para 2025 por la IFACC para la carne vacuna y la soja libres de deforestación.

Ocho instituciones financieras y empresas agroalimentarias anunciaron también un compromiso por un valor de 3.000 millones de dólares dedicado a apoyar la producción de soja y ganado en Sudamérica libre de deforestación y conversión de tierras. La iniciativa de Financiación Innovadora para la Amazonía, el Cerrado y el Chaco (IFACC) -firmada por empresas como el gigante de las semillas y la tecnología agrícola Syngenta y una serie de fondos de inversión ecológicos con sede en Brasil y los Países Bajos, entre otros- tiene como objetivo alcanzar 10.000 millones de dólares en compromisos y 1.000 millones de dólares en desembolsos para 2025, y estimular el cambio hacia una producción de productos básicos más sostenible.

El ganado y la producción de soja se encuentran entre los mayores impulsores de la deforestación y la conversión de la vegetación natural en Sudamérica, por lo que es fundamental aumentar la inversión en modelos de producción sostenible. "La agricultura y los bosques pueden desempeñar un papel fundamental en la mitigación del cambio climático. Pero la ampliación de los modelos de negocio que promueven la sostenibilidad y la conservación en el sector del uso de la tierra requiere la movilización de cantidades significativas de capital", dijo Nick Moss, Director del Fondo AGRI3, firmante de la iniciativa.

Aunque sólo representa una parte de la financiación que será necesaria para una transición sostenible y justa en la producción, el compromiso de la IFACC podría complementar otros esfuerzos como los compromisos de la cadena de suministro y de abastecimiento, los sistemas de trazabilidad y las reformas de las políticas de uso de la tierra y de comercio.

También se anunció en la COP26 una nueva iniciativa de 345 millones de dólares, de siete años de duración, respaldada por el Banco Mundial y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial. El Programa de Impacto de los Sistemas Alimentarios, Uso de la Tierra y Restauración (FOLUR) pondrá en marcha proyectos en 27 países, centrándose en la producción y las cadenas de valor de ocho productos básicos clave: carne vacuna, cacao, café, maíz, aceite de palma, arroz, soja y trigo.

En América Latina, FOLUR llevará a cabo proyectos específicamente en Brasil, Perú, Paraguay y México. Con un enfoque intersectorial, el programa de impacto reutilizará y movilizará la financiación de actores públicos y privados, con el objetivo de impulsar la producción sostenible de alimentos a escala para obtener beneficios ambientales globales.

Pasar de las palabras a los hechos

Aunque las promesas de los gobiernos, el sector privado y las instituciones financieras en la COP26 fueron muy bien acogidas, los expertos en clima advirtieron que los mayores emisores del mundo siguen mostrando compromisos débiles y acciones insuficientes para reducir las emisiones y aumentar los sumideros de carbono en el sector de la alimentación y la tierra.

Un análisis sistemático realizado por el Rastreador de Acción para la Alimentación, el Medio Ambiente, la Tierra y el Desarrollo (FELD) examinó un primer conjunto de quince compromisos climáticos actualizados o mejorados -las contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC) de los países- y encontró una cobertura variable de las transformaciones de los alimentos y el uso de la tierra. El análisis, que representaba más del 60% de las emisiones mundiales y la mayoría de las naciones del G20, incluidos sus miembros latinoamericanos Argentina, Brasil y México, junto con Colombia, encontró algunas menciones en las NDC de objetivos en estos sectores, como la protección de la naturaleza y el avance hacia prácticas agrícolas regenerativas. Sin embargo, pocas de las NDC examinadas iban más allá de la fijación de objetivos, con un detalle limitado de las acciones requeridas o recomendadas para alcanzar dichos objetivos.

Todos los países que ahora hablan de carbono neutralidad tienen que considerar seriamente la alimentación y la tierra tanto como la energía y el transporte

De hecho, el análisis mostró que sólo la mitad de las NDC analizadas se refieren a políticas "explícitamente vinculadas" a acciones en los sectores de la alimentación y la tierra. Por otra parte, sólo dos aportaron información específica sobre la financiación de las transiciones de sus países hacia sistemas alimentarios y territoriales sostenibles.

"Como documentos, muchas de las NDCs son ahora bastante decentes y completas, pero cuando se examinan específicamente en la acción y la implementación -como tenemos que hacer ahora- entonces hay mucho que mejorar", dijo Cecil Haverkamp, un investigador que dirigió el análisis del FELD Action Tracker. "Todos los países que ahora hablan de carbono neutralidad tienen que considerar seriamente la alimentación y la tierra tanto como la energía y el transporte".