Planes para impulsar economías con petróleo colapsan junto con precios

En México y Argentina, el escepticismo sobre los grandes proyectos petroleros aumenta. Mientras tanto, algunos se preguntan si es hora de hablar sobre energías renovables.

Compartir

AMLO oil price Mexico

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, en una conferencia de prensa de julio de 2019 sobre su plan para la compañía petrolera estatal Pemex. Desde entonces, los precios del petróleo han caído drásticamente (imagen EFE/ Alamy)

En el 2019, los nuevos presidentes de México y Argentina anunciaron planes para mejorar el estado de sus economías: lanzar proyectos petroleros ambiciosos que impulsarían los ingresos estatales.

En el caso de México, se centró en Pemex y la controvertida refinería Dos Bocas. En Argentina el foco estuvo sobre Vaca Muerta, uno de los depósitos de petróleo y gas de esquisto más grandes del mundo, que fue promocionado como la salvación de la economía del país.

60%

la caída de los precios del petróleo desde enero

Luego llegó la pandemia del Covid-19, generando un grave colapso en el mercado del crudo. Los precios del petróleo se han desplomado un 60% desde enero, con un costo de menos de US$30 por barril, su precio mínimo en 18 años. Todo comenzó con una crisis en la demanda a medida que la economía china se desaceleraba.

Pero esta caída se produce principalmente como consecuencia de una guerra de precios entre Rusia y Arabia Saudita que probablemente inundará el mercado internacional con petróleo, generando que la inversión en el sector sea mucho menos atractiva.

El colapso de la inversión no solo afectará a México y Argentina, sino a otras naciones productoras de petróleo en la región de América Latina, como Venezuela, Brasil, Colombia y Ecuador.

Edmar de Almeida, profesor de economía experto en el sector energético de la Universidad Federal de Río de Janeiro, dijo que las crisis de la demanda y los precios probablemente afectarán la inversión en proyectos petroleros, ya que las empresas intentan conservar su efectivo.

“Esto significa la reducción de la inversión en exploración y la postergación de los proyectos. No veo el petróleo como un motor para impulsar la economía en este momento”, sostuvo.

Esperanzas rotas

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, estaba tan ansioso por implementar el petróleo para elevar la economía, que una de sus primeras medidas como presidente fue cambiar el lema de la compañía petrolera estatal del país, Petróleos Mexicanos o Pemex. Ahora se lee: "Para la recuperación de la soberanía" por encima de su logotipo del águila mexicana.

Según Reuters, las dudas sobre la capacidad de Pemex para impulsar la economía de México aumentaban mientras luchaba por el pago de las deudas de más de US$105 mil millones. Algunos ingresos se ahorraron a través de una venta masiva de su producción en el marco de contratos futuros, protegiéndolo de la depresión.

El futuro de la refinería Dos Bocas de USD $ 8 mil millones que López Obrador también había prometido, hoy es incierto. En enero, el embajador chino Zhu Qingqiao anunció que dos bancos chinos invertirían US$600 millones en el proyecto, pero se retiró después de que el gobierno mexicano negara el acuerdo ya que su objetivo era mantener la soberanía sobre el proyecto.

La refinería sería una inversión masiva para una empresa en dificultades, pero el gobierno mexicano aún lo respalda.

"En un momento en el que los precios del petróleo son tan bajos, como los son hoy, el mejor negocio y el más conveniente es refinar", dijo la ministra de Energía de México, Rocío Nahle, en una entrevista reciente con El Financiero TV.

Mientras tanto, en Argentina, muchos han acordado con el hecho de que los planes del gobierno para incrementar el desarrollo de Vaca Muerta, en la provincia de Neuquén en la Patagonia, probablemente tendrán que esperar más de lo previsto, una noticia aplastante para un gobierno que necesita más fondos en plena negociación por el proceso de reestructuración de la deuda.

"Argentina estaba poniendo la mayor parte de sus esperanzas futuras en Vaca Muerta y ahora eso está en discusión", dijo Jorge Lapeña, ex secretario de Energía.

Tal como está hoy, Vaca Muerta desempeña un rol relevante en el mercado interno, suministrando el 3% del gas del país y el 19% de su petróleo. Sin embargo, solo se explota el 5% de las reservas. Para obtener rentabilidad, el precio del barril de crudo Brent debe ser superior a los US$40, muy por encima de los niveles actuales.

Sostener el crecimiento planificado de Vaca Muerta en la producción, significa desarrollar alrededor de 300 pozos de hidrocarburos no convencionales por año, lo que requiere una inversión de entre US$5 mil millones y US$7 mil millones anuales, según estimó un informe de la consultora de negocios Abeceb.

“Hoy Vaca Muerta es como un paciente con fiebre, tenemos que seguir la evolución de los mercados internacionales. Si los precios siguen bajos, las inversiones se retrasarán y la producción caerá”, dijo Gerardo Rabinovich, vicepresidente del Instituto General de Energía de Mosconi.

Sin clientes

Las inversiones no son la única preocupación en América Latina, ya que muchos países dependen de los ingresos del petróleo para pagar sus cuentas. China es uno de los principales clientes del crudo producido en la región.

Almeida dijo que Brasil posee un fuerte mercado interno que podría ayudar a la energética estatal Petrobras a superar la crisis. Pero la compañía anunció que reduciría las inversiones de USD $ 12 mil millones a $ 8,5 mil millones debido a la crisis, y ralentizaría la producción, especialmente en aguas poco profundas. Almeida sostuvo que los recortes no deberían afectar las inversiones a largo plazo, ya que están planeadas para varios años.

Sabía que...?


Las exportaciones de petróleo de Colombia a China se duplicaron entre 2017 y 2018

Pero el escenario es especialmente duro en Colombia, donde el petróleo representa casi el 80% de las exportaciones a China. El país duplicó las ventas a China entre el 2017 y el 2018. Sin embargo, en febrero, mientras luchaba por abordar la crisis del Covid-19, China detuvo las compras de petróleo colombiano.

El presidente de Colombia, Iván Duque, sabía que la dependencia del país en las exportaciones de petróleo se convertiría en un problema. En agosto, se comprometió a diversificar las exportaciones de Colombia a China durante una visita de estado a Beijing. Pero nada ha cambiado hasta ahora.

"Tenemos que prepararnos para un dólar caro, menores ingresos generados por las exportaciones y, más adelante, menores ingresos por impuestos debido al petróleo", dijo el exministro Mauricio Cárdenas, y agregó que el país necesitaba impulsar el consumo interno del petróleo que ya no vendería a otros países.

¿Un golpe para las energías renovables?

A medida que los precios bajos del petróleo se convierten en la nueva normalidad, muchos se preguntan qué es lo que esto significa para la inversión en energía renovable. Algunos dicen que los precios más bajos del petróleo significan que las energías renovables se han vuelto menos competitivas, mientras que otros sostienen que esta depresión en realidad significa que los inversores estarán menos interesados en el crudo y se aventurarán a otros proyectos de energía.

André Ferreira, director del Instituto Brasileño de Energía y Medio Ambiente (Iema), dijo que es prematuro hacer predicciones sobre los resultados de la crisis para las energías renovables.

Pero, a medida que los niveles de contaminación disminuyen, y la gente observa cómo los cielos se vuelven azules en las ciudades más grandes de América Latina, Ferreira ve una oportunidad para los vehículos eléctricos y establece la prioridad sobre el transporte público.

"No veo cómo, a la larga, esto será un impulso para las energías renovables", dijo, pero agregó; "Es una oportunidad para hablar sobre movilidad urbana".