La transición hacia buses eléctricos en América Latina es irreversible

Los nuevos compromisos por parte de fabricantes e inversionistas, garantizados por la alianza ZEBRA, demuestran la necesidad y la voluntad de adquirir flotas de cero emisiones

Compartir

BYD electric bus Santiago

La nueva flota de buses eléctricos de Santiago, fabricada por la china BYD, llega a Santiago (imagen: Alamy)

Si usted recorre las calles de la capital chilena, Santiago, notará que se está llevando a cabo una rápida transición hacia el transporte de cero emisiones. En menos de dos años, han llegado 776 autobuses eléctricos a batería. Esto es sólo el comienzo. Hoy en día cerca de 2000 autobuses eléctricos están funcionando en las calles de América Latina.

A pesar de este rápido crecimiento, los buses cero emisiones representan menos del 1% de todos los autobuses en las ciudades de América Latina. La adquisición a mayor escala se ve limitada por el acceso a nuevos modelos de buses de cero emisiones y a la financiación de su mayor costo inicial.

Para abordar estas barreras, la alianza ZEBRA -una colaboración entre las Ciudades C40 y el Consejo Internacional para el Transporte Limpio (ICCT)- ha asegurado nuevos compromisos de más de 15 fabricantes e inversionistas para unir sus esfuerzos y acelerar el despliegue de autobuses de cero emisiones en las ciudades de América Latina. La alianza está trabajando para conseguir hasta 1.000 millones de dólares que permitirían desplegar 3.000 nuevos autobuses eléctricos en las calles de la región.

Estos compromisos ayudarán a satisfacer la demanda de las autoridades de transporte público y los operadores de transporte privados en algunas de las ciudades más grandes de América Latina. Los funcionarios locales que están decididos a tener una flota completamente de cero emisiones están a la vanguardia de este cambio regional.

2035

el año en el que Santiago espera tener una flota de buses completamente sin emisiones

Santiago está liderando con la mayor flota de autobuses de cero emisiones fuera de China y la ambición de lograr una flota total de cero emisiones en 2035. La capital chilena recientemente recibió ofertas para la primera de muchas licitaciones públicas, que conducirán al despliegue de hasta 1.670 autobuses eléctricos a batería.

Licitaciones similares están en camino en Bogotá, Colombia, donde se adquirieron 483 autobuses eléctricos de batería que están listos para comenzar a funcionar. En Brasil, la Ley del clima de São Paulo, recientemente enmendada, exige una transición gradual hacia una flota totalmente libre de emisiones fósiles para 2038. Sao Paulo espera desplegar más de 3.000 autobuses eléctricos en los próximos dos años para cumplir su objetivo. Medellín, la segunda ciudad más grande de Colombia, y la Ciudad de México han puesto en marcha importantes despliegues de autobuses de cero emisiones y son signatarios de la Declaración de Calles Verdes y Saludables C40, comprometiéndose a adquirir únicamente buses de cero emisiones a partir de 2025. Río de Janeiro, que también ha firmado esta declaración, ha convertido el compromiso en un decreto oficial.

La pandemia ha creado una nueva sensación de urgencia, nuevos desafíos y oportunidades para la transición energética en el transporte público, pero los beneficios siguen siendo los mismos. Cambiar los buses de motor diesel a los de motor eléctrico conduce a un aire más limpio y a una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, especialmente si se alimentan con una matriz energética  de bajo carbono, lo cual suele ser el caso en América Latina.

El aire más limpio, a su vez, tiene beneficios tangibles para la salud pública y la economía. Esto ha sido enfatizado por los mayores efectos del Covid-19 en las personas que viven en ciudades con mala calidad de aire, para las cuales el transporte tiende a ser uno de los principales culpables, especialmente en las grandes ciudades como Ciudad de México y São Paulo.

Los autobuses eléctricos también son más eficientes desde el punto de vista energético y, en las aplicaciones adecuadas, pueden tener un costo total de propiedad mucho más bajo, lo que ofrece un importante ahorro financiero a sus propietarios y operadores, como reveló recientemente Metbus, un operador de Santiago.

La disponibilidad de modelos de buses cero emisiones ha sido una barrera durante mucho tiempo. China, donde se produce el 98% de todas las ventas mundiales de buses eléctricos, está facilitando esta transición mediante el desarrollo, la ampliación y la consiguiente reducción de los costos de tecnologías clave como las baterías y motores eléctricos.

Por un lado, los fabricantes de buses con sede en Europa como Daimler, MAN y Volvo dominan el mercado latinoamericano con tecnología diesel y ven los buses eléctricos como un mercado con mucho futuro. Por otro lado, los fabricantes chinos con una presencia en el mercado mucho más reducida, como BYD, Yutong y Foton, son la mayor fuente de nuevos productos de buses cero emisiones en la región.

El mayor costo inicial de los buses eléctricos (en comparación con los vehículos diesel) y el acceso a la financiación suelen ser los mayores obstáculos para el despliegue de buses cero emisiones. Para hacer frente a esto, las instituciones públicas están en buena posición para ofrecer garantías financieras a los nuevos actores que desean liderar nuevos proyectos.

Un rápido alejamiento de los buses diesel desempeñará un enorme papel en la forma en cómo los países latinoamericanos contribuyan a detener el calentamiento global a 1,5 grados para finales de siglo

El sector privado, que antes era más reacio a los riesgos, está ahora involucrado, como se muestra en Santiago, donde empresas de servicios públicos como Enel X ayudaron a desarrollar un modelo de negocio innovador, que requiere la separación de la propiedad y la operación de los autobuses, y están dispuestos a replicar este modelo en otros lugares.

Los nuevos modelos de negocio , junto con el apoyo de inversionistas que tienen más capital y mejor salud financiera que los organismos públicos y los operadores de transporte privados, son fundamentales para ampliar el despliegue de flotas de buses cero emisiones. Los compromisos de los nuevos inversionistas para entrar en el mercado serán cruciales en esta época de reducción de ingresos para todos los sistemas de transporte público de la región.

Las regulaciones y la falta de requisitos técnicos adaptados a los vehículos eléctricos y a los nuevos modelos de negocio también están obstaculizando el crecimiento de las flotas de buses de cero emisiones en América Latina. Sin embargo, los gobiernos están progresando en este sentido.

La Ley 1964 de Colombia, que establece un requisito de compra de autobuses eléctricos a nivel nacional -único en la región- y la reciente medida de México de eximir los aranceles de importación a todos los vehículos eléctricos hasta 2024 representan pasos en la dirección correcta. Estas medidas nacionales, combinadas con requisitos locales por parte de los funcionarios municipales, representan parte de los compromisos políticos necesarios para reconfigurar el entorno del mercado, alejándolo del diesel y favoreciendo las tecnologías de emisión cero.

Se necesitará una fuerte colaboración de todos los actores mencionados para satisfacer la creciente demanda de buses de cero emisiones en América Latina, la cual depende más que ninguna otra región de los buses como su principal medio de transporte.

Un rápido alejamiento de los buses diesel desempeñará un enorme papel en la forma en cómo los países latinoamericanos contribuyan a detener el calentamiento global a 1,5 grados para finales de siglo, de acuerdo con el Acuerdo de París. El transporte limpio es un elemento crucial en la descarbonización de la economía latinoamericana, un proceso que podría llevar a la creación neta de 15 millones de empleos en la región.

Los recientes compromisos de la asociación ZEBRA demuestran que tanto la tecnología como el capital están disponibles, pero sigue siendo imperativo aplicar políticas más firmes para detener progresivamente la adquisición de autobuses de combustibles fósiles.

Las ciudades latinoamericanas están listas para hacer realidad sus ambiciones de tener calles más limpias y sanas, y proporcionar un terreno fértil para nuevas inversiones. Los compromisos ZEBRA de los fabricantes e inversionistas muestran que la transición hacia un despliegue total de buses de cero emisiones en America Latina es claramente el camino a seguir y, a partir de hoy, es irreversible.