Canje de deuda por naturaleza para proteger la biodiversidad de América Latina

Países latinoamericanos podrían buscar un alivio de la deuda de China y otros acreedores a cambio de proyectos que conserven la biodiversidad y reduzcan las emisiones

Compartir

debt nature

Dos tradicionales canoas de madera en la cuenca del río Amazonas en el Parque Nacional Yasuní en Ecuador (imagen: Alamy)

La crisis económica derivada de la pandemia dejó a América Latina en apuros para hacer frente a los pagos de la deuda con sus acreedores, incluida China. Ante ello, expertos en finanzas y ecologistas impulsan los canjes de deuda por naturaleza, una iniciativa que puede hacer que la deuda sea manejable y al mismo tiempo proteger el ambiente.

El PBI de América Latina cayó un 7,7% el año pasado y no volverá a los niveles anteriores a la pandemia hasta 2024, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) de la ONU. Como en todo el mundo, se ha instado a los países a aprovechar la crisis como una oportunidad para iniciar una recuperación ecológica.

7.7%

la caída económica de América Latina en 2020

Sin embargo, lograrlo sería dificultoso, ya que los gobiernos de toda la región tienen que hacer frente a elevados niveles de deuda soberana, procedentes de acreedores privados, organismos multilaterales y, en algunos casos, de China. Esto es especialmente cierto en el caso de Argentina y Ecuador, que han renegociado con éxito parte de su deuda, pero que siguen teniendo que hacer frente a importantes pagos en los próximos años.

Aquí es donde los planes de alivio de la deuda basados en la naturaleza pueden ayudar. Son una solución basada en incentivos para ayudar a los países altamente endeudados a alcanzar objetivos de biodiversidad. Las organizaciones o gobiernos acreedores negocian con los deudores la cancelación o reducción de la deuda a cambio de compromisos vinculantes de protección de la biodiversidad y reducción de las emisiones.

Tienen una serie de ventajas. Alivian la presión fiscal del pago de la deuda, ayudando a mejorar la estabilidad macroeconómica. Además, generan flujos de ingresos estables y a largo plazo para los proyectos medioambientales, ya que funcionan durante la vida de un préstamo soberano.  

Además, no son herramientas nuevas. En los años 90, organizaciones como el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) compraron parte de la deuda de Bolivia y Ecuador y, a cambio, los países se comprometieron a proteger especies amenazadas o a reducir la deforestación. Entre 1991 y 2003, se generaron casi 1.100 millones de dólares para la conservación gracias a los canjes de deuda por medio ambiente.

Investigadores y ecologistas creen que ha llegado el momento de ampliar los canjes de deuda por naturaleza. Los países pueden conservar aún mejor su biodiversidad al tiempo que reducen su deuda, y los acreedores pueden asegurarse de que el resto de la deuda se pagará gracias al mayor crecimiento económico del país gracias a la menor deuda. 

Canje de deuda por naturaleza con China

Investigadores del Centro de Política de Desarrollo Global (GDP) expusieron recientemente los argumentos a favor de un canje de deuda por naturaleza específicamente con China. Como mayor acreedor bilateral del mundo, China está en una posición única para ayudar a los países en vías de desarrollo a abordar sus crisis económicas y de deuda soberana simultáneamente, argumentaron. 

China ha participado activamente en la Iniciativa de Suspensión del Servicio de la Deuda (DSSI, por sus siglas en inglés) del Banco Mundial, creada por los países del G20 el año pasado. La iniciativa permitió a 73 países de bajos ingresos reducir sus pagos de deuda bilateral durante la crisis de COVID-19. Aunque expirará este mes de junio, los países aún pueden solicitar la condonación permanente de la deuda. 

"Un tercio de la deuda mundial está en manos de acreedores bilaterales, de los cuales China es el mayor. China ha demostrado ser el participante más activo en los planes de alivio de la deuda en 2020 y ahora podría aprovechar este liderazgo vinculando el alivio de la deuda a los resultados medioambientales", dijo Kevin Gallagher, codirector del Centro GDP, en un reciente seminario web.

La investigación del Centro GDP evaluó qué países serían adecuados para canjear deuda por clima o deuda por naturaleza con China, basándose en una exposición significativa tanto a la deuda china como a los riesgos climáticos y de biodiversidad. Su perspectiva global identifica los países con mayor potencial. 

En América Latina, destacan a Ecuador, que debe una cantidad equivalente al 17,1% de su PBI a China. Tiene una posibilidad moderadamente alta de llevar a cabo un esquema de deuda por clima, según la investigación. Es el tercer país latinoamericano que recibe más financiación de los bancos políticos chinos, según la base de datos de Finanzas China-América Latina del Centro del PIB y Diálogo Interamericano.

"China tiene un inmenso potencial para las renegociaciones de deuda que mejoran la sostenibilidad. En concreto, hemos identificado 41 países con una alta exposición a la deuda china. De ellos, 15 tienen potencial para la renegociación de la financiación de la biodiversidad, 25 para la renegociación de la financiación del clima y 11 para ambas", dijo Rebecca Ray, investigadora principal de GDP.

Michael Westphal y Shuang Liu, del Instituto de Recursos Mundiales (WRI), escribieron en un blog en noviembre de 2020 que, para China, participar en un mayor alivio a través de canjes de deuda por naturaleza podría impulsar sus credenciales como "campeón climático" mundial. Esto complementaría sus acciones nacionales para lograr la neutralidad del carbono para 2060, argumentaron. 

Aun así, es probable que China no lo haga sola y que espere la participación de otras organizaciones multilaterales y gobiernos, dijo Liu. De ser así, los tomadores de decisión chinos se sentirían más entusiasmados por ofrecer un alivio de la deuda a través de la conservación de la biodiversidad y los objetivos del cambio climático, añadió.

Una propuesta para China y Ecuador

Carlos Larrea, investigador de la Universidad Andina Simón Bolívar de Ecuador, presentó recientemente una propuesta para que Ecuador participe en un plan de deuda por naturaleza con China, su mayor acreedor. Esto permitiría abordar no sólo el problema de la deuda soberana del país, sino también ponerlo en una senda de crecimiento económico más sostenible.

En la actualidad, Ecuador tiene 5.300 millones de dólares de deuda pendiente con China, alrededor del 70% del total de la deuda externa del país, según los cálculos de Larrea. Tras el impago de la deuda soberana en 2008, el ex presidente Rafael Correa acordó una serie de préstamos con China respaldados por el petróleo. El año pasado, el gobierno acordó retrasar los pagos con los bancos chinos y el FMI.

"Ecuador se encuentra ahora con compromisos de reducción de la deuda externa pública, pero aún no es económicamente sostenible. China, como mayor acreedor bilateral, se enfrenta a la posibilidad de que Ecuador no pueda cubrir los gastos del servicio de la deuda en los próximos años", dijo Larrea. "Tenemos que encontrar soluciones para que la economía sea sostenible a largo plazo".

Para Larrea, Ecuador es un candidato ideal para realizar un canje de naturaleza por deuda debido a su alto nivel de endeudamiento y a su biodiversidad única. Larrea propone un canje del 6% de la deuda del país con China para proteger una superficie de 200.000 hectáreas de bosques nativos, principalmente en la cuenca amazónica.

Ecuador ya intentó un plan similar en el pasado, pero acabó en polémica. En 2007, Correa se comprometió a dejar sin explotar los vastos yacimientos petrolíferos del parque nacional del Yasuní, un lugar de gran biodiversidad, a cambio de una compensación internacional equivalente a la mitad del valor de las reservas. Pero pocos donantes internacionales dieron un paso al frente. 

La propuesta es viable y puede llevar a un modelo más sostenible para Ecuador. La biodiversidad es lo más importante que tenemos para el futuro

"El mundo nos ha fallado", dijo Correa al decretar el fin de la iniciativa en 2013. Dijo que Ecuador no buscaba caridad sino "responsabilidad compartida en la lucha contra el cambio climático." Las ONG locales e internacionales acusaron a Correa de complacer a los donantes pero de no atraer y coordinar los fondos, y de planear en secreto la extracción del petróleo todo el tiempo. Las perforaciones comenzaron en 2016. 

La nueva propuesta incluye el establecimiento de un sistema de control de la deforestación y castigos para quienes sean detectados talando bosques. Se reducirían todas las actividades extractivas en la zona y las comunidades locales recibirían incentivos económicos para evitar la deforestación. También se crearía un fondo fiduciario para fomentar proyectos locales sostenibles como la bioeconomía. 

Esto beneficiaría tanto a China como a Ecuador, argumentó Larrea. Al respaldar esta propuesta, China se posicionaría como líder mundial en materia de clima y biodiversidad, ya que a finales de este año acogerá una importante cumbre mundial sobre biodiversidad en la que se pretenden establecer nuevos objetivos de conservación. Para Ecuador, aliviaría su dependencia de las exportaciones de petróleo. 

Larrea ha hablado con los principales candidatos a la presidencia de Ecuador sobre sus propuestas y se muestra optimista al respecto. No hacerlo podría acarrear graves consecuencias para Ecuador a medio plazo, argumenta, ya que el petróleo se está agotando y no hay ningún plan para sustituirlo como principal fuente de ingresos.

"La mayor parte del petróleo que se extraerá en los próximos dos años en Ecuador ya está comprometido para pagar parte de la deuda con China. Es un mecanismo desestabilizador", dijo Larrea.  "La propuesta es viable y puede llevar a un modelo más sostenible para Ecuador. La biodiversidad es lo más importante que tenemos para el futuro".