Brasil ignora el Acuerdo de Escazú para proteger a defensores ambientales

Con el Acuerdo de Escazú a punto de entrar en vigor en toda América Latina, no hay señales de que el gobierno de Bolsonaro lo ratifique

Compartir

Bolsonaro Brazil Escazú

Parece poco probable que el presidente brasileño Jair Bolsonaro permita la ratificación del Acuerdo de Escazú por parte de Brasil (imagen: Alamy)

En mayo se cumplirá una década desde que José Cláudio Ribeiro da Silva y su esposa Maria do Espírito Santo fueron asesinados por hombres armados en Nova Ipixuna, en el estado brasileño de Pará. Su trabajo para construir una reserva ecológica para preservar el bosque y proporcionar un medio de subsistencia a sus habitantes los convirtió en enemigos de aquellos deseosos de talar árboles centenarios para vender madera.

Hoy, Claudelice dos Santos, hermana del activista José Claudio, es la amenazada. Continúa la lucha de sus familiares fallecidos en el Instituto Zé Cláudio & Maria.

"Especialmente en los últimos meses, debemos tener mucho cuidado. Es como si ya no hubiera una política de protección", dijo. "Estamos siendo empujados hacia la muerte".

Claudelice podría ser menos vulnerable si el gobierno brasileño ratificara un acuerdo internacional innovador sobre asuntos ambientales apoyado por países de América Latina y el Caribe. Pero hay todas las señales de que no lo hará.

El Acuerdo de Escazú entrará en vigor el 22 de abril y será celebrado por muchos en América Latina y el Caribe. Alcanzó el número necesario de patrocinadores luego de que Argentina y México lo ratificaran en Naciones Unidas en enero.

El acuerdo es el primer tratado internacional del mundo que incluye una cláusula sobre la protección de los defensores de los derechos humanos.

El artículo 9 determina que cada Estado "tomará medidas adecuadas, efectivas y oportunas para prevenir, investigar y sancionar los ataques, amenazas o intimidaciones que puedan sufrir los defensores de derechos humanos en materia ambiental en el ejercicio de los derechos contemplados en el acuerdo".

El acuerdo también incluye el derecho al acceso a la información, el derecho a la participación pública y el derecho al acceso a la justicia, y podría tener importantes beneficios para la gobernanza ambiental y la sostenibilidad.

Brasil, en principio, ya cumple estos compromisos y ya ha construido un marco institucional avanzado a nivel nacional para la protección ambiental, considerado por delante de muchos en todo el mundo. Sin embargo, el acuerdo mejoraría las normas existentes y ofrecería una oportunidad para que el país mejore la implementación de la legislación actual, que hoy es muy azarosa.

Es aterrador lo que estamos viviendo y no hay ningún pronóstico de mejora

Sin embargo, el acuerdo llega en un momento en que el ambiente no es una prioridad para el presidente Jair Bolsonaro. Después de que el expresidente Michel Temer firmó el acuerdo en 2018, la ratificación del acuerdo ahora depende de un acto discrecional de Bolsonaro, quien puede enviar el documento al Congreso para su evaluación cuando lo desee.

Sin embargo, el gobierno de Bolsonaro está desmantelando las normas e instituciones de protección ambiental construidas en las últimas décadas. El resultado es una deforestación récord e incendios forestales.

"El acuerdo es lo contrario de lo que promueve el gobierno", dijo Gabrielle Alves, investigadora de la plataforma Cipó, una organización dedicada al clima, la gobernanza y la construcción de paz. "Es aterrador lo que estamos viviendo y no hay ningún pronóstico de mejora".

Escazú y Brasil: planes para una mayor participación

El Acuerdo de Escazú permitiría a Brasil mejorar décadas de buenas prácticas. Uno de los mayores hitos brasileños en el área es la Ley 6.938 de 1981, instituida en plena dictadura militar (1964-1985), que creó un modelo democrático de participación, con mecanismos para actividades como licenciamiento, evaluación de impacto y zonificación.

Una de las primeras acciones del gobierno de Bolsonaro, ya en abril de 2019, fue la llamada "revocación", un decreto que abolió todos los consejos del gobierno federal no asegurados por ley, incluido el Foro Brasileño de Cambio Climático, la Comisión Nacional de Biodiversidad y la Comisión Nacional Forestal.

3ro

El lugar de Brasil en el ranking de los países más peligrosos para defensores ambientales, de acuerdo a la ONG Global Witness

Lo que quedó fue el Consejo Nacional del Ambiente (Conama), garantizado por la ley de 1981. Incluso esto hizo que el número de sus representantes se redujera en julio de 2019, con una membresía que cayó de 96 a 23, incluidas las organizaciones de la sociedad civil y los estados. Con este movimiento, el poder de decisión se concentró en el gobierno federal y en representantes del sector industrial.

Las mejoras previstas por Escazú incluyen la obligación de que la participación pública se lleve a cabo en las primeras etapas de los proyectos con potenciales impactos ambientales. En la actualidad, el público generalmente solo participa en las etapas posteriores, lo que reduce las posibilidades de cambiar el aspecto de los proyectos. También hay otras innovaciones, como el deber de las autoridades de brindar acceso a la información en términos claros y no técnicos.

“Cuando hay participación, la norma se legitima y tiene más posibilidades de ser adoptada”, dijo Adriana Ramos, del Instituto Socioambiental (ISA). "El hecho de que Conama siempre haya tenido representaciones de diferentes segmentos hizo posible discutir la legislación de una manera más adecuada".

Mayor transparencia

Escazú tiene un alcance de acceso a la información más amplio que la legislación brasileña vigente. El acuerdo hace necesario que el público tenga acceso a la información sobre los riesgos ambientales contenidos en las empresas privadas que involucran el uso de recursos, servicios o bienes públicos.

Ricardo Salles dificultou a participação da sociedade civil em questões ambientais

El ministro de Ambiente de Brasil Ricardo Salles adoptó medidas que limitan la participación de la sociedad civil en Conama, el consejo nacional del ambiente (image: Alamy)

También refuerza la “transparencia activa”, cuando el Estado busca, por iniciativa propia, divulgar información sobre la calidad ambiental de bienes y servicios.

La transparencia y la participación en la toma de decisiones se traducen en "una mayor capacidad para mediar, gestionar y consensuar los conflictos", explicó Renato Morgado, de Transparencia Internacional Brasil. "Esto implica un mejor cálculo de los costos de construcción y las demoras, y ayuda a que el proceso de inversión se realice con previsibilidad".

Violencia contra defensores del ambiente

El mayor activo del acuerdo de Escazú para Brasil sería aumentar la protección de los defensores de derechos humanos y aumentar su acceso a la justicia, dijo Rubens Born, quien trabajó con la Fundación Grupo Esquel Brasil, que participó en las nueve sesiones que llevaron a la firma del pacto.

La violencia sigue siendo una amenaza muy real para los defensores de los derechos humanos y los ambientalistas brasileños. Según la ONG Global Witness, 24 activistas fueron asesinados en Brasil en 2019, lo que coloca al país en el tercer lugar en términos de asesinatos de activistas en todo el mundo y solo detrás de Colombia (64) y Filipinas (43). Según la ONG, el 90% de estos asesinatos en Brasil fueron en la Amazonía, y la población indígena es la más vulnerable.

No tengo ninguna duda de que si el presidente fuera diferente, el acuerdo se aprobaría

"La ratificación obligaría a Brasil ... a tomar medidas oportunas para investigar y sancionar a quienes cometan los crímenes. Con el acuerdo, estos casos no sólo serían frenados, sino investigados", dijo Born.

Esperanzas de Escazú en Brasil más allá de las próximas elecciones

Los expertos entrevistados para este informe coinciden en que es poco probable que el gobierno de Bolsonaro ratifique el acuerdo. Según Dort, todos los demás presidentes brasileños desde el fin de la dictadura militar en 1985 lo habrían hecho.

"No tengo ninguna duda de que si el presidente fuera diferente, el acuerdo se aprobaría", dijo Dort. Agregó que tenía la esperanza de que los parlamentarios de Brasil volvieran al tema de Escazú en 2023, después de las próximas elecciones.

Antes de eso, el acuerdo aún puede tener un impacto positivo en el país. Incluso si no está en vigor, puede citarse en casos judiciales.

"Aunque Brasil no lo ratifica, el acuerdo sirve como un estándar de base. No es vinculante, pero puede utilizarse como fuente de derecho", dijo Silvia Capelli, fiscal del Ministerio Público de Rio Grande do Sul, especializada en el entorno.

De hecho, esto ya pasó. En la Corte Suprema el 5 de marzo, la jueza Rosa Weber citó el acuerdo al votar sobre la inconstitucionalidad de la medida de Bolsonaro para reducir la representación en Conama.

Ese juicio está en curso. Actualmente, cuatro jueces han votado para revocar la postura de Bolsonaro, sin votos a favor.