Crisis hídrica lleva a productores rurales de Brasil a la energía solar

Con el temor al racionamiento energético y al aumento de las facturas de la luz, los agricultores y ganaderos optan por la sostenibilidad y la autosuficiencia

Compartir

photovoltaic solar panels Brazil

La instalación de paneles solares en Brasil está aumentando en medio de la crisis del agua (imagen: Björn Wylezich / Alamy)

Dentro de unos meses, la finca de 34 hectáreas de la agricultora Sara Dal Pozzo Callegaro, en el municipio de Matelândia, al oeste de Paraná, tendrá un aspecto muy diferente. El galpón de ordeño para sus 80 vacas lecheras, que pueden producir 1.100 litros de leche al día, junto con el establo que alberga 21.000 pollos a la vez, pronto se situarán junto a una planta solar fotovoltaica con 85 paneles.

1300%

el crecimiento de la capacidad solar instalada en las zonas rurales de Brasil en 5 años

La decisión de la familia Callegaro de invertir 177.000 reales (34.000 dólares) en la planta de energía solar es, en parte, un intento de evitar las consecuencias de la crisis de agua que sufre Brasil. La falta de lluvias estacionales ha reducido los niveles de los embalses de las centrales hidroeléctricas, que son responsables del 63,8% de la generación de energía del país.

Las centrales termoeléctricas han suplido el déficit de suministro, lo que, además de aumentar las emisiones de CO2, se ha traducido en un aumento de la factura de la luz desde que en julio se introdujo un recargo del 52% por cada 100 kWh. Esto conlleva la posibilidad de un severo racionamiento de la electricidad.

Ante esto, la familia vio en la energía solar una oportunidad de autosuficiencia económica y energética. "Con la energía generada por la planta solar, es posible satisfacer la demanda de la granja avícola, la nave lechera y las dos casas [una para la familia y otra para los empleados]", dice Callegaro.

Actualmente, la propiedad consume una media de 6 mil kWh al mes, con un coste de unos 3 mil reales (579 dólares). Con la instalación, las facturas serán cero y el desembolso inicial se recuperará en cinco años.

Incluso la nueva iglesia de la ciudad, que está en construcción, tendrá paneles solares

Como Callegaro, miles de productores rurales se están pasando a la energía solar en busca de ahorro y garantía de suministro energético. En los últimos cinco años, la capacidad instalada de sistemas fotovoltaicos ha crecido 1.300 veces en las zonas rurales, pasando de 0,58 MW a 791,32 MW (entre junio de 2016 y junio de 2021).

Sin embargo, sólo el 13% de la potencia solar instalada en Brasil se encuentra en las zonas rurales, según datos de 2020 de la Asociación Brasileña de Energía Solar Fotovoltaica (Absolar).

"El mercado está activo, con una demanda muy alta. Y la crisis del agua contribuye a ello. El anuncio del gobierno federal en mayo de levantar la bandera roja [que indica un aumento de tarifas] ha aumentado la demanda de los productores rurales", dice Kleber Rissardi, socio-propietario de la empresa de energía solar Esco Iguassu.

"El precio de los paneles es atractivo y permite recuperar la inversión en pocos años. Prácticamente todos son chinos, con tecnología punta". En cuanto al sistema fotovoltaico, lo que viene de China es una referencia mundial y está contribuyendo al desarrollo del sector en Brasil", añade.

En todo el mundo, el coste de la energía solar a escala de servicios cayó un 82% entre 2010 y 2019, según la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA), impulsado por el abaratamiento de los costes de fabricación en China, que representa alrededor del 72% de la producción mundial.

Luciane May e famíllia durante colheita de milho
Luciane May y su familia durante la cosecha de maíz (Imagen: Carlos Guimarães Filho)

Los paneles solares también se han convertido en parte del paisaje de Campo Verde, un municipio mayoritariamente rural del estado de Mato Grosso. En sus paseos rutinarios en bicicleta por los campos de soja y maíz de la región, la productora Luciane May ha observado el aumento del número de plantas solares.

"Cada vez hay más gente que adopta este tipo de energía limpia. Muchos de nuestros vecinos ya las han puesto. Incluso la nueva iglesia del pueblo, que está en construcción, tendrá paneles solares", dice May.

La instalación de una planta de energía solar de 70 paneles está prevista para agosto en la granja que gestiona con su padre y dos hermanos, en cuanto termine la segunda cosecha anual de maíz. El sistema abastecerá la propiedad familiar, otras dos áreas arrendadas y sus tres casas en la ciudad.

"Desde 2019, nuestra factura de la luz ha subido mucho por la subida de las tarifas. En el último año, se ha duplicado con creces. Así que, haciendo cuentas, nos permite pagar la financiación de la instalación y aún nos queda dinero", explica May. "Es un movimiento colectivo [la instalación de sistemas fotovoltaicos] que se está dando por aquí".

Energía solar en Brasil

Además del ahorro económico y la reducción de los riesgos de racionamiento energético, la sostenibilidad es un factor que motiva a los productores a invertir en energía fotovoltaica.

"Ya reutilizamos el agua mediante cisternas y conservamos los manantiales de la propiedad. Las acciones de bajo impacto ambiental siempre han estado en nuestro radar. La planta de energía solar es una más. Y como es una energía limpia, nos empeñamos en instalarla", dice Callegaro.

crise hídrica e racionamento de energia levam produtores rurais a fontes de energia alternativas como a energia solar
La central hidroeléctrica de Itaipú, en el río Paraná, entre Brasil y Paraguay. Los niveles del embalse son bajos, lo que limita la generación de energía (Image: Caio Coronel/Itaipu Binacional/2020)

Sin embargo, la mayoría de los agricultores que optan por la transición a una energía más limpia no están influidos por la mitigación del clima. "Sin duda, la principal razón para instalar energía solar en las propiedades es la reducción de costes, sobre todo para los productores de aves, cerdo y leche, que consumen mucha energía. Incluso hay una preocupación por preservar el medio ambiente, algo común en otros países. Pero en Brasil esta cultura tiene que desarrollarse más", afirma Rissardi.

La crisis del agua y la consiguiente subida del precio de la electricidad en 2021 no es un episodio aislado. El aumento de la demanda de energía y los riesgos climáticos, que se manifiestan en la disminución de las lluvias estacionales, preocupan al sector eléctrico desde hace años. Los científicos también aconsejan a los gobiernos que tengan en cuenta el cambio climático a la hora de plantearse la construcción de centrales hidroeléctricas que podrían convertirse en una especie de "activo varado".

Una matriz energética brasileña más diversificada podría reducir la presión sobre el sistema eléctrico, además de minimizar los impactos ambientales relacionados con las centrales hidroeléctricas, según Rafaela Flach, consultora ambiental independiente.

"Es necesario dar la vuelta a esa llave", dice Flach. "El sistema fotovoltaico no requiere la construcción de grandes obras [como los embalses de las centrales hidroeléctricas] y aumenta la autonomía del productor. Tienen libertad para gestionar la energía que producen. Veo un gran potencial".

Un estudio reciente del que es coautor Flach, publicado en World Development, muestra que la deforestación, especialmente de la Amazonia y el Cerrado, aumenta las temperaturas y reduce las precipitaciones locales, secando el suelo y perjudicando a la agroindustria. Flach y sus colegas calcularon que la destrucción de los biomas le cuesta a la industria de la soja 3.550 millones de dólares al año.

Sabemos que la Amazonia es importante para todo el país, incluida la Región Sur, ya que influye en las precipitaciones y las lluvias

El Cerrado y la Amazonia sufren actualmente altos índices de deforestación, lo que preocupa a los productores rurales. A pesar de la distancia de estos biomas con respecto a la propiedad de Callegaro, que se encuentra dentro de la "Amazonia Legal" en la Mata Atlántica, que tiene sólo el 7% de su cobertura original, sus cultivos siguen sufriendo el impacto.

"Sabemos que la Amazonia es importante para todo el país, incluyendo la Región Sur, ya que influye en las precipitaciones y en las lluvias. Los productores ya son conscientes de ello", dice Callegaro. "Hay consecuencias económicas y sociales para la agricultura y la ganadería. Tenemos que minimizar estos efectos para mitigar los daños, antes de que tengan causas irreversibles".

Luciane May, cuya propiedad se encuentra en el bioma del Cerrado, está de acuerdo: "Con el aumento de la deforestación, las lluvias se reducen. Los productores se ven perjudicados, tanto en la siembra, con el suelo seco, como en la cosecha, ya que se reduce la producción".

Impuestos al sol

A pesar del considerable crecimiento de esta energía solar, existen obstáculos para el sector en Brasil. Uno de ellos es el llamado "impuesto al sol", apodo con el que se conoce una revisión de las leyes pertinentes por parte de la Agencia Nacional de Energía Eléctrica (Aneel), que aumentaría las tarifas para quienes tengan paneles instalados. Todavía no ha entrado en vigor, pero sigue preocupando a los partidarios del modelo.

Según Rissardi, de Esco Iguassu, cualquier impuesto aplicado a los productores rurales que opten por la energía solar equivaldría a un disparo en el pie del sector.

"En los próximos años, la tendencia [de crecimiento] muy fuerte va a continuar. La única amenaza es la cuestión reglamentaria. Si no hay impuestos, el mercado seguirá creciendo. Si ocurre, no lo hará inviable, pero aumentará el tiempo de retorno de la inversión", dice.

Esco Iguassu ve un mercado creciente para los paneles solares en las granjas brasileñas (Imagen: divulgación) (Imagen: divulgação)

Otro problema para el sector de la energía solar es la inseguridad jurídica en Brasil. Muchos de los que han invertido en paneles solares o planean hacerlo temen cambios en las normas, según Rissardi. "Existe esta incertidumbre, pero la gente sabe que si invierte ahora que por el derecho adquirido tiene garantía por 30 años, que es la vida útil del equipo. Quien invierta después, si la legislación cambia, tendrá que utilizar las nuevas reglas", añade.

La falta de insumos para la producción de paneles solares ha sido otro de los retos en medio de la pandemia. En China, la falta de vidrio ha retrasado la entrega de pedidos de paneles. Desde el comienzo de la pandemia, la demanda de vidrio en China ha aumentado un 50%.