China dejará de construir proyectos de energía de carbón en el extranjero

En el aniversario de su compromiso de neutralidad de carbono, China ha anunciado una nueva política para dejar de construir nuevas centrales eléctricas de carbón en el extranjero.

Compartir

China overseas coal Medici Candiota Brazil

La central eléctrica de carbón Presidente Medici en el estado brasileño de Rio Grande do Sul es una de las pocas en América Latina que tiene participación china (imagen: Alamy)

El presidente chino, Xi Jinping, anunció a través de un video pregrabado ante la Asamblea General de las Naciones Unidas el 21 de septiembre que China " no construirá nuevas centrales eléctricas de carbón en el extranjero " y, al mismo tiempo, aumentará su apoyo a los países en desarrollo para perseguir la ecología y desarrollo bajo en carbono.

El anuncio viene después de crecientes llamados para que China deje de apoyar proyectos de energía de carbón en el extranjero y pone fin a las especulaciones sobre la posición de China como uno de los últimos financiadores públicos de proyectos de energía de carbón en el extranjero, antes de las conversaciones sobre el clima de la ONU en Glasgow en noviembre. Desde 2013, China, Japón y Corea del Sur han contribuido con el 95% de toda la financiación pública mundial para proyectos de energía de carbón fuera de sus propias fronteras. China es el más grande de los tres, con un suministro de 50.000 millones de dólares, lo que representa alrededor de 56 GW de la capacidad instalada total.

Creo que lo que ahora es casi seguro es que los bancos políticos chinos y las empresas estatales ya no invertirán en nueva energía de carbón en el extranjero

El desarrollo apoyado por China de la energía a carbón en el extranjero ya se ha desacelerado en los últimos cinco años, gracias a la disminución de la competitividad de la energía del carbón en comparación con las energías renovables y la disminución del apetito de los países anfitriones. Un informe del Centro de Investigación sobre Energía y Aire Limpio (CREA) muestra que cerca de la mitad de los proyectos de energía de carbón planificados y permitidos con participación china han sido cancelados o suspendidos. En 2021, hasta ahora, China no ha realizado ninguna nueva inversión en carbón en el extranjero , a excepción de tres contratos de suministro e ingeniería que podrían o no materializarse.

El profesor Yuan Jiahai de la Universidad de Energía Eléctrica del Norte de China considera que el anuncio abre una ventana para que las empresas chinas dupliquen sus inversiones en energía renovable en los mercados de los países en desarrollo. Para que las empresas chinas impulsen una mayor aceptación de las energías renovables en esos países, deben fortalecer sus cadenas de suministro a nivel local para reducir los costos.

Christoph Nedopil, profesor de la Escuela Internacional de Finanzas Fanhai de la Universidad de Fudan, cree que las plantas de energía que ya están en funcionamiento merecen la atención de China también. Aunque la ejecución de tales proyectos a menudo está bajo el dominio de las políticas energéticas del país anfitrión, cree que China puede apoyarlos para acelerar el retiro de la flota de energía de carbón.

Desarrollando el camino hacia la neutralidad de carbono

Hace un año, el 22 de septiembre, el presidente Xi sorprendió al mundo al anunciar los objetivos de "carbono dual" de China: emisiones máximas de dióxido de carbono para 2030 y neutralidad de carbono, que cubre todos los gases de efecto invernadero, para 2060. En ese momento como faltaban detalles sobre los objetivos algunos observadores se mostraran escépticos sobre el compromiso de China. Este cuestionamiento se amplió cuando vieron la impresionante recuperación económica posterior a la pandemia de China impulsada parcialmente por proyectos de infraestructura de altas emisiones, incluidas las centrales eléctricas de carbón.

Más tarde ese año, China siguió con un nuevo conjunto de objetivos climáticos para 2030 en virtud del Acuerdo de París y, en marzo de este año, dio a conocer sus objetivos climáticos y energéticos para 2025 en el marco del decimocuarto plan quinquenal. Los objetivos actualizados aclaran el contorno del camino de China hacia los objetivos de "carbono dual".

Wang Yi dijo a China Dialogue que en el último año, China ha estado "constantemente fortaleciendo sus objetivos climáticos a través de documentos de política aclaratorios, desarrollando gradualmente su ruta hacia el pico de carbono y la neutralidad de carbono".

Paneles_solares
Instalación de paneles solares en la provincia de Salta, norte de Argentina, para un proyecto liderado por PowerChina (Imagen: Martin Zabala / Alamy)

Tanto Japón como Corea del Sur han anunciado políticas para poner fin al apoyo financiero público para proyectos de energía de carbón en el extranjero en los últimos meses. Con el anuncio del presidente Xi, todos los principales financistas públicos de la industria han indicado su intención de salir del mercado extranjero de una forma u otra.

China es el primer país en desarrollo en asumir tal posición, dijo Kevin Gallagher, Director del Centro de Políticas de Desarrollo Global de la Universidad de Boston. Ahora insta al sector privado a seguir su ejemplo.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, acogió con satisfacción el anuncio hecho por el presidente Xi. “Acelerar la eliminación global del carbón es el paso más importante para mantener el objetivo de 1,5 grados del Acuerdo de París al alcance”, dijo en un comunicado .

El alcance de la promesa necesita aclaración

No está claro cómo abordará China los proyectos de energía de carbón en el extranjero que ya están planificados o en construcción. Según los datos recopilados por el Centro de Políticas de Desarrollo Global , a mediados de 2019, ya se habían planificado 13,5 GW de capacidad de energía de carbón en el extranjero con participación china y se estaban construyendo 20 GW. La pandemia podría haber interrumpido este progreso.

Wang Yi, miembro del Comité Permanente de China del Congreso Nacional del Pueblo y vicepresidente de los Institutos de Ciencia y Desarrollo de la Academia China de Ciencias, dijo a China Dialogue que el alcance y la cobertura de la promesa de "no nuevo carbón" quedan por aclarar a través de documentos de políticas de seguimiento.

“Creo que lo que ahora es casi seguro es que los bancos políticos chinos y las empresas estatales ya no invertirán en nueva energía de carbón en el extranjero. Pero, ¿la promesa cubre todas las formas de inversión? ¿Qué pasa con los proyectos iniciados y totalmente financiados por el país anfitrión? ¿Y los acuerdos comerciales ganados por empresas privadas chinas se verán afectados por el compromiso? Estos deben aclararse mediante políticas de seguimiento ".

En las redes sociales chinas como los grupos WeChat, el nuevo compromiso ha provocado acaloradas discusiones entre los expertos en clima y los profesionales de la industria. Si las plantas de energía cautivas deben caer bajo el compromiso es uno de los temas debatidos. Estas son plantas de energía sin conexión a la red construidas por empresas chinas que atienden específicamente las necesidades de sus parques industriales en el extranjero.

Impactos de la industria

Chai Qimin, director de planificación estratégica del Centro Nacional de Estrategia de Cambio Climático y Cooperación Internacional (NCSC), reflexionó que muchas plantas de energía de carbón en el extranjero involucradas en China están allí para responder a la demanda de un país anfitrión. Especialmente en el sudeste asiático, donde la dotación de recursos naturales, las consideraciones de costos y los problemas de compatibilidad de la red hacen que la energía del carbón sea una opción atractiva para los gobiernos. Chai afirma que con el nuevo compromiso, China en realidad deja ir algunos beneficios comerciales de tales proyectos para cumplir con su compromiso con la acción climática, lo que definitivamente resultará en pérdidas para sus industrias relacionadas con el carbón, pero también creará nuevas oportunidades para las energías renovables.

Algunos actores de la industria ya están respondiendo al nuevo compromiso. Tsingshan Holding Group, un conglomerado chino de propiedad privada en el negocio de la fabricación de acero, anunció poco después de la promesa de Xi a través de su canal oficial WeChat de que ya no construirá nuevos proyectos de energía de carbón en el extranjero. Tsingshan ha invertido mucho en países como Indonesia y Zimbabwe, construyendo parques industriales de uso intensivo de energía que a menudo dependen de centrales eléctricas cautivas. En marzo de este año, Tsingshan contrató a Shanghai Electric para construir una central eléctrica de carbón de 3x380 MW para su parque industrial de acero y níquel en Indonesia. La declaración de WeChat no mencionó cómo la nueva decisión afectará el destino de este proyecto.

El impacto del endurecimiento de la posición de China en la energía del carbón, tanto a nivel nacional como internacional, se está sintiendo en toda la industria. En las plataformas WeChat de la industria, los conocedores de la industria, desde proveedores de equipos de energía de carbón hasta empresas de ingeniería de energía de carbón, lamentaron las sombrías perspectivas de la industria. Por otro lado, los observadores también se preguntaban si la energía hidroeléctrica y nuclear en el extranjero experimentaría un “auge”.

Wang Yi sostiene que a medida que China abandone la energía del carbón en el extranjero, también debería proponer cómo pretende fortalecer su apoyo a las energías renovables en los países en desarrollo, ofreciendo soluciones alternativas para que estos países satisfagan sus necesidades energéticas. Sugiere que estos pueden incluir ahorro de energía, medidas de eficiencia energética y nuevos modelos de desarrollo que combinen energía renovable con proyectos agrícolas y de alivio de la pobreza, de modo que las soluciones bajas en carbono puedan alinearse con las necesidades de desarrollo local.

En abril de este año, en la Cumbre de Líderes sobre el Clima convocada por el presidente Biden, el presidente Xi se comprometió a "controlar estrictamente" la energía del carbón nacional y el consumo máximo de carbón doméstico de China para 2025, proporcionando otro punto de referencia en la política climática de China a corto plazo. El anuncio también señaló un espacio de rápida reducción para el desarrollo del carbón en China. Según Greenpeace , las nuevas aprobaciones de energía de carbón por parte de los gobiernos provinciales de China disminuyeron un 78,8% interanual en la primera mitad de 2021. No se aprobaron proyectos importantes de energía de carbón (excepto proyectos combinados de calor y energía) después del anuncio de Xi en abril.

Con un nuevo grupo de líderes para los objetivos climáticos de "carbono dual" establecido en mayo , encabezado por el viceprimer ministro Han Zheng, el desarrollo de la política climática en China entró en un modo de "vía rápida". Actualmente se está elaborando un conjunto completo de políticas que se compone de un documento de orientación de alto nivel y múltiples hojas de ruta específicas del sector (el llamado marco de políticas “1 + N” ). Según el enviado especial de China para el clima, Xie Zhenhua, el conjunto de políticas incluirá elementos que abarcan reformas de la estructura energética, mejoras industriales, edificios con bajas emisiones de carbono y transporte ecológico, entre otros. Chai Qimin dijo a China Dialogue que la creación de un conjunto de políticas de este tipo no es solo para aclarar las rutas hacia la neutralidad de carbono, también es una forma de movilización masiva para los departamentos del gobierno central, los gobiernos locales y las industrias clave.

En medio de este gran impulso para ajustar las políticas climáticas de China, la huella energética del país en el exterior fue probablemente la única área que no se vio afectada por la política climática de alto nivel. Eso fue hasta ayer. Con el nuevo compromiso sobre el carbón en el extranjero, Yuan Jiahai cree que China ha demostrado su convicción de convertirse en líder de las acciones climáticas globales. “El compromiso de China de neutralidad de carbono no cubre las emisiones de carbono en las que incurren sus empresas en otros países. Pero si China quiere ser un verdadero líder, es necesario ser coherente con lo que hace a nivel nacional y lo que hace en el extranjero ”, dijo Yuan.