Las emisiones del G20 aumentan tras la pandemia

Nuevo informe de Climate Transparency revela que la acción climática del G20 está lejos de cumplir los objetivos del Acuerdo de París, ya que los países siguen dependiendo de los combustibles fósiles

Compartir

G20 climate energy protest Naples

Un manifestante pide el cierre de centrales eléctricas contaminantes cuando los ministros de clima y energía del G20 se reunieron en Nápoles en julio (imagen: Alamy)

Las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) están repuntando en todo el G20 tras un breve periodo de descenso debido a la pandemia de Covid-19, y se prevé que Argentina y China superen sus niveles de emisiones de 2019, según el informe de Climate Transparency, un balance anual de la acción climática del G20.

En 2020, las emisiones de CO2 relacionadas con la energía cayeron un 6% en todo el G20. En 2021, sin embargo, se prevé que repunten un 4%, principalmente gracias al mayor consumo de carbón, sobre todo en China, y de gas natural. Los combustibles fósiles siguieron siendo subvencionados en gran medida: el grupo de las mayores economías del mundo comprometió 298.000 millones de dólares desde enero de 2020 hasta agosto de 2022.

Colectivamente, el G20 es responsable de alrededor del 75% de los gases de efecto invernadero mundiales, incluidos los procedentes del cambio de uso del suelo y la silvicultura. Por lo tanto, tiene un importante papel de liderazgo al acordar objetivos ambiciosos de reducción de emisiones para limitar el aumento de la temperatura global a 1,5 ºC a finales de este siglo, como los países se comprometieron en el Acuerdo de París.

Sin embargo, el efecto combinado de los compromisos climáticos de todos los países del G20 para 2030, conocidos como NDC, es insuficiente y conducirá a un calentamiento de 2,4ºC, según el informe. Esto subraya la necesidad urgente de compromisos más ambiciosos mientras los jefes de gobierno se preparan para reunirse en Roma a finales de mes para la cumbre anual del bloque.

La mayoría de los miembros del G20 también desaprovecharon la oportunidad de aprovechar los paquetes de recuperación del COVID-19 para promover los objetivos de mitigación climática. Según el informe, sólo 300.000 millones de dólares de un total de 1,8 billones en gastos de recuperación se destinaron a la recuperación "verde", ya que los países siguen apostando por los combustibles fósiles y otras industrias de altas emisiones.

75%

de los gases de efecto invernadero a nivel mundial es responsabilidad de países del G20

"Los gobiernos del G20 tienen que sentarse en la mesa con objetivos nacionales de reducción de emisiones más ambiciosos. Las cifras de este informe confirman que no podemos lograr cambios sin ellos", dijo Kim Coetzee, de Climate Analytics, una de las organizaciones que participaron en el informe. Ellos lo saben, nosotros lo sabemos: la pelota está firmemente de su lado antes de la COP26 [negociaciones sobre el clima]".

Los miembros del G20 de América Latina

Argentina, México y Brasil, los países latinoamericanos que forman parte del G20, no lograron contrarrestar la mayoría de las tendencias mundiales. Sus NDC (Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional) recientemente actualizadas siguen sin alcanzar los objetivos del Acuerdo de París, y Brasil y México incluso han reducido su nivel de ambición en comparación con los compromisos anteriores.

Aunque México ha gastado supuestamente el 1% de su PBI en medidas de recuperación de la pandemia, prácticamente nada de ese gasto se ha destinado a medidas ecológicas, como nuevos proyectos de energía solar y eólica. Mientras tanto, el gasto en infraestructura de combustibles fósiles ha aumentado, según el informe.

La energía solar, la eólica, la geotérmica y la biomasa representan el 5,8% del suministro energético de México, mientras que la media del G20 se sitúa actualmente en el 7%. El país generó el 76% de su electricidad a partir de combustibles fósiles en 2020, siendo el gas natural el que desempeña el mayor papel. Los subsidios a los combustibles fósiles alcanzaron los 17.100 millones de dólares en 2019, el año más reciente del que se dispone de datos.

"México todavía tiene la oportunidad de recuperar su posición como líder climático", dijo Jorge Villareal, responsable de política climática de la ONG mexicana Iniciativa Climática. "El gobierno debería revisar sus políticas de energía y transporte. Los combustibles fósiles siguen siendo muy altos, mientras que las renovables y los vehículos eléctricos siguen siendo una tarea pendiente."

México todavía tiene la oportunidad de recuperar su posición como líder climático

Argentina comparte muchas similitudes con México. A pesar de los descensos récord de los precios de la energía durante la pandemia, la exploración de gas natural mediante fracking ha seguido aumentando en los yacimientos de Vaca Muerta tras la recuperación de la demanda energética en 2021. Mientras tanto, la energía renovable no convencional (que excluye la hidroeléctrica) sólo representa el 5% de la oferta energética.

La deforestación ilegal sigue siendo un problema urgente para el país. Entre 2015 y 2020, Argentina perdió 105.000 hectáreas de bosque. El presidente Alberto Fernández dijo que habría un mayor énfasis en la erradicación de la deforestación ilegal, declarándola un delito ambiental, pero hasta ahora no ha actuado al respecto.

"El hecho de que Argentina introdujera una nueva y más ambiciosa promesa climática el año pasado se contradice con los últimos desarrollos observados en el país", dijo Enrique Maurtua Konstantinidis, asesor climático senior de FARN, una ONG de Argentina. "El gobierno frenó el desarrollo de nuevos proyectos de energías renovables".

En Brasil, la pandemia no sólo causó la muerte de cientos de miles de personas, sino que también contribuyó a aumentar los niveles de deforestación en la selva amazónica. Las subastas de energías renovables previstas inicialmente para la primavera de 2020 se retrasaron en medio de una expansión de nuevos proyectos de combustibles fósiles.

Entre 2015 y 2020, Brasil perdió 1.453 millones de hectáreas de superficie forestal al año. La causa principal fue el cambio de uso de la tierra para la producción de productos básicos globales, como la soja y el ganado. La primera NDC de Brasil incluía la promesa de acabar con la deforestación ilegal para 2030, pero se excluyó del compromiso climático recientemente actualizado.

La transición al objetivo de cero emisiones netas

El informe también señala algunos avances positivos entre los miembros del G20, como una mayor expansión de las energías renovables y nuevos compromisos climáticos a corto y largo plazo.

Las tareas están claramente definidas. Todo lo que necesitamos es que los líderes de los mayores emisores del mundo den un paso al frente

Se prevé que el porcentaje de energías renovables en el suministro energético de los países del G20 crezca del 10% en 2020 al 12% en 2021. Y en el sector eléctrico (energía utilizada para producir electricidad y calor), las renovables aumentaron un 20% entre 2015 y 2020. Se prevé que representen casi el 30% del mix energético del G20 en 2021.

Un grupo de 13 países ha presentado nuevas NDC a la ONU, y seis de ellos (Argentina, Canadá, la UE, Sudáfrica, el Reino Unido y Estados Unidos) contienen objetivos más ambiciosos para 2030. Por otra parte, un grupo de 14 países también ha anunciado objetivos de cero emisiones netas para mediados de siglo, que abarcan el 61% de las emisiones mundiales.

Los autores del informe afirman que, si se cumplen en su totalidad, estos objetivos contribuirán en gran medida a limitar el aumento de la temperatura mundial a 1,5ºC. Se espera que en la COP26 se hagan más anuncios de cero emisiones netas, incluso por parte de Argentina.

"El informe revela que el G20 tiene que mover montañas para garantizar que aún podamos recorrer el estrecho camino de los 1,5 °C. Por suerte, no es imposible. Las tareas están claramente definidas. Todo lo que necesitamos es que los líderes de los mayores emisores del mundo den un paso al frente y cumplan con sus deberes pendientes", dijo Laurence Tubiana, directora general de la Fundación Europea del Clima.