En vísperas de la COP26, Brasil anuncia planes verdes que no convencen a los expertos

Con su reputación internacional tambaleándose, el gobierno de Brasil lanza programas que se presentarán en Glasgow para reducir las emisiones y crear empleos verdes

Compartir

COP26 Brasil

El presidente Jair Bolsonaro junto a el vicepresidente Hamilton Mourão y el ministro Ciro Nogueira en el lanzamiento del Programa Nacional de Crecimiento Verde el 25 de octubre. Los anuncios del gobierno previos a la COP26 dejaron insatisfechos a los expertos. (Imagen: Fotoarena / Alamy)

En vísperas de la COP26, la conferencia de la ONU sobre el cambio climático que comienza este domingo en Glasgow, el gobierno brasileño ha anunciado planes para combatir el cambio climático en un intento de revertir su reputación negativa en el área.

"Nuestra actuación en las reuniones que tendrán lugar en la COP26 será extremadamente importante para recuperar la imagen del país en materia medioambiental", dijo el vicepresidente Hamilton Mourão en una rueda de prensa el 18 de octubre.

9.5%


El aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero de Brasil en 2020

La semana pasada, el gobierno lanzó dos iniciativas que prevén la reducción de las emisiones de CO2 y las inversiones verdes, y que garantizan que Brasil tenga algo que mostrar en la conferencia sobre el clima: el Programa Nacional de Crecimiento Verde y la revisión de su Plan ABC para la agricultura con bajas emisiones de carbono.

Pero la reducida ambición de Brasil hacia el Acuerdo de París y los últimos retrocesos en su política ambiental dicen más, afirman los expertos.

"Todos los ejemplos de anuncios en el área medioambiental fueron palabras vacías y sin ningún efecto real. Al contrario, hubo varios pasos atrás", dijo Marcio Astrini, secretario ejecutivo de la red de la sociedad civil brasileña Observatório do Clima.

Astrini pone la vara baja para la participación de Brasil en la COP26: "Si el gobierno no repite su actuación negativa en la COP de Madrid, será positiva", afirma.

¿Cómo fue la participación de Brasil en la COP25?

Jair Bolsonaro llevaba menos de un año en el cargo cuando se celebró la COP25 en Madrid en diciembre de 2019. En ese momento, el presidente, que en la fase previa a su toma de posesión había renunciado a que Brasil sea el país anfitrión alegando falta de fondos, ya se enfrentaba a críticas por su política medioambiental.

Uno de los principales problemas era el fuerte aumento de la deforestación en la Amazonía, lo que llevó a Bolsonaro a acusar a organizaciones internacionales e incluso al actor Leonardo DiCaprio.

Ante las presiones, el presidente no acudió al evento en España, pero envió al entonces ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles (que renunció en junio en medio de una investigación penal por sus vínculos con la tala ilegal), e incluso a agentes secretos de la Agencia Brasileña de Inteligencia (ABIN) para vigilar las críticas que se le hacían. Al final, Brasil fue el protagonista del estancamiento en las negociaciones sobre el clima.

¿Qué planes piensa presentar Brasil en la COP26?

Los delegados brasileños llegarán a la COP26 en medio de informes de que las emisiones de gases de efecto invernadero del país aumentaron un 9,5% en 2020, un incremento relacionado en gran medida con la deforestación de la Amazonía. A raíz de estas noticias y de un mal desempeño en la COP25, el gobierno se dirigirá a Glasgow en busca de recuperar la credibilidad internacional y presentará programas que demuestren su compromiso con el Acuerdo de París para frenar el calentamiento global.

El principal, el Programa Nacional de Crecimiento Verde, pretende ofrecer financiación y subsidios para actividades económicas sostenibles y la generación de empleos verdes.

"El lanzamiento deja claro cómo Brasil ha invertido 400.000 millones de reales (72.200 millones de dólares) en una dirección verde", dijo el ministro de Medio Ambiente, Joaquim Leite, en el Palacio de Planalto, en Brasilia. "Tenemos el reto de presentar el programa de crecimiento verde en la COP".

La revisión del Plan ABC, por su parte, prevé la reducción de 1.100 millones de toneladas de carbono de la agricultura y la ganadería brasileñas hasta 2030, siete veces más de lo previsto inicialmente.

El nuevo plan prevé la reducción de 1.100 millones de toneladas de carbono de la agricultura y la ganadería brasileñas hasta 2030, siete veces más de lo previsto inicialmente. 

La ministra de Agricultura, Tereza Cristina, explicó que la reformulación del "conocido y exitoso Plan ABC", que funciona desde hace una década, tiene como objetivo mantener el agronegocio brasileño "a la vanguardia de los esfuerzos para enfrentar el cambio climático". El plan también será presentado en la conferencia, según el ministro.

Al igual que Astrini, Natalie Unterstell, directora de Talanoa, un think tank centrado en la aceleración de las políticas climáticas en Brasil, criticó ambas iniciativas en Twitter. Para la especialista, el programa de crecimiento "no tiene peso" -es decir, no está bien fundamentado- y los nuevos números del Plan ABC+ son "minúsculos" frente a lo mucho que Brasil subsidia al agronegocio con altas emisiones de carbono.

¿Cuáles son las contribuciones determinadas a nivel nacional de Brasil?

En 2020, Brasil actualizó sus contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC) para reducir sus emisiones de CO2. Se esperaba que el país presentara objetivos más ambiciosos que los acordados inicialmente, pero no fue así.

En cifras absolutas, la ambición de Brasil ha disminuido. El país mantuvo su promesa de reducir las emisiones en un 37% para 2025 y en un 43% para 2030, en comparación con los niveles de 2005, y se espera que anuncie una mejora marginal del objetivo del 50% para 2030 en la COP26, informó Reuters. Con el compromiso original, la neutralidad de carbono se alcanzaría en 2060, promesa que adelantará a 2050  la próxima semana. Pero los expertos climáticos han advertido que las nuevas NDC representan un aumento del CO2 en la atmósfera, ya que los objetivos se han mantenido igual mientras que la línea de base ha cambiado con el tiempo.

Durante la Cumbre de Líderes sobre el Clima celebrada en abril, Bolsonaro dijo que pretendía acabar con la deforestación ilegal para 2030. Pero el objetivo no se hizo oficial.

El martes, el nuevo informe de la ONU sobre la brecha de emisiones declaró que la revisión de los objetivos brasileños para 2020 es un retroceso, y que representa una violación del Acuerdo de París del que Brasil es firmante. Todavía no está claro a qué puede conducir esta revisión en la práctica.

¿Asistirá Bolsonaro a la COP26?

Con la Amazonía en el centro de las discusiones en torno a la reducción de emisiones, los presidentes de Colombia y Brasil abogaron recientemente por que los países se movilicen en la COP para hacer frente a la amenaza de la deforestación del bioma.

"Ciertamente llegaremos unidos a Glasgow, para tratar un tema muy importante y querido por todos nosotros: nuestra querida, rica y deseada Amazonía", dijo Bolsonaro tras una reunión bilateral con su par colombiano, Iván Duque.

Eso no significa que Jair Bolsonaro vaya a estar en Glasgow la próxima semana. Aunque Brasil tiene previsto llevar una de las mayores delegaciones a la COP26, incluyendo a los gobernadores de los estados amazónicos, el presidente no ha confirmado su asistencia. El vicepresidente Mourão también ha quedado fuera de la delegación brasileña, que estará encabezada por el ministro de Medio Ambiente Leite.

¿Cómo ha participado Brasil en las COPs históricamente?

Brasil ha tenido una participación activa en las negociaciones sobre el clima desde la Cumbre de la Tierra de Río en 1992, que sirvió de embrión para las COP. Su participación fue especialmente activa en las cumbres de Copenhague, en 2009, y de Durban, en 2011, recuerda Izabella Teixeira, que fue ministra de Medio Ambiente de Brasil entre 2010 y 2016.

Lo que se intenta mostrar es que hay un país más allá de Bolsonaro

Como parte del grupo BASIC, junto con Sudáfrica, India y China, Brasil "abrió un importante espacio de interlocución cuando se produjo el colapso [del acuerdo] de Copenhague y el fracaso de los países desarrollados [en las negociaciones]", dice Teixeira.

En aquel momento, el país salió reforzado de la reunión al presentar objetivos voluntarios de reducción de emisiones y con elogios a sus negociadores por haber roto los bloqueos.

"Y luego, llegamos a 2011, y recuerdo haber dado un discurso en Durban en el que Brasil aceptó un nuevo acuerdo global, ofreciendo otro camino, obviamente con un diálogo con India, China y Sudáfrica", añade Teixeira.

En 2015, este acuerdo global se formalizó en la COP21 de París.

Para la próxima COP, Teixeira espera que Brasil no retroceda en sus objetivos de reducción de emisiones de CO2, mientras que Astrini afirma que la agenda de las organizaciones climáticas ha sido "neutralizar los retrocesos, con una visión de futuro".

"Lo que se intenta mostrar es que hay un país más allá de Bolsonaro", dice el ecologista.