Opinión: Los canjes de deuda por naturaleza con China podrían impulsar la conservación en Ecuador

Los canjes de deuda por naturaleza deberían estar en la agenda del presidente Lasso en su visita a China como un mecanismo innovador de alivio de la deuda, según académicos ecuatorianos

Compartir

Ecuador deuda conservación

El río Napo en la Amazonia ecuatoriana. Los canjes de deuda por naturaleza con China podrían beneficiar la conservación de los bosques y la rica biodiversidad de Ecuador, al tiempo que aliviarían la crisis de la deuda del país. (Imagen: Antisana / Alamy)

Mientras el presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, visita esta semana China para la apertura de los Juegos Olímpicos de Invierno, se espera que el jefe de Estado aproveche la ocasión para discutir la renegociación de la deuda entre ambos países, al presentarse una oportunidad trascendental para la adopción de enfoques creativos para resolver la deuda china en América Latina.

China ha sido el mayor acreedor bilateral de Ecuador durante gran parte del siglo XXI, desde que el país sudamericano quedó en gran medida fuera de los mercados de crédito soberano occidentales durante varios años, tras su cancelación de pago de bonos en 2008, cuando se descubrió que estaban manchados de irregularidades. Aunque los préstamos chinos se han ralentizado desde entonces, los últimos informes sobre la deuda pública muestran que Ecuador debe a China cerca de 5.000 millones de dólares, lo que supone alrededor del 11% de su deuda externa total. Sólo las instituciones multilaterales, como el Banco Interamericano de Desarrollo y el Fondo Monetario Internacional, tienen una proporción mayor de la deuda del país. 

ecuador deuda
Lee más: ¿Qué son los canjes de deuda por naturaleza?

Ahora, el Presidente Lasso se dirige a China para renegociar estos compromisos de deuda. Durante las conversaciones, los negociadores de ambas partes harían bien en considerar las propuestas de financiación de la biodiversidad, como los canjes de deuda por naturaleza, cuyo objetivo es la cancelación de partes de la deuda a condición de que los fondos se destinen a inversiones en conservación. Ecuador cuenta con una de las biodiversidades más ricas del mundo, pero su nivel de endeudamiento limita mucho su capacidad para conservar estos recursos o desarrollar usos sostenibles de los mismos. Al intercambiar compromisos financieros a corto plazo por compromisos medioambientales a largo plazo, tanto Ecuador como China podrían sentar las bases de una relación económica más resistente de cara al futuro. 

Los canjes de deuda por naturaleza se basan en el entendimiento compartido de que el reembolso total de las deudas puede ser imposible durante una crisis. Además, la austeridad impuesta en un intento de cumplir con calendarios de reembolso imposibles bloquea las tan necesarias acciones de conservación, erosiona la estabilidad económica a largo plazo y excluye otros usos sostenibles de los recursos naturales finitos.

En el caso de Ecuador, se espera que las reservas de petróleo que han constituido durante mucho tiempo la columna vertebral de su economía se agoten en las próximas décadas. La nación -y la región amazónica donde se encuentra el petróleo- deben aprovechar la oportunidad para empezar a planificar su próxima fase. Si Ecuador responde a su actual carga de la deuda simplemente acelerando la extracción de petróleo en la Amazonia (como planea hacer actualmente a través de una subasta de concesiones a finales de 2022), sólo creará un futuro problema económico una vez que el petróleo se haya agotado. 

Del mismo modo, si Ecuador aplica la austeridad -limitando así sus inversiones en conservación- permitirá que la Amazonia sea dañada por la producción de petróleo, sus ecosistemas y biodiversidad se verán amenazados, y su capacidad de recuperación y potencial para usos más sostenibles se verán limitada. 

Si Ecuador y China se ponen de acuerdo para reorientar las finanzas públicas hacia la resiliencia a largo plazo de la Amazonía ecuatoriana, es posible empezar a construir un futuro post-petróleo para el país, basado en el desarrollo sostenible de sus vastos recursos naturales

Si Ecuador y China se ponen de acuerdo para reorientar las finanzas públicas hacia la resiliencia a largo plazo de la Amazonía ecuatoriana, es posible empezar a construir un futuro post-petróleo para el país, basado en el desarrollo sostenible de sus vastos recursos naturales. 

Nuestra reciente propuesta de "deuda por naturaleza" toma como punto de partida esta visión post-petrolera, esbozando dos posibles vías de actuación. 

Una de las vías permitiría una disminución global de la producción nacional de petróleo y pretende reducir la deforestación ecuatoriana a casi la mitad en la próxima década. Nuestra propuesta describe cómo esto podría salvar aproximadamente 200.000 hectáreas de selva amazónica y evitar hasta 117 millones de toneladas de emisiones de dióxido de carbono, a cambio de una reducción de 440 millones de dólares en la deuda de Ecuador con China, o alrededor del 10% de lo que Ecuador debe actualmente al país asiático. 

Una vía más pequeña y específica para la acción de conservación sería la reutilización de 19,2 millones de dólares en obligaciones de la deuda ecuatoriana con China, con el fin de apoyar la investigación en la Universidad Regional Amazónica Ikiam, un instituto situado en la Amazonia, y ampliar la reserva Colonso Chalupas que la rodea. Esta universidad se fundó en 2014 con la colaboración de una empresa china, y se erige como un símbolo de compromiso compartido con la conservación de la biodiversidad, alimentando un enfoque especial en la investigación y la acción de conservación. Esta propuesta apoyaría la mejora de las capacidades de investigación en conservación de la universidad y la cooperación estratégica con investigadores chinos en materia de conservación, así como la profundización de las actividades de conservación e investigación en la reserva Colonso Chalupas. También apoyaría el desarrollo de medios de vida sostenibles en colaboración con las comunidades vecinas, la mayoría de las cuales son pueblos indígenas kichwas. 

ecuador deuda
Lee más: Cómo Costa Rica revirtió la deforestación y recaudó millones para la conservación

El gobierno de Ecuador ha mostrado un gran interés en buscar acuerdos de deuda por naturaleza, por ejemplo, al oficializar el proyecto para financiar una reserva marina ampliada alrededor de las Islas Galápagos anunciado en la conferencia climática COP26 en Glasgow el año pasado. También ha explorado anteriormente la financiación innovadora para la conservación, como la Iniciativa Yasuní, que proponía mantener el petróleo en el suelo bajo un parque nacional amazónico a cambio de pagos de las naciones más ricas. Lanzado en 2007, el plan fue, sin embargo, abandonado en 2013 tras atraer una financiación limitada, y la perforación comenzó en 2016.

Pero ahora, a diferencia de los esfuerzos anteriores para la financiación de la biodiversidad, Ecuador tiene un socio en China que está dispuesto a considerar la renegociación de la deuda y los objetivos de conservación compartidos. A principios de la pandemia de Covid-19, China reprogramó casi 900 millones de dólares en pagos de la deuda ecuatoriana. Además, China ha demostrado que quiere asumir un papel de liderazgo mundial en la financiación de la biodiversidad: El nuevo Fondo para la Biodiversidad de Kunming -anunciado mientras acogía la conferencia sobre biodiversidad COP15 en octubre- se creó precisamente para este tipo de oportunidades. 

Ecuador y China se encuentran en una encrucijada con mucho en común, incluidos los intereses en la biodiversidad, la comprensión de la necesidad de una economía global post-petróleo y la necesidad compartida de renegociar las obligaciones de pago de la deuda a corto plazo. Las propuestas de canje de deuda por naturaleza son una oportunidad para convertir este momento en la base de una futura relación económica construida no sobre el petróleo y la deuda debilitante, sino sobre los usos sostenibles de los recursos naturales renovables. El momento de actuar sobre estas propuestas es ahora.