La crisis de Ucrania puede desencadenar riesgos en cascada en todo el mundo

Los efectos de la invasión a Ucrania en el resto del mundo van mucho más allá de la conmoción por la escalada del conflicto: impactan en las cadenas de suministro, la alimentación y la energía

Compartir

ucrania suministro energía alimentos

Un camión descargando granos de maíz en Skvyra, Ucrania, en 2017. La guerra en curso con Rusia ha añadido otra dimensión de riesgo a un sistema alimentario mundial que ya lucha contra el Covid-19 y el cambio climático (Imagen © FAO / Genya Savilov).

Rusia y Ucrania ocupan el 11º y 55º lugar, respectivamente, en términos de sus economías nacionales. Pero para el suministro mundial de recursos clave como la energía, los alimentos y los minerales, estos dos países juntos son mucho más importantes, y tanto la amenaza como la realidad de la reducción de los flujos de recursos han hecho subir los precios mundiales.

El mundo ya se enfrenta a una reducción del costo de vida como consecuencia de la pandemia de Covid-19, por lo que nuevas subidas de precios o restricciones de la oferta pueden socavar gravemente la seguridad alimentaria y energética, el acceso equitativo a los bienes y servicios básicos, y la estabilidad social en todo el mundo, lo que puede generar riesgos sistémicos para las economías y las sociedades.

Las implicaciones globales del conflicto ucraniano apenas están empezando a ser exploradas en su totalidad, pero los impactos inmediatos de la crisis en los mercados globales ya están bien documentados. En los primeros días después de la invasión rusa, los precios de la energía se dispararon, lo que desencadenó nuevas subidas de los precios de los fertilizantes -ya que su producción es muy intensiva en energía-, lo que a su vez está contribuyendo a la subida de los precios de los alimentos, ya que los costos de los fertilizantes son un factor importante en su producción.

Las interrupciones del transporte marítimo en la región alrededor de Ucrania -así como a nivel mundial- han impedido el flujo de mercancías, lo que ha hecho que los precios suban aún más, mientras que las sanciones económicas sobre los flujos transfronterizos de mercancías y finanzas están aumentando las presiones del mercado. Pero esto es solo el principio: estos impactos traerán consigo efectos en cadena que se propagarán mucho más allá de su punto de origen, lo que se conoce como "riesgos en cascada".

El riesgo es una combinación de peligro, exposición y vulnerabilidad: en lo que respecta a la invasión de Ucrania, el peligro es el conflicto y sus repercusiones inmediatas en las sociedades y economías de Ucrania y Rusia, mientras que la exposición se refiere al grado en que otros países pueden verse afectados en función de su grado de integración en la economía mundial o de la naturaleza "justo a tiempo" de sus cadenas de suministro.

Es especialmente preocupante el suministro inmediato de alimentos, ya que la mayoría de los países dependen de cadenas de suministro magras y algunos pueden tener alimentos solo para unos pocos días

La vulnerabilidad se refiere a la capacidad de una sociedad para mitigar los efectos perjudiciales del conflicto, como el control de las fronteras, la obtención de bienes alternativos de los proveedores o la protección contra las crisis de precios o de suministro.

Las cascadas de riesgo -los impactos de segundo y tercer orden del peligro original y de las respuestas a ese peligro- pueden interactuar a través de las fronteras sectoriales -como en el caso de la energía y los alimentos, por ejemplo- y su efecto compuesto puede conducir a riesgos sistémicos globales para la sociedad.

Anticipar este potencial es esencial para entender la naturaleza y la escala de las ramificaciones globales que se están sintiendo por el conflicto de Ucrania. Los recientes trabajos realizados en el Reino Unido para evaluar los niveles de riesgos en cascada resultantes de un clima cambiante -la Evaluación de Riesgos del Cambio Climático en el Reino Unido- proporcionan un valioso marco para reflexionar sobre este ámbito.

El informe examina las principales vías de propagación del riesgo a través de los sistemas mundiales. Cuando se aplican a la situación de Ucrania, estas vías y sus interacciones ofrecen una indicación de la magnitud de la crisis a la que se enfrentan los ciudadanos más allá de las fronteras de Ucrania y Rusia.

Interrupciones de los flujos de bienes y energía

En las redes comerciales globalizadas, la interrupción localizada de las cadenas de suministro produce rápidamente impactos internacionales generalizados. Es especialmente preocupante el suministro inmediato de alimentos, ya que la mayoría de los países dependen de cadenas de suministro magras y algunos pueden tener alimentos solo para unos pocos días dentro de sus propias fronteras.

25%

el porcentaje aproximado del trigo comercializado a nivel mundial que procede de Rusia y Ucrania

La experiencia de anteriores crisis de los precios de los alimentos indica que incluso las pequeñas interrupciones del comercio pueden dar lugar a corridas en el mercado y a una rápida inflación de los precios. En el caso de este conflicto, la interrupción del comercio no será pequeña, ya que entre ambos países exportan alrededor de una cuarta parte de todo el trigo comercializado, más de tres cuartas partes del aceite de girasol comercializado y una sexta parte del maíz comercializado.

Los mercados energéticos también son motivo de preocupación porque muchos países utilizan más energía de la que producen y, por lo tanto, dependen de las importaciones de energía o combustible para uso doméstico. Rusia produce alrededor del diez por ciento de la energía comercial del mundo, con una concentración de ventas en regiones importantes como la Unión Europea (UE) y China.

Al igual que ocurre con los alimentos, un déficit en el suministro de energía provoca cambios en el mercado y una rápida inflación, ya que los actores compiten en un espacio cada vez más reducido, mientras que las intervenciones políticas mal diseñadas de los países que intentan garantizar su propia seguridad añaden más presión al suministro mundial y empeoran el aumento de los precios. Además, la naturaleza estrechamente interconectada de los mercados energéticos significa que la interrupción de un combustible -como el gas en este caso- afecta a los precios globales de otras formas de energía.

El impacto del traslado de personas y dinero

Como ilustra ampliamente la última década, los flujos transfronterizos de personas repercuten en las sociedades que los absorben -por ejemplo, contribuyendo a un aumento del nacionalismo-, además de aumentar los costos de suministro de recursos esenciales. Dado que muchas personas huyen comprensiblemente de este conflicto, otros países pueden tener dificultades para hacer frente a la crisis del costo de vida y a los esfuerzos urgentes para reforzar la infraestructura de seguridad nacional, que pueden reducir los fondos públicos disponibles.

Los flujos financieros son cruciales para el funcionamiento de las economías globales, ya sea para la inversión interna o para los seguros y, como los ciudadanos rusos pueden estar a punto de descubrir, restringir el flujo global de dinero tiene un serio impacto en los hogares. Más allá de Rusia, la salida de dinero de los principales centros financieros, como Londres, para hacer frente a los reclamos de los seguros o para permitir la reinversión en infraestructuras tras el conflicto, también puede tener graves repercusiones económicas.

El impacto en la gobernanza y la salud

Las subidas mundiales de los precios de la energía y los alimentos resultantes de estas interrupciones de la cadena de suministro harán que muchos países tengan que luchar contra la creciente inseguridad alimentaria y energética, así como contra el aumento de la desigualdad. En conjunto, estas condiciones crean problemas más allá de las presiones de la inmigración y la política asociada, incluyendo el aumento de la desigualdad y los disturbios civiles.

Esto desestabiliza potencialmente a los gobiernos, lo que tiene consecuencias para la estabilidad de toda una región, como la interrupción de las cadenas de suministro, la necesidad de desplegar fuerzas de mantenimiento de la paz o importantes flujos de ayuda, todo ello con consecuencias globales que van mucho más allá de los países en cuestión.

Las poblaciones pueden sufrir impactos en la salud mental derivados de la invasión de Ucrania, ya sea por el trauma de verse obligados a abandonar sus hogares para escapar del conflicto, la ansiedad por el bienestar y la seguridad de las familias y amigos atrapados en él, o una ansiedad más general derivada de la percepción de vivir en un mundo inestable.

Entonces, ¿qué se puede hacer para mitigar estos posibles riesgos sistémicos y en cascada?

Una de las respuestas es centrarse en la construcción de economías más resistentes, y la inserción global en el comercio ofrece oportunidades que no deben descartarse.

La respuesta no es simplemente tratar de construir la "autosuficiencia", sino más bien aumentar, por ejemplo, la redundancia funcional, es decir, mantener suficientes reservas para cuando falle el método “justo a tiempo”.  Esto podría implicar una mayor compra y almacenamiento de alimentos cuando la disponibilidad lo permita, y su liberación en el sistema cuando hay escasez, ayudando a estabilizar los precios. La diversidad en las cadenas de suministro y las redes de distribución también es deseable, así como una mayor flexibilidad y sustituibilidad para hacer frente a la escasez de productos. 

A nivel de la sociedad, la resiliencia también puede aumentarse abordando las vulnerabilidades, en particular con redes de seguridad social de diversas formas. Es probable que la seguridad alimentaria y energética aumente a raíz de estas crisis, tanto en el mundo rico como en el pobre. La comunidad internacional debe hacer esfuerzos urgentes ahora para suplir las posibles carencias relacionadas con los conflictos, sobre todo en materia de alimentos, para garantizar su disponibilidad en el futuro en los países de bajos ingresos y dependientes de las importaciones.

Este artículo es una adaptación de la versión original publicada por Chatham House y se reproduce aquí con permiso.