El mercado de las energías renovables en América Latina se recupera tras la pandemia

Las adiciones de capacidad eólica y solar establecieron nuevos récords en 2021, en gran parte gracias a nuevos proyectos en Brasil y Chile. La tendencia podría continuar, pero el desarrollo de los combustibles fósiles también sigue a buen ritmo

Compartir

energía eólica en las playas de Ceará, en el norte de Brasil

Molinos de viento generan energía eólica en Ceará, en el norte de Brasil. El país sigue siendo el mercado más atractivo de Latinoamérica para las energías limpias: de todas las inversiones en renovables de la región, el 65% se concentró en Brasil. (Imagen: Eduardo Teixeira / Alamy)

Las adiciones de energía eólica y solar en América Latina se dispararon en un 50% en 2021, a medida que los mercados de energía volvieron a la vida después de una caída inducida por la pandemia en 2020, ha mostrado un nuevo informe de Bloomberg New Energy Finance. Se espera que la tendencia continúe este año, ya que los gobiernos se preparan para cerrar nuevas licitaciones de proyectos renovables para ayudar a cumplir sus respectivos objetivos de energía limpia.

17.5 GW

La capacidad de energía eólica y solar añadida en toda América Latina en 2021, según BloombergNEF

El informe "Perspectiva del Mercado de América Latina" revisó los desarrollos en el mercado de energía renovable de la región y encontró que un total de 17,5 GW de capacidad de energía eólica y solar fotovoltaica (PV) se agregó en 2021. La eólica y la solar representaron en conjunto más del 10% de la energía producida en cada uno de los países de Argentina, México, Brasil y Chile, mientras que se desplegaron 18.000 millones de dólares en nuevo capital para las fuentes de energía en toda la región. 

"Brasil fue el principal mercado responsable del crecimiento de las energías renovables en América Latina el año pasado. Vimos un auge de la actividad fotovoltaica a pequeña escala, pero los proyectos eólicos y fotovoltaicos a escala de servicios públicos también alcanzaron cifras récord", dijo Natalia Castilhos Rypl, autora principal del informe. "Chile también tuvo un gran año, ya que el país alcanzó récords de adiciones netas de energía eólica y solar".

planta solar en el exterior de la ciudad amazónica de Manuas
Lectura recomendada: ¿Por qué la energía solar avanza tan lentamente en la Amazonia?

Brasil se llevó la antorcha con adiciones récord para las tres principales tecnologías de energía limpia: energía eólica terrestre (3,6 GW) , energía fotovoltaica a escala de servicios (1,7 GW) y energía fotovoltaica a pequeña escala (5 GW). Las tecnologías añadieron 10,3 GW en total, lo que supone el doble de capacidad que en 2020. 

Brasil sigue siendo el mercado más atractivo para las inversiones en energías limpias, que aumentaron un 27% en comparación con 2020, de nuevo, en gran medida gracias al sector solar a pequeña escala. De todas las inversiones en renovables de la región, el 65% se concentró en Brasil. Chile terminó el año como el segundo mercado más atractivo, pero con un descenso de la inversión en comparación con 2020. 

Según el informe, la energía eólica y la solar alcanzaron máximos históricos en Chile, con más de 800 MW y 1,4 GW construidos durante el año, respectivamente. Este crecimiento permitió que la energía solar se convirtiera en la segunda fuente más importante de la matriz energética chilena , con un 18%, y sólo superada por la energía hidroeléctrica (21%). Sin embargo, Chile sigue dependiendo de los combustibles fósiles para gran parte de su energía, especialmente del carbón. 

"Chile cuenta con un mercado de energías renovables competitivo y en rápida evolución que podría adaptarse bien a las condiciones impuestas por la pandemia", afirmó Darío Morales, director de investigación de la Asociación Chilena de Energías Renovables (ACERA). "Estamos viviendo una profunda transformación de nuestro mix energético gracias al abandono del carbón y a la expansión de las renovables".

Los rezagados del mercado de las renovables

Mientras que las cosas se movieron rápidamente en los mercados de energía renovable de Brasil y Chile, fue una historia diferente para Argentina y México el año pasado, mostró el informe de BloombergNEF. Una combinación de cambios normativos y crisis económica supuso un obstáculo para la expansión de la energía eólica y solar en ambos países, que dependen en gran medida de los combustibles fósiles.

frente de la oficina de cfe en Mexico
Lee más: ¿Por qué México está reformando su sector energético nuevamente?

En México, la eólica y la solar se mantuvieron esencialmente en el mismo nivel que en 2020. El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) propuso llevar a cabo una reforma energética que supondría un mayor control del Estado sobre la generación y el suministro de energía del país, cambiando leyes que anteriormente habían impulsado las renovables. La reforma fue rechazada recientemente en el Congreso del país, pero no obstante ha generado una continua incertidumbre entre los inversores en energía. 

"México ha estado enfrentando mucha incertidumbre regulatoria en el sector energético. No esperamos que eso desaparezca durante el gobierno de AMLO", dijo Castilhos Rypl.

Los combustibles fósiles siguen dominando en México, ya que representan el 66% de la matriz energética, mientras que las energías renovables (incluida la hidroeléctrica) se sitúan en el 32% y la biomasa en el 2%. México se había propuesto generar el 35% de su energía con fuentes limpias para 2024, pero el año pasado decidió retrasar el objetivo hasta 2030, en línea con un compromiso climático actualizado que se considera poco ambicioso.

Mientras tanto, la crisis económica en Argentina sigue siendo un obstáculo para que el país atraiga una financiación significativa para las energías limpias. El país completó 1 GW de proyectos solares y eólicos en 2021, pero también añadió 900 MW de capacidad de generación de energía de gas natural, petróleo y diésel. La energía térmica sigue siendo el grueso de la capacidad de generación.

En los dos últimos años, Argentina ha avanzado hacia su objetivo de alcanzar el 20% de energías renovables en 2025, pero aún está lejos de conseguirlo. BloombergNEF no espera que la capacidad eólica y solar del país crezca mucho más hasta que las condiciones macroeconómicas mejoren; hay más de 90 proyectos ya aprobados que permanecen en un limbo legal por falta de financiación.

"La inversión en energía limpia en Argentina ha estado cayendo drásticamente desde 2018, sin embargo, todavía vimos una cantidad decente de parques eólicos puestos en marcha el año pasado, ya que estos ya habían asegurado la financiación", dijo Castilhos Rypl.

El camino a seguir

En su informe, BloombergNEF prevé que Brasil seguirá siendo el líder del mercado de las energías renovables en América Latina este año, con su sector solar impulsando la mayor parte de las adiciones netas. Los actuales beneficios fiscales del país para la generación distribuida terminarán en 2023, lo que impulsará a los consumidores a acceder al mercado este año. 

Para finales de año, la energía solar será la mayor fuente de electricidad en Chile, y el país alcanzará otro récord de incorporación de energía limpia, según el informe. Más del 80% de los megavatios que entrarán en funcionamiento en Chile este año serán de energía solar o eólica. 

Por otra parte, BloombergNEF anticipó que Colombia entrará en un boom de energía renovable de varios años que verá más de 4 GW añadidos en los próximos cuatro años. Las energías renovables representan actualmente el 7% de la capacidad instalada del país. El gobierno presentó recientemente un plan para instalar el primer parque eólico marino en la costa de Colombia, con una capacidad instalada de 200 MW. 

"Hay un largo camino por recorrer, pero en el futuro tendremos un papel mucho más fuerte para las renovables en nuestra mezcla energética", dijo Germán Corredor, jefe de SER Colombia, la asociación de energía renovable del país. "Los proyectos solares y eólicos con luz verde en 2019 entrarán en funcionamiento este año, mientras que la construcción de los asignados el año pasado comenzará".

Trabajadores conectan la energía generada en el Parque Eólico Kentilux a la red eléctrica en Ciudad del Plata, Uruguay.
Lectura recomendada: Redes inteligentes, el siguiente paso para la energía de América Latina

Esta expansión de las energías renovables también conlleva obstáculos que los gobiernos latinoamericanos tendrán que abordar, según BloombergNEF. Las redes eléctricas deben seguir el ritmo del desarrollo de las energías renovables, y Colombia, Chile y Argentina, entre otros países, se enfrentan a cuellos de botella en la transmisión, por lo que necesitan grandes inversiones en infraestructuras para que el sector de las energías limpias siga creciendo.

Muchos países de la región están impulsando actualmente la descarbonización de su sector energético y han fijado diversos objetivos para los próximos años. La iniciativa RELAC, una iniciativa gubernamental que agrupa a 15 países latinoamericanos, tiene el objetivo de alcanzar al menos el 70% de energía generada por renovables en los mixes eléctricos de sus países para 2030. Sin embargo, esto se produce en medio de la continua expansión en paralelo del sector de los combustibles fósiles, especialmente el gas natural, enmarcado por los gobiernos como un combustible de transición del carbón y el petróleo. En respuesta a la pandemia de Covid-19, menos del 6,9% de los fondos utilizados para apoyar la recuperación de las economías de la región se destinaron a iniciativas verdes, según cifras de la ONU.