Cómo las lagunas de datos regionales perjudican a la ciencia climática

Las barreras al trabajo de los investigadores del sur global dificultan las proyecciones climáticas precisas y limitan la capacidad de adaptación de los países, escribe Isabella Kaminski

Compartir

ingeniero toma muestras en humedales en Tierra del Fuego

El ingeniero Rodolfo Iturraspe toma muestras de un humedal en Tierra del Fuego, en la Patagonia argentina. Un reciente estudio arroja que los países del sur global no disponen de la misma cantidad de información e investigación que los del norte para la planificación y adaptación al cambio climático. (Imagen: Enrique Marcarian / Alamy)

La montaña de ciencia que examina el cambio climático sigue creciendo rápidamente, y las pruebas de sus impactos en el mundo real son cada vez más evidentes.

En marzo, el último informe del IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático) advertía de los dramáticos cambios que afectan a la salud humana, los ecosistemas naturales y las economías mundiales y locales.

Pero incluso cuando las medidas decididas para mitigar el cambio climático y adaptarse a él son cada vez más urgentes, siguen existiendo importantes lagunas geográficas en la investigación que subyace a estas evaluaciones.

Lagunas en la investigación

Un estudio reciente publicado en la revista Environmental Research: Climate revela la necesidad urgente de más información. En él se constata que, si bien el creciente campo de la ciencia de la atribución ha propiciado importantes avances en la vinculación de los fenómenos meteorológicos extremos con el cambio climático inducido por el hombre, existen grandes diferencias en la comprensión de los impactos en las distintas regiones y países.

Uno de los autores del informe es el Dr. Luke Harrington, profesor titular de la Universidad de Waikato. En una conferencia de prensa sobre el documento, dijo que muchas partes del mundo no tienen registros históricos suficientemente largos ni datos de alta calidad para predecir los tipos y la gravedad de los fenómenos meteorológicos extremos que sufrirán. Por ejemplo, prácticamente no hay registros oficiales de olas de calor en el África subsahariana, a pesar de ser un "punto literalmente caliente de actividad de olas de calor".

sequía brasil argentina paraguay
Lee más: La sequía golpea a las cosechas y a la economía de Sudamérica

Es un problema reconocido por la Dra. Caroline Wainwright, investigadora del Instituto Grantham en el Imperial College de Londres, que estudia la variabilidad y el cambio climático en las regiones tropicales. En declaraciones a China Dialogue, dijo que regiones como Europa "han sido definitivamente más estudiadas que lugares de África", con el resultado de que no tenemos una imagen completa de lo que está sucediendo.

Namita Chakma, profesora de geografía de la Universidad de Burdwan (India), está de acuerdo y afirma que hay una falta de análisis científico sobre la India debido a la escasez de información recogida diariamente en las estaciones meteorológicas "y a la falta de continuidad en los conjuntos de datos climáticos a largo plazo. También es difícil estudiar las variables climáticas a nivel microrregional".

En África Oriental existe una gran incertidumbre sobre si el clima será más húmedo o más seco

Tampoco se dispone de suficiente información para evaluar los costos humanos y sociales totales de los fenómenos meteorológicos extremos. Aunque algunos estudios han analizado el impacto económico y en las infraestructuras, las muertes y las hospitalizaciones, éstos se limitan generalmente a los países más ricos del norte del mundo.

Por ejemplo, Harrington se refiere a una base de datos mundial que registra la mortalidad vinculada a fenómenos meteorológicos extremos; las muertes registradas en Asia, África, Sudamérica y el Caribe fueron sólo una pequeña parte, a pesar de que esas regiones representan el 85% de la población mundial. "Algunas partes del mundo cuentan con sistemas de monitoreo mucho más robustos para rastrear los impactos de este tipo de eventos", dijo.

El resultado es una subestimación significativa de los daños del cambio climático en los países de ingresos bajos y medios.

girl walks through burnt field
Lee más: Los efectos de la crisis climática se profundizan en América Latina

La Dra. Friederike Otto, profesora titular del Instituto Grantham y experta en ciencia de la atribución, también es coautora del estudio Environmental Research: Estudio sobre el clima. Dijo en la rueda de prensa que no disponer de esta información priva a los países de los conocimientos necesarios para planificar adecuadamente, aprovechar al máximo los recursos limitados y mejorar las posibilidades de que la gente viva con seguridad y se adapte al cambio climático.

Por ejemplo, Wainwright señala que en África Oriental existe una gran incertidumbre sobre si el clima será más húmedo o más seco, lo que afecta a la planificación estatal y comunitaria.

Obstáculos a la investigación climática

Este problema ha estado burbujeando bajo la superficie de la ciencia climática durante algunos años.

Parte del problema es la escasez de publicaciones académicas fuera del norte global. Cuando Reuters publicó una "lista caliente" de los mil académicos del clima "más influyentes" en 2021, provocó una reacción de los investigadores porque incluía muy pocos científicos del sur global.

Sin embargo, una investigación de Carbon Brief sobre los antecedentes de 1.300 autores que participaron en los 100 artículos de investigación sobre el cambio climático más citados entre 2016 y 2020 encontró un patrón similar. También descubrió desequilibrios significativos dentro de las regiones; ocho de los diez autores africanos eran de Sudáfrica. Y en cuanto a los autores principales, ninguno de los 100 artículos más citados estaba dirigido por un científico de África o Sudamérica. De los siete trabajos dirigidos por autores asiáticos, cinco eran de China.

El idioma puede ser una barrera, al igual que la capacidad de investigación local.

Un artículo de 2018 publicado en Nature Climate Change, que examinó los obstáculos a los que se enfrentan los jóvenes científicos del clima de África, descubrió que las instalaciones inadecuadas, la falta de financiación para la investigación, los datos inaccesibles y las habilidades de escritura académica poco desarrolladas socavan los esfuerzos para combatir el cambio climático en el continente.

El Dr. Victor Dike, investigador del Instituto de Física Atmosférica de la Academia China de las Ciencias, especializado en fenómenos meteorológicos extremos en África y Asia Oriental, dijo que los investigadores de África pueden no tener tiempo o financiación para publicar artículos en las revistas de más alto nivel y no siempre disponen de los recursos necesarios para estar al día de las últimas novedades científicas y políticas. "Sería difícil que alguien hiciera una contribución significativa en ese sentido".

Dike señala que en China se incentiva a los investigadores para que publiquen en revistas de alto impacto con bonificaciones en efectivo por parte de sus instituciones.

Wainwright también subraya las limitaciones de las previsiones meteorológicas a corto y largo plazo, y afirma que esto afecta a la agricultura y a la planificación de los servicios cotidianos. El documento Environmental Research: Climate señala ejemplos en Sudáfrica, donde la corrupción niega fondos a las instalaciones de información meteorológica, lo que provoca enormes lagunas de datos en una red de previsión que, por lo demás, es buena; y en Somalia, país propenso a la sequía, donde los desordenados cambios de régimen han interrumpido la recogida de datos.

Además, regiones como África Oriental presentan una gran variabilidad natural, lo que dificulta el estudio de los cambios en su clima. Y pueden verse afectadas por fenómenos atmosféricos como La Niña, que complican las predicciones climáticas.

trabajador carga árboles
Lee más: América Latina mira a la COP27: "Se acabó la hora de vernos como víctimas del clima"

Los investigadores afirman que las lagunas geográficas también derivan del hecho de que los esfuerzos científicos en todo el mundo no se valoran por igual, ya que la investigación en el sur global suele estar destinada a resolver problemas muy locales. Debra Roberts, jefa en funciones de la Unidad de Iniciativas de Ciudades Sostenibles y Resilientes del municipio sudafricano de Ethekwini, dijo que gran parte del trabajo sobre el clima que se realiza en las ciudades no está escrito. "Muy a menudo, muchos de esos conocimientos están en la cabeza de la gente".

Ni siquiera el IPCC es verdaderamente representativo. Roberts, que también es profesor honorario de ciencias de la vida en la Universidad de KwaZulu-Natal y copresidente del grupo de trabajo II del IPCC, dijo que hay una batalla constante para garantizar que suficientes investigadores del sur global trabajen en los informes internacionales. "Hemos mejorado con cada ciclo de evaluación, pero sigue siendo algo en lo que hay que trabajar de verdad; no sólo en conseguir que la gente esté en la sala, sino en garantizar que cuando estén en la sala se les escuche".

La tecnología puede ser a la vez una ayuda para la ciencia del clima y otra barrera.

Wainwright señala que la mayoría de los modelos climáticos se han desarrollado en el norte global "y, por tanto, suelen representar mejor el clima de esas regiones". Dike está de acuerdo. Tras examinar varios conjuntos de datos diferentes, no cree que capten plenamente la distribución espacial de las precipitaciones o su variabilidad en África Occidental.

La mayoría de los modelos climáticos se han desarrollado en el norte global y, por tanto, suelen representar mejor el clima de esas regiones

La inteligencia artificial también es un reto. Un documento que explora las herramientas de aprendizaje automático en el Reino Unido descubrió que pueden apoyar la investigación sobre la política de adaptación al clima mediante el procesamiento rápido de grandes volúmenes de texto. Pero solo funcionan con datos digitalizados, "lo que en muchas partes del mundo supone una grave limitación".

Los programas intentan crear capacidad científica en el sur del mundo, como el centro de formación regional de la Organización Meteorológica Mundial de las Naciones Unidas en Nanjing y el trabajo del GCRF African Swift, financiado por UK Research and Innovation, cuyo objetivo es mejorar las previsiones en África.

Pero aún queda mucho trabajo por hacer.

Dike recibió recientemente una subvención del gobierno chino para trabajar en África Occidental. Dice que este tipo de financiación es necesaria y bienvenida, pero también poco frecuente. Añade que los organismos de financiación -gobiernos o empresas- tienen sus propios intereses estratégicos o comerciales que no necesariamente coinciden con las carencias de la investigación o las necesidades de las comunidades locales. "Quieren resolver sus propios problemas".

Le gustaría una mejora general de la calidad de la investigación en África y considera que la tutoría y la formación son un medio para lograrlo. La colaboración también es fundamental, dijo, para ayudar a los investigadores a leer artículos y trabajar con conjuntos de datos a los que de otro modo no tendrían acceso.

Dike habla con nostalgia de volver a trabajar en Nigeria. "Cuando estaba haciendo mi doctorado, tenía este ardiente deseo de volver a África para contribuir a la ciencia. Pero cuando llegas allí, es posible que no puedas publicar. Hay muchos problemas a los que se enfrentan los científicos en África".