OPINIÓN | China en el sector eléctrico de Brasil: tendencias y oportunidades

Los inversores chinos se han convertido en actores clave en el sector eléctrico de Brasil en la última década, con creciente atención puesta en la energía solar y eólica

Compartir

sector eléctrico brasileño e inversiones chinas

Las empresas eléctricas chinas están profundamente inmersas en el sector eléctrico de Brasil desde su primera inversión en el país en 2010 (imagen: Alamy)

Los inversores chinos han tardado menos de una década en pasar de ser los "nuevos chicos del barrio" a ser actores clave en el sector eléctrico brasileño, lo que han conseguido mediante una combinación de adquisiciones y nuevos proyectos desde su primera gran inversión en Brasil en 2010.

En 2019, no menos de 14 corporaciones eléctricas chinas habían invertido o estaban involucradas en proyectos de construcción en Brasil por valor de 36.500 millones de dólares. La generación es el sector preferido y las fuentes renovables, como la hidroeléctrica y la eólica, han recibido la mayor parte de las inversiones.

Estas son algunas de las conclusiones de un nuevo documento de trabajo publicado por el Centro de Políticas de Desarrollo Global de la Universidad de Boston (GDP Center). En él, analizo la evolución histórica, las características, las tendencias y las oportunidades futuras de las inversiones chinas en el sector eléctrico de Brasil.

Una de las principales tendencias que se observan es el hecho de que la mayor parte de la capacidad instalada por las empresas chinas en Brasil se destina a las energías renovables. Esto contrasta con el predominio del carbón en su cartera global de generación de energía en otros países, como muestra la base de datos de energía global de China del GDP Center.

El caso brasileño muestra que los actores chinos centran sus inversiones energéticas allí donde el país anfitrión tiene una ventaja natural o una abundancia de recursos.

Esta importante cantidad de capital invertido ha permitido a las empresas chinas convertirse en los principales actores extranjeros en el sector eléctrico de Brasil. En 2019, representaban el 10%, el 12% y el 12% de los segmentos de generación, transmisión y distribución del país, respectivamente. Ocupan el segundo, tercer y cuarto lugar en cuanto a porcentajes de nacionalidades.

State Grid y China Three Gorges Corporation (CTG) son las empresas chinas pioneras en Brasil, que se convirtió en el destino de más de la mitad de sus gastos en el extranjero. En el segmento de la generación, CTG ya es la segunda mayor generadora de electricidad. Un 48% de la generación hidroeléctrica del estado de Sao Paulo está en manos de actores chinos.

Además de las adquisiciones de empresas locales, las corporaciones chinas participaron en nuevos proyectos, como las gigantescas líneas de transmisión de la represa de Belo Monte, construidas por State Grid. Son estratégicamente relevantes para la seguridad energética de Brasil, ya que ayudan a aliviar el cuello de botella entre la oferta y la demanda. También han traído al país una nueva tecnología de ultra alta tensión (UHV).

Los proyectos eléctricos chinos en Brasil forman parte de un impulso internacional de inversiones en el sector que cobró fuerza tras la crisis financiera mundial de 2008. Las empresas chinas se encuentran entre los principales inversores en el segmento de la energía global, normalmente respaldados por los bancos políticos China Development Bank y Export Import Bank of China, hoy en día el mayor proveedor de financiación energética del mundo. Brasil está a la cabeza de esta expansión global, ya que la mayoría de los activos de generación de energía de China en el extranjero se concentran allí.

Las empresas chinas seguirán siendo actores decisivos en la expansión general del sector eléctrico brasileño durante las próximas décadas

Las razones de esta preferencia son múltiples. Entre ellas, los vastos recursos energéticos de Brasil, aún sin explotar, ofrecen una tierra de oportunidades de negocio. El país es el tercero más atractivo del mundo para la inversión extranjera directa en energías renovables, un puesto por encima de China, según Bloomberg NEF. Además, tras la crisis financiera de 2008, los inversores internacionales sufrieron crisis de deuda y falta de liquidez. Varias empresas norteamericanas y europeas vendieron sus filiales en el extranjero y algunas fueron adquiridas por sus homólogas chinas.

Brasil también sufrió el impacto de la recesión mundial y experimentó un deterioro de las condiciones macroeconómicas a partir de 2013. El estallido de un escándalo de corrupción en 2014 debilitó a varias concesionarias nacionales, y algunas necesitaron desinvertir activos energéticos. Un ejemplo es la gran empresa eléctrica brasileña CPFL, comprada por State Grid.

Las inversiones eléctricas chinas en Brasil también forman parte de una tendencia en curso de las empresas eléctricas del país que compran activos energéticos en toda América Latina, cuyos países, igualmente, han sufrido crisis económicas en los últimos años. Este escenario ha ofrecido una oportunidad de negocio no sólo para adquirir activos energéticos, sino también para exportar servicios y seguir desarrollando tecnologías nativas de China, como la transmisión UHV.

En 2019, aproximadamente la mitad de la actividad de fusiones y adquisiciones china en América Latina y el Caribe fue en el sector eléctrico, según el Boletín Económico China-América Latina del GDP Center. Los proyectos de energía renovable recibieron la mayoría de los fondos, y Brasil, Chile, Perú y México estuvieron entre los principales países receptores.

Entre las operaciones más destacadas se encuentran la reciente compra por parte de State Grid de la distribuidora eléctrica chilena CGE y la venta de Zuma Energía, la mayor empresa de energías renovables de México, a State Power Investment Corp.

Las recientes inversiones chinas en Brasil dan una idea de las tendencias futuras. Por primera vez, en 2019 los proyectos de energía eólica y solar recibieron un trato preferencial por parte de los inversores chinos. En una ruptura con el pasado, la mayor parte de esta inversión reciente fue en proyectos greenfield, lo que demuestra opciones de negocios en línea con los incentivos de la política brasileña y la voluntad de explorar la dotación natural del país.

Para 2029, Brasil pretende que un tercio de su capacidad de generación añadida proceda de la energía eólica. En 2019, la capacidad eólica instalada en Brasil alcanzó los 15,4 GW. Sin embargo, evaluaciones recientes prevén que el potencial de generación eólica local llegaría a 880 GW. En el lugar menos soleado de Brasil, es posible generar más energía solar que en el lugar más soleado de Alemania, un inversor líder en tecnología solar. En los próximos años, se podrían ver más proyectos chinos en estas fuentes.

Dado el apetito de China por explorar el rico potencial de energías renovables de Brasil y los compromisos comerciales a largo plazo adquiridos en la última década, las empresas chinas seguirán siendo actores decisivos en la expansión general del sector eléctrico brasileño durante las próximas décadas. Esto podría suponer una importante contribución a los planes de Brasil de seguir ampliando el papel de las energías renovables en su matriz energética y de fomentar las inversiones en tecnología verde.

Las opiniones expresadas son personales y no reflejan las de las instituciones a las que el autor está afiliado.