Los incendios vuelven a amenazar al Amazonas. ¿Qué hemos aprendido?

Los primeros datos sugieren una temporada de incendios que será peor a la del año pasado y escandalizó al mundo. Entonces, ¿qué están haciendo al respecto los inversores internacionales?

Compartir

Amazon fires August 2020

Los miembros de una brigada de bomberos intentan controlar puntos calientes en un tramo de la selva amazónica cerca de Apui, estado de Amazonas. (Imagen: Ueslei Marcelino/Reuters)

La temporada de incendios del Amazonas ya está batiendo récords este año. En julio, hubo un 27% más de incendios en el área brasileña donde se encuentra la selva tropical más grande del mundo en comparación con el año pasado, cuando las imágenes de árboles en llamas conmocionaron al mundo. Y los números siguen creciendo.

Los incendios se convirtieron en un sello distintivo no deseado de la administración de Jair Bolsonaro, el presidente brasileño de extrema derecha que asumió el cargo en 2019. Aunque Brasil ha invertido millones en la lucha contra los incendios en el Amazonas desde el año pasado, la raíz del problema sigue intacta.

Los incendios suelen producirse a continuación de la deforestación en la Amazonía, un problema que la administración de Bolsonaro se ha resistido a combatir. Bolsonaro se negó a fortalecer las agencias de protección ambiental del país, ya que una parte cada vez mayor del bosque se convirtió en pastizales y sitios de minería ilegal.

La temporada de incendios se produce cuando las exportaciones de soja y carne de Brasil están en pleno auge, lo que genera preocupación entre los inversores extranjeros y los líderes empresariales de que se están beneficiando de la desaparición del Amazonas.

Además, Brasil está luchando por cambiar la narrativa en torno a la crisis. "Esta historia de que la Amazonía está ardiendo es una mentira", dijo el presidente Bolsonaro en una reunión reciente. La temporada de este año, sin embargo, intensifica una vez más el enfoque en los preocupantes problemas ambientales de Brasil.

Entonces, ¿qué ha cambiado, si es que algo se ha modificado?

¿Qué tiene de diferente la temporada de incendios de este año?

La principal diferencia este año es que hay más madera para quemar.

Cuando los líderes políticos y empresariales de todo el mundo expresaron su indignación por la incapacidad de Brasil para detener la quema del Amazonas, el ex capitán del ejército Bolsonaro actuó de la única manera que sabía: enviando al ejército.

Los datos sugieren que el ejército ayudó a frenar los incendios en los meses siguientes, pero no terminaron su trabajo. No pararon la deforestación, que siguió aumentando, y no responsabilizaron a los perpetradores. Eso significa que este año, los agricultores y acaparadores de tierras tuvieron la total libertad de quemar todo lo que quisieron desde el año pasado, además de todos los árboles que han derribado desde entonces.

La investigación del Instituto de Investigación del Amazonas, Ipam, calcula que aproximadamente 3,500 millas cuadradas de bosque destruido se han dispuesto para ser quemadas en agosto de este año. Si solo el 60% se incendia, la temporada de este año será tan mala como la del año pasado. Sin embargo, si todo se quema, también podría conducir a "una calamidad de salud sin precedentes" en la región al sumar los efectos de Covid-19, escribió Ipam.

¿La indignación mundial del año pasado marcó una diferencia?

Sí, pero no ha habido cambios significativos en la política o en los márgenes de beneficio de los agricultores.

Los inversionistas de Brasil y del exterior reaccionaron enérgicamente ante la incapacidad del gobierno para controlar la deforestación y los incendios. También se han cuestionado los vínculos entre la destrucción del medio ambiente y las cadenas de suministro de los principales actores de la agroindustria.

2023

es el año en que Cofco se comprometió a hacer que su cadena de suministro de soja sea completamente rastreable

Brasil prohibió los incendios en el Amazonas luego de que un grupo de inversionistas globales dijera que estaba preocupado por el historial ambiental del país. Sin embargo, la inacción llevó a Nordea Asset Management, el brazo inversor del grupo de servicios financieros más grande de Europa, a abandonar JBS, el mayor empacador de carne del mundo en julio.

HSBC también advirtió a los inversionistas sobre el riesgo de invertir en JBS, argumentando que la compañía no podía monitorear su propia cadena de suministro en busca de conexiones con actividades ilegales. La china Cofco, una de las empresas comerciales más grandes de Brasil, se comprometió a hacer que su cadena de suministro de soja sea completamente rastreable para 2023.

Aún así, ha habido escasa señales de que los inversionistas hayan retirado cantidades significativas de dinero de Brasil debido a los problemas ambientales, y las exportaciones de productos agrícolas están en pleno auge, incluso cuando sus vínculos con la deforestación ilegal se hacen evidentes.

Si bien la prensa china reconoció el aumento de la deforestación en la Amazonía en los últimos meses, los inversionistas y líderes empresariales chinos no han seguido las advertencias de las empresas estadounidenses y europeas de desinvertir sus activos brasileños si el problema no se aborda de manera efectiva.

La acción de China podría tener consecuencias importantes, dicen los investigadores, ya que la dependencia de la industria cárnica brasileña de los compradores chinos continúa creciendo. Muchos agricultores creen que, si las empresas europeas los boicotean, simplemente pueden compensar sus pérdidas recurriendo a China.

Amazon fires protestors
Activistas protestan por la quema del Amazonas frente a la embajada de Brasil en Londres (imagen: Alamy)

Hasta ahora, los funcionarios chinos han evitado tomar una posición contra la creciente deforestación en Brasil. Durante la temporada de incendios del año pasado, el diplomático número dos de la embajada china en Brasil elogió las leyes ambientales locales. En una conferencia de prensa a principios de este año, los diplomáticos chinos ignoraron los intentos de los periodistas de responder a comentarios sobre la deforestación en la Amazonía.

Suely Araújo, quien fue directora de la principal agencia ambiental de Brasil, Ibama, hasta el año pasado, dijo que la presión internacional a fines de la década de 1990 estaba detrás de la ley más importante del país contra los delitos ambientales.

“Si hay una forma en a cual este  gobierno mejorará sus políticas en esta área es a través de la presión internacional", dijo.

¿Qué hizo de diferente el gobierno desde el año pasado?

El gobierno ha puesto a los militares a cargo de la protección del Amazonas, una medida que los ambientalistas dicen que es mucho más costosa y mucho menos efectiva que el empoderamiento a las agencias ambientales.

El gobierno gasta aproximadamente 60 millones de BRL (USD $ 11 millones) por mes en su grupo de trabajo militar del Amazonas, solo un poco menos que el presupuesto anual de Ibama para la aplicación de la ley.

Pero arrojarle dinero a este problema no ha funcionado hasta ahora. La deforestación ha seguido aumentando y se han reportado menos delitos ambientales. El gobierno brasileño también ha castigado repetidamente a los agentes de Ibama por hacer su trabajo, una vez despidió al jefe de las fuerzas del orden después de una exitosa operación masiva contra la minería ilegal.