Embajadores chinos en América Latina irrumpen en Twitter

Enfrentando las acusaciones en torno al Covid-19, los diplomáticos aumentan su defensa online hacia China y presentan una imagen más moderna de su país.

Compartir

Chinese Ambassador to Mexico Zhu Qingqiao poses for group photos with Facebook followers of China's Cultural Center in Mexico

(imagen: Alamy)

La pandemia de Covid-19 y los intentos de atribuir la culpa a China, han acelerado una tendencia tanto en América Latina como en el resto del mundo: la presencia cada vez más firme de los diplomáticos chinos en los medios tradicionales y en las redes sociales.

Brasil ha sido el ejemplo más destacado hasta ahora en América Latina. En abril, después de los tuits de Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente y asesor de política exterior, en los cuales afirmaban que la propagación del virus era "culpa de China", los diplomáticos chinos lo acusaron de "arrojar gasolina a la hoguera de la xenofobia" y de haber sido expuesto a un “lavado de cerebro por parte de los Estados Unidos”.

La cuarentena ha sido una oportunidad para varios diplomáticos para aventurarse en las páginas de opinión de los diarios latinoamericanos. Los embajadores de México y Perú publicaron artículos titulados "Juntos para vencer la pandemia" y "Una reflexión sobre el futuro de la humanidad". La apuesta de Xu Bu, embajador en Chile, fue un poco más contundente: "Pompeo, el mentiroso".

El estilo, así como la sustancia de la sólida defensa de China, ha llamado la atención de los medios nacionales. Al referirse al desempeño de un diplomático chino en una entrevista televisiva brasileña en horario estelar, Oliver Stuenkel, profesor de relaciones internacionales en la Fundación Getulio Vargas de San Pablo, tuiteó: "Ya no son burócratas sin rostro, la nueva generación de diplomáticos es más joven, accesible y habla un portugués impecable ".

Wei Qiang, embajador de China en Panamá, dijo a Dialogo Chino que la mayor visibilidad de los diplomáticos chinos en los medios de América Latina fue el resultado del rol más profundo de su país en la región y su crecimiento de las redes sociales.

"Después de haber trabajado en América Latina durante 30 años, mi experiencia fue que siempre quisimos aparecer en los medios y relacionarnos con el público, pero no había demasiado interés”, aseguró. "Ahora, China está respondiendo a la demanda al desempeñar un papel más importante en los eventos mundiales y es cierto que nuestros diplomáticos son más visibles, pero esto es el resultado de un cambio en las circunstancias más que en la estrategia".

Con 13k tweets y 15.4k seguidores, Wei es el usuario de redes sociales más activo de Beijing en América Latina. Si bien las embajadas chinas han mantenido cuentas oficiales de Twitter durante varios años, el crecimiento de las cuentas personales es un fenómeno relativamente nuevo. Un artículo de la BBC identificó 33 cuentas personales administradas por diplomáticos en todo el mundo, de las cuales 19 fueron creadas en el 2019.

Cuatro de esas cuentas se encuentran en América Latina. Una pertenece a Yang Wanming, el embajador en Brasilia, mientras que las otras tres pertenecen a diplomáticos en El Salvador, Panamá y República Dominicana, los tres países que establecieron relaciones formales con Beijing después de romper los lazos con Taiwán en 2017 y 2018.

En noviembre pasado, Lijan Zhao, subdirector de asuntos exteriores, destacó los tweets de Wei en español y agregó: "Es una tendencia inevitable que los embajadores chinos estén en Twitter. Ellos te contarán sobre una verdadera China y harán que se escuche la voz de China ".

"Twitter puede ser complejo y tóxico, pero es una gran herramienta educativa", afirmó Wei. "Me ha permitido aprender rápidamente sobre la cultura panameña, sentir el latido de la vida nacional y presentar una imagen más objetiva de una China moderna frente una imagen a menudo anticuada del país en la región".

Wei fue nombrado en octubre del 2017, solo tres meses antes de la renuncia de John Feeley como embajador de los Estados Unidos por sus diferencias con la administración Trump. Feeley, un prolífico twittero y una celebridad local, aún no ha sido reemplazado por el Departamento de Estado. En su ausencia, Wei se convirtió en el embajador con más seguidores en el país y, a juzgar por las fotos y apariciones públicas, un miembro popular de la comunidad internacional.

El poder blando chino, independientemente de las enormes inversiones que ha recibido, no funciona

Al igual que otros diplomáticos chinos en línea, Wei ha utilizado su plataforma para publicar pruebas de expertos internacionales que desafían las teorías que indican que el Covid-19 fue producido por el hombre o responsabilizan a China en su propagación.

“Actualmente, Estados Unidos no está desempeñando un rol positivo. Está criticando a China sin ninguna razón”, sostuvo. "Nuestro ideal sería una relación tripartita [EE. UU.-China-Panamá] en beneficio de todos, pero si eso no es posible, entonces al menos esos caminos [de EE. UU. Y China] deberían ser paralelos en lugar de enfrentarse de forma negativa".

Wei sostuvo que sus empleadores le han dado discreción sobre sus publicaciones. Algunos observadores de China notan cambios importantes en las tendencias diplomáticas que sugieren un cambio en la política central, sin embargo, la crítica directa al gobierno de Brasil es un excelente ejemplo.

"En los últimos años, hemos visto un cambio en la forma en la cual China proyecta su imagen, con un mayor énfasis en la diplomacia cultural", dijo a Dialogo Chino Alessandra Cappelletti, profesora de relaciones internacionales de la Universidad Xi’an Jiaotong-Liverpool. "Sin embargo, entrometerse en los asuntos de otro país es algo muy nuevo. El respeto al gobierno local, cualquiera sea su naturaleza, fue un pilar de la política exterior china ".

Sin embargo, la pandemia del Covid-19 le presenta al gobierno chino un problema de imagen sin precedentes.

"El poder blando chino, independientemente de las enormes inversiones que ha recibido, no funciona", dijo Cappelletti. “Su mayor presencia en línea significa que los diplomáticos se han expuesto a las críticas de un público bien informado y curioso. El coronavirus ha provocado el colapso de muchos años de arduo trabajo en este aspecto y ahora el desafío es reconstruir la credibilidad ".