Crece industria de dispositivos médicos en Baja California a pesar de riesgos

La inversión extranjera aumenta mientras el gobierno estatal lucha por retener el equipo médico en la lucha contra Covid-19

Compartir

Covid-19 Mexico

Un hombre vende mascarillas en Tijuana, cerca de la frontera entre Estados Unidos y México, donde los hospitales están abrumados por los casos de Covid-19 (imagen: Alamy)

La demanda de dispositivos médicos ha aumentando exponencialmente a raíz de la crisis sanitaria causada por el nuevo coronavirus. En México, donde en este momento hay más de 100,000 casos de Covid-19 y las tasas de muertes más alta del mundo, la mala atención en salud y la falta de equipos médicos en muchos casos, ha sido la razón detrás de los elevados índices de mortandad. 

Mientras tanto en regiones como Baja California, se encuentran fábricas que elaboran implementos médicos necesarios-como sets intravenosos desechables, jeringas y catéteres entre otros, pero únicamente producen para exportar a otros países- lo cual ha generado un gran descontento por parte de las autoridades locales.  

En abril, estalló un conflicto cuando Jaime Bonilla Valdez, el gobernador de Baja California, acusó a la empresa internacional Smiths Medical, dedicada a fabricar partes para los ventiladores que usan los pacientes con coronavirus, de negarse a vender equipos de ventilación al gobierno de Baja California.

Esto ocurrió a unas semanas de que la entidad alcanzara su pico más alto de contagios, cuando ya era considerado uno de los estados con más casos y mayor tasa de letalidad.

El gobernador se dirigió a la población en uno de sus reportes diarios y explicó que si la empresa no podía venderle equipo médico al estado donde produce y se beneficia con la mano de obra, entonces esa compañía no sería considerada como esencial, una categoría que México adoptó para identificar a los negocios y servicios que podían seguir operando en medio de la pandemia. 

Si la empresa no puede venderle equipo médico al estado donde produce y se beneficia con la mano de obra esa compañía no será considerada como esencial

Para finales de abril, el mismo gobernador anunció que finalmente Smiths Healthcare Manufacturing podría reiniciar operaciones, luego de que el gobierno estatal y ejecutivos de la trasnacional llegaran a un acuerdo para que parte de los respiradores pudieran quedarse en los hospitales de Baja California. 

El sector de implementos médicos y esterilización crece

Ahora las empresas norteamericanas Medline y Centerpice dedicadas a la esterilización y productos médicos, anunciaron inversiones de cerca de 200 millones de dólares en Baja California, donde la industria de dispositivos médicos en los últimos cinco años ha tenido un crecimiento sostenido. Este ha sido de entre el 9% y 10% anual con inversiones que alcanzan hasta los 800 millones de dólares cada año. 

No es casualidad que ambas compañías hayan optado por colocarse en las dos ciudades más importantes de Baja California -Mexicali y Tijuana- que concentran el 80% de las 918 maquiladoras que hay en el estado- y colindan con la potencia económica estadounidense: California, permitiendo una exportación expedita.

Según el Clúster de Productos Médicos de Baja California la entidad además de una privilegiada posición geográfica tiene experiencia en el sector, pues actualmente hay en operación 76 plantas que manufacturan dispositivos médicos, o bien, que terminan de ensamblarlos: 48 de ellas están en Tijuana, las cuales general 49 mil empleos directos y alrededor de 171 mil indirectos para el estado. 

Para el Secretario de Economía en Baja California, Mario Escobedo Carignan, apuntar al desarrollo de una industria en pleno auge de la pandemia es una oportunidad que no puede desaprovechar, ya que mientras en el resto de los países paralizan sus industrias, en el estado están listos para abrir sus puertas. 

En las maquilas las muertes continúan

Sin embargo, proyectar este tipo de crecimiento bajo el contexto de la pandemia tiene sus consecuencias. En mayo durante los primeros días de la semana más crítica, cuando muchas de las maquilas seguían sus operaciones a pesar de la contingencia, Tijuana rompió la barrera de los mil contagios y alcanzó los 203 decesos.

El enojo de los trabajadores hizo estallar manifestaciones en Tijuana y Mexicali, luego de que no solo se violaran sus derechos y se registraran contagios al interior. Una de las primeras empresas fue Prime Whell, donde trabajan alrededor de 4 mil empleados quienes  denunciaron que les condicionaron regresar a su casa solamente si firmaban un documento para no recibir salario o lo intercambiaran por sus vacaciones. 

Durante los siguientes días los empleados optaron por manifestarse y exigir la presencia de la autoridad. Se plantaron a la entrada y frenaron la producción. 

En ese mismo mes la Secretaría del Trabajo y Previsión Social endureció las medidas. Las protestas continuaron en otros puntos. El 8 de este mes clausuró a una de las primeras empresas de manufactura no esenciales, el motivo: uno de los trabajadores murió por Covid-19, otros 11 resultaron contagiados y hospitalizados. Aun así la compañía se negó a frenar su producción.

Hasta el 14 de abril, la dependencia estatal suspendió actividades en 64 empresas en Tijuana, lo que significó 18 mil 138 empleados de maquiladoras no esenciales que ahora están en sus casas y que deberán de recibir, por lo menos, 30 días de su salario íntegro hasta antes de regresar a sus plantas laborales.

Bajo este panorama y la advertencia de llegar al pico más alto para el estado y otras regiones de México es que, con el respaldo del gobernador de Baja California, más de 100 maquiladoras y con ellas, miles de trabajadores, regresaron a trabajar. 

Escobedo Carignan fue contundente al respecto “ninguna empresa está por encima de la salud de los trabajadores, que este esfuerzo no se malentienda lo que queremos es reactivar sin poner en riesgo a nadie”. 

Hoy, los fabricantes quieren estar más cerca de su mercado, quiere decir que mucha manufactura que hoy está en Asia se va a venir a México y se va a venir a Baja California

Pero Jesús Rogelio Casillas miembro de la Organización Política del Pueblo y los Trabajadores (OPT) dijo que las empresas de manufactura instaladas en esta frontera no solo no han cumplido sino que han violado el derecho a la salud y la vida de sus trabajadores al exponerlos pese a los contagios dentro de las fábricas.

La movida hacia el norte de México parece inevitable

A pesar de las dificultades en las condiciones de trabajo en la región, se espera que para finales de 2020 el sector de dispositivos médicos genere 18 mil nuevos empleos, lo que significa que los espacios laborales perdidos en otros rubros podrían desplazarse a esta área, que en esta crisis sanitaria se ha convertido en una capital global con miras a crecer. 

Y bajo ese panorama el gobierno estatal de Baja California planeó una estrategia que consiste en una gira comercial al epicentro de la pandemia: Wuhan. El plan de los representantes comerciales del estado es reunirse con futuros inversionistas para ofrecerles los beneficios fiscales del Tratado de Libre Comercio en América del Norte (USMCA) para las empresas que se instalan en esta región. 

“Hoy, los fabricantes quieren estar más cerca de su mercado, quiere decir que mucha manufactura que hoy está en Asia se va a venir a México y se va a venir a Baja California”, advirtió Escobedo Carignan.  “el mercado también quiere evitar lo que está sucediendo en China, donde se está reactivando pero en lo que se reactiva no alcanza a abastecer la demanda que tiene de insumos a Estados Unidos”, agregó.  

Según una encuesta realizada a alrededor de 250 directivos de empresas con manufactura en China, 66% reconocieron su interés en instalarse en México para no frenar sus producciones y cumplir con sus metas de entrega, principalmente en Estados Unidos, durante la crisis de la pandemia que ha interrumpido las actividades económicas de prácticamente todo el mundo. Pero el impacto sobre la salud de la población gracias a este crecimiento económico se hará evidentes en los meses por venir